Peugeot 407 2.0 HDi ST Confort

Peugeot ha buscado un sustituto para el 406 con un diseño elegante y deportivo, de conducción confortable y dinámica, que se adapta a los conductores que buscan una berlina y que, a la vez, recuerda poderosamente a un coupé… En el punto medio entre estas premisas está el 407.

Peugeot ha llevado al interior del 407 un habitáculo cómodo, aunque quizá debería haber estirado un poco más el término medio aplicado a la talla del conductor y los ocupantes, ya que los más altos encontrarán que el techo está demasiado cerca de sus cabezas. En las plazas delanteras, los asientos están colocados en una posición elevada y descubro con sorpresa que aún pueden subir más. Quizá el alargado frontal ha provocado esta configuración de las banquetas, con el fin de que el conductor domine la carretera, pero lo cierto es que aquellos que superen el 1,70 se encontrarán un poco agobiados. No es mi caso, por lo que encuentro los comentarios de mi “copiloto" algo exagerados. Sin embargo, un vistazo más detenido me hace recapacitar, especialmente cuando miro hacia las plazas traseras. La inclinación del techo sólo deja un espacio de 88 centímetros para el torso y las cabezas de los pasajeros. Los más altos siempre tienen el recurso de reclinarse, pero sus piernas (pese a que no hay túnel central) sólo encontrarán 71 cm para acomodarse. En el volante, situado en una posición más vertical de lo habitual, destacan unas molduras situadas en los radios, muy cómodas para apoyar los pulgares.El 407 ha sido dotado de varios huecos, portavasos y guanteras. La principal está climatizada y admite (según las mediciones de la marca) una botella de 1,5 litros. También existen espacios de almacenamiento en las puertas y en el reposabrazos central trasero, que oculta una trampilla desde la que accederemos al maletero. Éste no es tan grande como parece; aunque tiene dos guanteras cerradas en los laterales que amplían sus 465 litros de capacidad. Sólo puede abrirse con el mando a distancia, ya que no hay un sistema de apertura desde el interior del vehículo, como en otros modelos de su clase. Aunque todos los elementos han sido estructurados de manera bastante lógica (sólo hay que echar un vistazo a la consola central), se echa de menos un ordenador de a bordo de manejo más intuitivo, pues no siempre está claro qué botón debemos accionar para ver la información que solicitamos.Los sistemas de seguridad que hemos visto asociados a los frenos se completan con el extenso equipo de airbags distribuidos por el habitáculo. Existen dos frontales (para el conductor y su acompañante), dos laterales y otros dos de cortina, que también protegen a los pasajeros del asiento posterior. Opcionalmente, podrán montarse airbags laterales en esta zona.- Destaca un airbag acoplado a la columna de la dirección, con una bolsa de 20 litros, que aumenta la protección de las piernas en caso de choque.

- En el display central del cuadro de mandos, un croquis en el que aparecen representados todos los pasajeros del vehículo delatará a aquel que no lleve el cinturón puesto.

- La velocidad del vehículo puede regularse mediante el RVV, un dispositivo que, en breve, podrá asociarse a un limitador de velocidad variable (LVV). Este sistema es cada vez más demandado por los automovilistas galos. Sólo nos queda hablar del precio de este vehículo, que llega a los 24.850 euros. Si su coste es asequible, ¿qué es lo que provoca el halo de exclusividad que rodea al 407? En primer lugar, su reciente llegada al mercado español. En segundo, su atractiva imagen, que combina extremos difíciles de acercar con acierto.Peugeot ha llevado al interior del 407 un habitáculo cómodo, aunque quizá debería haber estirado un poco más el término medio aplicado a la talla del conductor y los ocupantes, ya que los más altos encontrarán que el techo está demasiado cerca de sus cabezas. En las plazas delanteras, los asientos están colocados en una posición elevada y descubro con sorpresa que aún pueden subir más. Quizá el alargado frontal ha provocado esta configuración de las banquetas, con el fin de que el conductor domine la carretera, pero lo cierto es que aquellos que superen el 1,70 se encontrarán un poco agobiados. No es mi caso, por lo que encuentro los comentarios de mi “copiloto" algo exagerados. Sin embargo, un vistazo más detenido me hace recapacitar, especialmente cuando miro hacia las plazas traseras. La inclinación del techo sólo deja un espacio de 88 centímetros para el torso y las cabezas de los pasajeros. Los más altos siempre tienen el recurso de reclinarse, pero sus piernas (pese a que no hay túnel central) sólo encontrarán 71 cm para acomodarse. En el volante, situado en una posición más vertical de lo habitual, destacan unas molduras situadas en los radios, muy cómodas para apoyar los pulgares.El 407 ha sido dotado de varios huecos, portavasos y guanteras. La principal está climatizada y admite (según las mediciones de la marca) una botella de 1,5 litros. También existen espacios de almacenamiento en las puertas y en el reposabrazos central trasero, que oculta una trampilla desde la que accederemos al maletero. Éste no es tan grande como parece; aunque tiene dos guanteras cerradas en los laterales que amplían sus 465 litros de capacidad. Sólo puede abrirse con el mando a distancia, ya que no hay un sistema de apertura desde el interior del vehículo, como en otros modelos de su clase. Aunque todos los elementos han sido estructurados de manera bastante lógica (sólo hay que echar un vistazo a la consola central), se echa de menos un ordenador de a bordo de manejo más intuitivo, pues no siempre está claro qué botón debemos accionar para ver la información que solicitamos.Los sistemas de seguridad que hemos visto asociados a los frenos se completan con el extenso equipo de airbags distribuidos por el habitáculo. Existen dos frontales (para el conductor y su acompañante), dos laterales y otros dos de cortina, que también protegen a los pasajeros del asiento posterior. Opcionalmente, podrán montarse airbags laterales en esta zona.- Destaca un airbag acoplado a la columna de la dirección, con una bolsa de 20 litros, que aumenta la protección de las piernas en caso de choque.

- En el display central del cuadro de mandos, un croquis en el que aparecen representados todos los pasajeros del vehículo delatará a aquel que no lleve el cinturón puesto.

- La velocidad del vehículo puede regularse mediante el RVV, un dispositivo que, en breve, podrá asociarse a un limitador de velocidad variable (LVV). Este sistema es cada vez más demandado por los automovilistas galos. Sólo nos queda hablar del precio de este vehículo, que llega a los 24.850 euros. Si su coste es asequible, ¿qué es lo que provoca el halo de exclusividad que rodea al 407? En primer lugar, su reciente llegada al mercado español. En segundo, su atractiva imagen, que combina extremos difíciles de acercar con acierto.

Los mejores vídeos