Volkswagen Golf 1.4 TSi 140 Sportline 3p

Olvídate de esas cuentas que antes echábamos para saber si un Diesel era “rentable”. ¿Cuántos kilómetros haces? ¿Y qué prestaciones quieres? Volkswagen sigue apostando por su revolucionario motor TSI. Ahora, llega la versión de 140 CV. Larga vida a las prestaciones turbo gasolina; abajo las gasolineras.
-
Volkswagen Golf 1.4 TSi 140 Sportline 3p
Volkswagen Golf 1.4 TSi 140 Sportline 3p
Ver v?osVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 


    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=47601&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">El motor TSI en detalle

No te pierdas el vídeo con el que comenzamos esta prueba. Merece la pena. Descubrirás cómo es un TSI, un revolucionario motor que no deja de sorprendernos. ¿Por qué? En primer lugar, por su tamaño: pequeña cilindrada, pero capaz de desarrollar mucha potencia. Tiene 1,4 litros de capacidad, pero entrega 140 CV. En nuestro banco de pruebas, ha superado los 158.

Las cifras son sorprendentes, pero no esperábamos menos tras haber conducido la versión GT de 170 CV. Ahora, tan sólo nos preguntamos: ¿para cuándo un motor de un litro que ronde los 200 CV? En Volkswagen son unos auténticos “jíbaros” de la ingeniería.

El objetivo no era tan sólo conseguir un alto rendimiento, debía lograrse con un consumo muy ajustado, casi de Diesel. Según datos de nuestro Centro Técnico, precisa de media 8,05 litros para recorrer 100 kilómetros. No está nada mal: compara en la tabla que te ofrecemos bajo estas líneas los consumos que precisan otras mecánicas, todas montadas en el mismo Golf.

El TSI es un motor de inyección directa de gasolina “Twincharger” que combina dos sistemas de sobrealimentación: un compresor mecánico y un turbocompresor accionado por los gases de escape. Ambos se complementan. El primero proporciona un mayor rendimiento a bajo régimen, mientras que el segundo permite extraer más potencia cuando el motor gira más deprisa. Una centralita electrónica decide cuál de los dos sistemas activa en función del régimen de giro.
Se partió de los ya veteranos motores FSI, pero introdujeron importantes cambios, ya que el motor tenía que aguantar más presión de carga.

Da igual la marca de coches que sea. Los responsables de márketing siempre darán la misma explicación cuando presenten un motor de gasolina: “Aunque la mayoría de los clientes se decantarán por el Diesel, esta mecánica es para el grupo de personas que busquen algo más”.

Sí, España será reino Diesel, pero la mayoría de las personas creen que los gasolina te darán más “feeling” en carretera. A cambio, tendrás que llenar más habitualmente el depósito.

Sin embargo, con el TSI, se podrá tener –parafraseando a la niña del anuncio- “todo, todo, todo”. Es una combinación perfecta. A bajo régimen, creerás conducir un gasolina de gran cilindrada por la fuerza que ofrece. A medio régimen, notarás la "patada" de un potente TDI. Es suave y la entrega de potencia es muy lineal, pero, cuando se precisa, ahí está el turbo: determinante.

Además, no hemos sentido ese vacío que notamos con otros turbos, cuando aceleras y demandas más potencia, pero ésta tarda más de lo deseado en llegar: lo que se denomina “efecto turbo-lag” (es el retardo que hay antes de que el turbo se active y utilice el escape del motor para hacer girar una turbina, la cual acciona un compresor de aire que inyecta aire comprimido en los cilindros del motor). En este caso, el empleo de dos compresores (mecánico y turbo) permite una respuesta sin vacío.

Sorprende su amplio margen de utilización: desde ralentí hasta las 7.000 rpm.

Fíjate en los datos obtenidos en nuestro banco de potencia: a 1.000 rpm ya entrega 19,87 mkg; a 2.000, 23,67; a 3.000, 24,6; a 4.000, 23,48; a 5.000, 21,84 mkg; a 6.000, 18,51; a 6.750, 14,72. No se cansa nunca; es un martillo pilón que golpea, golpea, golpea...

Alta curva de par: el conductor puede conducir sin cambiar de marcha tan a menudo.

Como puedes imaginar, las recuperaciones son de primer orden. Casi te puedes olvidar del cambio manual de seis velocidades, porque “ni siquiera hace falta cambiar”.

Hemos comparado los datos del Golf de tres puertas con distintas mecánicas de potencia similar: nuestro protagonista (con el 1.4 TSi de 140 CV) obtiene mejores números que el FSi de 2 litros y 150 CV. Incluso se acerca al TDi de 140 CV (este último lo hemos probado con cambio automático DSG).

Datos de nuestro Centro Técnico:

 
1.4 TSI 140 CV
2.0 FSI 150 CV
2.0 TDI 140 CV
Potencia máxima:
Par máximo:
158 CV- 5.330 rpm
21,9 mkg - 2.660 rpm
145,93 CV - 6.490 rpm
19,31 mkg - 3.500 rpm
150,69 CV - 3.820 rpm
34,94 mkg - 2.070 rpm
Consumo medio:
8,05 l/100 km
8,15 l/100 km
6,96 l/100 km
0-400 m:
0-1.000 m:
16,36 s
30,15 s
16,94 s
31,12 s
16,76 s
30,79 s
Recuperación
1.000 m a 50 km/h en 5ª
1.000 m a 50 km/h en 6ª

31,18 s
33,56 s

35,22 s
38,41 s

28,53 s
28,03 s
Adelantamientos
4ª de 80 a 120 km/h:

7,35 s

10,52 s

6,68 s
 
desde 21.630 €
desde 22.980 €
desde 23.980 €
Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...