VW Passat Variant 2.0 TDI BMT contra Audi A4 Avant 2.0 TDI Ultra

A la capacidad y versatilidad de las carrocerías familiares de Passat y A4, estas versiones mecánicas suman dinamismo y especialmente una elevada eficiencia. Mientras el veterano A4 se afina en esta versión "ultra", al nuevo Passat le basta su modernidad.
Lorenzo Alcocer. Fotos: Mikael Helsing -
VW Passat Variant 2.0 TDI BMT contra Audi A4 Avant 2.0 TDI Ultra
VW Passat Variant 2.0 TDI BMT contra Audi A4 Avant 2.0 TDI Ultra

Qué poca presencia siguen teniendo las versiones familiares en nuestro país, cuando objetivamente pueden ser las variantes más prácticas y completas. Y también, aun siendo algo más subjetivo, sus diseños se han convertido en otro argumento a su favor. No obstante, como curiosidad y no es excepción, los maleteros medidos hasta donde marcan las cortinillas de estos dos modelos familiares que hoy probamos (el nuevo Audi A4 llega después del verano), son más pequeños que los de sus respectivas variantes de 4 puertas. Según nuestras medidas, el A4 Avant cede 30 litros respecto al A4 berlina, por 25 que pierde el Passat de 4 puertas frente al Variant. Pero a partir de ahí, la flexibilidad para cargar bultos grandes gracias a sus amplios portones, el aprovechamiento del maletero hasta el techo del habitáculo, asegurando la carga con redes separadoras, o la unificación de los maleteros con los habitáculos, replegando el respaldo trasero entero o por partes, permite a estos familiares ser aprovechados de muchas más maneras.

VW Passat Variant 2.0 TDI BMT contra Audi A4 Avant 2.0 TDI Ultra  Si a espacio puro nos remitimos, el Passat Variant ofrece más posibilidades que el A4 Avant. En su configuración más pequeña, el maletero del Passat con unos buenos 520 litros, ofrece 110 más que el de un A4 que se antoja algo justo. Además, el A4 esconde bajo el falso piso del maletero una rueda de emergencia, cuando el Passat se las ingenia para guardar una rueda convencional con la misma llanta de aluminio. Otro buen detalle del Passat es la palanca que dispone para abatir cómodamente el respaldo posterior sin necesidad de inclinarnos hasta el asiento, como hay que hacerlo en el A4. El Audi contraataca con su fondo reversible del maletero, que se puede convertir en una especie de cajonera cubierta de plástico, muy útil para llevar objetos sucios o mascotas, por ejemplo, y fácilmente lavable.

Al margen del espacio que cada uno esconde ahí atrás, el Volkswagen también ofrece un mayor y espléndido espacio longitudinal en la fila trasera. En ambos modelos, el ancho túnel de transmisión necesario para las versiones de tracción integral, condicionan mucho el acomodo de un tercer pasajero. Nada más sugiere que uno u otro sea más grande o más cómodo.

Más suave

VW Passat Variant 2.0 TDI BMT contra Audi A4 Avant 2.0 TDI UltraPero en marcha, sí nos encontramos dos coches mucho más diferentes. Que sean productos del mismo grupo y que incluso compartan bloque motor, no te lleva a sentirlos ni parecidos, como puede suceder entre otros modelos de ambas marcas. El A4 recurre a una plataforma más "premium", si es que se puede considerar así por llevar el motor colocado longitudinalmente. El Passat es fruto de la plataforma modular MQB, desarrollada para los modelos más básicos, con el motor colocado transversalmente.

La posición del motor no es algo que influye en tus percepciones cuando además los dos coches son tracción delantera, pero por la plataforma de uno y otro y la definición de sus suspensiones, sí te llama la atención lo suave y ligero que sientes al Passat, y lo firme y "pesado" que te parece el A4. Y no porque haya pesado 81 kg más en nuestra báscula. No sé si la veteranía del A4 también puede influir: el caso es que, como te digo, se siente más duro de dirección y más directo marcando el perfil de la carretera.

Puede entonces que lo sientas por ello más deportivo, pero no más eficaz que un Passat que se siente muy fácil y natural llevándolo muy rápido en los sitios difíciles, entre curvas. Los dos tienen ejes delanteros que obedecen en la entrada en curva y aguantan en el apoyo barbaridades, sin dependencia de aportaciones electrónicas. Y de sus largas distancias entre ejes surgen pasos por curva muy estables. En todo caso, el A4 sí te llega a ofrecer una mayor sensación de aplomo y esto se traduce en seguridad añadida. Esta solidez general del Audi me lleva personalmente a traducirla también en calidad constructiva. Una mayor calidad también visualmente creíble cuando tocas y observas los interiores de los habitáculos. Y también cuando escuchas menos "grillos" al rodar por asfaltos bacheados. 

Mismo motor

VW Passat Variant 2.0 TDI BMT contra Audi A4 Avant 2.0 TDI Ultra  El punto más común entre estos dos "hermanastros" es su motor. Comparten bloque 2.0 TDI, pero no configuraciones finales. Los 150 CV del Passat suben a 163 en el A4, en una variante muy concreta con la que Audi afina la eficiencia de este motor sobre el mismo A4 2.0 TDI de 150 CV

Ambos modelos tienen enormes recursos para rodar fácil y cómodamente en cualquier situación. El régimen bueno de sus motores empieza prácticamente desde ralentí. Lejos están los motores que no servían sus primeros giros. Este 2.0 TDI en cualquiera de sus variantes empuja con fuerza y despreocupación desde abajo y solo necesitas 3.000 rpm para sentir una capacidad de aceleración bárbara. Para aprovechar todo este poderío a bajo y medio régimen con agrado, montan los ya comunes embragues con péndulos centrífugos, que te llevan a utilizar sus generosas 6ª velocidades a poco más de 1.000 rpm, y así con todas las marchas, sin sentir vibraciones.

Es así como consigues viajar utilizando apenas el primer tercio del cuentavueltas, con muy buenos recursos de reaceleración y sacando a sus depósitos, de algo más de 60 litros, autonomías por encima de los 1.000 kms.  El A4 se guarda un alto régimen más constante y poderoso para mostrase más rápido que el Passat, en una conducción que casi resulta errática con los increíbles motores Diésel actuales.

No parece el Passat menos coche que el A4, pero es cierto que pasado el verano una nueva generación del Audi A4 tomará el relevo de éste y entonces las sensaciones seguro que serán muy diferentes. Mientras tanto, el moderno Passat cuenta con un sistema multimedia más avanzado que el del A4, en el que, por ejemplo, puedes replicar aplicaciones de tu smartphone en la pantalla táctil central. Quizá por dentro resulte menos vistoso, pero se percibe calidad y dispone de tanto o más equipamiento en todas las áreas que el A4. El Audi conserva el mando físico MMI para moverte por el menú que proyecta en su pantalla central

Así hacemos las pruebas

<

p>

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...