Sabor a marcha

Para la realización de esta entrega del Compact se nota que BMW ha puesto mucha carne en el asador. Con la nueva estética se rejuvenece el modelo hasta ponerlo a niveles de modernidad más que actuales, mientras que ya el tren trasero de dobles brazos hace justicia a un modelo de corte deportivo y el motor de 192 CV supone todo un desafío en prestaciones sobre la carretera. Por fin, este modelo deja de ser sólo el primer escalón de acceso a una marca de prestigio para convertirse en una opción con personalidad y talante propios.

BMW Compact 325 ti
BMW Compact 325 ti

Un excelente término medio entre las versiones rivales del Compact con una amplia gama donde elegir entre precios y potencia. Quizá la mejor relación precio/producto de este selecto segmento. Es el menos potente, tiene menos cilindros -aunque ayudados por el suplemento que supone el turbo-, es algo más ligero y menos grande, pero logra salir victorioso en algunos apartados, como el de aceleración, donde su mayor empuje, gracias al turbo otra vez, y menor peso le favorecen. Curioso, pero cierto. Nuevamente, su mayor rival es su hermano el coupé Ci, que, aunque también es un coupé, tiene una línea distinta. El Ci Coupé tiene el mismo motor, pero más maletero. Como el Compact, es un Coupé en toda regla, y lo único que los separa visualmente es precisamente un volumen de maletero más largo. Ambos modelos son extraordinarios en comportamiento y motor y, en algunas cosas, la reciente actualización del Compact logra igualarse, e incluso superar, a su hermano mayor el Ci Coupé, como en comportamiento, por ejemplo.

Fuera de la propia marca, el Sportcoupé de Mercedes es el máximo rival del Compact. La versión dotada de turcompresor es la más igualada en potencia final y resultados dinámicos. Como el Compact, es un modelo con muchas virtudes y pocos defectos, como el acabado interior de soberbia calidad y un comportamiento en carretera muy refinado, además de unas prestaciones muy buenas porque ya tratamos con una cifra cercana a los 200 caballos. A diferencia del modelo de BMW, el Sportcoupé tiene una personalidad muy marcada. A su favor cuenta que hay más versiones donde elegir, entre ellas una de 163 CV y otra turbodiésel de 143. También es más grande y algo más caro, superando incluso a la versión Ci Coupé de BMW.Un excelente término medio entre las versiones rivales del Compact con una amplia gama donde elegir entre precios y potencia. Quizá la mejor relación precio/producto de este selecto segmento. Es el menos potente, tiene menos cilindros -aunque ayudados por el suplemento que supone el turbo-, es algo más ligero y menos grande, pero logra salir victorioso en algunos apartados, como el de aceleración, donde su mayor empuje, gracias al turbo otra vez, y menor peso le favorecen. Curioso, pero cierto. Nuevamente, su mayor rival es su hermano el coupé Ci, que, aunque también es un coupé, tiene una línea distinta. El Ci Coupé tiene el mismo motor, pero más maletero. Como el Compact, es un Coupé en toda regla, y lo único que los separa visualmente es precisamente un volumen de maletero más largo. Ambos modelos son extraordinarios en comportamiento y motor y, en algunas cosas, la reciente actualización del Compact logra igualarse, e incluso superar, a su hermano mayor el Ci Coupé, como en comportamiento, por ejemplo.

Fuera de la propia marca, el Sportcoupé de Mercedes es el máximo rival del Compact. La versión dotada de turcompresor es la más igualada en potencia final y resultados dinámicos. Como el Compact, es un modelo con muchas virtudes y pocos defectos, como el acabado interior de soberbia calidad y un comportamiento en carretera muy refinado, además de unas prestaciones muy buenas porque ya tratamos con una cifra cercana a los 200 caballos. A diferencia del modelo de BMW, el Sportcoupé tiene una personalidad muy marcada. A su favor cuenta que hay más versiones donde elegir, entre ellas una de 163 CV y otra turbodiésel de 143. También es más grande y algo más caro, superando incluso a la versión Ci Coupé de BMW.Un excelente término medio entre las versiones rivales del Compact con una amplia gama donde elegir entre precios y potencia. Quizá la mejor relación precio/producto de este selecto segmento. Es el menos potente, tiene menos cilindros -aunque ayudados por el suplemento que supone el turbo-, es algo más ligero y menos grande, pero logra salir victorioso en algunos apartados, como el de aceleración, donde su mayor empuje, gracias al turbo otra vez, y menor peso le favorecen. Curioso, pero cierto. Nuevamente, su mayor rival es su hermano el coupé Ci, que, aunque también es un coupé, tiene una línea distinta. El Ci Coupé tiene el mismo motor, pero más maletero. Como el Compact, es un Coupé en toda regla, y lo único que los separa visualmente es precisamente un volumen de maletero más largo. Ambos modelos son extraordinarios en comportamiento y motor y, en algunas cosas, la reciente actualización del Compact logra igualarse, e incluso superar, a su hermano mayor el Ci Coupé, como en comportamiento, por ejemplo.

Fuera de la propia marca, el Sportcoupé de Mercedes es el máximo rival del Compact. La versión dotada de turcompresor es la más igualada en potencia final y resultados dinámicos. Como el Compact, es un modelo con muchas virtudes y pocos defectos, como el acabado interior de soberbia calidad y un comportamiento en carretera muy refinado, además de unas prestaciones muy buenas porque ya tratamos con una cifra cercana a los 200 caballos. A diferencia del modelo de BMW, el Sportcoupé tiene una personalidad muy marcada. A su favor cuenta que hay más versiones donde elegir, entre ellas una de 163 CV y otra turbodiésel de 143. También es más grande y algo más caro, superando incluso a la versión Ci Coupé de BMW.