Kia Rio 2005

La nueva generación del Rio abandona el estilo conservador y se posiciona de forma más coherente en la disputada categoría de los utilitarios con dos carrocerías diferentes –de dos y tres volúmenes-, tres motores –dos gasolina y un Diesel- y dos niveles de acabado a un precio muy competitivo.

Kia Rio 2005
Kia Rio 2005

A partir de esta misma semana se encuentra disponible en los concesionarios de la marca la nueva generación del Kia Rio, un modelo que sólo conserva del antecesor su nombre. Los responsables de la marca afirman que no han cambiado su denominación porque ésta tiene buena aceptación, fácil fonética en todos los idiomas y además acaba en “o" como la mayoría de los nuevos productos de la marca: Sorento, Picanto, Cerato…Este nuevo Rio abandona el estilo serio y conservador de la anterior generación y se presenta como un producto mucho más fresco, más dinámico y más cercano al público joven, a quien pretende cautivar con una línea moderna, un habitáculo amplio, unos motores potentes y sobre todo, un precio muy interesante.Una de las principales características del modelo coreano es la amplia oferta de versiones disponibles, ya que, la combinación de dos carrocerías –de dos y tres volúmenes- con los tres motores disponibles –dos gasolina y un Diesel- y los dos niveles de terminación –EX I y EX II- da lugar a una veintena de variantes.Más alto (50 milímetros), más ancho (15 mm) y mucho más corto (250 mm) en la versión de cinco puertas respecto al modelo que sustituye, el nuevo Rio presenta una batalla mucho más larga (90 mm), que permite un habitáculo más desahogado. Además, ofrece un equipamiento muchísimo más completo en el que pueden incluirse hasta seis airbags, sistema de arranque sin llave o sistema de control de estabilidad ESP.La longitud total en la variante de cinco puertas, ahora claramente inscrito en el llamado segmento B, donde lucha con modelos de la talla del Seat Ibiza, el Opel Corsa, o el Ford Fiesta, por poner algunos ejemplos, se cifra en 3,99 metros de longitud, mientras que la berlina de 4 puertas y tres volúmenes llega hasta 4,24 metros, una longitud sensiblemente superior a la de un Skoda Fabia Sedán (4,22 m), la misma que un Chevrolet Kalos, similar a la de un Dacia Logan (4,25 m) o un Hyundai Accent de 4 puertas (4,26 metros) y algo más corto que un Seat Córdoba (4,28 metros).En Kia aseguran que han logrado el habitáculo más capaz de su categoría, aunque esperaremos poder hacer nuestras propias mediciones cuando llegue una unidad a nuestras manos para poder realizar una prueba exhaustiva.Durante la toma de contacto realizada por los alrededores de París tuvimos la oportunidad de circular en una unidad de cinco puertas con cuatro ocupantes a bordo y nuestras correspondientes maletas y la verdad es que no resultó agobiante en absoluto. La cota de anchura resulta suficiente para que viajen con cierta holgura dos adultos detrás y la distancia para las piernas, sin ser espectacular, permite bastante comodidad. Además, los respaldos posteriores disponen de dos posiciones de inclinación (26 ó 31 grados con la vertical). Aunque con esta característica varía la capacidad de carga del maletero, mejora considerablemente la comodidad a bordo.La instrumentación que incluye es bastante completa y en ella se incluyen, además de velocímetro y cuentarrevoluciones, indicadores de temperatura del refrigerante y del nivel de combustible, todos ellos analógicos. En las unidades dotadas de ordenador de a bordo se muestra la velocidad media, la distancia recorrida, la cantidad de combustible y la distancia que se puede recorrer. También avisa de puertas o portón posterior mal cerrados.Para poder llevar todos los objetos imprescindibles hoy en día, dispone de múltiples huecos, guanteras y receptáculos donde colocar bebidas, llaves, teléfono e, incluso, un paraguas.La línea del nuevo modelo poco tiene que ver con la variante precedente. Ahora se encuentra mucho más cercana a otros productos europeos y, en particular, al Opel Corsa. Llaman la atención su larga batalla, los pronunciados pasos de rueda, el parabrisas bastante inclinado o los montantes posteriores en la variante de cinco puertas. En el caso de la berlina, que comparte prácticamente dos tercios de la carrocería (en su parte delantera) destaca la inclinación de la ventanilla posterior y su mayor longitud de carrocería (250 milímetros).Para realzar las diferencias entre las dos variantes, el Rio de cinco puertas muestra una parrilla delantera partida por unas barras horizontales, mientras que los grupos ópticos de los dos son completamente diferentes (en forma triangular para el cinco puertas y de paralelogramo en el caso de la berlina de cuatro). Otro de los aspectos destacables de la nueva generación del modelo es su amplia gama de motores disponibles desde el principio de la comercialización, ya que el nuevo Rio se presenta con dos propulsores de gasolina, de 1,4 y 1,6 litros de capacidad y potencias de 97 y 112 CV, respectivamente, además del interesante 1.5 CRDi, que ahora incrementa su potencia hasta los 110 CV, gracias a la incorporación de un turbocompresor de geometría variable. Todos ellos disponen de distribución con doble árbol de levas, culata de cuatro válvulas por cilindro y catalizador.A partir de esta misma semana se encuentra disponible en los concesionarios de la marca la nueva generación del Kia Rio, un modelo que sólo conserva del antecesor su nombre. Los responsables de la marca afirman que no han cambiado su denominación porque ésta tiene buena aceptación, fácil fonética en todos los idiomas y además acaba en “o" como la mayoría de los nuevos productos de la marca: Sorento, Picanto, Cerato…Este nuevo Rio abandona el estilo serio y conservador de la anterior generación y se presenta como un producto mucho más fresco, más dinámico y más cercano al público joven, a quien pretende cautivar con una línea moderna, un habitáculo amplio, unos motores potentes y sobre todo, un precio muy interesante.Una de las principales características del modelo coreano es la amplia oferta de versiones disponibles, ya que, la combinación de dos carrocerías –de dos y tres volúmenes- con los tres motores disponibles –dos gasolina y un Diesel- y los dos niveles de terminación –EX I y EX II- da lugar a una veintena de variantes.Más alto (50 milímetros), más ancho (15 mm) y mucho más corto (250 mm) en la versión de cinco puertas respecto al modelo que sustituye, el nuevo Rio presenta una batalla mucho más larga (90 mm), que permite un habitáculo más desahogado. Además, ofrece un equipamiento muchísimo más completo en el que pueden incluirse hasta seis airbags, sistema de arranque sin llave o sistema de control de estabilidad ESP.La longitud total en la variante de cinco puertas, ahora claramente inscrito en el llamado segmento B, donde lucha con modelos de la talla del Seat Ibiza, el Opel Corsa, o el Ford Fiesta, por poner algunos ejemplos, se cifra en 3,99 metros de longitud, mientras que la berlina de 4 puertas y tres volúmenes llega hasta 4,24 metros, una longitud sensiblemente superior a la de un Skoda Fabia Sedán (4,22 m), la misma que un Chevrolet Kalos, similar a la de un Dacia Logan (4,25 m) o un Hyundai Accent de 4 puertas (4,26 metros) y algo más corto que un Seat Córdoba (4,28 metros).En Kia aseguran que han logrado el habitáculo más capaz de su categoría, aunque esperaremos poder hacer nuestras propias mediciones cuando llegue una unidad a nuestras manos para poder realizar una prueba exhaustiva.Durante la toma de contacto realizada por los alrededores de París tuvimos la oportunidad de circular en una unidad de cinco puertas con cuatro ocupantes a bordo y nuestras correspondientes maletas y la verdad es que no resultó agobiante en absoluto. La cota de anchura resulta suficiente para que viajen con cierta holgura dos adultos detrás y la distancia para las piernas, sin ser espectacular, permite bastante comodidad. Además, los respaldos posteriores disponen de dos posiciones de inclinación (26 ó 31 grados con la vertical). Aunque con esta característica varía la capacidad de carga del maletero, mejora considerablemente la comodidad a bordo.La instrumentación que incluye es bastante completa y en ella se incluyen, además de velocímetro y cuentarrevoluciones, indicadores de temperatura del refrigerante y del nivel de combustible, todos ellos analógicos. En las unidades dotadas de ordenador de a bordo se muestra la velocidad media, la distancia recorrida, la cantidad de combustible y la distancia que se puede recorrer. También avisa de puertas o portón posterior mal cerrados.Para poder llevar todos los objetos imprescindibles hoy en día, dispone de múltiples huecos, guanteras y receptáculos donde colocar bebidas, llaves, teléfono e, incluso, un paraguas.La línea del nuevo modelo poco tiene que ver con la variante precedente. Ahora se encuentra mucho más cercana a otros productos europeos y, en particular, al Opel Corsa. Llaman la atención su larga batalla, los pronunciados pasos de rueda, el parabrisas bastante inclinado o los montantes posteriores en la variante de cinco puertas. En el caso de la berlina, que comparte prácticamente dos tercios de la carrocería (en su parte delantera) destaca la inclinación de la ventanilla posterior y su mayor longitud de carrocería (250 milímetros).Para realzar las diferencias entre las dos variantes, el Rio de cinco puertas muestra una parrilla delantera partida por unas barras horizontales, mientras que los grupos ópticos de los dos son completamente diferentes (en forma triangular para el cinco puertas y de paralelogramo en el caso de la berlina de cuatro). Otro de los aspectos destacables de la nueva generación del modelo es su amplia gama de motores disponibles desde el principio de la comercialización, ya que el nuevo Rio se presenta con dos propulsores de gasolina, de 1,4 y 1,6 litros de capacidad y potencias de 97 y 112 CV, respectivamente, además del interesante 1.5 CRDi, que ahora incrementa su potencia hasta los 110 CV, gracias a la incorporación de un turbocompresor de geometría variable. Todos ellos disponen de distribución con doble árbol de levas, culata de cuatro válvulas por cilindro y catalizador.A partir de esta misma semana se encuentra disponible en los concesionarios de la marca la nueva generación del Kia Rio, un modelo que sólo conserva del antecesor su nombre. Los responsables de la marca afirman que no han cambiado su denominación porque ésta tiene buena aceptación, fácil fonética en todos los idiomas y además acaba en “o" como la mayoría de los nuevos productos de la marca: Sorento, Picanto, Cerato…Este nuevo Rio abandona el estilo serio y conservador de la anterior generación y se presenta como un producto mucho más fresco, más dinámico y más cercano al público joven, a quien pretende cautivar con una línea moderna, un habitáculo amplio, unos motores potentes y sobre todo, un precio muy interesante.Una de las principales características del modelo coreano es la amplia oferta de versiones disponibles, ya que, la combinación de dos carrocerías –de dos y tres volúmenes- con los tres motores disponibles –dos gasolina y un Diesel- y los dos niveles de terminación –EX I y EX II- da lugar a una veintena de variantes.Más alto (50 milímetros), más ancho (15 mm) y mucho más corto (250 mm) en la versión de cinco puertas respecto al modelo que sustituye, el nuevo Rio presenta una batalla mucho más larga (90 mm), que permite un habitáculo más desahogado. Además, ofrece un equipamiento muchísimo más completo en el que pueden incluirse hasta seis airbags, sistema de arranque sin llave o sistema de control de estabilidad ESP.La longitud total en la variante de cinco puertas, ahora claramente inscrito en el llamado segmento B, donde lucha con modelos de la talla del Seat Ibiza, el Opel Corsa, o el Ford Fiesta, por poner algunos ejemplos, se cifra en 3,99 metros de longitud, mientras que la berlina de 4 puertas y tres volúmenes llega hasta 4,24 metros, una longitud sensiblemente superior a la de un Skoda Fabia Sedán (4,22 m), la misma que un Chevrolet Kalos, similar a la de un Dacia Logan (4,25 m) o un Hyundai Accent de 4 puertas (4,26 metros) y algo más corto que un Seat Córdoba (4,28 metros).En Kia aseguran que han logrado el habitáculo más capaz de su categoría, aunque esperaremos poder hacer nuestras propias mediciones cuando llegue una unidad a nuestras manos para poder realizar una prueba exhaustiva.Durante la toma de contacto realizada por los alrededores de París tuvimos la oportunidad de circular en una unidad de cinco puertas con cuatro ocupantes a bordo y nuestras correspondientes maletas y la verdad es que no resultó agobiante en absoluto. La cota de anchura resulta suficiente para que viajen con cierta holgura dos adultos detrás y la distancia para las piernas, sin ser espectacular, permite bastante comodidad. Además, los respaldos posteriores disponen de dos posiciones de inclinación (26 ó 31 grados con la vertical). Aunque con esta característica varía la capacidad de carga del maletero, mejora considerablemente la comodidad a bordo.La instrumentación que incluye es bastante completa y en ella se incluyen, además de velocímetro y cuentarrevoluciones, indicadores de temperatura del refrigerante y del nivel de combustible, todos ellos analógicos. En las unidades dotadas de ordenador de a bordo se muestra la velocidad media, la distancia recorrida, la cantidad de combustible y la distancia que se puede recorrer. También avisa de puertas o portón posterior mal cerrados.Para poder llevar todos los objetos imprescindibles hoy en día, dispone de múltiples huecos, guanteras y receptáculos donde colocar bebidas, llaves, teléfono e, incluso, un paraguas.La línea del nuevo modelo poco tiene que ver con la variante precedente. Ahora se encuentra mucho más cercana a otros productos europeos y, en particular, al Opel Corsa. Llaman la atención su larga batalla, los pronunciados pasos de rueda, el parabrisas bastante inclinado o los montantes posteriores en la variante de cinco puertas. En el caso de la berlina, que comparte prácticamente dos tercios de la carrocería (en su parte delantera) destaca la inclinación de la ventanilla posterior y su mayor longitud de carrocería (250 milímetros).Para realzar las diferencias entre las dos variantes, el Rio de cinco puertas muestra una parrilla delantera partida por unas barras horizontales, mientras que los grupos ópticos de los dos son completamente diferentes (en forma triangular para el cinco puertas y de paralelogramo en el caso de la berlina de cuatro). Otro de los aspectos destacables de la nueva generación del modelo es su amplia gama de motores disponibles desde el principio de la comercialización, ya que el nuevo Rio se presenta con dos propulsores de gasolina, de 1,4 y 1,6 litros de capacidad y potencias de 97 y 112 CV, respectivamente, además del interesante 1.5 CRDi, que ahora incrementa su potencia hasta los 110 CV, gracias a la incorporación de un turbocompresor de geometría variable. Todos ellos disponen de distribución con doble árbol de levas, culata de cuatro válvulas por cilindro y catalizador.A partir de esta misma semana se encuentra disponible en los concesionarios de la marca la nueva generación del Kia Rio, un modelo que sólo conserva del antecesor su nombre. Los responsables de la marca afirman que no han cambiado su denominación porque ésta tiene buena aceptación, fácil fonética en todos los idiomas y además acaba en “o" como la mayoría de los nuevos productos de la marca: Sorento, Picanto, Cerato…Este nuevo Rio abandona el estilo serio y conservador de la anterior generación y se presenta como un producto mucho más fresco, más dinámico y más cercano al público joven, a quien pretende cautivar con una línea moderna, un habitáculo amplio, unos motores potentes y sobre todo, un precio muy interesante.Una de las principales características del modelo coreano es la amplia oferta de versiones disponibles, ya que, la combinación de dos carrocerías –de dos y tres volúmenes- con los tres motores disponibles –dos gasolina y un Diesel- y los dos niveles de terminación –EX I y EX II- da lugar a una veintena de variantes.Más alto (50 milímetros), más ancho (15 mm) y mucho más corto (250 mm) en la versión de cinco puertas respecto al modelo que sustituye, el nuevo Rio presenta una batalla mucho más larga (90 mm), que permite un habitáculo más desahogado. Además, ofrece un equipamiento muchísimo más completo en el que pueden incluirse hasta seis airbags, sistema de arranque sin llave o sistema de control de estabilidad ESP.La longitud total en la variante de cinco puertas, ahora claramente inscrito en el llamado segmento B, donde lucha con modelos de la talla del Seat Ibiza, el Opel Corsa, o el Ford Fiesta, por poner algunos ejemplos, se cifra en 3,99 metros de longitud, mientras que la berlina de 4 puertas y tres volúmenes llega hasta 4,24 metros, una longitud sensiblemente superior a la de un Skoda Fabia Sedán (4,22 m), la misma que un Chevrolet Kalos, similar a la de un Dacia Logan (4,25 m) o un Hyundai Accent de 4 puertas (4,26 metros) y algo más corto que un Seat Córdoba (4,28 metros).En Kia aseguran que han logrado el habitáculo más capaz de su categoría, aunque esperaremos poder hacer nuestras propias mediciones cuando llegue una unidad a nuestras manos para poder realizar una prueba exhaustiva.Durante la toma de contacto realizada por los alrededores de París tuvimos la oportunidad de circular en una unidad de cinco puertas con cuatro ocupantes a bordo y nuestras correspondientes maletas y la verdad es que no resultó agobiante en absoluto. La cota de anchura resulta suficiente para que viajen con cierta holgura dos adultos detrás y la distancia para las piernas, sin ser espectacular, permite bastante comodidad. Además, los respaldos posteriores disponen de dos posiciones de inclinación (26 ó 31 grados con la vertical). Aunque con esta característica varía la capacidad de carga del maletero, mejora considerablemente la comodidad a bordo.La instrumentación que incluye es bastante completa y en ella se incluyen, además de velocímetro y cuentarrevoluciones, indicadores de temperatura del refrigerante y del nivel de combustible, todos ellos analógicos. En las unidades dotadas de ordenador de a bordo se muestra la velocidad media, la distancia recorrida, la cantidad de combustible y la distancia que se puede recorrer. También avisa de puertas o portón posterior mal cerrados.Para poder llevar todos los objetos imprescindibles hoy en día, dispone de múltiples huecos, guanteras y receptáculos donde colocar bebidas, llaves, teléfono e, incluso, un paraguas.La línea del nuevo modelo poco tiene que ver con la variante precedente. Ahora se encuentra mucho más cercana a otros productos europeos y, en particular, al Opel Corsa. Llaman la atención su larga batalla, los pronunciados pasos de rueda, el parabrisas bastante inclinado o los montantes posteriores en la variante de cinco puertas. En el caso de la berlina, que comparte prácticamente dos tercios de la carrocería (en su parte delantera) destaca la inclinación de la ventanilla posterior y su mayor longitud de carrocería (250 milímetros).Para realzar las diferencias entre las dos variantes, el Rio de cinco puertas muestra una parrilla delantera partida por unas barras horizontales, mientras que los grupos ópticos de los dos son completamente diferentes (en forma triangular para el cinco puertas y de paralelogramo en el caso de la berlina de cuatro). Otro de los aspectos destacables de la nueva generación del modelo es su amplia gama de motores disponibles desde el principio de la comercialización, ya que el nuevo Rio se presenta con dos propulsores de gasolina, de 1,4 y 1,6 litros de capacidad y potencias de 97 y 112 CV, respectivamente, además del interesante 1.5 CRDi, que ahora incrementa su potencia hasta los 110 CV, gracias a la incorporación de un turbocompresor de geometría variable. Todos ellos disponen de distribución con doble árbol de levas, culata de cuatro válvulas por cilindro y catalizador.

Los mejores vídeos