Honda Civic

Por fin, después de muchos anticipos y mucha espera, hemos tenido ocasión de ver cómo se mueve el nuevo Honda Civic, la octava generación de un coche que ya alcanza la categoría de mito. El Civic, que estrena una impactante imagen futurista, es ahora más capaz, mucho más atractivo y, al tiempo, tan ágil y deportivo como siempre.

Honda Civic
Honda Civic
Ver v?osVer Vídeos
En Honda aseguran que este coche se ha pensado como una “revolución para el mercado europeo". Quieren que sea un Civic pensado para Europa, un mercado donde Honda crece sin parar y donde quiere pegar el aldabonazo definitivo.
Para conseguirlo, llegan con tres motores (1.4 y 1.8 en gasolina y 2.2 i-CTDi, en Diesel), una oferta mecánica que pronto se verá aumentada con versiones más poderosas y más sofisticadas, máquinas de vanguardia que servirán a Honda para plantar cara a los tradicionales fabricantes de compactos europeos.
Con esta vocación conquistadora, han buscado un coche que se conduzca con la alegría y la deportividad que gustan en nuestro continente. Al tiempo, han dibujado un vehículo bellísimo, lleno de líneas tensas y de fuerza. Aseguran que lo han diseñado pensando en un kimono, una prenda japonesa que se ajusta al cuerpo “de manera sencilla, aunque con líneas definidas".Así, estéticamente, el coche es muy compacto y luce una carrocería amplia, voluminosa, pero dotada de un inconfundible carácter. Destaca el frontal, con los faros y la calandra central integrados en una misma línea formal y cromática. Los grupos ópticos, muy estilizados, confieren al coche un marcado acento oriental, casi diríamos que samurai.
Es la nueva imagen de Honda, apariencia de guerreros para un tiempo de conquistas… Estará a la venta a primeros del mes de enero.En cuanto a volúmenes, el nuevo Civic es más pequeño que el que se ha vendido hasta ahora: mide 35 mm menos de longitud y es 35 mm más bajo. Sin embargo, la distancia entre ejes ha crecido ( 65 mm), de la misma forma que lo han hecho la anchura total (1.765 mm) y los pasos de rueda (el delantero aumenta en 34 mm y el trasero, en 45 mm). En Honda alardean de que, a pesar de haber tirado hacia debajo de las dimensiones exteriores, no han perdido ni un ápice de habitabilidad. Siguen ofreciendo un interesante habitáculo, con cinco agradables plazas y un maletero sobrado para la categoría: 453 litros, según la marca, más 70 litros extra que van ocultos en un hueco debajo del piso del maletero.Pero, además, en esta ocasión apuestan por la versatilidad y colocan una hilera trasera de asientos que se puede abatir (en configuración 60-40) con un solo movimiento de la mano. Este sencillo gesto deja al descubierto una superficie de carga que duplica la capacidad del maletero y permite cargar objetos de hasta 2,6 metros de longitud. Además, la especial configuración de los asientos permite que el fondo de esta superficie sea totalmente plano. No sólo los asientos llaman la atención en este habitáculo futurista. El salpicadero se ha basado en el concepto Dual Link, una idea que separa el panel de instrumentos en lo que Honda llama dos “vínculos funcionales". Son, en realidad, dos planos diferentes en los que se ubican los mandos. Por un lado, un plano agrupa los controles que ofrecen información visual. Por otro, se alienan los mandos de los diferentes equipamientos. Así, se genera un llamativo efecto tridimensional, como si hubiera varias “cubiertas" a disposición del conductor, que lo controla todo. Al volante, uno no puede dejar de pensar en los puentes de mando de las naves espaciales de las películas… Es sorprendente de verdad y resulta tan avanzado que sólo el volante, de corte deportivo, recuerda a lo que habían sido los Honda antes de este salto en el tiempo.Al margen del impacto estético, en Honda explican que esta disposición de los mandos sirve para mejorar la visualización, haciendo que el conductor apenas tenga que apartar los ojos de la carretera para consultar cualquier dato.El amplio equipamiento de serie es una de las grandes bazas con que jugará el Civic en el tablero europeo. En un segmento tan discutido como el C, hay que afinar mucho para no quedarse fuera del mercado. Por eso, como elementos de serie, el nuevo Civic cuenta con ABS asociado a la distribución electrónica de la fuerza de frenada (EBD) y con el programa de estabilidad (denominado por Honda VSA, siglas de Vehicle Stability Assist). Otros elementos de serie que en lo que a seguridad se refiere son el sistema de aviso para los cinturones de seguridad y los reposacabezas activos, eso sí, sólo en los asientos delanteros.
El confort está garantizado gracias a la presencia del climatizador, los mandos del sonido en el volante y, para las versiones más altas, faros de encendido automático y sensor de lluvia.
Además, se pueden añadir elementos opcionales, como el navegador por satélite con DVD o las comunicaciones por Bluetooth.
Los acabados disponibles para la mecánica de acceso a la gama son Comfort y Sport; los dos motores más potentes, tanto gasolina como Diesel, cuentan con tres acabados disponibles: además del Comfort y Sport, disponen también del Executive.
Ver v?osVer Vídeos
En Honda aseguran que este coche se ha pensado como una “revolución para el mercado europeo". Quieren que sea un Civic pensado para Europa, un mercado donde Honda crece sin parar y donde quiere pegar el aldabonazo definitivo.
Para conseguirlo, llegan con tres motores (1.4 y 1.8 en gasolina y 2.2 i-CTDi, en Diesel), una oferta mecánica que pronto se verá aumentada con versiones más poderosas y más sofisticadas, máquinas de vanguardia que servirán a Honda para plantar cara a los tradicionales fabricantes de compactos europeos.
Con esta vocación conquistadora, han buscado un coche que se conduzca con la alegría y la deportividad que gustan en nuestro continente. Al tiempo, han dibujado un vehículo bellísimo, lleno de líneas tensas y de fuerza. Aseguran que lo han diseñado pensando en un kimono, una prenda japonesa que se ajusta al cuerpo “de manera sencilla, aunque con líneas definidas".Así, estéticamente, el coche es muy compacto y luce una carrocería amplia, voluminosa, pero dotada de un inconfundible carácter. Destaca el frontal, con los faros y la calandra central integrados en una misma línea formal y cromática. Los grupos ópticos, muy estilizados, confieren al coche un marcado acento oriental, casi diríamos que samurai.
Es la nueva imagen de Honda, apariencia de guerreros para un tiempo de conquistas… Estará a la venta a primeros del mes de enero.En cuanto a volúmenes, el nuevo Civic es más pequeño que el que se ha vendido hasta ahora: mide 35 mm menos de longitud y es 35 mm más bajo. Sin embargo, la distancia entre ejes ha crecido ( 65 mm), de la misma forma que lo han hecho la anchura total (1.765 mm) y los pasos de rueda (el delantero aumenta en 34 mm y el trasero, en 45 mm). En Honda alardean de que, a pesar de haber tirado hacia debajo de las dimensiones exteriores, no han perdido ni un ápice de habitabilidad. Siguen ofreciendo un interesante habitáculo, con cinco agradables plazas y un maletero sobrado para la categoría: 453 litros, según la marca, más 70 litros extra que van ocultos en un hueco debajo del piso del maletero.Pero, además, en esta ocasión apuestan por la versatilidad y colocan una hilera trasera de asientos que se puede abatir (en configuración 60-40) con un solo movimiento de la mano. Este sencillo gesto deja al descubierto una superficie de carga que duplica la capacidad del maletero y permite cargar objetos de hasta 2,6 metros de longitud. Además, la especial configuración de los asientos permite que el fondo de esta superficie sea totalmente plano. No sólo los asientos llaman la atención en este habitáculo futurista. El salpicadero se ha basado en el concepto Dual Link, una idea que separa el panel de instrumentos en lo que Honda llama dos “vínculos funcionales". Son, en realidad, dos planos diferentes en los que se ubican los mandos. Por un lado, un plano agrupa los controles que ofrecen información visual. Por otro, se alienan los mandos de los diferentes equipamientos. Así, se genera un llamativo efecto tridimensional, como si hubiera varias “cubiertas" a disposición del conductor, que lo controla todo. Al volante, uno no puede dejar de pensar en los puentes de mando de las naves espaciales de las películas… Es sorprendente de verdad y resulta tan avanzado que sólo el volante, de corte deportivo, recuerda a lo que habían sido los Honda antes de este salto en el tiempo.Al margen del impacto estético, en Honda explican que esta disposición de los mandos sirve para mejorar la visualización, haciendo que el conductor apenas tenga que apartar los ojos de la carretera para consultar cualquier dato.El amplio equipamiento de serie es una de las grandes bazas con que jugará el Civic en el tablero europeo. En un segmento tan discutido como el C, hay que afinar mucho para no quedarse fuera del mercado. Por eso, como elementos de serie, el nuevo Civic cuenta con ABS asociado a la distribución electrónica de la fuerza de frenada (EBD) y con el programa de estabilidad (denominado por Honda VSA, siglas de Vehicle Stability Assist). Otros elementos de serie que en lo que a seguridad se refiere son el sistema de aviso para los cinturones de seguridad y los reposacabezas activos, eso sí, sólo en los asientos delanteros.
El confort está garantizado gracias a la presencia del climatizador, los mandos del sonido en el volante y, para las versiones más altas, faros de encendido automático y sensor de lluvia.
Además, se pueden añadir elementos opcionales, como el navegador por satélite con DVD o las comunicaciones por Bluetooth.
Los acabados disponibles para la mecánica de acceso a la gama son Comfort y Sport; los dos motores más potentes, tanto gasolina como Diesel, cuentan con tres acabados disponibles: además del Comfort y Sport, disponen también del Executive.