Cadillac CTS y STS

La marca norteamericana llega ahora al mercado español con importantes refuerzos: el CTS estrena motores de 2,8 y 3,6 litros de capacidad y se incorpora una versión ultra deportiva de 5,7 litros y 400 CV de potencia. Además, la gama se completa con el buque insignia STS, equipado con motores de 3,6 y 4,6 litros.

Cadillac CTS y STS
Cadillac CTS y STS

Cadillac está evolucionando rápidamente. Desde el año 2001 se han desarrollado siete nuevos modelos con un diseño diferenciado, que la marca denomina “Art & Science", que es algo así como el código genético. Un diseño muy limpio y sencillo que transmite una imagen de elegancia y tecnología, de modernidad y también de familia, pues todos los modelos actuales comparten rasgos estéticos por dentro y por fuera de la carrocería.No son muy conocidos en Europa, pero Cadillac está ganando posiciones frente a sus competidores. En Estados Unidos se ha situado en tercera posición entre las marcas de lujo, con más de 234.000 unidades vendidas en el año 2004, por delante de Mercedes o Lincoln. En nuestro continente, en lo que va de año, ha registrado un incremento de un 200 por ciento frente al mismo periodo del ejercicio anterior. Los objetivos de Cadillac en Europa pasan por revitalizar la marca y desarrollar una red de asistencia fuerte con concesionarios “premium" (marcas de lujo). Actualmente disponen de 15 Cadillac & Corvette Experience Centers y tienen previsto alcanzar 35 centros en el año 2007. En este tipo de centros específicos existe la posibilidad de probar todos los modelos de forma personalizada.Las nuevas versiones del CTS, que sustituyen a las anteriores de 2,6 y 3,2 litros respectivamente, mantienen la arquitectura de seis cilindros en V, pero mejoran notablemente la potencia, las prestaciones y la comodidad de uso. Se encuentran montados en posición longitudinal y pueden ir asociados a una caja de cambios manual de seis velocidades -es novedad en la marca- o a una automática de cinco. Ambos mantienen en común las culatas de aluminio con cuatro válvulas o el sistema de acelerador electrónico.El nuevo V6 VVT de 2,8 litros de capacidad, dispone sistema de distribución continua variable con doble árbol de levas y colector de admisión variable en dos etapas, lo que le permite ofrecer una mayor flexibilidad de uso, consumo más bajo y optimización de las emisiones contaminantes. Esta mecánica anuncia una potencia máxima de 215 CV a 7.000 rpm y un par motor de 262 Nm a 3.300 rpm.La variante más potente, de 3,6 litros de capacidad, está fabricado en aluminio y mantiene la misma configuración mecánica (doble árbol de levas, bancadas de cilindros en V a 60 grados, distribución continua variable), pero en este caso, la potencia anunciada se eleva hasta los 257 CV a 6.200 rpm y el par máximo alcanza los 340 Nm a 3.200 rpm. Sólo se diferencian por la utilización de un escape doble, en lugar de uno sencillo, que monta el V6 de 2,8 litros.Cuenta con una carrocería de acero ultra reforzado, que la marca denomina arquitectura Sigma (no sólo se encuentra en los paragolpes o en la parte delantera, sino que se emplea soldado en la propia estructura de la carrocería para proporcionar una mayor rigidez), especialmente diseñada para la propulsión posterior, que permite un reparto de pesos muy equilibrado (53/47). El equipo de suspensión dispone de sistemas independientes con dobles brazos oscilantes delante y multibrazo detrás, amortiguadores hidráulicos y soportes de aluminio. Todos los CTS disponen de sistema trasero autonivelante, Nivomat, que mantiene la altura constante, independientemente de la carga que soporte el vehículo.Entre la dotación de serie del modelo se ha incluido un paquete de seguridad, que incluye seis airbags (los frontales de doble etapa), control de estabilidad y tracción StabiliTrak de cuatro canales, ABS con sistema de asistencia a la frenada, faros de xenón y equipo de audio con mandos en el volante.Como novedad en las variantes con caja de cambios automática, dispone de sistema de freno motor en las cinco marchas. El sistema dispone de sensores que permiten detectar la necesidad de mantener una marcha o reducir a una inferior para mantener la velocidad y evitar un sobrecalentamiento de los frenos al bajar pendientes pronunciadas o al llevar un remolque.El comportamiento dinámico del modelo es bueno. Las suspensiones son blandas, pero no comprometen la cinemática del vehículo y transmiten bastante confianza al conductor. Por su parte, el motor empuja con energía en todo su rango de utilización, que es bastante amplio. No hay baches en la entrega de potencia, que es muy lineal y mantiene unos niveles sonoros bastante bajos.Se trata del modelo de producción en serie más potente de la marca americana, que equipa un motor V8 de 5,7 litros de capacidad y ofrece nada menos que 400 CV de potencia, un rival serio para las versiones especiales S de Audi, M de BMW o AMG de Mercedes.

Esta versión deportiva ha sido puesta a punto en Europa, concretamente en el circuito alemán de Nürburgring y permite unas prestaciones de infarto: aceleración de 0 a 96 km/h en 4,6 segundos y velocidad máxima de 262 km/h.

Su carrocería se diferencia por un frontal específico en el que toman mayor protagonismo las rejillas para las entradas de aire, carrocería rebajada, llantas de aleación de 18 pulgadas de diámetro con neumáticos Runflat, frenos Brembo sobredimensionados y dobles salidas de los tubos de escape. Únicamente se ofrece con caja de cambios manual de seis relaciones y dispone de una dirección específica, más rápida y directa.

En el interior, además de contar con asientos muy envolventes, inserciones de cromo y aluminio satinado y ambiente rácing, se ha incorporado un cuadro de mandos específico, con relojes más deportivos y dos pantallas de información para el conductor con los mandos en el volante. En la pantalla de la izquierda se muestra información sobre las prestaciones del vehículo, incluyendo aceleración lateral máxima e instantánea; temperatura de aceite, de la transmisión y del sistema de refrigeración del motor y de la presión de los neumáticos. La pantalla de la derecha está reservada a la información del régimen del motor, del velocímetro y de la marcha seleccionada.

Los precios de esta versión, que se comercializará bajo pedido especial, no han sido comunicados oficialmente, pero podrían estar en torno a los 60.000 euros.Cadillac está evolucionando rápidamente. Desde el año 2001 se han desarrollado siete nuevos modelos con un diseño diferenciado, que la marca denomina “Art & Science", que es algo así como el código genético. Un diseño muy limpio y sencillo que transmite una imagen de elegancia y tecnología, de modernidad y también de familia, pues todos los modelos actuales comparten rasgos estéticos por dentro y por fuera de la carrocería.No son muy conocidos en Europa, pero Cadillac está ganando posiciones frente a sus competidores. En Estados Unidos se ha situado en tercera posición entre las marcas de lujo, con más de 234.000 unidades vendidas en el año 2004, por delante de Mercedes o Lincoln. En nuestro continente, en lo que va de año, ha registrado un incremento de un 200 por ciento frente al mismo periodo del ejercicio anterior. Los objetivos de Cadillac en Europa pasan por revitalizar la marca y desarrollar una red de asistencia fuerte con concesionarios “premium" (marcas de lujo). Actualmente disponen de 15 Cadillac & Corvette Experience Centers y tienen previsto alcanzar 35 centros en el año 2007. En este tipo de centros específicos existe la posibilidad de probar todos los modelos de forma personalizada.Las nuevas versiones del CTS, que sustituyen a las anteriores de 2,6 y 3,2 litros respectivamente, mantienen la arquitectura de seis cilindros en V, pero mejoran notablemente la potencia, las prestaciones y la comodidad de uso. Se encuentran montados en posición longitudinal y pueden ir asociados a una caja de cambios manual de seis velocidades -es novedad en la marca- o a una automática de cinco. Ambos mantienen en común las culatas de aluminio con cuatro válvulas o el sistema de acelerador electrónico.El nuevo V6 VVT de 2,8 litros de capacidad, dispone sistema de distribución continua variable con doble árbol de levas y colector de admisión variable en dos etapas, lo que le permite ofrecer una mayor flexibilidad de uso, consumo más bajo y optimización de las emisiones contaminantes. Esta mecánica anuncia una potencia máxima de 215 CV a 7.000 rpm y un par motor de 262 Nm a 3.300 rpm.La variante más potente, de 3,6 litros de capacidad, está fabricado en aluminio y mantiene la misma configuración mecánica (doble árbol de levas, bancadas de cilindros en V a 60 grados, distribución continua variable), pero en este caso, la potencia anunciada se eleva hasta los 257 CV a 6.200 rpm y el par máximo alcanza los 340 Nm a 3.200 rpm. Sólo se diferencian por la utilización de un escape doble, en lugar de uno sencillo, que monta el V6 de 2,8 litros.Cuenta con una carrocería de acero ultra reforzado, que la marca denomina arquitectura Sigma (no sólo se encuentra en los paragolpes o en la parte delantera, sino que se emplea soldado en la propia estructura de la carrocería para proporcionar una mayor rigidez), especialmente diseñada para la propulsión posterior, que permite un reparto de pesos muy equilibrado (53/47). El equipo de suspensión dispone de sistemas independientes con dobles brazos oscilantes delante y multibrazo detrás, amortiguadores hidráulicos y soportes de aluminio. Todos los CTS disponen de sistema trasero autonivelante, Nivomat, que mantiene la altura constante, independientemente de la carga que soporte el vehículo.Entre la dotación de serie del modelo se ha incluido un paquete de seguridad, que incluye seis airbags (los frontales de doble etapa), control de estabilidad y tracción StabiliTrak de cuatro canales, ABS con sistema de asistencia a la frenada, faros de xenón y equipo de audio con mandos en el volante.Como novedad en las variantes con caja de cambios automática, dispone de sistema de freno motor en las cinco marchas. El sistema dispone de sensores que permiten detectar la necesidad de mantener una marcha o reducir a una inferior para mantener la velocidad y evitar un sobrecalentamiento de los frenos al bajar pendientes pronunciadas o al llevar un remolque.El comportamiento dinámico del modelo es bueno. Las suspensiones son blandas, pero no comprometen la cinemática del vehículo y transmiten bastante confianza al conductor. Por su parte, el motor empuja con energía en todo su rango de utilización, que es bastante amplio. No hay baches en la entrega de potencia, que es muy lineal y mantiene unos niveles sonoros bastante bajos.Se trata del modelo de producción en serie más potente de la marca americana, que equipa un motor V8 de 5,7 litros de capacidad y ofrece nada menos que 400 CV de potencia, un rival serio para las versiones especiales S de Audi, M de BMW o AMG de Mercedes.

Esta versión deportiva ha sido puesta a punto en Europa, concretamente en el circuito alemán de Nürburgring y permite unas prestaciones de infarto: aceleración de 0 a 96 km/h en 4,6 segundos y velocidad máxima de 262 km/h.

Su carrocería se diferencia por un frontal específico en el que toman mayor protagonismo las rejillas para las entradas de aire, carrocería rebajada, llantas de aleación de 18 pulgadas de diámetro con neumáticos Runflat, frenos Brembo sobredimensionados y dobles salidas de los tubos de escape. Únicamente se ofrece con caja de cambios manual de seis relaciones y dispone de una dirección específica, más rápida y directa.

En el interior, además de contar con asientos muy envolventes, inserciones de cromo y aluminio satinado y ambiente rácing, se ha incorporado un cuadro de mandos específico, con relojes más deportivos y dos pantallas de información para el conductor con los mandos en el volante. En la pantalla de la izquierda se muestra información sobre las prestaciones del vehículo, incluyendo aceleración lateral máxima e instantánea; temperatura de aceite, de la transmisión y del sistema de refrigeración del motor y de la presión de los neumáticos. La pantalla de la derecha está reservada a la información del régimen del motor, del velocímetro y de la marcha seleccionada.

Los precios de esta versión, que se comercializará bajo pedido especial, no han sido comunicados oficialmente, pero podrían estar en torno a los 60.000 euros.Cadillac está evolucionando rápidamente. Desde el año 2001 se han desarrollado siete nuevos modelos con un diseño diferenciado, que la marca denomina “Art & Science", que es algo así como el código genético. Un diseño muy limpio y sencillo que transmite una imagen de elegancia y tecnología, de modernidad y también de familia, pues todos los modelos actuales comparten rasgos estéticos por dentro y por fuera de la carrocería.No son muy conocidos en Europa, pero Cadillac está ganando posiciones frente a sus competidores. En Estados Unidos se ha situado en tercera posición entre las marcas de lujo, con más de 234.000 unidades vendidas en el año 2004, por delante de Mercedes o Lincoln. En nuestro continente, en lo que va de año, ha registrado un incremento de un 200 por ciento frente al mismo periodo del ejercicio anterior. Los objetivos de Cadillac en Europa pasan por revitalizar la marca y desarrollar una red de asistencia fuerte con concesionarios “premium" (marcas de lujo). Actualmente disponen de 15 Cadillac & Corvette Experience Centers y tienen previsto alcanzar 35 centros en el año 2007. En este tipo de centros específicos existe la posibilidad de probar todos los modelos de forma personalizada.Las nuevas versiones del CTS, que sustituyen a las anteriores de 2,6 y 3,2 litros respectivamente, mantienen la arquitectura de seis cilindros en V, pero mejoran notablemente la potencia, las prestaciones y la comodidad de uso. Se encuentran montados en posición longitudinal y pueden ir asociados a una caja de cambios manual de seis velocidades -es novedad en la marca- o a una automática de cinco. Ambos mantienen en común las culatas de aluminio con cuatro válvulas o el sistema de acelerador electrónico.El nuevo V6 VVT de 2,8 litros de capacidad, dispone sistema de distribución continua variable con doble árbol de levas y colector de admisión variable en dos etapas, lo que le permite ofrecer una mayor flexibilidad de uso, consumo más bajo y optimización de las emisiones contaminantes. Esta mecánica anuncia una potencia máxima de 215 CV a 7.000 rpm y un par motor de 262 Nm a 3.300 rpm.La variante más potente, de 3,6 litros de capacidad, está fabricado en aluminio y mantiene la misma configuración mecánica (doble árbol de levas, bancadas de cilindros en V a 60 grados, distribución continua variable), pero en este caso, la potencia anunciada se eleva hasta los 257 CV a 6.200 rpm y el par máximo alcanza los 340 Nm a 3.200 rpm. Sólo se diferencian por la utilización de un escape doble, en lugar de uno sencillo, que monta el V6 de 2,8 litros.Cuenta con una carrocería de acero ultra reforzado, que la marca denomina arquitectura Sigma (no sólo se encuentra en los paragolpes o en la parte delantera, sino que se emplea soldado en la propia estructura de la carrocería para proporcionar una mayor rigidez), especialmente diseñada para la propulsión posterior, que permite un reparto de pesos muy equilibrado (53/47). El equipo de suspensión dispone de sistemas independientes con dobles brazos oscilantes delante y multibrazo detrás, amortiguadores hidráulicos y soportes de aluminio. Todos los CTS disponen de sistema trasero autonivelante, Nivomat, que mantiene la altura constante, independientemente de la carga que soporte el vehículo.Entre la dotación de serie del modelo se ha incluido un paquete de seguridad, que incluye seis airbags (los frontales de doble etapa), control de estabilidad y tracción StabiliTrak de cuatro canales, ABS con sistema de asistencia a la frenada, faros de xenón y equipo de audio con mandos en el volante.Como novedad en las variantes con caja de cambios automática, dispone de sistema de freno motor en las cinco marchas. El sistema dispone de sensores que permiten detectar la necesidad de mantener una marcha o reducir a una inferior para mantener la velocidad y evitar un sobrecalentamiento de los frenos al bajar pendientes pronunciadas o al llevar un remolque.El comportamiento dinámico del modelo es bueno. Las suspensiones son blandas, pero no comprometen la cinemática del vehículo y transmiten bastante confianza al conductor. Por su parte, el motor empuja con energía en todo su rango de utilización, que es bastante amplio. No hay baches en la entrega de potencia, que es muy lineal y mantiene unos niveles sonoros bastante bajos.Se trata del modelo de producción en serie más potente de la marca americana, que equipa un motor V8 de 5,7 litros de capacidad y ofrece nada menos que 400 CV de potencia, un rival serio para las versiones especiales S de Audi, M de BMW o AMG de Mercedes.

Esta versión deportiva ha sido puesta a punto en Europa, concretamente en el circuito alemán de Nürburgring y permite unas prestaciones de infarto: aceleración de 0 a 96 km/h en 4,6 segundos y velocidad máxima de 262 km/h.

Su carrocería se diferencia por un frontal específico en el que toman mayor protagonismo las rejillas para las entradas de aire, carrocería rebajada, llantas de aleación de 18 pulgadas de diámetro con neumáticos Runflat, frenos Brembo sobredimensionados y dobles salidas de los tubos de escape. Únicamente se ofrece con caja de cambios manual de seis relaciones y dispone de una dirección específica, más rápida y directa.

En el interior, además de contar con asientos muy envolventes, inserciones de cromo y aluminio satinado y ambiente rácing, se ha incorporado un cuadro de mandos específico, con relojes más deportivos y dos pantallas de información para el conductor con los mandos en el volante. En la pantalla de la izquierda se muestra información sobre las prestaciones del vehículo, incluyendo aceleración lateral máxima e instantánea; temperatura de aceite, de la transmisión y del sistema de refrigeración del motor y de la presión de los neumáticos. La pantalla de la derecha está reservada a la información del régimen del motor, del velocímetro y de la marcha seleccionada.

Los precios de esta versión, que se comercializará bajo pedido especial, no han sido comunicados oficialmente, pero podrían estar en torno a los 60.000 euros.Cadillac está evolucionando rápidamente. Desde el año 2001 se han desarrollado siete nuevos modelos con un diseño diferenciado, que la marca denomina “Art & Science", que es algo así como el código genético. Un diseño muy limpio y sencillo que transmite una imagen de elegancia y tecnología, de modernidad y también de familia, pues todos los modelos actuales comparten rasgos estéticos por dentro y por fuera de la carrocería.No son muy conocidos en Europa, pero Cadillac está ganando posiciones frente a sus competidores. En Estados Unidos se ha situado en tercera posición entre las marcas de lujo, con más de 234.000 unidades vendidas en el año 2004, por delante de Mercedes o Lincoln. En nuestro continente, en lo que va de año, ha registrado un incremento de un 200 por ciento frente al mismo periodo del ejercicio anterior. Los objetivos de Cadillac en Europa pasan por revitalizar la marca y desarrollar una red de asistencia fuerte con concesionarios “premium" (marcas de lujo). Actualmente disponen de 15 Cadillac & Corvette Experience Centers y tienen previsto alcanzar 35 centros en el año 2007. En este tipo de centros específicos existe la posibilidad de probar todos los modelos de forma personalizada.Las nuevas versiones del CTS, que sustituyen a las anteriores de 2,6 y 3,2 litros respectivamente, mantienen la arquitectura de seis cilindros en V, pero mejoran notablemente la potencia, las prestaciones y la comodidad de uso. Se encuentran montados en posición longitudinal y pueden ir asociados a una caja de cambios manual de seis velocidades -es novedad en la marca- o a una automática de cinco. Ambos mantienen en común las culatas de aluminio con cuatro válvulas o el sistema de acelerador electrónico.El nuevo V6 VVT de 2,8 litros de capacidad, dispone sistema de distribución continua variable con doble árbol de levas y colector de admisión variable en dos etapas, lo que le permite ofrecer una mayor flexibilidad de uso, consumo más bajo y optimización de las emisiones contaminantes. Esta mecánica anuncia una potencia máxima de 215 CV a 7.000 rpm y un par motor de 262 Nm a 3.300 rpm.La variante más potente, de 3,6 litros de capacidad, está fabricado en aluminio y mantiene la misma configuración mecánica (doble árbol de levas, bancadas de cilindros en V a 60 grados, distribución continua variable), pero en este caso, la potencia anunciada se eleva hasta los 257 CV a 6.200 rpm y el par máximo alcanza los 340 Nm a 3.200 rpm. Sólo se diferencian por la utilización de un escape doble, en lugar de uno sencillo, que monta el V6 de 2,8 litros.Cuenta con una carrocería de acero ultra reforzado, que la marca denomina arquitectura Sigma (no sólo se encuentra en los paragolpes o en la parte delantera, sino que se emplea soldado en la propia estructura de la carrocería para proporcionar una mayor rigidez), especialmente diseñada para la propulsión posterior, que permite un reparto de pesos muy equilibrado (53/47). El equipo de suspensión dispone de sistemas independientes con dobles brazos oscilantes delante y multibrazo detrás, amortiguadores hidráulicos y soportes de aluminio. Todos los CTS disponen de sistema trasero autonivelante, Nivomat, que mantiene la altura constante, independientemente de la carga que soporte el vehículo.Entre la dotación de serie del modelo se ha incluido un paquete de seguridad, que incluye seis airbags (los frontales de doble etapa), control de estabilidad y tracción StabiliTrak de cuatro canales, ABS con sistema de asistencia a la frenada, faros de xenón y equipo de audio con mandos en el volante.Como novedad en las variantes con caja de cambios automática, dispone de sistema de freno motor en las cinco marchas. El sistema dispone de sensores que permiten detectar la necesidad de mantener una marcha o reducir a una inferior para mantener la velocidad y evitar un sobrecalentamiento de los frenos al bajar pendientes pronunciadas o al llevar un remolque.El comportamiento dinámico del modelo es bueno. Las suspensiones son blandas, pero no comprometen la cinemática del vehículo y transmiten bastante confianza al conductor. Por su parte, el motor empuja con energía en todo su rango de utilización, que es bastante amplio. No hay baches en la entrega de potencia, que es muy lineal y mantiene unos niveles sonoros bastante bajos.Se trata del modelo de producción en serie más potente de la marca americana, que equipa un motor V8 de 5,7 litros de capacidad y ofrece nada menos que 400 CV de potencia, un rival serio para las versiones especiales S de Audi, M de BMW o AMG de Mercedes.

Esta versión deportiva ha sido puesta a punto en Europa, concretamente en el circuito alemán de Nürburgring y permite unas prestaciones de infarto: aceleración de 0 a 96 km/h en 4,6 segundos y velocidad máxima de 262 km/h.

Su carrocería se diferencia por un frontal específico en el que toman mayor protagonismo las rejillas para las entradas de aire, carrocería rebajada, llantas de aleación de 18 pulgadas de diámetro con neumáticos Runflat, frenos Brembo sobredimensionados y dobles salidas de los tubos de escape. Únicamente se ofrece con caja de cambios manual de seis relaciones y dispone de una dirección específica, más rápida y directa.

En el interior, además de contar con asientos muy envolventes, inserciones de cromo y aluminio satinado y ambiente rácing, se ha incorporado un cuadro de mandos específico, con relojes más deportivos y dos pantallas de información para el conductor con los mandos en el volante. En la pantalla de la izquierda se muestra información sobre las prestaciones del vehículo, incluyendo aceleración lateral máxima e instantánea; temperatura de aceite, de la transmisión y del sistema de refrigeración del motor y de la presión de los neumáticos. La pantalla de la derecha está reservada a la información del régimen del motor, del velocímetro y de la marcha seleccionada.

Los precios de esta versión, que se comercializará bajo pedido especial, no han sido comunicados oficialmente, pero podrían estar en torno a los 60.000 euros.