Honda Accord Tourer 2.2 i-CDTi Executive

Pocas veces pasa por nuestras manos un producto tan sólido con este Honda. Al excelente comportamiento de su chasis, extraordinariamente aplomado en un vehículo familiar, se une uno de los motores Diesel más vanguardistas.

Quizá no resulte especialmente atractivo, pero son muchos los que se giran para mirar dos veces el Accord Tourer. Su agresivo frontal, en forma de flecha, y una cintura alta sugieren un buen comportamiento aerodinámico. De hecho, su Cx=0,32 es un marca muy buena, aunque no sirve para evitar cierta rumorosidad que aparece cuando viajamos deprisa.Una zaga que cae bruscamente cierra las líneas de este familiar. Se trata de la zona que más reacciones en contra provoca (aunque sobre gustos... ya se sabe) y, sin embargo, esconde uno de los maleteros más afamados de su segmento.El portón, amplio y plano, no roba volumen de carga a los 545 litros de capacidad que ha medido nuestro Centro Técnico. Se trata de la mejor cifra entre sus rivales y supera, incluso, a la del Ford Mondeo (530 litros). Argollas, puntos de luz, tomas de corriente... Todos los accesorios están pensados para ayudarnos a la hora de trasladar objetos, aunque sus dimensiones sean considerables. Si el maletero se nos queda pequeño, con un solo movimiento podremos abatir solidariamente los reposacabezas traseros y los asientos, obteniendo un piso completamente plano. No se acaban aquí las comodidades: uno de los detalles más llamativos del Accord es la existencia de un botón, situado en el interior del portón, que queda justo por encima de nuestra cabeza cuando el maletero está abierto. Basta con pulsarlo para que comience a descender suavemente. Cuando se haya cerrado, un pitido nos indicará que la operación se ha completado sin problemas.Tanto volumen de carga para el equipaje no merma la calidad de la vida a bordo de los ocupantes. Con una longitud de 4,75 metros y una batalla de 2,72, el Accord Tourer tiene mucho espacio para repartir y, si bien las cifras juegan a favor de vehículos como el Mondeo o el Opel Vectra, el Honda no se queda descolgado. Hay 75 centímetros para las piernas de los pasajeros (6 menos que en su rival alemán) y 135 de anchura en las plazas traseras (4 menos que el modelo de la marca del óvalo): los viajeros no pondrán pegas.Tampoco el conductor emitirá quejas. La impresión visual de los plásticos es buena, el tacto de los mandos destaca por su precisión y, pongamos donde pongamos nuestra vista, encontraremos remates perfectamente ajustados y piezas bien ensambladas. Nos sentiremos cómodos desde el primer instante, controlando cada movimiento y sabiendo dónde está cada botón sin apenas buscarlo. El equipamiento básico de la versión Executive justifica un precio de 30.400 euros. Prácticamente, sólo tendremos que añadir el navegador y la tapicería de cuero para que el Accord Tourer esté “alicatado hasta el techo". El resto ya está incluido en la dotación de serie: airbags frontales, laterales y de cortina, control de estabilidad, llantas de aleación de 16 pulgadas, climatizador dual, faros de xenon, cargador de CD’s... Con este equipo, resulta casi inadmisible que, en lugar de una rueda de repuesto, lo que encontremos al retirar la trampilla del maletero sea un kit antipinchazos. Sin embargo, cuando queramos reparar en este detalle, ya nos habremos enamorado del buen hacer de este Accord; pocos reparos podremos poner. Quizá no resulte especialmente atractivo, pero son muchos los que se giran para mirar dos veces el Accord Tourer. Su agresivo frontal, en forma de flecha, y una cintura alta sugieren un buen comportamiento aerodinámico. De hecho, su Cx=0,32 es un marca muy buena, aunque no sirve para evitar cierta rumorosidad que aparece cuando viajamos deprisa.Una zaga que cae bruscamente cierra las líneas de este familiar. Se trata de la zona que más reacciones en contra provoca (aunque sobre gustos... ya se sabe) y, sin embargo, esconde uno de los maleteros más afamados de su segmento.El portón, amplio y plano, no roba volumen de carga a los 545 litros de capacidad que ha medido nuestro Centro Técnico. Se trata de la mejor cifra entre sus rivales y supera, incluso, a la del Ford Mondeo (530 litros). Argollas, puntos de luz, tomas de corriente... Todos los accesorios están pensados para ayudarnos a la hora de trasladar objetos, aunque sus dimensiones sean considerables. Si el maletero se nos queda pequeño, con un solo movimiento podremos abatir solidariamente los reposacabezas traseros y los asientos, obteniendo un piso completamente plano. No se acaban aquí las comodidades: uno de los detalles más llamativos del Accord es la existencia de un botón, situado en el interior del portón, que queda justo por encima de nuestra cabeza cuando el maletero está abierto. Basta con pulsarlo para que comience a descender suavemente. Cuando se haya cerrado, un pitido nos indicará que la operación se ha completado sin problemas.Tanto volumen de carga para el equipaje no merma la calidad de la vida a bordo de los ocupantes. Con una longitud de 4,75 metros y una batalla de 2,72, el Accord Tourer tiene mucho espacio para repartir y, si bien las cifras juegan a favor de vehículos como el Mondeo o el Opel Vectra, el Honda no se queda descolgado. Hay 75 centímetros para las piernas de los pasajeros (6 menos que en su rival alemán) y 135 de anchura en las plazas traseras (4 menos que el modelo de la marca del óvalo): los viajeros no pondrán pegas.Tampoco el conductor emitirá quejas. La impresión visual de los plásticos es buena, el tacto de los mandos destaca por su precisión y, pongamos donde pongamos nuestra vista, encontraremos remates perfectamente ajustados y piezas bien ensambladas. Nos sentiremos cómodos desde el primer instante, controlando cada movimiento y sabiendo dónde está cada botón sin apenas buscarlo. El equipamiento básico de la versión Executive justifica un precio de 30.400 euros. Prácticamente, sólo tendremos que añadir el navegador y la tapicería de cuero para que el Accord Tourer esté “alicatado hasta el techo". El resto ya está incluido en la dotación de serie: airbags frontales, laterales y de cortina, control de estabilidad, llantas de aleación de 16 pulgadas, climatizador dual, faros de xenon, cargador de CD’s... Con este equipo, resulta casi inadmisible que, en lugar de una rueda de repuesto, lo que encontremos al retirar la trampilla del maletero sea un kit antipinchazos. Sin embargo, cuando queramos reparar en este detalle, ya nos habremos enamorado del buen hacer de este Accord; pocos reparos podremos poner.