Ford Mondeo 1.8 SCi Ghia

El SCi es un motor de inyección directa de gasolina, una mecánica pensada para consumir y contaminar menos. ¿Cómo conseguirlo? ¿“Descafinando un 1.8 normal"? En teoría, sí, pero en la práctica han logrado un coche más suave y más agradable de usar, aunque no gasta precisamente menos. No es el único cambio que presenta el Mondeo del año 2004.

El nuevo Mondeo también ha recibido ciertos retoques estéticos. Aunque Ford asegura que para su realización han cambiado más de 1.500 piezas, lo cierto es que tampoco se nota tanta diferencia a simple vista. Estrena un marco específico que contornea la parrilla, se han instalado embellecedores en las puertas, se presentan faros antiniebla de forma trapezoidal y retrovisores más grandes y con luz y se han insertado molduras cromadas en los marcos de las ventanillas y en los tiradores de las puertas. Ocurre como cuando alguien se corta un poco las puntas del pelo y no se sabe muy bien lo que se ha hecho, pero se le ve más distinguido. El renovado Mondeo resulta –es indudable- más señorial. Los cambios son más importantes en el interior. Todo queda más a mano y tiene mejor terminación. La consola central se ha rediseñado para acabar con esa imagen de demasiada sobriedad que arrastraba de la anterior generación. También se han incorporado elementos –opcionales la mayoría- muy exclusivos. Hay que destacar dos de estas opciones. Por un lado, se estrena un sistema de navegación con DVD y pantalla táctil. Su uso no puede ser más intuitivo. Deja de buscar botones, no te obsesiones con cómo regular el aire… Directamente desde la pantalla y pulsando con el dedo, puedes intervenir en el equipo de sonido, en la climatización, en el ordenador de viaje… Sin duda, requerirá que mires y levantes por un momento la vista de la carretera, pero el proceso no puede ser más rápido. Esta pantalla se comercializa junto al cargador de CDs y el sistema de navegación por 2.760 euros. El Mondeo también estrena asientos ventilados. No sólo se puede regular la calefacción en los mismos, sino que también se consigue inyectar aire frío si lo precisamos (los calefactables cuestan 200 euros; por 150 euros más, obtendremos asientos también con ventilación).El nuevo Mondeo también ha recibido ciertos retoques estéticos. Aunque Ford asegura que para su realización han cambiado más de 1.500 piezas, lo cierto es que tampoco se nota tanta diferencia a simple vista. Estrena un marco específico que contornea la parrilla, se han instalado embellecedores en las puertas, se presentan faros antiniebla de forma trapezoidal y retrovisores más grandes y con luz y se han insertado molduras cromadas en los marcos de las ventanillas y en los tiradores de las puertas. Ocurre como cuando alguien se corta un poco las puntas del pelo y no se sabe muy bien lo que se ha hecho, pero se le ve más distinguido. El renovado Mondeo resulta –es indudable- más señorial. Los cambios son más importantes en el interior. Todo queda más a mano y tiene mejor terminación. La consola central se ha rediseñado para acabar con esa imagen de demasiada sobriedad que arrastraba de la anterior generación. También se han incorporado elementos –opcionales la mayoría- muy exclusivos. Hay que destacar dos de estas opciones. Por un lado, se estrena un sistema de navegación con DVD y pantalla táctil. Su uso no puede ser más intuitivo. Deja de buscar botones, no te obsesiones con cómo regular el aire… Directamente desde la pantalla y pulsando con el dedo, puedes intervenir en el equipo de sonido, en la climatización, en el ordenador de viaje… Sin duda, requerirá que mires y levantes por un momento la vista de la carretera, pero el proceso no puede ser más rápido. Esta pantalla se comercializa junto al cargador de CDs y el sistema de navegación por 2.760 euros. El Mondeo también estrena asientos ventilados. No sólo se puede regular la calefacción en los mismos, sino que también se consigue inyectar aire frío si lo precisamos (los calefactables cuestan 200 euros; por 150 euros más, obtendremos asientos también con ventilación).

Los mejores vídeos