Publicidad

Volkswagen Tiguan

Volkswagen se apunta al segmento de moda, el de los todo-camino o SUV, con el nuevo Tiguan un vehículo que permite una utilización urbana y familiar sin problemas gracias a sus 4,42 metros de longitud y al que los terrenos resbaladizos y los caminos de tierra no le suponen ningún problema.
-
Volkswagen Tiguan
Volkswagen Tiguan

Sus dimensiones le aproximan a un Toyota RAV-4 pero en Volkswagen dicen que, además, su nuevo Tiguan será un rival de consideración con el BMW X3 aunque es algo más grande. También sitúan a su nuevo Tiguan como un competidor más dentro del mundo de los vehículos monovolumen de tamaño mediano, incluyendo a su Volkswagen Touran.

Y es que el Tiguan, como el resto de los modelos de su segmento en torno a los 4,5/4,60 metros, puede jugar a dos o tres bandas y ser un rival tanto de un monovolumen como de una berlina familiar y, por supuesto, del resto de los todo-camino, presentes y futuros.

El interior del Tiguan se puede decir que es “un viejo conocido” ya que el salpicadero es el de un Golf Plus con los cuatro aireadores redondos ubicados en el centro rodeando al equipo de sonido. Cuadro de instrumentación, volante, palanca… todo es idéntico a lo que lleva la familia Plus del Golf excepto la presencia del freno de mano eléctrico que incluye un botón denominado Auto Hold que si está activado pone el freno de mano cada vez que nos paramos, una solución cómoda que nos permite no tener el pie en el freno cada vez que estamos detenidos en un semáforo, por ejemplo y que, además, sirve de ayudante de arranque en cuesta ya que cuando aceleramos el freno de mano se quita automáticamente.

Los asientos son cómodos, el respaldo del acompañante se puede plegar con lo que se pueden llevar objetos de hasta 2,5 metros de largo en el interior. Los asientos traseros se pueden mover longitudinalmente 16 mm con lo que se puede dar mayor capacidad al maletero o más espacio para las piernas, dependiendo de cada necesidad momentánea. Los asientos se pliegan de forma asimétrica 60/40 y el maletero dispone de unas formas muy regulares aunque su capacidad sólo anuncia 395 litros con rueda de repuesto y 470 litros sin ella y con un kit antipinchazos.

La gama Tiguan se comercializará con tres acabados: Tiguan, Sport y +Motion contando con un buen número de elementos de serie desde la versión básica como el ESP, el climatizador, el equipo de sonido y el ABS. Los precios no están definidos todavía ya que faltan algo más de tres meses para que empiece su venta –aunque ya se admiten pedidos de la versión TDI 140 CV-. Como adelanto la marca ha anunciado unos precios orientativos de esta versión que rondan los 33.500 euros para la versión más básica y de 37.900 para la dotada de acabado +Motion y caja de cambios automática Tiptronic.

El Tiguan llegará a nuestro mercado el próximo mes de enero y en un principio estará disponible con sólo dos motores: un 1.4 TSi de gasolina con tecnología “twin charger”, es decir lleva compresor y turbo y un turbodiesel de 2 litros de cilindrada. El primero de ellos es conocido en la gama del Volkswagen Golf sólo que en esa ocasión la potencia máxima que anuncia es de 150 CV -140 en el Golf- ya que se han realizado algunas modificaciones en su gestión electrónica. El turbodiesel mantiene su potencia habitual de 140 CV.

Más adelante, la gama se ampliará con la incorporación de dos motores de gasolina, ambos con una cilindrada de 2 litros, con 170 y 200 CV –éste último es el mismo que lleva el Golf GTi y el otro es una derivación de éste- y un TDI de 170 CV de potencia. Como puede verse, la gama del Volkswagen Tiguan sólo dispondrá de motores de inyección directa y con turbocompresor. En la marca anuncian que sus TDI cumplen la normativa anticontaminación Euro5 que no entrará en vigor hasta el año 2009 con lo que se adelantan en busca de reducir lo más posible la contaminación de sus coches.

Sus dimensiones le aproximan a un Toyota RAV-4 pero en Volkswagen dicen que, además, su nuevo Tiguan será un rival de consideración con el BMW X3 aunque es algo más grande. También sitúan a su nuevo Tiguan como un competidor más dentro del mundo de los vehículos monovolumen de tamaño mediano, incluyendo a su Volkswagen Touran.

Y es que el Tiguan, como el resto de los modelos de su segmento en torno a los 4,5/4,60 metros, puede jugar a dos o tres bandas y ser un rival tanto de un monovolumen como de una berlina familiar y, por supuesto, del resto de los todo-camino, presentes y futuros.

El interior del Tiguan se puede decir que es “un viejo conocido” ya que el salpicadero es el de un Golf Plus con los cuatro aireadores redondos ubicados en el centro rodeando al equipo de sonido. Cuadro de instrumentación, volante, palanca… todo es idéntico a lo que lleva la familia Plus del Golf excepto la presencia del freno de mano eléctrico que incluye un botón denominado Auto Hold que si está activado pone el freno de mano cada vez que nos paramos, una solución cómoda que nos permite no tener el pie en el freno cada vez que estamos detenidos en un semáforo, por ejemplo y que, además, sirve de ayudante de arranque en cuesta ya que cuando aceleramos el freno de mano se quita automáticamente.

Los asientos son cómodos, el respaldo del acompañante se puede plegar con lo que se pueden llevar objetos de hasta 2,5 metros de largo en el interior. Los asientos traseros se pueden mover longitudinalmente 16 mm con lo que se puede dar mayor capacidad al maletero o más espacio para las piernas, dependiendo de cada necesidad momentánea. Los asientos se pliegan de forma asimétrica 60/40 y el maletero dispone de unas formas muy regulares aunque su capacidad sólo anuncia 395 litros con rueda de repuesto y 470 litros sin ella y con un kit antipinchazos.

La gama Tiguan se comercializará con tres acabados: Tiguan, Sport y +Motion contando con un buen número de elementos de serie desde la versión básica como el ESP, el climatizador, el equipo de sonido y el ABS. Los precios no están definidos todavía ya que faltan algo más de tres meses para que empiece su venta –aunque ya se admiten pedidos de la versión TDI 140 CV-. Como adelanto la marca ha anunciado unos precios orientativos de esta versión que rondan los 33.500 euros para la versión más básica y de 37.900 para la dotada de acabado +Motion y caja de cambios automática Tiptronic.

El Tiguan llegará a nuestro mercado el próximo mes de enero y en un principio estará disponible con sólo dos motores: un 1.4 TSi de gasolina con tecnología “twin charger”, es decir lleva compresor y turbo y un turbodiesel de 2 litros de cilindrada. El primero de ellos es conocido en la gama del Volkswagen Golf sólo que en esa ocasión la potencia máxima que anuncia es de 150 CV -140 en el Golf- ya que se han realizado algunas modificaciones en su gestión electrónica. El turbodiesel mantiene su potencia habitual de 140 CV.

Más adelante, la gama se ampliará con la incorporación de dos motores de gasolina, ambos con una cilindrada de 2 litros, con 170 y 200 CV –éste último es el mismo que lleva el Golf GTi y el otro es una derivación de éste- y un TDI de 170 CV de potencia. Como puede verse, la gama del Volkswagen Tiguan sólo dispondrá de motores de inyección directa y con turbocompresor. En la marca anuncian que sus TDI cumplen la normativa anticontaminación Euro5 que no entrará en vigor hasta el año 2009 con lo que se adelantan en busca de reducir lo más posible la contaminación de sus coches.

Sus dimensiones le aproximan a un Toyota RAV-4 pero en Volkswagen dicen que, además, su nuevo Tiguan será un rival de consideración con el BMW X3 aunque es algo más grande. También sitúan a su nuevo Tiguan como un competidor más dentro del mundo de los vehículos monovolumen de tamaño mediano, incluyendo a su Volkswagen Touran.

Y es que el Tiguan, como el resto de los modelos de su segmento en torno a los 4,5/4,60 metros, puede jugar a dos o tres bandas y ser un rival tanto de un monovolumen como de una berlina familiar y, por supuesto, del resto de los todo-camino, presentes y futuros.

El interior del Tiguan se puede decir que es “un viejo conocido” ya que el salpicadero es el de un Golf Plus con los cuatro aireadores redondos ubicados en el centro rodeando al equipo de sonido. Cuadro de instrumentación, volante, palanca… todo es idéntico a lo que lleva la familia Plus del Golf excepto la presencia del freno de mano eléctrico que incluye un botón denominado Auto Hold que si está activado pone el freno de mano cada vez que nos paramos, una solución cómoda que nos permite no tener el pie en el freno cada vez que estamos detenidos en un semáforo, por ejemplo y que, además, sirve de ayudante de arranque en cuesta ya que cuando aceleramos el freno de mano se quita automáticamente.

Los asientos son cómodos, el respaldo del acompañante se puede plegar con lo que se pueden llevar objetos de hasta 2,5 metros de largo en el interior. Los asientos traseros se pueden mover longitudinalmente 16 mm con lo que se puede dar mayor capacidad al maletero o más espacio para las piernas, dependiendo de cada necesidad momentánea. Los asientos se pliegan de forma asimétrica 60/40 y el maletero dispone de unas formas muy regulares aunque su capacidad sólo anuncia 395 litros con rueda de repuesto y 470 litros sin ella y con un kit antipinchazos.

La gama Tiguan se comercializará con tres acabados: Tiguan, Sport y +Motion contando con un buen número de elementos de serie desde la versión básica como el ESP, el climatizador, el equipo de sonido y el ABS. Los precios no están definidos todavía ya que faltan algo más de tres meses para que empiece su venta –aunque ya se admiten pedidos de la versión TDI 140 CV-. Como adelanto la marca ha anunciado unos precios orientativos de esta versión que rondan los 33.500 euros para la versión más básica y de 37.900 para la dotada de acabado +Motion y caja de cambios automática Tiptronic.

El Tiguan llegará a nuestro mercado el próximo mes de enero y en un principio estará disponible con sólo dos motores: un 1.4 TSi de gasolina con tecnología “twin charger”, es decir lleva compresor y turbo y un turbodiesel de 2 litros de cilindrada. El primero de ellos es conocido en la gama del Volkswagen Golf sólo que en esa ocasión la potencia máxima que anuncia es de 150 CV -140 en el Golf- ya que se han realizado algunas modificaciones en su gestión electrónica. El turbodiesel mantiene su potencia habitual de 140 CV.

Más adelante, la gama se ampliará con la incorporación de dos motores de gasolina, ambos con una cilindrada de 2 litros, con 170 y 200 CV –éste último es el mismo que lleva el Golf GTi y el otro es una derivación de éste- y un TDI de 170 CV de potencia. Como puede verse, la gama del Volkswagen Tiguan sólo dispondrá de motores de inyección directa y con turbocompresor. En la marca anuncian que sus TDI cumplen la normativa anticontaminación Euro5 que no entrará en vigor hasta el año 2009 con lo que se adelantan en busca de reducir lo más posible la contaminación de sus coches.

Sus dimensiones le aproximan a un Toyota RAV-4 pero en Volkswagen dicen que, además, su nuevo Tiguan será un rival de consideración con el BMW X3 aunque es algo más grande. También sitúan a su nuevo Tiguan como un competidor más dentro del mundo de los vehículos monovolumen de tamaño mediano, incluyendo a su Volkswagen Touran.

Y es que el Tiguan, como el resto de los modelos de su segmento en torno a los 4,5/4,60 metros, puede jugar a dos o tres bandas y ser un rival tanto de un monovolumen como de una berlina familiar y, por supuesto, del resto de los todo-camino, presentes y futuros.

El interior del Tiguan se puede decir que es “un viejo conocido” ya que el salpicadero es el de un Golf Plus con los cuatro aireadores redondos ubicados en el centro rodeando al equipo de sonido. Cuadro de instrumentación, volante, palanca… todo es idéntico a lo que lleva la familia Plus del Golf excepto la presencia del freno de mano eléctrico que incluye un botón denominado Auto Hold que si está activado pone el freno de mano cada vez que nos paramos, una solución cómoda que nos permite no tener el pie en el freno cada vez que estamos detenidos en un semáforo, por ejemplo y que, además, sirve de ayudante de arranque en cuesta ya que cuando aceleramos el freno de mano se quita automáticamente.

Los asientos son cómodos, el respaldo del acompañante se puede plegar con lo que se pueden llevar objetos de hasta 2,5 metros de largo en el interior. Los asientos traseros se pueden mover longitudinalmente 16 mm con lo que se puede dar mayor capacidad al maletero o más espacio para las piernas, dependiendo de cada necesidad momentánea. Los asientos se pliegan de forma asimétrica 60/40 y el maletero dispone de unas formas muy regulares aunque su capacidad sólo anuncia 395 litros con rueda de repuesto y 470 litros sin ella y con un kit antipinchazos.

La gama Tiguan se comercializará con tres acabados: Tiguan, Sport y +Motion contando con un buen número de elementos de serie desde la versión básica como el ESP, el climatizador, el equipo de sonido y el ABS. Los precios no están definidos todavía ya que faltan algo más de tres meses para que empiece su venta –aunque ya se admiten pedidos de la versión TDI 140 CV-. Como adelanto la marca ha anunciado unos precios orientativos de esta versión que rondan los 33.500 euros para la versión más básica y de 37.900 para la dotada de acabado +Motion y caja de cambios automática Tiptronic.

El Tiguan llegará a nuestro mercado el próximo mes de enero y en un principio estará disponible con sólo dos motores: un 1.4 TSi de gasolina con tecnología “twin charger”, es decir lleva compresor y turbo y un turbodiesel de 2 litros de cilindrada. El primero de ellos es conocido en la gama del Volkswagen Golf sólo que en esa ocasión la potencia máxima que anuncia es de 150 CV -140 en el Golf- ya que se han realizado algunas modificaciones en su gestión electrónica. El turbodiesel mantiene su potencia habitual de 140 CV.

Más adelante, la gama se ampliará con la incorporación de dos motores de gasolina, ambos con una cilindrada de 2 litros, con 170 y 200 CV –éste último es el mismo que lleva el Golf GTi y el otro es una derivación de éste- y un TDI de 170 CV de potencia. Como puede verse, la gama del Volkswagen Tiguan sólo dispondrá de motores de inyección directa y con turbocompresor. En la marca anuncian que sus TDI cumplen la normativa anticontaminación Euro5 que no entrará en vigor hasta el año 2009 con lo que se adelantan en busca de reducir lo más posible la contaminación de sus coches.

Sus dimensiones le aproximan a un Toyota RAV-4 pero en Volkswagen dicen que, además, su nuevo Tiguan será un rival de consideración con el BMW X3 aunque es algo más grande. También sitúan a su nuevo Tiguan como un competidor más dentro del mundo de los vehículos monovolumen de tamaño mediano, incluyendo a su Volkswagen Touran.

Y es que el Tiguan, como el resto de los modelos de su segmento en torno a los 4,5/4,60 metros, puede jugar a dos o tres bandas y ser un rival tanto de un monovolumen como de una berlina familiar y, por supuesto, del resto de los todo-camino, presentes y futuros.

El interior del Tiguan se puede decir que es “un viejo conocido” ya que el salpicadero es el de un Golf Plus con los cuatro aireadores redondos ubicados en el centro rodeando al equipo de sonido. Cuadro de instrumentación, volante, palanca… todo es idéntico a lo que lleva la familia Plus del Golf excepto la presencia del freno de mano eléctrico que incluye un botón denominado Auto Hold que si está activado pone el freno de mano cada vez que nos paramos, una solución cómoda que nos permite no tener el pie en el freno cada vez que estamos detenidos en un semáforo, por ejemplo y que, además, sirve de ayudante de arranque en cuesta ya que cuando aceleramos el freno de mano se quita automáticamente.

Los asientos son cómodos, el respaldo del acompañante se puede plegar con lo que se pueden llevar objetos de hasta 2,5 metros de largo en el interior. Los asientos traseros se pueden mover longitudinalmente 16 mm con lo que se puede dar mayor capacidad al maletero o más espacio para las piernas, dependiendo de cada necesidad momentánea. Los asientos se pliegan de forma asimétrica 60/40 y el maletero dispone de unas formas muy regulares aunque su capacidad sólo anuncia 395 litros con rueda de repuesto y 470 litros sin ella y con un kit antipinchazos.

La gama Tiguan se comercializará con tres acabados: Tiguan, Sport y +Motion contando con un buen número de elementos de serie desde la versión básica como el ESP, el climatizador, el equipo de sonido y el ABS. Los precios no están definidos todavía ya que faltan algo más de tres meses para que empiece su venta –aunque ya se admiten pedidos de la versión TDI 140 CV-. Como adelanto la marca ha anunciado unos precios orientativos de esta versión que rondan los 33.500 euros para la versión más básica y de 37.900 para la dotada de acabado +Motion y caja de cambios automática Tiptronic.

El Tiguan llegará a nuestro mercado el próximo mes de enero y en un principio estará disponible con sólo dos motores: un 1.4 TSi de gasolina con tecnología “twin charger”, es decir lleva compresor y turbo y un turbodiesel de 2 litros de cilindrada. El primero de ellos es conocido en la gama del Volkswagen Golf sólo que en esa ocasión la potencia máxima que anuncia es de 150 CV -140 en el Golf- ya que se han realizado algunas modificaciones en su gestión electrónica. El turbodiesel mantiene su potencia habitual de 140 CV.

Más adelante, la gama se ampliará con la incorporación de dos motores de gasolina, ambos con una cilindrada de 2 litros, con 170 y 200 CV –éste último es el mismo que lleva el Golf GTi y el otro es una derivación de éste- y un TDI de 170 CV de potencia. Como puede verse, la gama del Volkswagen Tiguan sólo dispondrá de motores de inyección directa y con turbocompresor. En la marca anuncian que sus TDI cumplen la normativa anticontaminación Euro5 que no entrará en vigor hasta el año 2009 con lo que se adelantan en busca de reducir lo más posible la contaminación de sus coches.

Sus dimensiones le aproximan a un Toyota RAV-4 pero en Volkswagen dicen que, además, su nuevo Tiguan será un rival de consideración con el BMW X3 aunque es algo más grande. También sitúan a su nuevo Tiguan como un competidor más dentro del mundo de los vehículos monovolumen de tamaño mediano, incluyendo a su Volkswagen Touran.

Y es que el Tiguan, como el resto de los modelos de su segmento en torno a los 4,5/4,60 metros, puede jugar a dos o tres bandas y ser un rival tanto de un monovolumen como de una berlina familiar y, por supuesto, del resto de los todo-camino, presentes y futuros.

El interior del Tiguan se puede decir que es “un viejo conocido” ya que el salpicadero es el de un Golf Plus con los cuatro aireadores redondos ubicados en el centro rodeando al equipo de sonido. Cuadro de instrumentación, volante, palanca… todo es idéntico a lo que lleva la familia Plus del Golf excepto la presencia del freno de mano eléctrico que incluye un botón denominado Auto Hold que si está activado pone el freno de mano cada vez que nos paramos, una solución cómoda que nos permite no tener el pie en el freno cada vez que estamos detenidos en un semáforo, por ejemplo y que, además, sirve de ayudante de arranque en cuesta ya que cuando aceleramos el freno de mano se quita automáticamente.

Los asientos son cómodos, el respaldo del acompañante se puede plegar con lo que se pueden llevar objetos de hasta 2,5 metros de largo en el interior. Los asientos traseros se pueden mover longitudinalmente 16 mm con lo que se puede dar mayor capacidad al maletero o más espacio para las piernas, dependiendo de cada necesidad momentánea. Los asientos se pliegan de forma asimétrica 60/40 y el maletero dispone de unas formas muy regulares aunque su capacidad sólo anuncia 395 litros con rueda de repuesto y 470 litros sin ella y con un kit antipinchazos.

La gama Tiguan se comercializará con tres acabados: Tiguan, Sport y +Motion contando con un buen número de elementos de serie desde la versión básica como el ESP, el climatizador, el equipo de sonido y el ABS. Los precios no están definidos todavía ya que faltan algo más de tres meses para que empiece su venta –aunque ya se admiten pedidos de la versión TDI 140 CV-. Como adelanto la marca ha anunciado unos precios orientativos de esta versión que rondan los 33.500 euros para la versión más básica y de 37.900 para la dotada de acabado +Motion y caja de cambios automática Tiptronic.

El Tiguan llegará a nuestro mercado el próximo mes de enero y en un principio estará disponible con sólo dos motores: un 1.4 TSi de gasolina con tecnología “twin charger”, es decir lleva compresor y turbo y un turbodiesel de 2 litros de cilindrada. El primero de ellos es conocido en la gama del Volkswagen Golf sólo que en esa ocasión la potencia máxima que anuncia es de 150 CV -140 en el Golf- ya que se han realizado algunas modificaciones en su gestión electrónica. El turbodiesel mantiene su potencia habitual de 140 CV.

Más adelante, la gama se ampliará con la incorporación de dos motores de gasolina, ambos con una cilindrada de 2 litros, con 170 y 200 CV –éste último es el mismo que lleva el Golf GTi y el otro es una derivación de éste- y un TDI de 170 CV de potencia. Como puede verse, la gama del Volkswagen Tiguan sólo dispondrá de motores de inyección directa y con turbocompresor. En la marca anuncian que sus TDI cumplen la normativa anticontaminación Euro5 que no entrará en vigor hasta el año 2009 con lo que se adelantan en busca de reducir lo más posible la contaminación de sus coches.

Sus dimensiones le aproximan a un Toyota RAV-4 pero en Volkswagen dicen que, además, su nuevo Tiguan será un rival de consideración con el BMW X3 aunque es algo más grande. También sitúan a su nuevo Tiguan como un competidor más dentro del mundo de los vehículos monovolumen de tamaño mediano, incluyendo a su Volkswagen Touran.

Y es que el Tiguan, como el resto de los modelos de su segmento en torno a los 4,5/4,60 metros, puede jugar a dos o tres bandas y ser un rival tanto de un monovolumen como de una berlina familiar y, por supuesto, del resto de los todo-camino, presentes y futuros.

El interior del Tiguan se puede decir que es “un viejo conocido” ya que el salpicadero es el de un Golf Plus con los cuatro aireadores redondos ubicados en el centro rodeando al equipo de sonido. Cuadro de instrumentación, volante, palanca… todo es idéntico a lo que lleva la familia Plus del Golf excepto la presencia del freno de mano eléctrico que incluye un botón denominado Auto Hold que si está activado pone el freno de mano cada vez que nos paramos, una solución cómoda que nos permite no tener el pie en el freno cada vez que estamos detenidos en un semáforo, por ejemplo y que, además, sirve de ayudante de arranque en cuesta ya que cuando aceleramos el freno de mano se quita automáticamente.

Los asientos son cómodos, el respaldo del acompañante se puede plegar con lo que se pueden llevar objetos de hasta 2,5 metros de largo en el interior. Los asientos traseros se pueden mover longitudinalmente 16 mm con lo que se puede dar mayor capacidad al maletero o más espacio para las piernas, dependiendo de cada necesidad momentánea. Los asientos se pliegan de forma asimétrica 60/40 y el maletero dispone de unas formas muy regulares aunque su capacidad sólo anuncia 395 litros con rueda de repuesto y 470 litros sin ella y con un kit antipinchazos.

La gama Tiguan se comercializará con tres acabados: Tiguan, Sport y +Motion contando con un buen número de elementos de serie desde la versión básica como el ESP, el climatizador, el equipo de sonido y el ABS. Los precios no están definidos todavía ya que faltan algo más de tres meses para que empiece su venta –aunque ya se admiten pedidos de la versión TDI 140 CV-. Como adelanto la marca ha anunciado unos precios orientativos de esta versión que rondan los 33.500 euros para la versión más básica y de 37.900 para la dotada de acabado +Motion y caja de cambios automática Tiptronic.

El Tiguan llegará a nuestro mercado el próximo mes de enero y en un principio estará disponible con sólo dos motores: un 1.4 TSi de gasolina con tecnología “twin charger”, es decir lleva compresor y turbo y un turbodiesel de 2 litros de cilindrada. El primero de ellos es conocido en la gama del Volkswagen Golf sólo que en esa ocasión la potencia máxima que anuncia es de 150 CV -140 en el Golf- ya que se han realizado algunas modificaciones en su gestión electrónica. El turbodiesel mantiene su potencia habitual de 140 CV.

Más adelante, la gama se ampliará con la incorporación de dos motores de gasolina, ambos con una cilindrada de 2 litros, con 170 y 200 CV –éste último es el mismo que lleva el Golf GTi y el otro es una derivación de éste- y un TDI de 170 CV de potencia. Como puede verse, la gama del Volkswagen Tiguan sólo dispondrá de motores de inyección directa y con turbocompresor. En la marca anuncian que sus TDI cumplen la normativa anticontaminación Euro5 que no entrará en vigor hasta el año 2009 con lo que se adelantan en busca de reducir lo más posible la contaminación de sus coches.

Sus dimensiones le aproximan a un Toyota RAV-4 pero en Volkswagen dicen que, además, su nuevo Tiguan será un rival de consideración con el BMW X3 aunque es algo más grande. También sitúan a su nuevo Tiguan como un competidor más dentro del mundo de los vehículos monovolumen de tamaño mediano, incluyendo a su Volkswagen Touran.

Y es que el Tiguan, como el resto de los modelos de su segmento en torno a los 4,5/4,60 metros, puede jugar a dos o tres bandas y ser un rival tanto de un monovolumen como de una berlina familiar y, por supuesto, del resto de los todo-camino, presentes y futuros.

El interior del Tiguan se puede decir que es “un viejo conocido” ya que el salpicadero es el de un Golf Plus con los cuatro aireadores redondos ubicados en el centro rodeando al equipo de sonido. Cuadro de instrumentación, volante, palanca… todo es idéntico a lo que lleva la familia Plus del Golf excepto la presencia del freno de mano eléctrico que incluye un botón denominado Auto Hold que si está activado pone el freno de mano cada vez que nos paramos, una solución cómoda que nos permite no tener el pie en el freno cada vez que estamos detenidos en un semáforo, por ejemplo y que, además, sirve de ayudante de arranque en cuesta ya que cuando aceleramos el freno de mano se quita automáticamente.

Los asientos son cómodos, el respaldo del acompañante se puede plegar con lo que se pueden llevar objetos de hasta 2,5 metros de largo en el interior. Los asientos traseros se pueden mover longitudinalmente 16 mm con lo que se puede dar mayor capacidad al maletero o más espacio para las piernas, dependiendo de cada necesidad momentánea. Los asientos se pliegan de forma asimétrica 60/40 y el maletero dispone de unas formas muy regulares aunque su capacidad sólo anuncia 395 litros con rueda de repuesto y 470 litros sin ella y con un kit antipinchazos.

La gama Tiguan se comercializará con tres acabados: Tiguan, Sport y +Motion contando con un buen número de elementos de serie desde la versión básica como el ESP, el climatizador, el equipo de sonido y el ABS. Los precios no están definidos todavía ya que faltan algo más de tres meses para que empiece su venta –aunque ya se admiten pedidos de la versión TDI 140 CV-. Como adelanto la marca ha anunciado unos precios orientativos de esta versión que rondan los 33.500 euros para la versión más básica y de 37.900 para la dotada de acabado +Motion y caja de cambios automática Tiptronic.

El Tiguan llegará a nuestro mercado el próximo mes de enero y en un principio estará disponible con sólo dos motores: un 1.4 TSi de gasolina con tecnología “twin charger”, es decir lleva compresor y turbo y un turbodiesel de 2 litros de cilindrada. El primero de ellos es conocido en la gama del Volkswagen Golf sólo que en esa ocasión la potencia máxima que anuncia es de 150 CV -140 en el Golf- ya que se han realizado algunas modificaciones en su gestión electrónica. El turbodiesel mantiene su potencia habitual de 140 CV.

Más adelante, la gama se ampliará con la incorporación de dos motores de gasolina, ambos con una cilindrada de 2 litros, con 170 y 200 CV –éste último es el mismo que lleva el Golf GTi y el otro es una derivación de éste- y un TDI de 170 CV de potencia. Como puede verse, la gama del Volkswagen Tiguan sólo dispondrá de motores de inyección directa y con turbocompresor. En la marca anuncian que sus TDI cumplen la normativa anticontaminación Euro5 que no entrará en vigor hasta el año 2009 con lo que se adelantan en busca de reducir lo más posible la contaminación de sus coches.

Galería relacionada

VW Tiguan: interiores