Mazda3 Sportsedan 1.6 16V CRTD 4p Active

Carrocería sedán y motor Diesel... ¿Crees que han conseguido hacer el “harakiri" al Mazda3? Nada más lejos de la realidad: el maletero extra ni lastra su comportamiento, ni afea su estética. ¿Y la mecánica de gasóleo? El corazón de nuestro guerrero sabe ahorrar combustible y plantar cara en la batalla.

Mazda3 Sportsedan 1.6 16V CRTD 4p Active+
Mazda3 Sportsedan 1.6 16V CRTD 4p Active+

Mazda vuelve a demostrar que el bastidor de este modelo da para mucho. En esta ocasión, el eje trasero multibrazo se acopla perfectamente a la carrocería sedán. No notábamos apenas diferencia con su hermano de gama de cinco puertas. Nos ha gustado cómo enlazaba las curvas. Las suspensiones hacen muy bien su trabajo, pero quizás puedan resultar un pelín secas para los ocupantes de las plazas traseras. Eso sí, cómo disfrutará el conductor mientras tanto...Y fíjate en sus poderosos frenos: monta de disco en los dos ejes y, según hemos comprobado con los datos de nuestro Centro Técnico, los traseros (con 265 mm) son los más grandes frente a todos sus rivales, tan sólo comparables a los del Focus (que por algo son hermanos del mismo grupo automovilístico). No nos extraña que tenga la mejor frenada (y no sólo lo hemos puesto cara a cara frente a las carrocerías sedán; también lo hemos medido a sus rivales compactos): necesita 3,57 segundos y recorrerá 69,7 metros para detenerse desde 140 km/h. El Mégane Sedán, por ejemplo, precisa 3,89 segundos y 75,9 metros. Además, Mazda ha introducido en el Sportsedan una nueva dirección asistida electrohidráulica, denominada EHPAS. Ninguna pega. El 1.6 CRTD no nos es un completo desconocido. Mazda, y más en concreto su patrón Ford, lo ha desarrollado junto al Grupo PSA (Peugeot-Citroën). Así, encontramos clones en el Focus, el 307, el C4, incluso en el Volvo S40. ¿Cómo es el toque personal de Mazda? Hay que llevarlo muy alto de revoluciones. Y, en este apartado, la sonoridad es más acusada que en otros modelos. Según nuestras mediciones, a 140 km/h se registran 72,9 decibelios, por 68,3 del Focus y 68,6 del Mégane. Destaca por sus aceleraciones. El Mazda3 es un coche rápido: consigue la mejor marca en el 0-400 metros (17 segundos). Sus recuperaciones están en la media de las de sus rivales, a excepción del Peugeot 307 (en este apartado, el mejor). Ciertamente, da mucho de sí: se estira hasta más allá de las 4.500 rpm y sus 110 CV de potencia (más de 112, según nuestro banco de pruebas) son más que suficientes. Y, si por ahora nos parecía una mecánica muy completa, lo ratificamos cuando analizamos sus consumos. Con una media de 6,46 litros cada 100 kilómetros, resulta muy ahorrador, casi en la media del Peugeot 307 o el Citroën C4.

LO MEJOR LO PEOR
* Mecánica
* Presentación interior
* Tren trasero
Sonoridad
*Apertura maletero
* Altura plazas traseras
Mazda vuelve a demostrar que el bastidor de este modelo da para mucho. En esta ocasión, el eje trasero multibrazo se acopla perfectamente a la carrocería sedán. No notábamos apenas diferencia con su hermano de gama de cinco puertas. Nos ha gustado cómo enlazaba las curvas. Las suspensiones hacen muy bien su trabajo, pero quizás puedan resultar un pelín secas para los ocupantes de las plazas traseras. Eso sí, cómo disfrutará el conductor mientras tanto...Y fíjate en sus poderosos frenos: monta de disco en los dos ejes y, según hemos comprobado con los datos de nuestro Centro Técnico, los traseros (con 265 mm) son los más grandes frente a todos sus rivales, tan sólo comparables a los del Focus (que por algo son hermanos del mismo grupo automovilístico). No nos extraña que tenga la mejor frenada (y no sólo lo hemos puesto cara a cara frente a las carrocerías sedán; también lo hemos medido a sus rivales compactos): necesita 3,57 segundos y recorrerá 69,7 metros para detenerse desde 140 km/h. El Mégane Sedán, por ejemplo, precisa 3,89 segundos y 75,9 metros. Además, Mazda ha introducido en el Sportsedan una nueva dirección asistida electrohidráulica, denominada EHPAS. Ninguna pega. El 1.6 CRTD no nos es un completo desconocido. Mazda, y más en concreto su patrón Ford, lo ha desarrollado junto al Grupo PSA (Peugeot-Citroën). Así, encontramos clones en el Focus, el 307, el C4, incluso en el Volvo S40. ¿Cómo es el toque personal de Mazda? Hay que llevarlo muy alto de revoluciones. Y, en este apartado, la sonoridad es más acusada que en otros modelos. Según nuestras mediciones, a 140 km/h se registran 72,9 decibelios, por 68,3 del Focus y 68,6 del Mégane. Destaca por sus aceleraciones. El Mazda3 es un coche rápido: consigue la mejor marca en el 0-400 metros (17 segundos). Sus recuperaciones están en la media de las de sus rivales, a excepción del Peugeot 307 (en este apartado, el mejor). Ciertamente, da mucho de sí: se estira hasta más allá de las 4.500 rpm y sus 110 CV de potencia (más de 112, según nuestro banco de pruebas) son más que suficientes. Y, si por ahora nos parecía una mecánica muy completa, lo ratificamos cuando analizamos sus consumos. Con una media de 6,46 litros cada 100 kilómetros, resulta muy ahorrador, casi en la media del Peugeot 307 o el Citroën C4.
LO MEJOR LO PEOR
Mecánica
* Presentación interior
* Tren trasero
*Sonoridad
*Apertura maletero
* Altura plazas traseras