Volkswagen Touareg V10

El Touareg V10 es una especie nueva. Hasta ahora teníamos los todo terrenos puros y los SUV o “light”. Faltaba un coche que fuera capaz de aunar de forma real las virtudes de ambos formatos dejando atrás los defectos propios de cada uno. Había algunos intentos muy loables, pero a todos les faltaba algo. El coche de Volkswagen propone un compendio definitivo de cualidades: es un off-road imparable, una berlina de lujo y un deportivo sobre el asfalto.
-
Volkswagen Touareg V10
Volkswagen Touareg V10

Un tractor de lujo
Si en la carretera el coche nos ha gustado mucho, en el campo es donde nos va a dejar boquiabiertos. Es honesto reconocer que no esperábamos un desempeño tan bueno fuera del asfalto.
Después de varias horas de correr, saltar y trepar con el Touareg, uno se pregunta qué demonios hace falta para que este coche se quede parado. Sus más de 313 CV empujan como un bulldozer y, mientras las ruedas sean capaces de agarrarse al suelo, el coche avanza. Es una pena que no tuviéramos gomas de tacos, porque más de un trialero se iba a desmayar después de ver lo que podía hacer este coche con un poco más de agarre al terreno.

En pistas, da igual el estado en que estén, es demoledor. Igual que antes seleccionábamos la dureza de la suspensión, ahora podemos seleccionar la altura de la carrocería. En su punto más alto, 30 centímetros de altura libre al suelo nos permiten olvidarnos de las piedras y correr sin miedo. Los caminos son pan comido. El Touareg corre por ellos como un ciervo y los ocupantes no se enteran de nada: el confort está garantizado.

<

p> Pero lo anterior podrían firmarlo algunos grandes SUV del mercado. Sin embargo, sus posibilidades se acabarían allí donde empiezan las virtudes off-road del Volkswagen. Si las cosas se complican, los todo terrenos “light” se quedan sin recursos. Sin embargo, el Touareg tira de chistera. Un sencillo mando nos permite conectar una reductora poderosísima que es, otra vez, un valor diferencial.

El Touareg, que normalmente circula con tracción integral permanente (4x4 largas), pasa en un principio a 4x4 cortas con diferencial central abierto, es decir, el coche decide cuándo lo bloquea en función de las pérdidas de adherencia que detecte. Si todavía hace falta un esfuerzo mayor, se puede bloquear el diferencial de forma manual, con lo que el coche se convierte en una verdadera apisonadora de montañas.

<

p>

Además, al conectar estas modalidades, se activan también las funciones especiales del ESP, que cede el protagonismo a las reductoras, y del ABS, que reduce mucho su velocidad de entrada. Además, se pone en marcha el control de tracción. Así, con toda esta combinación de mecánica y electrónica, el Touareg adopta el funcionamiento del más puro de los 4x4, pero añade el poder incontestable de un TDI de 313 CV. No hay peligro de que el ABS nos traicione en los descensos, o de que el ESP frene al coche cuando patina en un ascenso duro. Disfrutamos de una total capacidad de tracción, empuje y comodidad.

Con reductoras conectadas, diferenciales bloqueados y la carrocería en su punto más elevado, sometemos al Touareg a un intenso ajetreo por los montes. Lo que más llama la atención es la velocidad a la que puede superar los obstáculos. La más abrupta de las cuestas se supera al trote, como si fuera un simple repecho. En bajadas, lo mismo. Allí donde bajar a pie supone un desafío a la verticalidad, este Volkswagen baja como si tal cosa, sujetado por el poder brutal de su motor.

<

p> El barro le complica un poco más las cosas, pero tiene que haber mucho y ser muy profundo para que el avance se detenga. De no ser así, la reductora tira del coche y lo saca a cualquier precio. Sólo el rechinar de los bloqueos delata el esfuerzo de la mecánica.

<

p> Queda por analizar la capacidad del coche Touareg para el trial, una especialidad que, a simple vista, no parece lo suyo. No lo es del todo, claro, porque su batalla de 2,82 metros no le permite hacer milagros, pero supera de largo a cualquier SUV y no tiene nada que envidiar al más duro de los 4x4 canónicos.
Sus buenos ángulos de ataque y salida y, sobre todo, la altura libre al suelo, hacen que el Touareg pase por sitios muy complicados. Además, con el diferencial bloqueado, la ayuda de los sistemas de control de tracción y estabilidad y el gran recorrido de suspensiones, no hay problemas para superar cruces de puentes o cualquier otra perrería que se nos ocurra.

Galería relacionada

Volkswagen Touareg V10

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...