El mejor de la clase

Con 170 CV disponibles, el Toledo V5 no es sólo la versión más potente, sino la más refinada de la gama. Impresiona por lo bien que va; recupera, acelera, alcanza una velocidad máxima considerable y tiene una eficacia y calidad de rodadura envidiables. Con estos ingredientes, a los que se suma además un precio atractivo, aunque no una distinción exterior muy fuerte ni el mejor tamaño entre los de su clase, supone una excelente opción incluso entre los automóviles con identidad germana o las más recientes incorporaciones en su segmento.

Seat Toledo 2.3 V5 20V Sport
Seat Toledo 2.3 V5 20V Sport

Por cotas exteriores es comparable, aunque es un producto mucho más exclusivo en todo lo que se refiere al resto. Es más potente que el Toledo -ya se acerca a los 200 CV- y más rápido, aunque también mucho más caro, porque supera de largo los cinco millones de pesetas. Donde no le saca tanta ventaja es en el espacio interior. Tanto las plazas delanteras como traseras se llevan poco con las del rival español y el maletero corre la misma suerte, siendo más ventajosa para el Seat por 60 litros. También es más grande que el Toledo y más potente en su configuración de motor V6. Es un poco especial por la suspensión hidráulica que monta, única entre los de su clase. Goza de un comportamiento excelente gracias a este sistema y resulta tremendamente confortable. También gana en espacio interior, donde se proclama uno de los mejores. Tanto las plazas traseras como las delanteras tienen muy buen espacio, especialmente el que se refiere a altura libre para la cabeza. El maletero tiene un poco menos de capacidad, pero se defiende bien. Más grande por fuera y por dentro que el Toledo, aunque con la misma potencia oficial final, el Mondeo presume de un espacio interior más holgado. Las plazas traseras son precisamente las más beneficiadas de ese incremento en centímetros exteriores e interiores, especialmente porque las piernas gozan de un poco más de amplitud. Tiene un comportamiento bueno en carretera, aunque la suspensión es algo más blanda. Cuesta un poco más, pero en realidad hay que igualar equipamiento para asegurarlo con certeza, pues, por ejemplo, incorpora control de estabilidad de serie, etc. Se iguala con el Toledo en capacidad de maletero, 500 litros en total, con lo que ambos se erigen como los reyes del segmento en este sentido.

Quizá uno de los modelos más homogéneos de cuantos militan en esta serie. El Passat puede considerarse un nexo perfecto entre segmento y el superior. Con el mismo motor que el Toledo, comparte por ello potencia y similares prestaciones. Es más grande, aunque con menos maletero, y en carretera va muy bien.Por cotas exteriores es comparable, aunque es un producto mucho más exclusivo en todo lo que se refiere al resto. Es más potente que el Toledo -ya se acerca a los 200 CV- y más rápido, aunque también mucho más caro, porque supera de largo los cinco millones de pesetas. Donde no le saca tanta ventaja es en el espacio interior. Tanto las plazas delanteras como traseras se llevan poco con las del rival español y el maletero corre la misma suerte, siendo más ventajosa para el Seat por 60 litros. También es más grande que el Toledo y más potente en su configuración de motor V6. Es un poco especial por la suspensión hidráulica que monta, única entre los de su clase. Goza de un comportamiento excelente gracias a este sistema y resulta tremendamente confortable. También gana en espacio interior, donde se proclama uno de los mejores. Tanto las plazas traseras como las delanteras tienen muy buen espacio, especialmente el que se refiere a altura libre para la cabeza. El maletero tiene un poco menos de capacidad, pero se defiende bien. Más grande por fuera y por dentro que el Toledo, aunque con la misma potencia oficial final, el Mondeo presume de un espacio interior más holgado. Las plazas traseras son precisamente las más beneficiadas de ese incremento en centímetros exteriores e interiores, especialmente porque las piernas gozan de un poco más de amplitud. Tiene un comportamiento bueno en carretera, aunque la suspensión es algo más blanda. Cuesta un poco más, pero en realidad hay que igualar equipamiento para asegurarlo con certeza, pues, por ejemplo, incorpora control de estabilidad de serie, etc. Se iguala con el Toledo en capacidad de maletero, 500 litros en total, con lo que ambos se erigen como los reyes del segmento en este sentido.

Quizá uno de los modelos más homogéneos de cuantos militan en esta serie. El Passat puede considerarse un nexo perfecto entre segmento y el superior. Con el mismo motor que el Toledo, comparte por ello potencia y similares prestaciones. Es más grande, aunque con menos maletero, y en carretera va muy bien.Por cotas exteriores es comparable, aunque es un producto mucho más exclusivo en todo lo que se refiere al resto. Es más potente que el Toledo -ya se acerca a los 200 CV- y más rápido, aunque también mucho más caro, porque supera de largo los cinco millones de pesetas. Donde no le saca tanta ventaja es en el espacio interior. Tanto las plazas delanteras como traseras se llevan poco con las del rival español y el maletero corre la misma suerte, siendo más ventajosa para el Seat por 60 litros. También es más grande que el Toledo y más potente en su configuración de motor V6. Es un poco especial por la suspensión hidráulica que monta, única entre los de su clase. Goza de un comportamiento excelente gracias a este sistema y resulta tremendamente confortable. También gana en espacio interior, donde se proclama uno de los mejores. Tanto las plazas traseras como las delanteras tienen muy buen espacio, especialmente el que se refiere a altura libre para la cabeza. El maletero tiene un poco menos de capacidad, pero se defiende bien. Más grande por fuera y por dentro que el Toledo, aunque con la misma potencia oficial final, el Mondeo presume de un espacio interior más holgado. Las plazas traseras son precisamente las más beneficiadas de ese incremento en centímetros exteriores e interiores, especialmente porque las piernas gozan de un poco más de amplitud. Tiene un comportamiento bueno en carretera, aunque la suspensión es algo más blanda. Cuesta un poco más, pero en realidad hay que igualar equipamiento para asegurarlo con certeza, pues, por ejemplo, incorpora control de estabilidad de serie, etc. Se iguala con el Toledo en capacidad de maletero, 500 litros en total, con lo que ambos se erigen como los reyes del segmento en este sentido.

Quizá uno de los modelos más homogéneos de cuantos militan en esta serie. El Passat puede considerarse un nexo perfecto entre segmento y el superior. Con el mismo motor que el Toledo, comparte por ello potencia y similares prestaciones. Es más grande, aunque con menos maletero, y en carretera va muy bien.Por cotas exteriores es comparable, aunque es un producto mucho más exclusivo en todo lo que se refiere al resto. Es más potente que el Toledo -ya se acerca a los 200 CV- y más rápido, aunque también mucho más caro, porque supera de largo los cinco millones de pesetas. Donde no le saca tanta ventaja es en el espacio interior. Tanto las plazas delanteras como traseras se llevan poco con las del rival español y el maletero corre la misma suerte, siendo más ventajosa para el Seat por 60 litros. También es más grande que el Toledo y más potente en su configuración de motor V6. Es un poco especial por la suspensión hidráulica que monta, única entre los de su clase. Goza de un comportamiento excelente gracias a este sistema y resulta tremendamente confortable. También gana en espacio interior, donde se proclama uno de los mejores. Tanto las plazas traseras como las delanteras tienen muy buen espacio, especialmente el que se refiere a altura libre para la cabeza. El maletero tiene un poco menos de capacidad, pero se defiende bien. Más grande por fuera y por dentro que el Toledo, aunque con la misma potencia oficial final, el Mondeo presume de un espacio interior más holgado. Las plazas traseras son precisamente las más beneficiadas de ese incremento en centímetros exteriores e interiores, especialmente porque las piernas gozan de un poco más de amplitud. Tiene un comportamiento bueno en carretera, aunque la suspensión es algo más blanda. Cuesta un poco más, pero en realidad hay que igualar equipamiento para asegurarlo con certeza, pues, por ejemplo, incorpora control de estabilidad de serie, etc. Se iguala con el Toledo en capacidad de maletero, 500 litros en total, con lo que ambos se erigen como los reyes del segmento en este sentido.

Quizá uno de los modelos más homogéneos de cuantos militan en esta serie. El Passat puede considerarse un nexo perfecto entre segmento y el superior. Con el mismo motor que el Toledo, comparte por ello potencia y similares prestaciones. Es más grande, aunque con menos maletero, y en carretera va muy bien.