Fiat Panda 1.2 Dynamic

Nostálgicos, abstenerse. Poco queda de aquel modelo que ayudó recientemente a que nuestro país se motorizara. Pequeño en espacio, pero muy capaz; económico, aunque bien equipado; ideal para la ciudad y ágil por autopistas e, incluso, por caminos… El nuevo Panda te sorprenderá.

El Panda es un coche que milita dentro de lo que antes podíamos denominar el “club del millón" (de pesetas, claro). Esta división es ficticia: desde hace años, es más fácil que estos modelos se acerquen a los dos millones que al millón. Además, este Fiat no es un modelo básico.De serie, en el acabado Dynamic encontramos ABS, ordenador de viaje y limpia luneta trasero. El aire acondicionado (720 euros) o el climatizador (éste, bizona por 1.000 euros) hay que pagarlos como extras, al igual que el tercer cinturón trasero (35 euros) o el control de estabilidad (400). Además, el aspecto interior está muy cuidado. Los plásticos tienen muy buen tacto y la tapicería de dos tonos y como granulada es atractiva. Además, como ya hemos comentado, todo está a mano y la altura del vehículo y sus grandes ventanas le confieren aspecto luminoso y limpio. Con el equipamiento más básico y el motor 1.1, podemos adquirir un Panda a partir de 6.886 euros, aunque –casi seguro- tendremos que tirar de equipamiento opcional. La unidad que probamos –el 1.2 Dynamic- tiene un precio de partida de 8.700 euros, un coste que no lo sitúa ni entre los más caros ni entre los más baratos del segmento. El Panda es un coche que milita dentro de lo que antes podíamos denominar el “club del millón" (de pesetas, claro). Esta división es ficticia: desde hace años, es más fácil que estos modelos se acerquen a los dos millones que al millón. Además, este Fiat no es un modelo básico.De serie, en el acabado Dynamic encontramos ABS, ordenador de viaje y limpia luneta trasero. El aire acondicionado (720 euros) o el climatizador (éste, bizona por 1.000 euros) hay que pagarlos como extras, al igual que el tercer cinturón trasero (35 euros) o el control de estabilidad (400). Además, el aspecto interior está muy cuidado. Los plásticos tienen muy buen tacto y la tapicería de dos tonos y como granulada es atractiva. Además, como ya hemos comentado, todo está a mano y la altura del vehículo y sus grandes ventanas le confieren aspecto luminoso y limpio. Con el equipamiento más básico y el motor 1.1, podemos adquirir un Panda a partir de 6.886 euros, aunque –casi seguro- tendremos que tirar de equipamiento opcional. La unidad que probamos –el 1.2 Dynamic- tiene un precio de partida de 8.700 euros, un coste que no lo sitúa ni entre los más caros ni entre los más baratos del segmento.