Ford Mondeo 1.8 16v Trend

La versión más económica con mecánica a gasolina del Ford Mondeo, con sus 125 CV de potencia, representa una interesantísima opción. A las virtudes intrínsecas de este excelente modelo se une un motor de buen rendimiento y razonable consumo.

Ford Mondeo 1.8 16v Trend
Ford Mondeo 1.8 16v Trend

Su funcionamiento es ágil, con buena respuesta al acelerador y una excelente capacidad para subir de régimen con facilidad. Las vibraciones brillan por su ausencia —a no ser unas livianas al ralentí— y el ruido que genera no se hace muy molesto, por su calidad, aunque sí se deja oír a alto régimen. Su capacidad para tirar de una carrocería de más de 1.400 kilos de peso, con el conductor a bordo, queda bien reflejada en unas cifras de aceleración de las que bien podría presumir un deportivo de 1,6 litros. En tráfico abierto, sin embargo, este Mondeo no puede sacar tanto pecho, sobre todo, si el conductor que le toca en turno es de los tranquilos que se olvidan con facilidad de la existencia de la palanca de cambios. Y no es a causa de unos desarrollos largos. No. La elección de éstos parece más que juiciosa, pero es que el par disponible tampoco es desbordante. Aún así, el diferencial de prestaciones con su hermano de 145 teóricos CV es tan ajustado —menos de un segundo en el kilómetro con salida parada— que se convierte para él en un rival de cuidado. De hecho, pasados por nuestro banco de pruebas, la diferencia de potencia entre ambas mecánicas se recorta hasta poco más de diez caballos. En todo caso, sabiendo cómo es, se puede viajar con rapidez y sin que los consumos se disparen, algo que cada día tiene más interés para nuestro bolsillo. Frente a la versión dos litros, son 0,3 l/100 km la diferencia entre sus consumos medios. Sin embargo, a la hora de moverse por carretera, donde más destaca el Mondeo es en la comodidad que ofrece a sus ocupantes. Dejando a un lado su amplio y luminoso habitáculo, el diseño del puesto de conducción así como el confort de asientos y suspensiones, garantizan un máximo de comodidad con el paso de los kilómetros. El tacto de los mandos ayuda sobremanera, con una dirección de bien elegida firmeza y una palanca de cambios suave, precisa y de recorridos nada largos. Los asientos delanteros, con un aspecto cercano a los usados en modelos de corte deportivo, no se revelan de esta idiosincrasia y gracias a su amplitud pueden convenir a una gran mayoría de conductores, muchos de ellos reacios a los que disponen de resaltes laterales exagerados. Dejando a un lado su amplio y luminoso habitáculo, el diseño del puesto de conducción, así como el confort de asientos y suspensiones, garantizan un máximo de comodidad con el paso de los kilómetros. La suspensión ha visto relajar los reglajes de amortiguación, lo que no influye negativamente en el comportamiento mientras se circula sobre carreteras en buen estado. La anchura de vías y la gran distancia entre ejes son las bases de la noble y excelente conducta del Mondeo. La amortiguación más suave genera algo menos de precisión en zonas de asfalto rizado donde, incluso, se trasladan ciertas vibraciones al volante al sobrepasar las de cierta entidad. El tren trasero posee una controlada capacidad direccional, que facilita la entrada en razón del chasis en caso de equivocación del conductor a la hora de abordar una curva. Con esta suave amortiguación, es lógico que las distancias de frenado se alarguen un poco con respecto a su hermano de dos litros —poco más de dos metros desde 140 km/h— pues el contacto entre suelo y neumático no es tan preciso en situaciones de tanta exigencia. Aún así, la potencia del equipo frenante es muy razonable y, dada la filosofía de esta versión, perfectamente aceptable. En un buen número de ocasiones, la versión de entrada de una gama de modelos suele cojear de algún apartado, a veces por un motor poco brillante u otras por un equipamiento limitado, pero este Mondeo no cae en esas lagunas, completando un conjunto envidiable. Tanto, que nos atreveríamos a decir que esta versión es tan interesante, o más, que cualquiera otra de las que componen la gama Mondeo.