Volkswagen Passat Variant 2.0 TDI DSG

Mecánica 2.0 TDI satisfactoria, espacio interior y un cambio DSG delicioso son las características más destacables del Passat Variant.
-
Volkswagen Passat Variant 2.0 TDI DSG
Volkswagen Passat Variant 2.0 TDI DSG
Ver v?osVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=39572&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Volkswagen Passat Variant

El motor protagonista de nuestra prueba anuncia una potencia de 140 CV a 4.000 rpm y un par motor de 32,65 mkg a 1.750 vueltas. Lo cierto es que, al estar acoplado a una transmisión automática, no lo hemos comprobado en el banco de rodillos de nuestro Centro Técnico (el banco de rodillos no puede medir la potencia de motores asociados a cajas de cambio automáticas). Sí sabemos, no obstante, que en un Passat berlina asociado a cambio manual ha alcanzado 150 CV a 3.770 giros y un par motor máximo de 37 mkg a 2.400 vueltas en el banco de rodillos.

<

p> Dejando las cifras aparte, lo que más nos ha gustado del motor, además de la entrega de par constante (incluso en los primeros compases de giro), es la combinación perfecta que hace con el cambio automático DSG. Tanto si seleccionamos la lógica normal o el programa Sport, las sensaciones que nos transmite son muy agradables, apenas se nota cómo cambia de marcha. El motor estira y estira mientras que la transmisión va eligiendo e insertando marchas una tras otra sin descanso.

Aunque el DSG no apareció en los vehículos de serie hasta 2003, lo cierto es que en 1985 ya fue utilizado en el Audi Sport quattro, pilotado por Walter Röhrl. La eficacia del sistema se comprobó en la siguiente versión de este coche, la S1, que obtuvo el triunfo en la exigente prueba estadounidense Pike’s Peak.

<

p> Buena parte de la tecnología empleada en esta transmisión se ha colocado en la parte superior de la carcasa del cambio. Allí se encuentran las unidades de gestión electrónica y control electrohidráulico, a las que llegan todas las señales emitidas por 12 sensores independientes. Así, se procesan junto a las informaciones dinámicas proporcionadas por el sistema de multiplexado CAN y se calculan las señales de pilotaje de los diversos actuadores. Unas electroválvulas especiales ajustan la presión exacta de los embragues y, después, se acciona el mecanismo de conexión de marchas. La electrónica también establece qué relación debe ser preseleccionada.

<

p> El control de cambio consta de un sistema en el que no se usan elementos mecánicos de unión entre la palanca selectora y la caja de cambios. En su lugar, se emplea una conexión electrónica.
Texto: Noemí Alonso

Gracias a una batalla larga (2,7 m), a unas suspensiones firmes y a un bastidor muy bien concebido, el comportamiento dinámico del Passat Variant es muy bueno. Además, permite una frenada muy superior a la media, recorriendo 56 metros partiendo desde una velocidad de 120 km/h. Y, además, en frenadas fuertes, el coche mantiene el tipo hasta detenerse por completo.

<

p> Su hábitat natural son las carreteras rápidas, donde el confort de marcha es elevado: poca rumorosidad y una estabilidad envidiable. En ciudad, encontramos algún que otro problema, sobre todo al buscar aparcamiento. Su longitud total -4,7 metros- será óbice para encontrar huecos libres. Eso sí, una vez localizado el lugar, la rápida dirección y el sensor de aparcamiento nos ayudarán. ¡Muy fácil!

El Passat Variant 2.0 TDI acelera de 0 a 100 km/h en 10,1 segundos.

Sin duda, una de las bazas más importantes de este Passat Variant es su amplísimo interior. De hecho, hemos comparado sus cotas con las de su competencia y aquí te mostramos un análisis.

<

p> Nuestro protagonista es el modelo que más anchura delante ofrece: 142 cm frente a los 138 de un Skoda Octavia Combi o 140 cm del Ford Mondeo Wagon. Sin embargo, la cota de altura en las plazas delanteras del Passat (la que mide el espacio entre el asiento y el techo) es la más reducida de entre todos los contrincantes (91 cm / 97 cm, dependiendo de si el asiento está colocado en la posición más elevada o no).

<

p> La anchura trasera también la hemos comparado: el Passat dispone de 137 cm, un dato que se encuentra en la media. El Honda Accord Tourer y el Opel Vectra SW se quedan por debajo (135 cm y 136 cm, respectivamente). Con más espacio tenemos al Ford Mondeo Wagon y al Renault Laguna Grand Tour (139 cm).

<

p> Una de las cotas a las que generalmente no se presta mucha atención, ancho de la boca de carga del maletero, nos ofrece unos datos curiosos: el Passat sólo tiene 104 cm de ancho, mientras que un modelo como el Honda Accord Tourer mide 117 cm y un Mondeo Wagon alcanza los 119 cm.

Los acabados sobrios y correctos no nos sorprenden en Volkswagen, que ya nos tiene acostumbrados a este serio estilo germánico. Lo que no dejará de sorprendernos y de agradarnos son los puestos de conducción. En este caso, los asientos del Passat recogen a la perfección el cuerpo de los ocupantes y la regulación lumbar en el caso del conductor (una de las muchas opciones de este coche) pone la guinda al pastel.

El Passat Variant de nuestra prueba estaba cargado de elementos opcionales. Todos ellos hacían que la factura final del vehículo ascendiera a 37.560 euros. Algunos de los opcionales más destacados son éstos: regulación lumbar del asiento del conductor (855 euros), retrovisores eléctricos (255 euros), sensores de distancia de aparcamiento (490 euros), navegador (2.270 euros), pintura perlada (360 euros) y detector de la presión de los neumáticos (200 euros).

En el mercado español se comercializan 25 versiones del modelo Passat. Hay disponibles dos carrocerías -berlina y familiar, que se denomina Variant- y cuatro acabados -Highline, Sportline, Trendline y Advance-.

<

p> El rango de precios va desde 21.230 euros del 1.6 Trendline a 31.670 euros del 2.0 TFSi. La versión que hemos probado nosotros es un Variant con motor 2.0 TDI asociado a una transmisión automática DSG, que es una opción que cuesta 2.040 euros. De serie, este coche lleva una caja de cambios manual de seis velocidades.

LO MEJOR
LO PEOR

* Cambio DSG
* Amplio interior
* Comportamiento

* Precio elevado
* Diseño poco innovador
* Manejo del navegador

Te recomendamos

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...