Daewoo Evanda 2.0 CDX

"Nadie da duros a pesetas", dice el refrán. Sin embargo, las marcas coreanas no hacen caso de viejos dichos castellanos. Así, Daewoo ha posicionado el Evanda como un coche de gama alta al precio de los vehículos más populares. Al menos, esa es la teoría, porque -aunque se pueda desafiar a la sabiduría popular- las leyes del márketing no son tan flexibles.

Daewoo Evanda 2.0 CDX
Daewoo Evanda 2.0 CDX

El Evanda llegaba con una tarjeta de visita realmente buena: una señora berlina de formas elegantes (Giugiaro es su responsable) -por no hablar de su interior con "madera", tapicería de cuero, cargador de CDs, asientos calefactados…- por cerca de 21.000 euros. En el apartado mecánico, han estado más comedidos y sólo nos prometían un único motor: el 2.0 de 130 CV (este modelo sólo se puede adquirir con esta mecánica y con este acabado). Un diseño con renombre
Para empezar, tenía buenas referencias: su diseño exterior es obra de Italdesign. Daewoo ha encomendado a este prestigioso carrocero italiano -suyos son los diseños de auténticos superventas del siglo XX- la misión de "europeizar" sus productos. Así, el Evanda ha llegado a nuestra "entrevista" con muy buena cara. Con una extensa parrilla central, grupos ópticos que reúnen todos los dispositivos de iluminación y una línea de cintura alta, se disimulan perfectamente sus 4,77 metros de longitud. Además, son de serie las llantas de aleación. Sin embargo, la estética del Evanda nos ha resultado familiar, recuerda a la del Hyundai Sonata y a la del Kia Magentis, modelos que proceden del mismo país y -por otra parte- son sus rivales más directos. Da igual, este coche ha jugado su gran baza puertas adentro. Por un precio cercano, también encontramos modelos como el Mondeo 2.0, el Vectra 1.8 o el C5 2.0 SX. Aunque no tienen un equipamiento tan completo como el Evanda, son unas alternativas muy interesantes por su mejor mecánica. El Evanda llegaba con una tarjeta de visita realmente buena: una señora berlina de formas elegantes (Giugiaro es su responsable) -por no hablar de su interior con "madera", tapicería de cuero, cargador de CDs, asientos calefactados…- por cerca de 21.000 euros. En el apartado mecánico, han estado más comedidos y sólo nos prometían un único motor: el 2.0 de 130 CV (este modelo sólo se puede adquirir con esta mecánica y con este acabado). Un diseño con renombre
Para empezar, tenía buenas referencias: su diseño exterior es obra de Italdesign. Daewoo ha encomendado a este prestigioso carrocero italiano -suyos son los diseños de auténticos superventas del siglo XX- la misión de "europeizar" sus productos. Así, el Evanda ha llegado a nuestra "entrevista" con muy buena cara. Con una extensa parrilla central, grupos ópticos que reúnen todos los dispositivos de iluminación y una línea de cintura alta, se disimulan perfectamente sus 4,77 metros de longitud. Además, son de serie las llantas de aleación. Sin embargo, la estética del Evanda nos ha resultado familiar, recuerda a la del Hyundai Sonata y a la del Kia Magentis, modelos que proceden del mismo país y -por otra parte- son sus rivales más directos. Da igual, este coche ha jugado su gran baza puertas adentro. Por un precio cercano, también encontramos modelos como el Mondeo 2.0, el Vectra 1.8 o el C5 2.0 SX. Aunque no tienen un equipamiento tan completo como el Evanda, son unas alternativas muy interesantes por su mejor mecánica.