Volvo V70 y S80, 2.0 y 2.0D

Volvo amplía la gama de su mayor berlina, tanto en carrocería sedán –S80– como familiar –V70–, con la incorporación de dos motores básicos de dos litros y cuatro cilindros: un gasolina atmosférico de 145 CV y un turbodiésel de 136. Montados hasta ahora en sus modelos más pequeños, la marca sueca apunta esta vez a quienes busquen el máximo confort, amplitud y elegancia a un precio más asequible y con unos consumos ajustados.
-
Volvo V70 y S80, 2.0 y 2.0D
Volvo V70 y S80, 2.0 y 2.0D

En cuanto a la oferta de gasolina, Volvo ha recurrido también a su conocido cuatro cilindros atmosférico de dos litros, 145 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 18,9 mkg a 4.500 rpm, que deberá convivir junto a los poderosos 2.5T, 3.2 y T6, de entre 200 y 285 CV. Asociado a él, tanto en el V70 como en el S80, aparece esta vez un cambio manual de cinco velocidades bastante cerradas para tratar de mover con mayor soltura el conjunto. Sus prestaciones anunciadas son un 0 a 100 km/h de 11,6 s (11,3 en el V70), una velocidad máxima de 200 km/h y un consumo medio de 8,1 l/100 km (8,3 en el V70).

En esta ocasión, hemos tenido oportunidad de conducir esta versión sobre la carrocería familiar V70, que hace gala de una amplitud y un confort tan bueno como el S80, sumando su gran capacidad de carga y práctico portón eléctrico. A diferencia del 2.0D, este propulsor gasolina se muestra algo más justo y con un menor agrado de uso. Garantiza una correcta movilidad sin grandes pretensiones, pero su obvia peor respuesta a bajo régimen nos obliga a mantenerlo por encima de las 3.500-4.000 rpm para encontrar una respuesta aceptable al acelerador. Ello nos obliga a prestar más atención al cambio y a aconsejarnos medir bien los adelantamientos para evitar sustos innecesarios.

Una vez en autopista y a circulación fluida se mueve plácidamente en quinta, con buenas velocidades punta, pero, eso sí, un consumo de combustible bastante elevado. Si oficialmente nos habla de más de 8 l/100 km de media, a poco que hundamos el pie en el acelerador en algún adelantamiento nos situaremos con facilidad por encima de los 11 l/100 km.

Ambas mecánicas por ahora sólo están disponibles con cajas de cambio manuales. No obstante, a partir de la primavera, tanto el 2.0 como el 2.0D dispondrán en opción de la conocida transmisión automática Geartronic de 6 relaciones que contribuirá a enmascarar la falta ocasional de potencia de ambos propulsores. Su fabricación ya ha comenzado.

Para los nuevos V70/S80 2.0 y 2.0D, Volvo propone sus tres conocidos acabados Kinetic, Momentum y Summum, descartando el lujoso Executive y la posibilidad de incluir un sistema de tracción total, ambos reservados a las versiones superiores. En cualquier caso, el equipamiento es excepcional, incluyendo de serie desde su versión básica airbags de cortina y laterales delanteros, reposacabezas activos, control de estabilidad DSTC, climatizador y control de crucero. Entre las opciones disponibles se encuentran también sofisticados sistemas de seguridad, como el sistema Blis de información de ángulo muerto o el control de advertencia de cambio de carril. En definitiva, dos vehículos muy seguros, cómodos, muy amplios y con dos “pequeñas motorizaciones” que cumplen en movilidad.

S80 2.0 Kinetic 33.600 euros
S80 2.0 Momentum 36.164 euros
S80 2.0 Summum 38.502 euros
S80 2.0D Kinetic 34.310 euros
S80 2.0 Momentum 36.772 euros
S80 2.0 Summum 39.017 euros
     
V70 2.0 Kinetic 35.980 euros
V70 2.0 Momentum 38.635 euros
V70 2.0 Summum 38.635 euros
V70 2.0D Kinetic 35.290 euros
V70 2.0D Momentum 37.742 euros
V70 2.0 Summum 41.002 euros
Diesel

En cuanto a la oferta de gasolina, Volvo ha recurrido también a su conocido cuatro cilindros atmosférico de dos litros, 145 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 18,9 mkg a 4.500 rpm, que deberá convivir junto a los poderosos 2.5T, 3.2 y T6, de entre 200 y 285 CV. Asociado a él, tanto en el V70 como en el S80, aparece esta vez un cambio manual de cinco velocidades bastante cerradas para tratar de mover con mayor soltura el conjunto. Sus prestaciones anunciadas son un 0 a 100 km/h de 11,6 s (11,3 en el V70), una velocidad máxima de 200 km/h y un consumo medio de 8,1 l/100 km (8,3 en el V70).

En esta ocasión, hemos tenido oportunidad de conducir esta versión sobre la carrocería familiar V70, que hace gala de una amplitud y un confort tan bueno como el S80, sumando su gran capacidad de carga y práctico portón eléctrico. A diferencia del 2.0D, este propulsor gasolina se muestra algo más justo y con un menor agrado de uso. Garantiza una correcta movilidad sin grandes pretensiones, pero su obvia peor respuesta a bajo régimen nos obliga a mantenerlo por encima de las 3.500-4.000 rpm para encontrar una respuesta aceptable al acelerador. Ello nos obliga a prestar más atención al cambio y a aconsejarnos medir bien los adelantamientos para evitar sustos innecesarios.

Una vez en autopista y a circulación fluida se mueve plácidamente en quinta, con buenas velocidades punta, pero, eso sí, un consumo de combustible bastante elevado. Si oficialmente nos habla de más de 8 l/100 km de media, a poco que hundamos el pie en el acelerador en algún adelantamiento nos situaremos con facilidad por encima de los 11 l/100 km.

Ambas mecánicas por ahora sólo están disponibles con cajas de cambio manuales. No obstante, a partir de la primavera, tanto el 2.0 como el 2.0D dispondrán en opción de la conocida transmisión automática Geartronic de 6 relaciones que contribuirá a enmascarar la falta ocasional de potencia de ambos propulsores. Su fabricación ya ha comenzado.

Para los nuevos V70/S80 2.0 y 2.0D, Volvo propone sus tres conocidos acabados Kinetic, Momentum y Summum, descartando el lujoso Executive y la posibilidad de incluir un sistema de tracción total, ambos reservados a las versiones superiores. En cualquier caso, el equipamiento es excepcional, incluyendo de serie desde su versión básica airbags de cortina y laterales delanteros, reposacabezas activos, control de estabilidad DSTC, climatizador y control de crucero. Entre las opciones disponibles se encuentran también sofisticados sistemas de seguridad, como el sistema Blis de información de ángulo muerto o el control de advertencia de cambio de carril. En definitiva, dos vehículos muy seguros, cómodos, muy amplios y con dos “pequeñas motorizaciones” que cumplen en movilidad.

S80 2.0 Kinetic 33.600 euros
S80 2.0 Momentum 36.164 euros
S80 2.0 Summum 38.502 euros
S80 2.0D Kinetic 34.310 euros
S80 2.0 Momentum 36.772 euros
S80 2.0 Summum 39.017 euros
     
V70 2.0 Kinetic 35.980 euros
V70 2.0 Momentum 38.635 euros
V70 2.0 Summum 38.635 euros
V70 2.0D Kinetic 35.290 euros
V70 2.0D Momentum 37.742 euros
V70 2.0 Summum 41.002 euros
Diesel
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...