BMW 320d Touring

Pocos modelos con motor de gasoil son capaces de rivalizar con sus homónimos de gasolina con la brillantez del 320d Touring. Su carrocería familiar es tan elegante como práctica.

BMW 320d Touring
BMW 320d Touring

El 320d Touring, dentro de su segmento, es un coche muy recomendable tanto para grandes viajeros como para los que buscan un buen compañero de ocio. Y muy especialmente para cualquiera que quiera comprarse un BMW con carrocería familiar. Su precio no es bajo. Ningún BMW es barato, pero por calidad de realización y tecnología aplicada, vale lo que se pide por él. Dentro de la gama Serie 3 Touring, el 318i es un mínimo aceptable, pero algo corto de potencia para conseguir ese placer de conducir y el nivel de prestaciones característico de la marca. Por otra parte, no sería del todo justo comparar este 320d frente al poderoso 328i. Para empezar habría que hacerlo con el actual 320i (el Diesel es un cuatro cilindros y el gasolina un seis en línea), un modelo frente al cual tiene una importante diferencia de potencia. Curiosamente los resultados no son tan diferentes, pues ambos modelos aceleran prácticamente igual y aunque por la mínima, la diferencia es favorable al Diesel. Hay diversos motivos que lo permiten: por una parte, la diferencia de peso de los motores, aunque no es tan grande como para justificarlo al cien por cien. En cambio, el rendimiento sí es decisivo, y es que si el propulsor de gasolina no llegó a dar la potencia anunciada en ficha técnica, el de gasoil se pasó con creces, superando los 136 oficiales hasta los 147 CV. Frente al 320i Touring, el 320d prácticamente corre lo mismo, recupera mejor, es más barato y, para más inri, es más silencioso. El 320i no es rival para el 320d. Pero… ¿qué ocurre con el 328i? En lo referente a las prestaciones nada hay que objetar. Los 193 CV de uno de los mejores seis cilindros en línea de la historia de BMW y del mercado mundial (el 330 que tomará su relevo debe ser mejor) no dejan lugar a dudas: su funcionamiento es realmente deportivo y poco o nada puede el 320d para seguir el ritmo de aquél. Podríamos agarrarnos a la autonomía para defender el caso, muy superior en el 320d Touring, y por lo tanto para la comodidad de su usuario que no tendrá que parar tantas veces a repostar, aunque podría ser insuficiente. Pero para nosotros existe una razón mucho más considerable e importante, la misma que nos dice que este 320d Touring es el que «más mola»: el precio. El 320d Touring, muy capaz de satisfacer a su conductor por su deportivo comportamiento y elevadas prestaciones, tiene un precio (casi a igualdad de equipamiento) de 1,2 millones de pesetas inferior al 328i Touring. Con este capital, invertido directamente en gasoil al precio actual (esperemos que no aumente antes de la publicación de este artículo), y aplicando el consumo medio que hemos extraído de 6,4 l/100 km, tenemos que el comprador de un 320d Touring puede realizar más de 170.000 kilómetros con ese dinero.