Ford Galaxy 1.9 TDI 130 CV

Sin duda, la versión más equilibrada y rutera de la gama es esta variante TDI de origen VW de 130 CV. Con una ligera actualización estética y nuevos equipamientos, el modelo se encuentra en plena forma para competir con sus rivales.

Con la incorporación de la mecánica Diesel más potente en el Galaxy se han ganado muchos enteros. No sólo ofrece un buen nivel de prestaciones, sino que los consumos que permite son realmente bajos.En realidad se trata del conocido propulsor 1.9 TDI del Grupo Volkswagen, que tan buenos resultados ha dado en diversas marcas del grupo, asociado a una caja de cambios manual de seis relaciones. La tara no resulta un especial obstáculo, pues aunque ha superado con holgura los 1.800 kg en la báscula de nuestro Centro Técnico (con un reparto de pesos de 57-43 por ciento entre los ejes delantero y trasero), la potencia real obtenida en el banco de rodillos ha superado los 150 CV y el par máximo ofrecido ha alcanzado más de 36 mkg a tan sólo 2.200 rpm, un valor ideal para “tirar" del coche con energía desde poco más allá del ralentí.El margen más cómodo de utilización del motor se sitúa entre 1.700 y 4.200 rpm, no siendo interesante insistir en el régimen, pues no se logran mejores registros. Además, el empleo de una caja de cambios muy bien escalonada, con una sexta claramente sobremultiplicada para favorecer al consumo, el ruido y la duración de la mecánica, permite una utilización muy cómoda.En carreteras de montaña se puede circular en marchas bastante largas, con buena respuesta del motor, mientras que en autopistas se puede engranar la sexta velocidad nada más salir del origen y prácticamente llegar al destino sin necesidad de cambiar, a poco que no haya subidas pronunciadas. Si mantenemos cruceros con el motor girando por encima de las 3.500 rpm, el vehículo alcanza suficiente inercia como para afrontar repechos bastante pronunciados sin necesidad de recurrir al cambio.Si vigilamos un poco el pie derecho, podemos lograr unos consumos reales en torno a los siete litros y medio a los 100 km, un valor fantástico si tenemos en cuenta el volumen y peso del modelo.Una vez en marcha es más fácil de conducir de lo que podemos imaginar. No se hace pesado ni voluminoso. Todo lo contrario, a poco que nos descuidemos con el gas habremos superado con creces las velocidades legales. En curvas amplias muestra suficiente aplomo y confianza como para abordarlas con decisión. No hay malos modos ni descomposición de la trayectoria. Incluso podemos calificar las suspensiones de duras. Sólo algo incómodas cuando circulamos por trazados con el pavimento en mal estado, situación en la que se antojan algo secas.Lógicamente en zonas de montaña o virajes más cerrados, el comportamiento es algo más torpe y aquí se nota más el peso de los kilos, que tienden a empujar el morro hacia el exterior de la curva con mayor empeño. Tiende a subvirar ligeramente en curvas cerradas si entramos con mucha decisión, aunque es previsible en todo momento y no se producen grandes oscilaciones de la carrocería. Para contrarrestar esta situación, lo mejor es optar por el pack que incluye el control de tracción y estabilidad, que por 720 euros adicionales nos permitirá viajar con mayor tranquilidad y seguridad cuando las condiciones sean adversas.Los frenos son bastante potentes y eficaces y, gracias a una generosa sección de los neumáticos, han permitido unas cifras de detención bastante buenas para un modelo de estas características, con un poco menos de 80 metros circulando desde 140 km/h. Muestran muy buena sensación de tacto, mordiente y precisión para modular la frenada, pero sí hemos detectado su fatiga en uso intensivo, como al bajar un puerto con alegría o al circular deprisa en zona de montaña con carga.La dirección, por su parte, no plantea problemas para marcar la trayectoria deseada sin ningún esfuerzo especial. Con 3 vueltas y cuarto entre topes, resulta suficientemente rápida para el uso que se le va a dar a un modelo de estas características. Además permite maniobrar con facilidad en ciudad (diámetro de giro de 11 metros).Como comentábamos al principio, este modelo comparte plataforma, mecánica y la mayoría de los componentes con el Seat Alambra y el Volkswagen Sharan, todos ellos en su variante Diesel con un precio en torno a los 33.000 euros. Cambian las políticas de acabados (cada marca orientada hacia su propio estilo) y de equipamientos, aunque todos se pueden equipar de manera muy parecida a precios similares. Será el aspecto exterior el más decisivo a la hora de la adquisición, pues los demás apartados son prácticamente idénticos. Es una cuestión de gustos.

Los mejores vídeos