Volkswagen Passat CC

Atractivo y sugerente. Así es el nuevo modelo que Volkswagen pondrá a la venta a principios del próximo verano, un falso coupé basado en la estructura del Passat berlina, con motores de gasolina y Diesel y precios mucho más asequibles que sus posibles rivales.
-
Volkswagen Passat CC
Volkswagen Passat CC

En la posición Comfort la suspensión es especialmente blanda y hace que el coche se muestre un poco torpe en los virajes más cerrados, aunque resulta muy cómoda si no se pretende buscar la prestación pura. Por el contrario, en modo Sport, sin ser especialmente incómoda, el CC se muestra ágil y eficaz, aunque los 300 CV anunciados nos han parecido muy filtrados. Bien es cierto que esta versión es bastante más pesada, no sólo por su mayor peso, sino también por su sistema de tracción integral 4Motion al que se encuentra asociado.

El 2.0 TDI de 140 CV es muy agradable, bastante silencioso y dotado de gran elasticidad. El sistema common rail proporciona un funcionamiento muy suave, está bien filtrado de ruido y vibraciones y permite viajar a un crucero elevado con unos consumos realmente contenidos. De serie incorpora la caja manual de seis marchas, aunque también se ofrece en opción la recomendable caja DSG de seis relaciones –con levas en el volante-, con la que mejora las prestaciones de forma considerable.

En esta ocasión se ha partido de un nivel Highline para establecer la base de equipamiento y, a diferencia de otros modelos de la marca, el Passat CC no contará con distintos niveles de acabado, sólo se ofrecerá una terminación independientemente de la motorización elegida. Eso sí, aparte de la interesante dotación de serie se podrá optar por una ingente cantidad de opciones, entre las que destacan los nuevos sistemas de navegación y sonido con pantalla de alta calidad, elevada potencia y disco duro de 30 Gb, techo panorámico de cristal con apertura de compás, sistema de aparcamiento automático con cámara trasera, tapicería de cuero, luces de día, faros bixenon, diferentes juegos de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro (las de serie son de 17), etc. La cámara de visión posterior ha sido colocada ingeniosamente tras el tirador de la tapa del maletero y sólo actúa al introducir la marcha atrás, de forma que queda protegida, limpia y poco expuesta a las diferencias de temperatura exteriores.

Nos ha parecido realmente interesante la opción del sistema de mantenimiento de carril “Lane Assist”, que costará menos de 1.000 euros. Se trata de un dispositivo con cámara digital instalado en el parabrisas delantero, que “lee” las líneas de la carretera cuando se circula a más de 65 km/h y corrige la trayectoria si detecta que el vehículo se está saliendo de los márgenes, a no ser que el conductor haya activado el intermitente o sujete con firmeza el volante, pues la actuación del conductor prevalece sobre las instrucciones de la electrónica. Su correcto funcionamiento depende del estado de las líneas pintadas, pero en autopistas o autovías, que es realmente donde resulta más útil, no presenta problemas de utilización. Claro está, no es un dispositivo que elimine la atención de carretera, pero sí es especialmente útil en casos de distracción.

Asociado al sistema de regulación automática de velocidad ACC (implica el cambio DSG) puede lograr una conducción prácticamente autónoma en algunas circunstancias, pues permite mantener la velocidad constante, llevar una distancia de seguridad fija respecto al vehículo que nos precede, frenar, acelerar, girar... aunque esta última facultad, de manera limitada.

Las novedades tecnológicas que presenta el modelo no son sólo electrónicas. Otra importante característica en el Passat CC son los exclusivos neumáticos que equipa de serie, unos Continental en medida 235/45 R17 que se reparan solos en caso de pinchazo –en la banda de rodadura-, siempre que el objeto causante no sea superior a 5 mm de diámetro. Un material protector situado en la cara interna de la banda de rodadura sella de forma instantánea el agujero sin que se produzcan pérdidas de presión, lo que permite reducir las posibilidades de pinchazo en un 85 por ciento y prescindir de la rueda de repuesto que, en el mercado español, se incluirá de serie idéntica a las otras cuatro. De momento son exclusivos para este modelo, pero la marca está valorando la posibilidada de incluirlos en otros modelos de la gama.

El coste de este tipo de neumáticos, que no requiere llantas especiales ni ningún otro dispositivo, es aproximadamente un 20 por ciento superior respecto a unos convencionales, lo que permitiría suprimir la rueda sin coste adicional.

A diferencia de sus competidores, al menos en aspecto, los motores que equipará el Passat CC serán en su gran mayoría de cuatro cilindros, excepto el V6 de gasolina de 3,6 litros de capacidad. La gama del Passat CC arrancará en el mes de junio inicialmente con dos versiones de gasolina y una Diesel. El escalón de acceso está formado por el interesante 1.8 TSI de 160 CV asociado a una caja manual de seis velocidades, aunque esta mecánica estrenará en opción la caja DSG de siete marchas –específicamente diseñada para motores de hasta 250 Nm- durante el último trimestre del año. Muy suave de funcionamiento y agradable de utilización, el Passat CC equipado con esta mecánica ofrece enérgica respuesta desde muy abajo y brillantes prestaciones con unos consumos bastante contenidos.

La variante tope de gama se encuentra asociada al espectacular 3.6 V6 atmosférico de gasolina, conocido en el Touareg, que se descuelga con 300 CV de potencia y 37 mkg de par a 3.000 rpm. En este caso, obligatoriamente lleva aparejada la caja de doble embrague DSG de seis velocidades con levas en el volante y el sistema de tracción 4Motion, que ha sido optimizado con la incorporación de una bomba eléctrica que genera presión sobre el pistón del embrague multidisco para permitir un funcionamiento más rápido y sin resbalamiento. También esta versión, junto a las futuras TSI de 200 CV y TDI de 170 CV, que llegarán el próximo otoño, dispone de un interesante dispositivo de suspensión adaptativa electrónica, denominado DCC, que permite seleccionar tres programas diferentes de funcionamiento: Normal, Comfort y Sport, que no sólo actúa sobre el reglaje electrónico de los amortiguadores sino que interviene también sobre la asistencia de la dirección, adaptando el comportamiento dinámico del CC a las necesidades de la carretera o a las preferencias del conductor.

En la posición Comfort la suspensión es especialmente blanda y hace que el coche se muestre un poco torpe en los virajes más cerrados, aunque resulta muy cómoda si no se pretende buscar la prestación pura. Por el contrario, en modo Sport, sin ser especialmente incómoda, el CC se muestra ágil y eficaz, aunque los 300 CV anunciados nos han parecido muy filtrados. Bien es cierto que esta versión es bastante más pesada, no sólo por su mayor peso, sino también por su sistema de tracción integral 4Motion al que se encuentra asociado.

El 2.0 TDI de 140 CV es muy agradable, bastante silencioso y dotado de gran elasticidad. El sistema common rail proporciona un funcionamiento muy suave, está bien filtrado de ruido y vibraciones y permite viajar a un crucero elevado con unos consumos realmente contenidos. De serie incorpora la caja manual de seis marchas, aunque también se ofrece en opción la recomendable caja DSG de seis relaciones –con levas en el volante-, con la que mejora las prestaciones de forma considerable.

En esta ocasión se ha partido de un nivel Highline para establecer la base de equipamiento y, a diferencia de otros modelos de la marca, el Passat CC no contará con distintos niveles de acabado, sólo se ofrecerá una terminación independientemente de la motorización elegida. Eso sí, aparte de la interesante dotación de serie se podrá optar por una ingente cantidad de opciones, entre las que destacan los nuevos sistemas de navegación y sonido con pantalla de alta calidad, elevada potencia y disco duro de 30 Gb, techo panorámico de cristal con apertura de compás, sistema de aparcamiento automático con cámara trasera, tapicería de cuero, luces de día, faros bixenon, diferentes juegos de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro (las de serie son de 17), etc. La cámara de visión posterior ha sido colocada ingeniosamente tras el tirador de la tapa del maletero y sólo actúa al introducir la marcha atrás, de forma que queda protegida, limpia y poco expuesta a las diferencias de temperatura exteriores.

Nos ha parecido realmente interesante la opción del sistema de mantenimiento de carril “Lane Assist”, que costará menos de 1.000 euros. Se trata de un dispositivo con cámara digital instalado en el parabrisas delantero, que “lee” las líneas de la carretera cuando se circula a más de 65 km/h y corrige la trayectoria si detecta que el vehículo se está saliendo de los márgenes, a no ser que el conductor haya activado el intermitente o sujete con firmeza el volante, pues la actuación del conductor prevalece sobre las instrucciones de la electrónica. Su correcto funcionamiento depende del estado de las líneas pintadas, pero en autopistas o autovías, que es realmente donde resulta más útil, no presenta problemas de utilización. Claro está, no es un dispositivo que elimine la atención de carretera, pero sí es especialmente útil en casos de distracción.

Asociado al sistema de regulación automática de velocidad ACC (implica el cambio DSG) puede lograr una conducción prácticamente autónoma en algunas circunstancias, pues permite mantener la velocidad constante, llevar una distancia de seguridad fija respecto al vehículo que nos precede, frenar, acelerar, girar... aunque esta última facultad, de manera limitada.

Las novedades tecnológicas que presenta el modelo no son sólo electrónicas. Otra importante característica en el Passat CC son los exclusivos neumáticos que equipa de serie, unos Continental en medida 235/45 R17 que se reparan solos en caso de pinchazo –en la banda de rodadura-, siempre que el objeto causante no sea superior a 5 mm de diámetro. Un material protector situado en la cara interna de la banda de rodadura sella de forma instantánea el agujero sin que se produzcan pérdidas de presión, lo que permite reducir las posibilidades de pinchazo en un 85 por ciento y prescindir de la rueda de repuesto que, en el mercado español, se incluirá de serie idéntica a las otras cuatro. De momento son exclusivos para este modelo, pero la marca está valorando la posibilidada de incluirlos en otros modelos de la gama.

El coste de este tipo de neumáticos, que no requiere llantas especiales ni ningún otro dispositivo, es aproximadamente un 20 por ciento superior respecto a unos convencionales, lo que permitiría suprimir la rueda sin coste adicional.

A diferencia de sus competidores, al menos en aspecto, los motores que equipará el Passat CC serán en su gran mayoría de cuatro cilindros, excepto el V6 de gasolina de 3,6 litros de capacidad. La gama del Passat CC arrancará en el mes de junio inicialmente con dos versiones de gasolina y una Diesel. El escalón de acceso está formado por el interesante 1.8 TSI de 160 CV asociado a una caja manual de seis velocidades, aunque esta mecánica estrenará en opción la caja DSG de siete marchas –específicamente diseñada para motores de hasta 250 Nm- durante el último trimestre del año. Muy suave de funcionamiento y agradable de utilización, el Passat CC equipado con esta mecánica ofrece enérgica respuesta desde muy abajo y brillantes prestaciones con unos consumos bastante contenidos.

La variante tope de gama se encuentra asociada al espectacular 3.6 V6 atmosférico de gasolina, conocido en el Touareg, que se descuelga con 300 CV de potencia y 37 mkg de par a 3.000 rpm. En este caso, obligatoriamente lleva aparejada la caja de doble embrague DSG de seis velocidades con levas en el volante y el sistema de tracción 4Motion, que ha sido optimizado con la incorporación de una bomba eléctrica que genera presión sobre el pistón del embrague multidisco para permitir un funcionamiento más rápido y sin resbalamiento. También esta versión, junto a las futuras TSI de 200 CV y TDI de 170 CV, que llegarán el próximo otoño, dispone de un interesante dispositivo de suspensión adaptativa electrónica, denominado DCC, que permite seleccionar tres programas diferentes de funcionamiento: Normal, Comfort y Sport, que no sólo actúa sobre el reglaje electrónico de los amortiguadores sino que interviene también sobre la asistencia de la dirección, adaptando el comportamiento dinámico del CC a las necesidades de la carretera o a las preferencias del conductor.

En la posición Comfort la suspensión es especialmente blanda y hace que el coche se muestre un poco torpe en los virajes más cerrados, aunque resulta muy cómoda si no se pretende buscar la prestación pura. Por el contrario, en modo Sport, sin ser especialmente incómoda, el CC se muestra ágil y eficaz, aunque los 300 CV anunciados nos han parecido muy filtrados. Bien es cierto que esta versión es bastante más pesada, no sólo por su mayor peso, sino también por su sistema de tracción integral 4Motion al que se encuentra asociado.

El 2.0 TDI de 140 CV es muy agradable, bastante silencioso y dotado de gran elasticidad. El sistema common rail proporciona un funcionamiento muy suave, está bien filtrado de ruido y vibraciones y permite viajar a un crucero elevado con unos consumos realmente contenidos. De serie incorpora la caja manual de seis marchas, aunque también se ofrece en opción la recomendable caja DSG de seis relaciones –con levas en el volante-, con la que mejora las prestaciones de forma considerable.

En esta ocasión se ha partido de un nivel Highline para establecer la base de equipamiento y, a diferencia de otros modelos de la marca, el Passat CC no contará con distintos niveles de acabado, sólo se ofrecerá una terminación independientemente de la motorización elegida. Eso sí, aparte de la interesante dotación de serie se podrá optar por una ingente cantidad de opciones, entre las que destacan los nuevos sistemas de navegación y sonido con pantalla de alta calidad, elevada potencia y disco duro de 30 Gb, techo panorámico de cristal con apertura de compás, sistema de aparcamiento automático con cámara trasera, tapicería de cuero, luces de día, faros bixenon, diferentes juegos de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro (las de serie son de 17), etc. La cámara de visión posterior ha sido colocada ingeniosamente tras el tirador de la tapa del maletero y sólo actúa al introducir la marcha atrás, de forma que queda protegida, limpia y poco expuesta a las diferencias de temperatura exteriores.

Nos ha parecido realmente interesante la opción del sistema de mantenimiento de carril “Lane Assist”, que costará menos de 1.000 euros. Se trata de un dispositivo con cámara digital instalado en el parabrisas delantero, que “lee” las líneas de la carretera cuando se circula a más de 65 km/h y corrige la trayectoria si detecta que el vehículo se está saliendo de los márgenes, a no ser que el conductor haya activado el intermitente o sujete con firmeza el volante, pues la actuación del conductor prevalece sobre las instrucciones de la electrónica. Su correcto funcionamiento depende del estado de las líneas pintadas, pero en autopistas o autovías, que es realmente donde resulta más útil, no presenta problemas de utilización. Claro está, no es un dispositivo que elimine la atención de carretera, pero sí es especialmente útil en casos de distracción.

Asociado al sistema de regulación automática de velocidad ACC (implica el cambio DSG) puede lograr una conducción prácticamente autónoma en algunas circunstancias, pues permite mantener la velocidad constante, llevar una distancia de seguridad fija respecto al vehículo que nos precede, frenar, acelerar, girar... aunque esta última facultad, de manera limitada.

Las novedades tecnológicas que presenta el modelo no son sólo electrónicas. Otra importante característica en el Passat CC son los exclusivos neumáticos que equipa de serie, unos Continental en medida 235/45 R17 que se reparan solos en caso de pinchazo –en la banda de rodadura-, siempre que el objeto causante no sea superior a 5 mm de diámetro. Un material protector situado en la cara interna de la banda de rodadura sella de forma instantánea el agujero sin que se produzcan pérdidas de presión, lo que permite reducir las posibilidades de pinchazo en un 85 por ciento y prescindir de la rueda de repuesto que, en el mercado español, se incluirá de serie idéntica a las otras cuatro. De momento son exclusivos para este modelo, pero la marca está valorando la posibilidada de incluirlos en otros modelos de la gama.

El coste de este tipo de neumáticos, que no requiere llantas especiales ni ningún otro dispositivo, es aproximadamente un 20 por ciento superior respecto a unos convencionales, lo que permitiría suprimir la rueda sin coste adicional.

A diferencia de sus competidores, al menos en aspecto, los motores que equipará el Passat CC serán en su gran mayoría de cuatro cilindros, excepto el V6 de gasolina de 3,6 litros de capacidad. La gama del Passat CC arrancará en el mes de junio inicialmente con dos versiones de gasolina y una Diesel. El escalón de acceso está formado por el interesante 1.8 TSI de 160 CV asociado a una caja manual de seis velocidades, aunque esta mecánica estrenará en opción la caja DSG de siete marchas –específicamente diseñada para motores de hasta 250 Nm- durante el último trimestre del año. Muy suave de funcionamiento y agradable de utilización, el Passat CC equipado con esta mecánica ofrece enérgica respuesta desde muy abajo y brillantes prestaciones con unos consumos bastante contenidos.

La variante tope de gama se encuentra asociada al espectacular 3.6 V6 atmosférico de gasolina, conocido en el Touareg, que se descuelga con 300 CV de potencia y 37 mkg de par a 3.000 rpm. En este caso, obligatoriamente lleva aparejada la caja de doble embrague DSG de seis velocidades con levas en el volante y el sistema de tracción 4Motion, que ha sido optimizado con la incorporación de una bomba eléctrica que genera presión sobre el pistón del embrague multidisco para permitir un funcionamiento más rápido y sin resbalamiento. También esta versión, junto a las futuras TSI de 200 CV y TDI de 170 CV, que llegarán el próximo otoño, dispone de un interesante dispositivo de suspensión adaptativa electrónica, denominado DCC, que permite seleccionar tres programas diferentes de funcionamiento: Normal, Comfort y Sport, que no sólo actúa sobre el reglaje electrónico de los amortiguadores sino que interviene también sobre la asistencia de la dirección, adaptando el comportamiento dinámico del CC a las necesidades de la carretera o a las preferencias del conductor.

En la posición Comfort la suspensión es especialmente blanda y hace que el coche se muestre un poco torpe en los virajes más cerrados, aunque resulta muy cómoda si no se pretende buscar la prestación pura. Por el contrario, en modo Sport, sin ser especialmente incómoda, el CC se muestra ágil y eficaz, aunque los 300 CV anunciados nos han parecido muy filtrados. Bien es cierto que esta versión es bastante más pesada, no sólo por su mayor peso, sino también por su sistema de tracción integral 4Motion al que se encuentra asociado.

El 2.0 TDI de 140 CV es muy agradable, bastante silencioso y dotado de gran elasticidad. El sistema common rail proporciona un funcionamiento muy suave, está bien filtrado de ruido y vibraciones y permite viajar a un crucero elevado con unos consumos realmente contenidos. De serie incorpora la caja manual de seis marchas, aunque también se ofrece en opción la recomendable caja DSG de seis relaciones –con levas en el volante-, con la que mejora las prestaciones de forma considerable.

En esta ocasión se ha partido de un nivel Highline para establecer la base de equipamiento y, a diferencia de otros modelos de la marca, el Passat CC no contará con distintos niveles de acabado, sólo se ofrecerá una terminación independientemente de la motorización elegida. Eso sí, aparte de la interesante dotación de serie se podrá optar por una ingente cantidad de opciones, entre las que destacan los nuevos sistemas de navegación y sonido con pantalla de alta calidad, elevada potencia y disco duro de 30 Gb, techo panorámico de cristal con apertura de compás, sistema de aparcamiento automático con cámara trasera, tapicería de cuero, luces de día, faros bixenon, diferentes juegos de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro (las de serie son de 17), etc. La cámara de visión posterior ha sido colocada ingeniosamente tras el tirador de la tapa del maletero y sólo actúa al introducir la marcha atrás, de forma que queda protegida, limpia y poco expuesta a las diferencias de temperatura exteriores.

Nos ha parecido realmente interesante la opción del sistema de mantenimiento de carril “Lane Assist”, que costará menos de 1.000 euros. Se trata de un dispositivo con cámara digital instalado en el parabrisas delantero, que “lee” las líneas de la carretera cuando se circula a más de 65 km/h y corrige la trayectoria si detecta que el vehículo se está saliendo de los márgenes, a no ser que el conductor haya activado el intermitente o sujete con firmeza el volante, pues la actuación del conductor prevalece sobre las instrucciones de la electrónica. Su correcto funcionamiento depende del estado de las líneas pintadas, pero en autopistas o autovías, que es realmente donde resulta más útil, no presenta problemas de utilización. Claro está, no es un dispositivo que elimine la atención de carretera, pero sí es especialmente útil en casos de distracción.

Asociado al sistema de regulación automática de velocidad ACC (implica el cambio DSG) puede lograr una conducción prácticamente autónoma en algunas circunstancias, pues permite mantener la velocidad constante, llevar una distancia de seguridad fija respecto al vehículo que nos precede, frenar, acelerar, girar... aunque esta última facultad, de manera limitada.

Las novedades tecnológicas que presenta el modelo no son sólo electrónicas. Otra importante característica en el Passat CC son los exclusivos neumáticos que equipa de serie, unos Continental en medida 235/45 R17 que se reparan solos en caso de pinchazo –en la banda de rodadura-, siempre que el objeto causante no sea superior a 5 mm de diámetro. Un material protector situado en la cara interna de la banda de rodadura sella de forma instantánea el agujero sin que se produzcan pérdidas de presión, lo que permite reducir las posibilidades de pinchazo en un 85 por ciento y prescindir de la rueda de repuesto que, en el mercado español, se incluirá de serie idéntica a las otras cuatro. De momento son exclusivos para este modelo, pero la marca está valorando la posibilidada de incluirlos en otros modelos de la gama.

El coste de este tipo de neumáticos, que no requiere llantas especiales ni ningún otro dispositivo, es aproximadamente un 20 por ciento superior respecto a unos convencionales, lo que permitiría suprimir la rueda sin coste adicional.

A diferencia de sus competidores, al menos en aspecto, los motores que equipará el Passat CC serán en su gran mayoría de cuatro cilindros, excepto el V6 de gasolina de 3,6 litros de capacidad. La gama del Passat CC arrancará en el mes de junio inicialmente con dos versiones de gasolina y una Diesel. El escalón de acceso está formado por el interesante 1.8 TSI de 160 CV asociado a una caja manual de seis velocidades, aunque esta mecánica estrenará en opción la caja DSG de siete marchas –específicamente diseñada para motores de hasta 250 Nm- durante el último trimestre del año. Muy suave de funcionamiento y agradable de utilización, el Passat CC equipado con esta mecánica ofrece enérgica respuesta desde muy abajo y brillantes prestaciones con unos consumos bastante contenidos.

La variante tope de gama se encuentra asociada al espectacular 3.6 V6 atmosférico de gasolina, conocido en el Touareg, que se descuelga con 300 CV de potencia y 37 mkg de par a 3.000 rpm. En este caso, obligatoriamente lleva aparejada la caja de doble embrague DSG de seis velocidades con levas en el volante y el sistema de tracción 4Motion, que ha sido optimizado con la incorporación de una bomba eléctrica que genera presión sobre el pistón del embrague multidisco para permitir un funcionamiento más rápido y sin resbalamiento. También esta versión, junto a las futuras TSI de 200 CV y TDI de 170 CV, que llegarán el próximo otoño, dispone de un interesante dispositivo de suspensión adaptativa electrónica, denominado DCC, que permite seleccionar tres programas diferentes de funcionamiento: Normal, Comfort y Sport, que no sólo actúa sobre el reglaje electrónico de los amortiguadores sino que interviene también sobre la asistencia de la dirección, adaptando el comportamiento dinámico del CC a las necesidades de la carretera o a las preferencias del conductor.

En la posición Comfort la suspensión es especialmente blanda y hace que el coche se muestre un poco torpe en los virajes más cerrados, aunque resulta muy cómoda si no se pretende buscar la prestación pura. Por el contrario, en modo Sport, sin ser especialmente incómoda, el CC se muestra ágil y eficaz, aunque los 300 CV anunciados nos han parecido muy filtrados. Bien es cierto que esta versión es bastante más pesada, no sólo por su mayor peso, sino también por su sistema de tracción integral 4Motion al que se encuentra asociado.

El 2.0 TDI de 140 CV es muy agradable, bastante silencioso y dotado de gran elasticidad. El sistema common rail proporciona un funcionamiento muy suave, está bien filtrado de ruido y vibraciones y permite viajar a un crucero elevado con unos consumos realmente contenidos. De serie incorpora la caja manual de seis marchas, aunque también se ofrece en opción la recomendable caja DSG de seis relaciones –con levas en el volante-, con la que mejora las prestaciones de forma considerable.

En esta ocasión se ha partido de un nivel Highline para establecer la base de equipamiento y, a diferencia de otros modelos de la marca, el Passat CC no contará con distintos niveles de acabado, sólo se ofrecerá una terminación independientemente de la motorización elegida. Eso sí, aparte de la interesante dotación de serie se podrá optar por una ingente cantidad de opciones, entre las que destacan los nuevos sistemas de navegación y sonido con pantalla de alta calidad, elevada potencia y disco duro de 30 Gb, techo panorámico de cristal con apertura de compás, sistema de aparcamiento automático con cámara trasera, tapicería de cuero, luces de día, faros bixenon, diferentes juegos de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro (las de serie son de 17), etc. La cámara de visión posterior ha sido colocada ingeniosamente tras el tirador de la tapa del maletero y sólo actúa al introducir la marcha atrás, de forma que queda protegida, limpia y poco expuesta a las diferencias de temperatura exteriores.

Nos ha parecido realmente interesante la opción del sistema de mantenimiento de carril “Lane Assist”, que costará menos de 1.000 euros. Se trata de un dispositivo con cámara digital instalado en el parabrisas delantero, que “lee” las líneas de la carretera cuando se circula a más de 65 km/h y corrige la trayectoria si detecta que el vehículo se está saliendo de los márgenes, a no ser que el conductor haya activado el intermitente o sujete con firmeza el volante, pues la actuación del conductor prevalece sobre las instrucciones de la electrónica. Su correcto funcionamiento depende del estado de las líneas pintadas, pero en autopistas o autovías, que es realmente donde resulta más útil, no presenta problemas de utilización. Claro está, no es un dispositivo que elimine la atención de carretera, pero sí es especialmente útil en casos de distracción.

Asociado al sistema de regulación automática de velocidad ACC (implica el cambio DSG) puede lograr una conducción prácticamente autónoma en algunas circunstancias, pues permite mantener la velocidad constante, llevar una distancia de seguridad fija respecto al vehículo que nos precede, frenar, acelerar, girar... aunque esta última facultad, de manera limitada.

Las novedades tecnológicas que presenta el modelo no son sólo electrónicas. Otra importante característica en el Passat CC son los exclusivos neumáticos que equipa de serie, unos Continental en medida 235/45 R17 que se reparan solos en caso de pinchazo –en la banda de rodadura-, siempre que el objeto causante no sea superior a 5 mm de diámetro. Un material protector situado en la cara interna de la banda de rodadura sella de forma instantánea el agujero sin que se produzcan pérdidas de presión, lo que permite reducir las posibilidades de pinchazo en un 85 por ciento y prescindir de la rueda de repuesto que, en el mercado español, se incluirá de serie idéntica a las otras cuatro. De momento son exclusivos para este modelo, pero la marca está valorando la posibilidada de incluirlos en otros modelos de la gama.

El coste de este tipo de neumáticos, que no requiere llantas especiales ni ningún otro dispositivo, es aproximadamente un 20 por ciento superior respecto a unos convencionales, lo que permitiría suprimir la rueda sin coste adicional.

A diferencia de sus competidores, al menos en aspecto, los motores que equipará el Passat CC serán en su gran mayoría de cuatro cilindros, excepto el V6 de gasolina de 3,6 litros de capacidad. La gama del Passat CC arrancará en el mes de junio inicialmente con dos versiones de gasolina y una Diesel. El escalón de acceso está formado por el interesante 1.8 TSI de 160 CV asociado a una caja manual de seis velocidades, aunque esta mecánica estrenará en opción la caja DSG de siete marchas –específicamente diseñada para motores de hasta 250 Nm- durante el último trimestre del año. Muy suave de funcionamiento y agradable de utilización, el Passat CC equipado con esta mecánica ofrece enérgica respuesta desde muy abajo y brillantes prestaciones con unos consumos bastante contenidos.

La variante tope de gama se encuentra asociada al espectacular 3.6 V6 atmosférico de gasolina, conocido en el Touareg, que se descuelga con 300 CV de potencia y 37 mkg de par a 3.000 rpm. En este caso, obligatoriamente lleva aparejada la caja de doble embrague DSG de seis velocidades con levas en el volante y el sistema de tracción 4Motion, que ha sido optimizado con la incorporación de una bomba eléctrica que genera presión sobre el pistón del embrague multidisco para permitir un funcionamiento más rápido y sin resbalamiento. También esta versión, junto a las futuras TSI de 200 CV y TDI de 170 CV, que llegarán el próximo otoño, dispone de un interesante dispositivo de suspensión adaptativa electrónica, denominado DCC, que permite seleccionar tres programas diferentes de funcionamiento: Normal, Comfort y Sport, que no sólo actúa sobre el reglaje electrónico de los amortiguadores sino que interviene también sobre la asistencia de la dirección, adaptando el comportamiento dinámico del CC a las necesidades de la carretera o a las preferencias del conductor.

En la posición Comfort la suspensión es especialmente blanda y hace que el coche se muestre un poco torpe en los virajes más cerrados, aunque resulta muy cómoda si no se pretende buscar la prestación pura. Por el contrario, en modo Sport, sin ser especialmente incómoda, el CC se muestra ágil y eficaz, aunque los 300 CV anunciados nos han parecido muy filtrados. Bien es cierto que esta versión es bastante más pesada, no sólo por su mayor peso, sino también por su sistema de tracción integral 4Motion al que se encuentra asociado.

El 2.0 TDI de 140 CV es muy agradable, bastante silencioso y dotado de gran elasticidad. El sistema common rail proporciona un funcionamiento muy suave, está bien filtrado de ruido y vibraciones y permite viajar a un crucero elevado con unos consumos realmente contenidos. De serie incorpora la caja manual de seis marchas, aunque también se ofrece en opción la recomendable caja DSG de seis relaciones –con levas en el volante-, con la que mejora las prestaciones de forma considerable.

En esta ocasión se ha partido de un nivel Highline para establecer la base de equipamiento y, a diferencia de otros modelos de la marca, el Passat CC no contará con distintos niveles de acabado, sólo se ofrecerá una terminación independientemente de la motorización elegida. Eso sí, aparte de la interesante dotación de serie se podrá optar por una ingente cantidad de opciones, entre las que destacan los nuevos sistemas de navegación y sonido con pantalla de alta calidad, elevada potencia y disco duro de 30 Gb, techo panorámico de cristal con apertura de compás, sistema de aparcamiento automático con cámara trasera, tapicería de cuero, luces de día, faros bixenon, diferentes juegos de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro (las de serie son de 17), etc. La cámara de visión posterior ha sido colocada ingeniosamente tras el tirador de la tapa del maletero y sólo actúa al introducir la marcha atrás, de forma que queda protegida, limpia y poco expuesta a las diferencias de temperatura exteriores.

Nos ha parecido realmente interesante la opción del sistema de mantenimiento de carril “Lane Assist”, que costará menos de 1.000 euros. Se trata de un dispositivo con cámara digital instalado en el parabrisas delantero, que “lee” las líneas de la carretera cuando se circula a más de 65 km/h y corrige la trayectoria si detecta que el vehículo se está saliendo de los márgenes, a no ser que el conductor haya activado el intermitente o sujete con firmeza el volante, pues la actuación del conductor prevalece sobre las instrucciones de la electrónica. Su correcto funcionamiento depende del estado de las líneas pintadas, pero en autopistas o autovías, que es realmente donde resulta más útil, no presenta problemas de utilización. Claro está, no es un dispositivo que elimine la atención de carretera, pero sí es especialmente útil en casos de distracción.

Asociado al sistema de regulación automática de velocidad ACC (implica el cambio DSG) puede lograr una conducción prácticamente autónoma en algunas circunstancias, pues permite mantener la velocidad constante, llevar una distancia de seguridad fija respecto al vehículo que nos precede, frenar, acelerar, girar... aunque esta última facultad, de manera limitada.

Las novedades tecnológicas que presenta el modelo no son sólo electrónicas. Otra importante característica en el Passat CC son los exclusivos neumáticos que equipa de serie, unos Continental en medida 235/45 R17 que se reparan solos en caso de pinchazo –en la banda de rodadura-, siempre que el objeto causante no sea superior a 5 mm de diámetro. Un material protector situado en la cara interna de la banda de rodadura sella de forma instantánea el agujero sin que se produzcan pérdidas de presión, lo que permite reducir las posibilidades de pinchazo en un 85 por ciento y prescindir de la rueda de repuesto que, en el mercado español, se incluirá de serie idéntica a las otras cuatro. De momento son exclusivos para este modelo, pero la marca está valorando la posibilidada de incluirlos en otros modelos de la gama.

El coste de este tipo de neumáticos, que no requiere llantas especiales ni ningún otro dispositivo, es aproximadamente un 20 por ciento superior respecto a unos convencionales, lo que permitiría suprimir la rueda sin coste adicional.

A diferencia de sus competidores, al menos en aspecto, los motores que equipará el Passat CC serán en su gran mayoría de cuatro cilindros, excepto el V6 de gasolina de 3,6 litros de capacidad. La gama del Passat CC arrancará en el mes de junio inicialmente con dos versiones de gasolina y una Diesel. El escalón de acceso está formado por el interesante 1.8 TSI de 160 CV asociado a una caja manual de seis velocidades, aunque esta mecánica estrenará en opción la caja DSG de siete marchas –específicamente diseñada para motores de hasta 250 Nm- durante el último trimestre del año. Muy suave de funcionamiento y agradable de utilización, el Passat CC equipado con esta mecánica ofrece enérgica respuesta desde muy abajo y brillantes prestaciones con unos consumos bastante contenidos.

La variante tope de gama se encuentra asociada al espectacular 3.6 V6 atmosférico de gasolina, conocido en el Touareg, que se descuelga con 300 CV de potencia y 37 mkg de par a 3.000 rpm. En este caso, obligatoriamente lleva aparejada la caja de doble embrague DSG de seis velocidades con levas en el volante y el sistema de tracción 4Motion, que ha sido optimizado con la incorporación de una bomba eléctrica que genera presión sobre el pistón del embrague multidisco para permitir un funcionamiento más rápido y sin resbalamiento. También esta versión, junto a las futuras TSI de 200 CV y TDI de 170 CV, que llegarán el próximo otoño, dispone de un interesante dispositivo de suspensión adaptativa electrónica, denominado DCC, que permite seleccionar tres programas diferentes de funcionamiento: Normal, Comfort y Sport, que no sólo actúa sobre el reglaje electrónico de los amortiguadores sino que interviene también sobre la asistencia de la dirección, adaptando el comportamiento dinámico del CC a las necesidades de la carretera o a las preferencias del conductor.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...