XKR frente a 650i

En esta comparativa enfrentamos dos Gran Turismo bonitos, elegantes, potentes y caros. Es el lujo y la personalidad del Jaguar XKR frente a la efectividad y precisión del BMW 650i, dos modelos deseados y admirados.
-
XKR frente a 650i
XKR frente a 650i

El hecho de que el BMW obtenga mejor nota en este apartado es una cuestión pura de habitabilidad trasera y capacidad de maletero, porque, salvando este “pequeño” escollo, el Jaguar nos ha gustado más. Es cierto que el potencial cliente de este tipo de coches habitualmente no busca unas plazas traseras de berlina, pero es que los asientos traseros del inglés resultan justos hasta para un niño –medimos 52 cm de espacio para las piernas, frente a 67 cm del BMW-. También juega en contra del Jaguar que su rival es el que mejores plazas traseras tiene de su categoría.

Si nos centramos en las plazas delanteras, los dos coches son muy cómodos, incluso el XKR aporta una suspensión menos firme que contribuye a aumentar dicho confort general; con todo, viajar en ellos es una delicia. Los asientos son amplios y con buena ergonomía en ambos casos. El Serie 6, como buen alemán, emplea un mullido más duro; si te sientas sólo en uno, cualquiera de ellos es lo suficientemente cómodo, pero si se compara… el Jaguar resulta, en conjunto, más agradable. La calidad de acabado está a la altura en los dos casos. Donde hay diferencia es en el diseño, puesto que el Serie 6 es sobrio de base –entre su extensa lista de opciones hay muchas posibilidades de personalización- y el Jaguar es eso, un Jaguar. La elegancia inglesa se deja notar en la apariencia interior aunque, como siempre, es una cuestión de gustos personales.

Con el acabado Portfolio que llevaba nuestra unidad del XKR, tanto la calidad de los materiales como su presentación mejoran considerablemente. La dotación de serie es mucho mayor en el Jaguar, que también es más caro; en los dos tenemos climatizadores automáticos en dos zonas o reglajes eléctricos de asientos y espejos, pero en el inglés tenemos el navegador y la conexión telefónica por bluetooth de serie, elementos opcionales en su rival. Eso sí, a la hora de conectar el teléfono, encontramos algunas dificultades con la conexión en el Jaguar, que es más lenta y no admite a todas las marcas y modelos de teléfono.

En cuanto a la seguridad, la dotación de airbag es completa, con los frontales, laterales delanteros y de cortina. El Jaguar añade además el denominado “airbag de peatón” , que protege a los peatones en caso de atropello, utilizando el propio capó como colchón, siendo el primer modelo del mundo que lo lleva de serie. A esto hay que sumarles controles de tracción, estabilidad y velocidad. También llevan los dos faros antiniebla y los normales bixenon. En opción el BMW permite ciertas concesiones como la cámara de visión nocturna o el control de crucero con sensores de distancia.

Tanto lujo y tanta potencia sólo se pueden firmar con un precio “exclusivo” . En comparación, el BMW resulta mucho más asequible, y eso que tiene un precio de partida de casi 95.000 euros. El Jaguar XKR parte de los 108.000 euros… mucha diferencia. Si igualamos equipamientos, en el BMW hay que añadir el cambio automático, los asientos calefactables, el reglaje en apoyo lumbar y el navegador –6.781 euros más-, mientras que al Jaguar sólo hay que añadirle el control de presión de neumáticos y los faros adaptativos –1.313 euros en total-. Con todo la diferencia se establece en 7.531 euros. Es posible que para el potencial comprador de este tipo de coches no sea un problema, pero sigue siendo mucho dinero. Si se decide invertir lo mismo en los dos, el BMW tiene una extensa lista de extras con la que se puede completar el presupuesto. Si buscas un coche cómodo y rápido, y no precisas de las plazas traseras, el XKR te aportará su clase y comodidad. En cambio, si aprecias la efectividad del motor y las sensaciones de un buen bastidor, no lo dudes, para eso el BMW es mejor, y encima tiene plazas traseras.

BMW 650i
— Comportamiento
— Habitabilidad
— Cambio automático
Jaguar XKR
— Confort delantero
— Presentación lujosa
— Prestaciones y sonido

BMW 650i
— Levas del cambio
— Freno de mano por palanca
— Equipamiento justo
Jaguar XKR
— Plazas traseras testimoniales
— Bluetooth selectivo
— Sensor de parking delantero opcional

Lujo y distinción
Comportamiento y prestaciones

El hecho de que el BMW obtenga mejor nota en este apartado es una cuestión pura de habitabilidad trasera y capacidad de maletero, porque, salvando este “pequeño” escollo, el Jaguar nos ha gustado más. Es cierto que el potencial cliente de este tipo de coches habitualmente no busca unas plazas traseras de berlina, pero es que los asientos traseros del inglés resultan justos hasta para un niño –medimos 52 cm de espacio para las piernas, frente a 67 cm del BMW-. También juega en contra del Jaguar que su rival es el que mejores plazas traseras tiene de su categoría.

Si nos centramos en las plazas delanteras, los dos coches son muy cómodos, incluso el XKR aporta una suspensión menos firme que contribuye a aumentar dicho confort general; con todo, viajar en ellos es una delicia. Los asientos son amplios y con buena ergonomía en ambos casos. El Serie 6, como buen alemán, emplea un mullido más duro; si te sientas sólo en uno, cualquiera de ellos es lo suficientemente cómodo, pero si se compara… el Jaguar resulta, en conjunto, más agradable. La calidad de acabado está a la altura en los dos casos. Donde hay diferencia es en el diseño, puesto que el Serie 6 es sobrio de base –entre su extensa lista de opciones hay muchas posibilidades de personalización- y el Jaguar es eso, un Jaguar. La elegancia inglesa se deja notar en la apariencia interior aunque, como siempre, es una cuestión de gustos personales.

Con el acabado Portfolio que llevaba nuestra unidad del XKR, tanto la calidad de los materiales como su presentación mejoran considerablemente. La dotación de serie es mucho mayor en el Jaguar, que también es más caro; en los dos tenemos climatizadores automáticos en dos zonas o reglajes eléctricos de asientos y espejos, pero en el inglés tenemos el navegador y la conexión telefónica por bluetooth de serie, elementos opcionales en su rival. Eso sí, a la hora de conectar el teléfono, encontramos algunas dificultades con la conexión en el Jaguar, que es más lenta y no admite a todas las marcas y modelos de teléfono.

En cuanto a la seguridad, la dotación de airbag es completa, con los frontales, laterales delanteros y de cortina. El Jaguar añade además el denominado “airbag de peatón” , que protege a los peatones en caso de atropello, utilizando el propio capó como colchón, siendo el primer modelo del mundo que lo lleva de serie. A esto hay que sumarles controles de tracción, estabilidad y velocidad. También llevan los dos faros antiniebla y los normales bixenon. En opción el BMW permite ciertas concesiones como la cámara de visión nocturna o el control de crucero con sensores de distancia.

Tanto lujo y tanta potencia sólo se pueden firmar con un precio “exclusivo” . En comparación, el BMW resulta mucho más asequible, y eso que tiene un precio de partida de casi 95.000 euros. El Jaguar XKR parte de los 108.000 euros… mucha diferencia. Si igualamos equipamientos, en el BMW hay que añadir el cambio automático, los asientos calefactables, el reglaje en apoyo lumbar y el navegador –6.781 euros más-, mientras que al Jaguar sólo hay que añadirle el control de presión de neumáticos y los faros adaptativos –1.313 euros en total-. Con todo la diferencia se establece en 7.531 euros. Es posible que para el potencial comprador de este tipo de coches no sea un problema, pero sigue siendo mucho dinero. Si se decide invertir lo mismo en los dos, el BMW tiene una extensa lista de extras con la que se puede completar el presupuesto. Si buscas un coche cómodo y rápido, y no precisas de las plazas traseras, el XKR te aportará su clase y comodidad. En cambio, si aprecias la efectividad del motor y las sensaciones de un buen bastidor, no lo dudes, para eso el BMW es mejor, y encima tiene plazas traseras.

BMW 650i
— Comportamiento
— Habitabilidad
— Cambio automático
Jaguar XKR
— Confort delantero
— Presentación lujosa
— Prestaciones y sonido

BMW 650i
— Levas del cambio
— Freno de mano por palanca
— Equipamiento justo
Jaguar XKR
— Plazas traseras testimoniales
— Bluetooth selectivo
— Sensor de parking delantero opcional

Lujo y distinción
Comportamiento y prestaciones

Galería relacionada

Jaguar XKR frente a BMW 650i

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...