Volkswagen Sharan 1.9 TDI 130 CV

La versión Diesel del Sharan ha recibido un motor de 130 CV que amplía la gama y le permite desenvolverse sin complejos en cualquier trazado. Si en carreteras de montaña ya muestra una agilidad razonable, su aplomo y buen comportamiento le hace merecedor de un notable alto en autopistas. Nos vamos de viaje.
-
Volkswagen Sharan 1.9 TDI 130 CV
Volkswagen Sharan 1.9 TDI 130 CV

Es uno de los rivales más grandes del Sharan y ofrece un habitáculo más ancho que el del modelo alemán. Sin embargo, las soluciones que se han aplicado en el interior lo hacen poco versátil: las dos primeras filas de asientos pueden albergar a cuatro pasajeros, dejando tres plazas en la banqueta posterior, lo que se “come” parte del espacio que podría aprovecharse para el maletero.

Por 1.130 euros más de lo que cuesta el Sharan podemos obtener el C8, un monovolumen con una cilindrada mayor que la de su rival germano, la misma potencia oficial y prestaciones muy similares. Sin embargo, sus acabados ofrecen una menor calidad visual; eso sí, su interior, además de ser más espacioso, cuenta con un diseño bastante más llamativo.

Se trata del modelo más alto de la gama Ulysse y, aun así, resulta ligeramente más barato que el Sharan. Cuenta con menos caballos y una cilindrada mayor, lo que, al contrario de lo que pudiera parecer, no repercute de forma positiva en los consumos. Sin embargo, es algo más largo que el Volkswagen y su interior puede llegar a ser muy versátil, por lo que la decisión será difícil.

Estamos ante uno de los “primos hermanos” del Sharan, pues comparten la plataforma, el motor y la carrocería. El interior del Ford, sin embargo, es menos espartano, un detalle que puede resultarle favorable a la hora de tomar una decisión entre dos vehículos tan similares.

Cuesta 4.500 euros menos que el modelo de Volkswagen, su motor es más potente y posee unas mayores dimensiones (4,90 m de largo, 1,90 de ancho y 1,81 de alto) que no penalizan los consumos ni las prestaciones, lo que lo convierte en uno de los mayores rivales del Sharan. El “contra” está en una mecánica de comportamiento menos agradable (es más ruidosa y algo más áspera en sus reacciones) y en un diseño más antiguo.

El 807 comparte casi todos sus elementos con el Ulysse y el C8 –se puede afirmar que son, prácticamente, el mismo modelo- y cuenta con ESP de serie, un “extra” por el que puede merecer la pena pagar los 1.100 euros de diferencia respecto al Sharan.

Con el Espace obtendremos un diseño exterior más vanguardista que el del modelo de Volkswagen, unas prestaciones similares (esta versión cuenta con 150 CV, lo que supera los 130 oficiales del Sharan e, incluso, los 147 que arrojan las mediciones del Centro Técnico) y un precio calcado. Por 3.000 euros más podremos hacernos con el escalón inmediatamente superior en la gama, el Gran Espace, con la misma potencia y un habitáculo de mayores dimensiones.

El otro modelo que calca la plataforma y la mecánica del Sharan es el Alhambra. La ventaja para el modelo de Seat reside en su precio, pues es casi 1.500 euros más barato que el VW y ofrece el ESP de serie.

Es uno de los rivales más grandes del Sharan y ofrece un habitáculo más ancho que el del modelo alemán. Sin embargo, las soluciones que se han aplicado en el interior lo hacen poco versátil: las dos primeras filas de asientos pueden albergar a cuatro pasajeros, dejando tres plazas en la banqueta posterior, lo que se “come” parte del espacio que podría aprovecharse para el maletero.

Por 1.130 euros más de lo que cuesta el Sharan podemos obtener el C8, un monovolumen con una cilindrada mayor que la de su rival germano, la misma potencia oficial y prestaciones muy similares. Sin embargo, sus acabados ofrecen una menor calidad visual; eso sí, su interior, además de ser más espacioso, cuenta con un diseño bastante más llamativo.

Se trata del modelo más alto de la gama Ulysse y, aun así, resulta ligeramente más barato que el Sharan. Cuenta con menos caballos y una cilindrada mayor, lo que, al contrario de lo que pudiera parecer, no repercute de forma positiva en los consumos. Sin embargo, es algo más largo que el Volkswagen y su interior puede llegar a ser muy versátil, por lo que la decisión será difícil.

Estamos ante uno de los “primos hermanos” del Sharan, pues comparten la plataforma, el motor y la carrocería. El interior del Ford, sin embargo, es menos espartano, un detalle que puede resultarle favorable a la hora de tomar una decisión entre dos vehículos tan similares.

Cuesta 4.500 euros menos que el modelo de Volkswagen, su motor es más potente y posee unas mayores dimensiones (4,90 m de largo, 1,90 de ancho y 1,81 de alto) que no penalizan los consumos ni las prestaciones, lo que lo convierte en uno de los mayores rivales del Sharan. El “contra” está en una mecánica de comportamiento menos agradable (es más ruidosa y algo más áspera en sus reacciones) y en un diseño más antiguo.

El 807 comparte casi todos sus elementos con el Ulysse y el C8 –se puede afirmar que son, prácticamente, el mismo modelo- y cuenta con ESP de serie, un “extra” por el que puede merecer la pena pagar los 1.100 euros de diferencia respecto al Sharan.

Con el Espace obtendremos un diseño exterior más vanguardista que el del modelo de Volkswagen, unas prestaciones similares (esta versión cuenta con 150 CV, lo que supera los 130 oficiales del Sharan e, incluso, los 147 que arrojan las mediciones del Centro Técnico) y un precio calcado. Por 3.000 euros más podremos hacernos con el escalón inmediatamente superior en la gama, el Gran Espace, con la misma potencia y un habitáculo de mayores dimensiones.

El otro modelo que calca la plataforma y la mecánica del Sharan es el Alhambra. La ventaja para el modelo de Seat reside en su precio, pues es casi 1.500 euros más barato que el VW y ofrece el ESP de serie.

Es uno de los rivales más grandes del Sharan y ofrece un habitáculo más ancho que el del modelo alemán. Sin embargo, las soluciones que se han aplicado en el interior lo hacen poco versátil: las dos primeras filas de asientos pueden albergar a cuatro pasajeros, dejando tres plazas en la banqueta posterior, lo que se “come” parte del espacio que podría aprovecharse para el maletero.

Por 1.130 euros más de lo que cuesta el Sharan podemos obtener el C8, un monovolumen con una cilindrada mayor que la de su rival germano, la misma potencia oficial y prestaciones muy similares. Sin embargo, sus acabados ofrecen una menor calidad visual; eso sí, su interior, además de ser más espacioso, cuenta con un diseño bastante más llamativo.

Se trata del modelo más alto de la gama Ulysse y, aun así, resulta ligeramente más barato que el Sharan. Cuenta con menos caballos y una cilindrada mayor, lo que, al contrario de lo que pudiera parecer, no repercute de forma positiva en los consumos. Sin embargo, es algo más largo que el Volkswagen y su interior puede llegar a ser muy versátil, por lo que la decisión será difícil.

Estamos ante uno de los “primos hermanos” del Sharan, pues comparten la plataforma, el motor y la carrocería. El interior del Ford, sin embargo, es menos espartano, un detalle que puede resultarle favorable a la hora de tomar una decisión entre dos vehículos tan similares.

Cuesta 4.500 euros menos que el modelo de Volkswagen, su motor es más potente y posee unas mayores dimensiones (4,90 m de largo, 1,90 de ancho y 1,81 de alto) que no penalizan los consumos ni las prestaciones, lo que lo convierte en uno de los mayores rivales del Sharan. El “contra” está en una mecánica de comportamiento menos agradable (es más ruidosa y algo más áspera en sus reacciones) y en un diseño más antiguo.

El 807 comparte casi todos sus elementos con el Ulysse y el C8 –se puede afirmar que son, prácticamente, el mismo modelo- y cuenta con ESP de serie, un “extra” por el que puede merecer la pena pagar los 1.100 euros de diferencia respecto al Sharan.

Con el Espace obtendremos un diseño exterior más vanguardista que el del modelo de Volkswagen, unas prestaciones similares (esta versión cuenta con 150 CV, lo que supera los 130 oficiales del Sharan e, incluso, los 147 que arrojan las mediciones del Centro Técnico) y un precio calcado. Por 3.000 euros más podremos hacernos con el escalón inmediatamente superior en la gama, el Gran Espace, con la misma potencia y un habitáculo de mayores dimensiones.

El otro modelo que calca la plataforma y la mecánica del Sharan es el Alhambra. La ventaja para el modelo de Seat reside en su precio, pues es casi 1.500 euros más barato que el VW y ofrece el ESP de serie.

Es uno de los rivales más grandes del Sharan y ofrece un habitáculo más ancho que el del modelo alemán. Sin embargo, las soluciones que se han aplicado en el interior lo hacen poco versátil: las dos primeras filas de asientos pueden albergar a cuatro pasajeros, dejando tres plazas en la banqueta posterior, lo que se “come” parte del espacio que podría aprovecharse para el maletero.

Por 1.130 euros más de lo que cuesta el Sharan podemos obtener el C8, un monovolumen con una cilindrada mayor que la de su rival germano, la misma potencia oficial y prestaciones muy similares. Sin embargo, sus acabados ofrecen una menor calidad visual; eso sí, su interior, además de ser más espacioso, cuenta con un diseño bastante más llamativo.

Se trata del modelo más alto de la gama Ulysse y, aun así, resulta ligeramente más barato que el Sharan. Cuenta con menos caballos y una cilindrada mayor, lo que, al contrario de lo que pudiera parecer, no repercute de forma positiva en los consumos. Sin embargo, es algo más largo que el Volkswagen y su interior puede llegar a ser muy versátil, por lo que la decisión será difícil.

Estamos ante uno de los “primos hermanos” del Sharan, pues comparten la plataforma, el motor y la carrocería. El interior del Ford, sin embargo, es menos espartano, un detalle que puede resultarle favorable a la hora de tomar una decisión entre dos vehículos tan similares.

Cuesta 4.500 euros menos que el modelo de Volkswagen, su motor es más potente y posee unas mayores dimensiones (4,90 m de largo, 1,90 de ancho y 1,81 de alto) que no penalizan los consumos ni las prestaciones, lo que lo convierte en uno de los mayores rivales del Sharan. El “contra” está en una mecánica de comportamiento menos agradable (es más ruidosa y algo más áspera en sus reacciones) y en un diseño más antiguo.

El 807 comparte casi todos sus elementos con el Ulysse y el C8 –se puede afirmar que son, prácticamente, el mismo modelo- y cuenta con ESP de serie, un “extra” por el que puede merecer la pena pagar los 1.100 euros de diferencia respecto al Sharan.

Con el Espace obtendremos un diseño exterior más vanguardista que el del modelo de Volkswagen, unas prestaciones similares (esta versión cuenta con 150 CV, lo que supera los 130 oficiales del Sharan e, incluso, los 147 que arrojan las mediciones del Centro Técnico) y un precio calcado. Por 3.000 euros más podremos hacernos con el escalón inmediatamente superior en la gama, el Gran Espace, con la misma potencia y un habitáculo de mayores dimensiones.

El otro modelo que calca la plataforma y la mecánica del Sharan es el Alhambra. La ventaja para el modelo de Seat reside en su precio, pues es casi 1.500 euros más barato que el VW y ofrece el ESP de serie.

Es uno de los rivales más grandes del Sharan y ofrece un habitáculo más ancho que el del modelo alemán. Sin embargo, las soluciones que se han aplicado en el interior lo hacen poco versátil: las dos primeras filas de asientos pueden albergar a cuatro pasajeros, dejando tres plazas en la banqueta posterior, lo que se “come” parte del espacio que podría aprovecharse para el maletero.

Por 1.130 euros más de lo que cuesta el Sharan podemos obtener el C8, un monovolumen con una cilindrada mayor que la de su rival germano, la misma potencia oficial y prestaciones muy similares. Sin embargo, sus acabados ofrecen una menor calidad visual; eso sí, su interior, además de ser más espacioso, cuenta con un diseño bastante más llamativo.

Se trata del modelo más alto de la gama Ulysse y, aun así, resulta ligeramente más barato que el Sharan. Cuenta con menos caballos y una cilindrada mayor, lo que, al contrario de lo que pudiera parecer, no repercute de forma positiva en los consumos. Sin embargo, es algo más largo que el Volkswagen y su interior puede llegar a ser muy versátil, por lo que la decisión será difícil.

Estamos ante uno de los “primos hermanos” del Sharan, pues comparten la plataforma, el motor y la carrocería. El interior del Ford, sin embargo, es menos espartano, un detalle que puede resultarle favorable a la hora de tomar una decisión entre dos vehículos tan similares.

Cuesta 4.500 euros menos que el modelo de Volkswagen, su motor es más potente y posee unas mayores dimensiones (4,90 m de largo, 1,90 de ancho y 1,81 de alto) que no penalizan los consumos ni las prestaciones, lo que lo convierte en uno de los mayores rivales del Sharan. El “contra” está en una mecánica de comportamiento menos agradable (es más ruidosa y algo más áspera en sus reacciones) y en un diseño más antiguo.

El 807 comparte casi todos sus elementos con el Ulysse y el C8 –se puede afirmar que son, prácticamente, el mismo modelo- y cuenta con ESP de serie, un “extra” por el que puede merecer la pena pagar los 1.100 euros de diferencia respecto al Sharan.

Con el Espace obtendremos un diseño exterior más vanguardista que el del modelo de Volkswagen, unas prestaciones similares (esta versión cuenta con 150 CV, lo que supera los 130 oficiales del Sharan e, incluso, los 147 que arrojan las mediciones del Centro Técnico) y un precio calcado. Por 3.000 euros más podremos hacernos con el escalón inmediatamente superior en la gama, el Gran Espace, con la misma potencia y un habitáculo de mayores dimensiones.

El otro modelo que calca la plataforma y la mecánica del Sharan es el Alhambra. La ventaja para el modelo de Seat reside en su precio, pues es casi 1.500 euros más barato que el VW y ofrece el ESP de serie.

Es uno de los rivales más grandes del Sharan y ofrece un habitáculo más ancho que el del modelo alemán. Sin embargo, las soluciones que se han aplicado en el interior lo hacen poco versátil: las dos primeras filas de asientos pueden albergar a cuatro pasajeros, dejando tres plazas en la banqueta posterior, lo que se “come” parte del espacio que podría aprovecharse para el maletero.

Por 1.130 euros más de lo que cuesta el Sharan podemos obtener el C8, un monovolumen con una cilindrada mayor que la de su rival germano, la misma potencia oficial y prestaciones muy similares. Sin embargo, sus acabados ofrecen una menor calidad visual; eso sí, su interior, además de ser más espacioso, cuenta con un diseño bastante más llamativo.

Se trata del modelo más alto de la gama Ulysse y, aun así, resulta ligeramente más barato que el Sharan. Cuenta con menos caballos y una cilindrada mayor, lo que, al contrario de lo que pudiera parecer, no repercute de forma positiva en los consumos. Sin embargo, es algo más largo que el Volkswagen y su interior puede llegar a ser muy versátil, por lo que la decisión será difícil.

Estamos ante uno de los “primos hermanos” del Sharan, pues comparten la plataforma, el motor y la carrocería. El interior del Ford, sin embargo, es menos espartano, un detalle que puede resultarle favorable a la hora de tomar una decisión entre dos vehículos tan similares.

Cuesta 4.500 euros menos que el modelo de Volkswagen, su motor es más potente y posee unas mayores dimensiones (4,90 m de largo, 1,90 de ancho y 1,81 de alto) que no penalizan los consumos ni las prestaciones, lo que lo convierte en uno de los mayores rivales del Sharan. El “contra” está en una mecánica de comportamiento menos agradable (es más ruidosa y algo más áspera en sus reacciones) y en un diseño más antiguo.

El 807 comparte casi todos sus elementos con el Ulysse y el C8 –se puede afirmar que son, prácticamente, el mismo modelo- y cuenta con ESP de serie, un “extra” por el que puede merecer la pena pagar los 1.100 euros de diferencia respecto al Sharan.

Con el Espace obtendremos un diseño exterior más vanguardista que el del modelo de Volkswagen, unas prestaciones similares (esta versión cuenta con 150 CV, lo que supera los 130 oficiales del Sharan e, incluso, los 147 que arrojan las mediciones del Centro Técnico) y un precio calcado. Por 3.000 euros más podremos hacernos con el escalón inmediatamente superior en la gama, el Gran Espace, con la misma potencia y un habitáculo de mayores dimensiones.

El otro modelo que calca la plataforma y la mecánica del Sharan es el Alhambra. La ventaja para el modelo de Seat reside en su precio, pues es casi 1.500 euros más barato que el VW y ofrece el ESP de serie.

Es uno de los rivales más grandes del Sharan y ofrece un habitáculo más ancho que el del modelo alemán. Sin embargo, las soluciones que se han aplicado en el interior lo hacen poco versátil: las dos primeras filas de asientos pueden albergar a cuatro pasajeros, dejando tres plazas en la banqueta posterior, lo que se “come” parte del espacio que podría aprovecharse para el maletero.

Por 1.130 euros más de lo que cuesta el Sharan podemos obtener el C8, un monovolumen con una cilindrada mayor que la de su rival germano, la misma potencia oficial y prestaciones muy similares. Sin embargo, sus acabados ofrecen una menor calidad visual; eso sí, su interior, además de ser más espacioso, cuenta con un diseño bastante más llamativo.

Se trata del modelo más alto de la gama Ulysse y, aun así, resulta ligeramente más barato que el Sharan. Cuenta con menos caballos y una cilindrada mayor, lo que, al contrario de lo que pudiera parecer, no repercute de forma positiva en los consumos. Sin embargo, es algo más largo que el Volkswagen y su interior puede llegar a ser muy versátil, por lo que la decisión será difícil.

Estamos ante uno de los “primos hermanos” del Sharan, pues comparten la plataforma, el motor y la carrocería. El interior del Ford, sin embargo, es menos espartano, un detalle que puede resultarle favorable a la hora de tomar una decisión entre dos vehículos tan similares.

Cuesta 4.500 euros menos que el modelo de Volkswagen, su motor es más potente y posee unas mayores dimensiones (4,90 m de largo, 1,90 de ancho y 1,81 de alto) que no penalizan los consumos ni las prestaciones, lo que lo convierte en uno de los mayores rivales del Sharan. El “contra” está en una mecánica de comportamiento menos agradable (es más ruidosa y algo más áspera en sus reacciones) y en un diseño más antiguo.

El 807 comparte casi todos sus elementos con el Ulysse y el C8 –se puede afirmar que son, prácticamente, el mismo modelo- y cuenta con ESP de serie, un “extra” por el que puede merecer la pena pagar los 1.100 euros de diferencia respecto al Sharan.

Con el Espace obtendremos un diseño exterior más vanguardista que el del modelo de Volkswagen, unas prestaciones similares (esta versión cuenta con 150 CV, lo que supera los 130 oficiales del Sharan e, incluso, los 147 que arrojan las mediciones del Centro Técnico) y un precio calcado. Por 3.000 euros más podremos hacernos con el escalón inmediatamente superior en la gama, el Gran Espace, con la misma potencia y un habitáculo de mayores dimensiones.

El otro modelo que calca la plataforma y la mecánica del Sharan es el Alhambra. La ventaja para el modelo de Seat reside en su precio, pues es casi 1.500 euros más barato que el VW y ofrece el ESP de serie.

Es uno de los rivales más grandes del Sharan y ofrece un habitáculo más ancho que el del modelo alemán. Sin embargo, las soluciones que se han aplicado en el interior lo hacen poco versátil: las dos primeras filas de asientos pueden albergar a cuatro pasajeros, dejando tres plazas en la banqueta posterior, lo que se “come” parte del espacio que podría aprovecharse para el maletero.

Por 1.130 euros más de lo que cuesta el Sharan podemos obtener el C8, un monovolumen con una cilindrada mayor que la de su rival germano, la misma potencia oficial y prestaciones muy similares. Sin embargo, sus acabados ofrecen una menor calidad visual; eso sí, su interior, además de ser más espacioso, cuenta con un diseño bastante más llamativo.

Se trata del modelo más alto de la gama Ulysse y, aun así, resulta ligeramente más barato que el Sharan. Cuenta con menos caballos y una cilindrada mayor, lo que, al contrario de lo que pudiera parecer, no repercute de forma positiva en los consumos. Sin embargo, es algo más largo que el Volkswagen y su interior puede llegar a ser muy versátil, por lo que la decisión será difícil.

Estamos ante uno de los “primos hermanos” del Sharan, pues comparten la plataforma, el motor y la carrocería. El interior del Ford, sin embargo, es menos espartano, un detalle que puede resultarle favorable a la hora de tomar una decisión entre dos vehículos tan similares.

Cuesta 4.500 euros menos que el modelo de Volkswagen, su motor es más potente y posee unas mayores dimensiones (4,90 m de largo, 1,90 de ancho y 1,81 de alto) que no penalizan los consumos ni las prestaciones, lo que lo convierte en uno de los mayores rivales del Sharan. El “contra” está en una mecánica de comportamiento menos agradable (es más ruidosa y algo más áspera en sus reacciones) y en un diseño más antiguo.

El 807 comparte casi todos sus elementos con el Ulysse y el C8 –se puede afirmar que son, prácticamente, el mismo modelo- y cuenta con ESP de serie, un “extra” por el que puede merecer la pena pagar los 1.100 euros de diferencia respecto al Sharan.

Con el Espace obtendremos un diseño exterior más vanguardista que el del modelo de Volkswagen, unas prestaciones similares (esta versión cuenta con 150 CV, lo que supera los 130 oficiales del Sharan e, incluso, los 147 que arrojan las mediciones del Centro Técnico) y un precio calcado. Por 3.000 euros más podremos hacernos con el escalón inmediatamente superior en la gama, el Gran Espace, con la misma potencia y un habitáculo de mayores dimensiones.

El otro modelo que calca la plataforma y la mecánica del Sharan es el Alhambra. La ventaja para el modelo de Seat reside en su precio, pues es casi 1.500 euros más barato que el VW y ofrece el ESP de serie.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...