Renault Mégane Sport 2.0 T

Bajo una estética disimulada por una carrocería de cinco puertas, relativamente discreta, la versión más potente del Mégane, con 225 CV bajo las ruedas delanteras, ofrece unas prestaciones espectaculares y un comportamiento deportivo para disfrutar a diario.

Renault Mégane Sport 2.0 T
Renault Mégane Sport 2.0 T
De lejos parece un Mégane maquillado ligeramente con elementos aerodinámicos añadidos, pero, según nos vamos acercando, podemos apreciar las diferencias existentes con las versiones “de calle", enfocadas a la mejora del rendimiento mecánico y al comportamiento dinámico. Carrocería más baja, tomas de aire de mayores dimensiones y enormes llantas de aleación son los distintivos más característicos del Mégane RS.
Ver Vídeos
Entre los elementos diferenciadores, llaman la atención la rejilla delantera con celdas cuadradas, la amplia toma de entrada de aire inferior, los faros antiniebla en los extremos del paragolpes delantero y una doble y llamativa salida de escape enmarcada por el paragolpes trasero, que imita el estilo mostrado en el frontal. Los neumáticos de perfil bajo y las enormes llantas de 18 pulgadas, dejan entrever parte del equipo de frenos Brembo empleado en esta versión deportiva y disimulan el aspecto familiar que estamos acostumbrados a ver con esta carrocería de cinco puertas (también está disponible con la de tres).En el interior del habitáculo también notamos algunas diferencias con las versiones “normales" del Mégane, aunque son menos llamativas. El puesto de conducción ha sido orientado para permitir una conducción más deportiva sin restar confort a los ocupantes. Muy cómodo y con buena disposición de los mandos, ofrece pedalier y reposapiés acabados en aluminio perforado (con los pedales de freno y acelerador más juntos, para facilitar el punta-tacón), volante multifunción de tres radios tapizado en cuero, biseles de los relojes del cuadro de instrumentos lacados en negro y, lo más llamativo, la escala del cuentarrevoluciones con la zona roja por encima de las 7.000 revoluciones.Los asientos delanteros, casi baquets, ofrecen pétalos sobredimensionados tapizados en cuero y sujetan el cuerpo firmemente en los apoyos, aunque su posición más baja resulta algo elevada. Opcionalmente, pueden estar totalmente revestidos en piel, al igual que el interior de las puertas.Las plazas traseras, por su parte, también denotan el carácter del modelo, con las plazas de los laterales más marcadas y una pequeña central, casi inexistente, salvo para niños de corta edad. Destaca especialmente la anchura total de las plazas, con 134 cm a la altura de los hombros, aunque el espacio para las piernas no llama la atención, con 67 cm y la altura, tampoco, con 90 cm. Lo que resulta imprescindible para poder viajar en las plazas posteriores con mayor comodidad y seguridad, es levantar los reposacabezas posteriores a la altura correspondiente, pues cuando están en su posición más baja obligan a forzar el cuello hacia delante.En cuanto al maletero, no es el mejor de su categoría, pero ofrece 350 litros de capacidad, suficiente para el equipaje habitual de cuatro ocupantes.Entre su equipamiento de serie se encuentran elementos como el ABS, ESP desconectable por debajo de 50 km/h, dispositivo de control de presión de los neumáticos climatizador automático, ordenador de viaje, sistema de encendido automático de faros y limpiaparabrisas, llave de arranque de tipo “tarjeta inteligente" (que abre o cierra las puertas de forma automática), además se incluyen airbags frontales, laterales y de cortina delanteros y traseros, además de regulador y limitador de velocidad, faros de xenón y radio-CD con mandos en el volante. Dadas las dimensiones de los neumáticos, 225/40 sobre llanta de aleación de 18 pulgadas, Renault ha decidido suprimir la rueda de repuesto y en su lugar ha instalado un kit antipinchazos para situaciones de emergencia, aunque este dispositivo no resulta eficaz si se produce algún deterioro sobre la llanta. En el precio de venta de la versión de cinco puertas del Mégane Sport, que cuesta 29.810 euros, se incluye la pintura metalizada de serie, aunque podemos añadir elementos opcionales, como los airbags laterales traseros (520 €), la preinstalación de teléfono móvil (109 €), el techo practicable (989 €), la tapicería de cuero (1.665 €) o el sistema de navegación (1.249 €) si queremos completar su equipamiento.