Ford Galaxy 1.9 TDI 130 CV

Sin duda, la versión más equilibrada y rutera de la gama es esta variante TDI de origen VW de 130 CV. Con una ligera actualización estética y nuevos equipamientos, el modelo se encuentra en plena forma para competir con sus rivales.

El modelo galo es fruto de la colaboración entre el grupo PSA y el italiano Fiat. De este desarrollo conjunto, surgió una familia de vehículos (C8, Ulysse, 807, Phedra) con una plataforma común y que cada marca ha personalizado según sus particularidades. En este modelo, el fabricante francés ha optado por realizar un automóvil cómodo y con un motor que le permite realizar con soltura grandes viajes. En su debe, hay que señalar unas suspensiones más blandas de lo deseable.El modelo americano es un vehículo que, poco a poco, ha ido adecuando sus maneras al mercado europeo. Uno de sus principales puntos fuertes es un motor Diesel, de origen Mercedes, que es dechado de prestaciones y suavidad. A un precio inferior al del Sharan, nos llevamos un automóvil más prestacional y con mayor habitabilidad, aunque sigue pecando de tener unos desarrollos algo largos para los que estamos acostumbrados.El Kia Carnival es un monovolumen grande casi desconocido por los amantes del automóvil, aunque se convierte en una opción muy válida para aquél que quiera espacio a un precio ajustado. Esta versión, la tope de gama del modelo coreano, sale 6.000 euros más barata que el VW Sharan y ofrece una mayor potencia. Cierto es que los acabados del Carnival son de peor calidad que los del monovolumen alemán y que el propulsor no es tan brillante como el TDI de Volkswagen.Al MPV le ocurre algo parecido a lo que le sucede al Carnival: es sensiblemente más barato que el Sharan y ofrece mayor potencia. El tema del coste de adquisición es favorable al modelo japonés, aunque el monovolumen de Volkswagen cuenta con un mayor equipamiento de serie y opciones que no contempla el Mazda. En cuanto a la mecánica, nos quedamos también con el TDI de VW, ya que nos parece un propulsor con más carácter y un auténtico mechero en el consumo. El Espace es, quizás, el rival más fuerte al que tiene que hacer frente el Sharan. Es un coche moderno, con soluciones tecnológicas de primer orden, con un equipamiento completísimo y con un precio de tarifa algo menor. A esto le tenemos que sumar un propulsor que sí está a la altura del 1.9 TDI 130 CV del Sharan. Se trata del 2.2 dCi de Renault, que ofrece mejores cifras en las recuperaciones, uno de los puntos flacos del turbodiésel alemán. En consumo y prestaciones, ambos están a la par.El modelo galo es fruto de la colaboración entre el grupo PSA y el italiano Fiat. De este desarrollo conjunto, surgió una familia de vehículos (C8, Ulysse, 807, Phedra) con una plataforma común y que cada marca ha personalizado según sus particularidades. En este modelo, el fabricante francés ha optado por realizar un automóvil cómodo y con un motor que le permite realizar con soltura grandes viajes. En su debe, hay que señalar unas suspensiones más blandas de lo deseable.El modelo americano es un vehículo que, poco a poco, ha ido adecuando sus maneras al mercado europeo. Uno de sus principales puntos fuertes es un motor Diesel, de origen Mercedes, que es dechado de prestaciones y suavidad. A un precio inferior al del Sharan, nos llevamos un automóvil más prestacional y con mayor habitabilidad, aunque sigue pecando de tener unos desarrollos algo largos para los que estamos acostumbrados.El Kia Carnival es un monovolumen grande casi desconocido por los amantes del automóvil, aunque se convierte en una opción muy válida para aquél que quiera espacio a un precio ajustado. Esta versión, la tope de gama del modelo coreano, sale 6.000 euros más barata que el VW Sharan y ofrece una mayor potencia. Cierto es que los acabados del Carnival son de peor calidad que los del monovolumen alemán y que el propulsor no es tan brillante como el TDI de Volkswagen.Al MPV le ocurre algo parecido a lo que le sucede al Carnival: es sensiblemente más barato que el Sharan y ofrece mayor potencia. El tema del coste de adquisición es favorable al modelo japonés, aunque el monovolumen de Volkswagen cuenta con un mayor equipamiento de serie y opciones que no contempla el Mazda. En cuanto a la mecánica, nos quedamos también con el TDI de VW, ya que nos parece un propulsor con más carácter y un auténtico mechero en el consumo. El Espace es, quizás, el rival más fuerte al que tiene que hacer frente el Sharan. Es un coche moderno, con soluciones tecnológicas de primer orden, con un equipamiento completísimo y con un precio de tarifa algo menor. A esto le tenemos que sumar un propulsor que sí está a la altura del 1.9 TDI 130 CV del Sharan. Se trata del 2.2 dCi de Renault, que ofrece mejores cifras en las recuperaciones, uno de los puntos flacos del turbodiésel alemán. En consumo y prestaciones, ambos están a la par.El modelo galo es fruto de la colaboración entre el grupo PSA y el italiano Fiat. De este desarrollo conjunto, surgió una familia de vehículos (C8, Ulysse, 807, Phedra) con una plataforma común y que cada marca ha personalizado según sus particularidades. En este modelo, el fabricante francés ha optado por realizar un automóvil cómodo y con un motor que le permite realizar con soltura grandes viajes. En su debe, hay que señalar unas suspensiones más blandas de lo deseable.El modelo americano es un vehículo que, poco a poco, ha ido adecuando sus maneras al mercado europeo. Uno de sus principales puntos fuertes es un motor Diesel, de origen Mercedes, que es dechado de prestaciones y suavidad. A un precio inferior al del Sharan, nos llevamos un automóvil más prestacional y con mayor habitabilidad, aunque sigue pecando de tener unos desarrollos algo largos para los que estamos acostumbrados.El Kia Carnival es un monovolumen grande casi desconocido por los amantes del automóvil, aunque se convierte en una opción muy válida para aquél que quiera espacio a un precio ajustado. Esta versión, la tope de gama del modelo coreano, sale 6.000 euros más barata que el VW Sharan y ofrece una mayor potencia. Cierto es que los acabados del Carnival son de peor calidad que los del monovolumen alemán y que el propulsor no es tan brillante como el TDI de Volkswagen.Al MPV le ocurre algo parecido a lo que le sucede al Carnival: es sensiblemente más barato que el Sharan y ofrece mayor potencia. El tema del coste de adquisición es favorable al modelo japonés, aunque el monovolumen de Volkswagen cuenta con un mayor equipamiento de serie y opciones que no contempla el Mazda. En cuanto a la mecánica, nos quedamos también con el TDI de VW, ya que nos parece un propulsor con más carácter y un auténtico mechero en el consumo. El Espace es, quizás, el rival más fuerte al que tiene que hacer frente el Sharan. Es un coche moderno, con soluciones tecnológicas de primer orden, con un equipamiento completísimo y con un precio de tarifa algo menor. A esto le tenemos que sumar un propulsor que sí está a la altura del 1.9 TDI 130 CV del Sharan. Se trata del 2.2 dCi de Renault, que ofrece mejores cifras en las recuperaciones, uno de los puntos flacos del turbodiésel alemán. En consumo y prestaciones, ambos están a la par.El modelo galo es fruto de la colaboración entre el grupo PSA y el italiano Fiat. De este desarrollo conjunto, surgió una familia de vehículos (C8, Ulysse, 807, Phedra) con una plataforma común y que cada marca ha personalizado según sus particularidades. En este modelo, el fabricante francés ha optado por realizar un automóvil cómodo y con un motor que le permite realizar con soltura grandes viajes. En su debe, hay que señalar unas suspensiones más blandas de lo deseable.El modelo americano es un vehículo que, poco a poco, ha ido adecuando sus maneras al mercado europeo. Uno de sus principales puntos fuertes es un motor Diesel, de origen Mercedes, que es dechado de prestaciones y suavidad. A un precio inferior al del Sharan, nos llevamos un automóvil más prestacional y con mayor habitabilidad, aunque sigue pecando de tener unos desarrollos algo largos para los que estamos acostumbrados.El Kia Carnival es un monovolumen grande casi desconocido por los amantes del automóvil, aunque se convierte en una opción muy válida para aquél que quiera espacio a un precio ajustado. Esta versión, la tope de gama del modelo coreano, sale 6.000 euros más barata que el VW Sharan y ofrece una mayor potencia. Cierto es que los acabados del Carnival son de peor calidad que los del monovolumen alemán y que el propulsor no es tan brillante como el TDI de Volkswagen.Al MPV le ocurre algo parecido a lo que le sucede al Carnival: es sensiblemente más barato que el Sharan y ofrece mayor potencia. El tema del coste de adquisición es favorable al modelo japonés, aunque el monovolumen de Volkswagen cuenta con un mayor equipamiento de serie y opciones que no contempla el Mazda. En cuanto a la mecánica, nos quedamos también con el TDI de VW, ya que nos parece un propulsor con más carácter y un auténtico mechero en el consumo. El Espace es, quizás, el rival más fuerte al que tiene que hacer frente el Sharan. Es un coche moderno, con soluciones tecnológicas de primer orden, con un equipamiento completísimo y con un precio de tarifa algo menor. A esto le tenemos que sumar un propulsor que sí está a la altura del 1.9 TDI 130 CV del Sharan. Se trata del 2.2 dCi de Renault, que ofrece mejores cifras en las recuperaciones, uno de los puntos flacos del turbodiésel alemán. En consumo y prestaciones, ambos están a la par.El modelo galo es fruto de la colaboración entre el grupo PSA y el italiano Fiat. De este desarrollo conjunto, surgió una familia de vehículos (C8, Ulysse, 807, Phedra) con una plataforma común y que cada marca ha personalizado según sus particularidades. En este modelo, el fabricante francés ha optado por realizar un automóvil cómodo y con un motor que le permite realizar con soltura grandes viajes. En su debe, hay que señalar unas suspensiones más blandas de lo deseable.El modelo americano es un vehículo que, poco a poco, ha ido adecuando sus maneras al mercado europeo. Uno de sus principales puntos fuertes es un motor Diesel, de origen Mercedes, que es dechado de prestaciones y suavidad. A un precio inferior al del Sharan, nos llevamos un automóvil más prestacional y con mayor habitabilidad, aunque sigue pecando de tener unos desarrollos algo largos para los que estamos acostumbrados.El Kia Carnival es un monovolumen grande casi desconocido por los amantes del automóvil, aunque se convierte en una opción muy válida para aquél que quiera espacio a un precio ajustado. Esta versión, la tope de gama del modelo coreano, sale 6.000 euros más barata que el VW Sharan y ofrece una mayor potencia. Cierto es que los acabados del Carnival son de peor calidad que los del monovolumen alemán y que el propulsor no es tan brillante como el TDI de Volkswagen.Al MPV le ocurre algo parecido a lo que le sucede al Carnival: es sensiblemente más barato que el Sharan y ofrece mayor potencia. El tema del coste de adquisición es favorable al modelo japonés, aunque el monovolumen de Volkswagen cuenta con un mayor equipamiento de serie y opciones que no contempla el Mazda. En cuanto a la mecánica, nos quedamos también con el TDI de VW, ya que nos parece un propulsor con más carácter y un auténtico mechero en el consumo. El Espace es, quizás, el rival más fuerte al que tiene que hacer frente el Sharan. Es un coche moderno, con soluciones tecnológicas de primer orden, con un equipamiento completísimo y con un precio de tarifa algo menor. A esto le tenemos que sumar un propulsor que sí está a la altura del 1.9 TDI 130 CV del Sharan. Se trata del 2.2 dCi de Renault, que ofrece mejores cifras en las recuperaciones, uno de los puntos flacos del turbodiésel alemán. En consumo y prestaciones, ambos están a la par.El modelo galo es fruto de la colaboración entre el grupo PSA y el italiano Fiat. De este desarrollo conjunto, surgió una familia de vehículos (C8, Ulysse, 807, Phedra) con una plataforma común y que cada marca ha personalizado según sus particularidades. En este modelo, el fabricante francés ha optado por realizar un automóvil cómodo y con un motor que le permite realizar con soltura grandes viajes. En su debe, hay que señalar unas suspensiones más blandas de lo deseable.El modelo americano es un vehículo que, poco a poco, ha ido adecuando sus maneras al mercado europeo. Uno de sus principales puntos fuertes es un motor Diesel, de origen Mercedes, que es dechado de prestaciones y suavidad. A un precio inferior al del Sharan, nos llevamos un automóvil más prestacional y con mayor habitabilidad, aunque sigue pecando de tener unos desarrollos algo largos para los que estamos acostumbrados.El Kia Carnival es un monovolumen grande casi desconocido por los amantes del automóvil, aunque se convierte en una opción muy válida para aquél que quiera espacio a un precio ajustado. Esta versión, la tope de gama del modelo coreano, sale 6.000 euros más barata que el VW Sharan y ofrece una mayor potencia. Cierto es que los acabados del Carnival son de peor calidad que los del monovolumen alemán y que el propulsor no es tan brillante como el TDI de Volkswagen.Al MPV le ocurre algo parecido a lo que le sucede al Carnival: es sensiblemente más barato que el Sharan y ofrece mayor potencia. El tema del coste de adquisición es favorable al modelo japonés, aunque el monovolumen de Volkswagen cuenta con un mayor equipamiento de serie y opciones que no contempla el Mazda. En cuanto a la mecánica, nos quedamos también con el TDI de VW, ya que nos parece un propulsor con más carácter y un auténtico mechero en el consumo. El Espace es, quizás, el rival más fuerte al que tiene que hacer frente el Sharan. Es un coche moderno, con soluciones tecnológicas de primer orden, con un equipamiento completísimo y con un precio de tarifa algo menor. A esto le tenemos que sumar un propulsor que sí está a la altura del 1.9 TDI 130 CV del Sharan. Se trata del 2.2 dCi de Renault, que ofrece mejores cifras en las recuperaciones, uno de los puntos flacos del turbodiésel alemán. En consumo y prestaciones, ambos están a la par.

Los mejores vídeos