Ford Galaxy 1.9 TDI 130 CV

Sin duda, la versión más equilibrada y rutera de la gama es esta variante TDI de origen VW de 130 CV. Con una ligera actualización estética y nuevos equipamientos, el modelo se encuentra en plena forma para competir con sus rivales.

Ford Galaxy 1.9 TDI 130 CV
Ford Galaxy 1.9 TDI 130 CV

Un sencillo "lavado de cara" ha servido para poner al día al monovolumen grande de Ford, el Galaxy, fruto del acuerdo de colaboración con Volkswagen y Seat, cuyos equivalentes se denominan Sharan y Alhambra, respectivamente.No ha necesitado muchos cambios, pues el modelo todavía estaba plenamente vigente, pero unos sencillos retoques, similares a los que recibió el Mondeo hace unos meses, han bastado para darle un nuevo aire al Galaxy. Grupos ópticos encapsulados con los indicadores de dirección integrados, nuevas llantas de aleación, molduras cromadas en parrilla, faros antiniebla, manecillas y barras de techo cromadas o pilotos posteriores de nueva factura son los principales aspectos que muestra la nueva generación del Galaxy.Como ya ocurriera con las anteriores ediciones del modelo o con los “primos hermanos", el interior es el apartado más interesante del Galaxy, donde siete pasajeros podrán viajar a sus anchas de verdad. Tanto el puesto de conducción como el resto de las plazas resultan especialmente cómodas para realizar grandes viajes sin cansancio. Una especial ayuda son los múltiples reglajes de que dispone el volante y el asiento del conductor. Además de sujetar con firmeza (en nuestra unidad los asientos estaban tapizados en piel), disponen de un mullido suficientemente duro como para que no se acumule demasiado cansancio con el paso de los kilómetros.La segunda fila de asientos, formada por tres unidades independientes, permiten su reglaje de forma longitudinal, con lo que la distancia que se logra para las piernas llega hasta 86 cm. Si tenemos en cuenta la anchura interior, que es de nada menos que 152 cm y la altura hasta el techo, de 91 cm, nos daremos cuenta de la capacidad interior que ofrece el modelo.Claro está que la cota longitudinal puede variar unos diez centímetros, que es lo que permite el movimiento de los asientos longitudinalmente. Esto permite conseguir un espacio adicional en la tercera fila de asientos que, por cierto, no es excesiva. Tampoco nos ha parecido bueno el acceso a estas plazas, pues aunque los asientos laterales pueden plegarse y adelantarse, el hueco disponible entre el montante y el propio respaldo obliga a adoptar una postura un poco forzada.Un detalle que sí nos ha gustado bastante y nos parece muy interesante para familias con niños pequeños son las sillitas infantiles integradas en el propio asiento. Crecen con el niño, ya que disponen de dos posibilidades de montaje: cojín elevador con cinturón o cojín más arnés de cuatro puntos y soporte para la cabeza.Aunque hay soluciones en el mercado muy interesantes, como los asientos Flex7 del Opel Zafira, o los del Toyota Yaris/Avensis Verso, que se escamotean bajo el suelo, los del Galaxy no son difíciles de montar y desmontar, pero sí resultan un poco pesados para transportarlos. Otras soluciones que nos han parecido dignas de alabanza son las puertas corerederas que emplean sus competidores PSA/Fiat (Citroën C8, Peugeot 807 Lancia Phedra y Fiat Ulysse), que permiten el aparcamiento en plazas convencionales y mejoran el acceso al interior del habitáculo.Pero lo cierto es que el Galaxy no resulta muy aparatoso; a pesar de las apariencias, las dimensiones no son muy exageradas. Se controla bien en ciudad y no ofrece complicaciones en carretera. Tan sólo la altura es la dimensión que resulta más chocante, pues la longitud total es de 4,6 metros y la anchura, de 1,8. Lógicamente esto tiene su repercusión en la capacidad del maletero, que con las siete plazas operativas al máximo se queda limitado a 220 litros. En caso de necesidad podemos abatir o extraer del suelo hasta cinco asientos.

Los mejores vídeos