Deportista de élite

El motor sobrealimentado del Cooper S (capaz de otorgar 163 CV) se une a unos ejes ensanchados, una suspensión deportiva y una dirección muy precisa. El resultado es un atleta de lo más completo, capaz de destacar en maratón, sprint o travesía urbana: no hay disciplina que se le resista.

Mini Cooper S
Mini Cooper S

Cuando pensamos en rivales para el Mini, es inevitable hacer referencia al New Beetle -comentado arriba- y al PT Cruiser, el mítico modelo de Chrysler que, tras su adaptación al S. XXI, se ha convertido en un vehículo incapaz de dejar indiferente a aquellos que lo miran. El PT Cruiser está concebido como coche familiar, por lo que no podemos esperar un comportamiento "racing". Sin embargo, los 140 CV de esta versión resultan más que suficientes para realizar viajes con soltura. Si echamos un vistazo a los rivales del Cooper S teniendo en cuenta su exclusividad o diseño, aparece el Clase A de Mercedes, más caro que el Mini cuando queremos contar con una potencia similar. Sin embargo, por el precio del Cooper S podremos obtener un A 190, con 125 CV y prestaciones ligeramente inferiores a las de su contrincante. El New Beetle también cuenta con una versión deportiva que, si bien no alcanza las prestaciones del Cooper S, tiene a su favor una mayor habitabilidad. Así, resultará perfecto para aquellos a los que no les importe sacrificar algo de potencia a cambio de más espacio, con una ventaja añadida: en el New Beetle también se respira ese aire de "otros tiempos" que está presente en el Mini. Cuando pensamos en rivales para el Mini, es inevitable hacer referencia al New Beetle -comentado arriba- y al PT Cruiser, el mítico modelo de Chrysler que, tras su adaptación al S. XXI, se ha convertido en un vehículo incapaz de dejar indiferente a aquellos que lo miran. El PT Cruiser está concebido como coche familiar, por lo que no podemos esperar un comportamiento "racing". Sin embargo, los 140 CV de esta versión resultan más que suficientes para realizar viajes con soltura. Si echamos un vistazo a los rivales del Cooper S teniendo en cuenta su exclusividad o diseño, aparece el Clase A de Mercedes, más caro que el Mini cuando queremos contar con una potencia similar. Sin embargo, por el precio del Cooper S podremos obtener un A 190, con 125 CV y prestaciones ligeramente inferiores a las de su contrincante. El New Beetle también cuenta con una versión deportiva que, si bien no alcanza las prestaciones del Cooper S, tiene a su favor una mayor habitabilidad. Así, resultará perfecto para aquellos a los que no les importe sacrificar algo de potencia a cambio de más espacio, con una ventaja añadida: en el New Beetle también se respira ese aire de "otros tiempos" que está presente en el Mini. Cuando pensamos en rivales para el Mini, es inevitable hacer referencia al New Beetle -comentado arriba- y al PT Cruiser, el mítico modelo de Chrysler que, tras su adaptación al S. XXI, se ha convertido en un vehículo incapaz de dejar indiferente a aquellos que lo miran. El PT Cruiser está concebido como coche familiar, por lo que no podemos esperar un comportamiento "racing". Sin embargo, los 140 CV de esta versión resultan más que suficientes para realizar viajes con soltura. Si echamos un vistazo a los rivales del Cooper S teniendo en cuenta su exclusividad o diseño, aparece el Clase A de Mercedes, más caro que el Mini cuando queremos contar con una potencia similar. Sin embargo, por el precio del Cooper S podremos obtener un A 190, con 125 CV y prestaciones ligeramente inferiores a las de su contrincante. El New Beetle también cuenta con una versión deportiva que, si bien no alcanza las prestaciones del Cooper S, tiene a su favor una mayor habitabilidad. Así, resultará perfecto para aquellos a los que no les importe sacrificar algo de potencia a cambio de más espacio, con una ventaja añadida: en el New Beetle también se respira ese aire de "otros tiempos" que está presente en el Mini.