Volkswagen Golf 1.9 TDI /100 Soul 5p

Treinta años después de la presentación del Golf en Alemania, la quinta generación del modelo de Volkswagen está a las puertas. Antes de que se produzca este cambio, previsto para finales de año, hemos analizado una interesante versión actual con mecánica Diesel turboalimentada de 100 CV, que combina buenas prestaciones, mejor consumo y completo equipamiento, a un precio asequible.
-
Volkswagen Golf 1.9 TDI /100 Soul 5p
Volkswagen Golf 1.9 TDI /100 Soul 5p

A primera vista, el diseño del modelo italiano gana bastantes puntos frente a nuestro protagonista, que peca de un diseño un tanto anticuado. La motorización que analizamos en esta ocasión tiene igual cilindrada, pero mayor potencia y par motor que el Golf, aunque las diferencias en las prestaciones no se plasman significativamente. Según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, el Golf acelera de 0 a 100 km en 9,98 segundos, apenas cinco centésimas por debajo del 147. La diferencia más significativa entre ambos modelos está en la capacidad del maletero con mucha menor capacidad que el de nuestro protagonista –275 litros frente a 325-. Los consumos registrados son similares en ambos casos. El comportamiento tanto en autovía como en vías con curvas enlazadas y ciudad es similar. El paso por curva es más rápido con el Alfa, mientras que la velocidad media más alta se consigue con nuestro Volkswagen. En cuanto a precio la diferencia a favor del Alfa se contrarresta con el equipamiento de serie presente en el VW.

Comparten ambos rivales un diseño veterano y, en esta ocasión, también un propulsor con algunos años. El Citroën presenta un propulsor un poco más grande –2 litros versus 1,9 litros- que ofrece 110 CV, que en nuestro banco de potencia no ha alcanzado más que 111, sin embargo, el Golf que anuncia 100 CV oficiales ofrece realmente 118. La mayor longitud del Xsara se plasma en un maletero bastante más grande –380 litros frente a 325- que el de nuestro protagonista y en una amplitud mayor, sobre todo en las plazas traseras. Los consumos son similares en ambos casos. El equipamiento de serie es mucho más completo en el caso del Golf, ya que los controles de estabilidad y tracción de serie en éste, no están disponibles, ni como opción, para el Xsara. El Golf incluye seis airbags de serie y el Xsara tan sólo cuatro –los delanteros de cabeza no están disponibles-. En marcha, el comportamiento del vehículo de origen alemán se nos antoja mucho más contundente, debido a unas suspensiones mucho más firmes, mientras que en el diseño del Xsara se ha primado el confort. El Golf es un poco más caro que el Xsara, pero a cambio ofrece mucho más equipamiento de serie –control de tracción y estabilidad, por ejemplo-.

Uno de los rivales más baratos –junto al Mitsubishi Space Star- de entre todos los que hemos comparado con este Golf es éste, que, además, comparte prácticamente los mismos datos –consumos, longitud, aceleración, velocidad máxima-. Una vez más en diseño encontramos un vehículo más moderno. El motor tiene un poco menos de cilindrada, aunque ofrece la misma potencia oficial.. Las dimensiones son similares en el caso de estos dos vehículos y el maletero, igual -325 litros-. El equipamiento de serie es más amplio en el caso del Golf, que incluye airbags de cabeza delanteros –en el Focus no están disponibles-, llantas de aleación –510 euros para el Ford-, control de tracción y estabilidad –el primero cuesta en este rival 210 euros y el segundo no está disponible-. El comportamiento de ambos modelos es similar y el paso por curva es rápido en los dos casos. Uno de los aspectos en los que destaca el Ford es en sonoridad, que registra los valores más bajos de entre todos los rivales al ralentí.

Con un motor de menor cilindrada, pero que ofrece prácticamente la misma potencia y algo menos de par motor, este Honda hace frente a nuestro protagonista sobre todo gracias a su ajustado precio –casi 3.000 euros más barato-. Lo cierto es que en prestaciones se lleva la palma el Golf con una aceleración de casi 2,5 segundos más rápida o una recuperaciones en torno a los 4 ó 5 segundos mejores. Sin embargo en consumos, por ejemplo, andan bastante a la par. La longitud del Civic es mayor que la del Golf y con ello le gana 45 litros de maletero al protagonista de nuestro test. Los equipamientos de serie son coincidentes, ambos tienen airbag de conductor, pasajero y laterales delanteros, aire acondicionado, llantas, ABS. El control de estabilidad y el de tracción no están disponibles en el Civic.

Se trata del modelo que más potencia ofrece, según los datos oficiales de nuestro Centro Técnico, pero a cambio ofrece cifras poco satisfactorias en frenadas y en sonoridad al ralentí y a 140 km/h. También peca este modelo por su diseño algo anticuado. En cuanto a tamaño, el Space Star es algo más corto, pero no por ello las dimensiones interiores o del maletero se ven perjudicadas, al contrario. Precisamente, el Space Star tiene uno de los maleteros más amplios: 370 litros. Los consumos son algo más altos. Es el rival con un precio más barato. La diferencia con nuestro protagonista es de más de 4.000 euros, un dato que hay que tener en cuenta. Aunque también tendremos que atender a las significativas diferencias de equipamiento: el airbag de cabeza delantero, el climatizador y los controles de tracción y estabilidad que vienen de serie con nuestro protagonista no son ni siquiera elementos opcionales en el Mitsubishi.

Con un diseño más actualizado que el del protagonista de la nuestra prueba, el Almera monta el motor Renovado con sistema common rail. El propulsor de este Almera ofrece 112 CV, una cifra de par motor similar y unas prestaciones casi calcadas a las del Golf: las diferencias en aceleración o velocidad máxima son de centésimas. Lo que sí se le escapa a Nissan con este propulsor son las cifras de consumo que se colocan en 8 litros a los 100 en ciudad frente a los 6,8 del Golf. El vehículo de origen oriental es apenas 50 mm más largo que nuestro protagonista, lo que, junto a una disposición del interior diferente otorga al maletero una capacidad de 355 litros. El equipamiento de serie del Nissan incluye airbag de conductor, acompañante y delanteros laterales, ABS, llantas y aire acondicionado. Sin embargo, queda como elemento opcional más destacable el control de estabilidad –570 euros- (el de tracción no está disponible ni como opción). Y todo ello por unos 3.000 euros menos que nuestro protagonista –2.500 si contamos con que el Golf equipa de serie el control de estabilidad-. En cuanto a comportamiento, el Almera resulta muy noble en zonas con curvas enlazadas, ofrece una buena estabilidad en autovía y permite unos cruceros elevados.

El HDI es el más lento en aceleración de 0 a 100 km/h de todos los rivales, a pesar de tener un motor con una potencia superior a Golf, Focus y Civic. El diseño del 307 es más nuevo, más largo que nuestro protagonista y ofrece un amplio maletero de 380 litros –de los más amplios del segmento-. El equipamiento de serie del 307 contempla los mismos elementos que el de nuestro Golf, pero no tiene disponible el control de tracción ni como opción. Por el contrario, el Peugeot ofrece climatizador de serie, que en el Golf sale por 335 euros. En el apartado dinámico, el 307 tiene un comportamiento más ágil, ya que dispone de un tren trasero bastante más nervioso que el de nuestro protagonista.

Una de las bazas más importantes es, sin duda alguna, el novedoso y arriesgado diseño del Mégane. Sin embargo, ocupémonos de lo que hay debajo del capó. Se trata de un motor con la misma cilindrada que el Golf, pero que ofrece 123,1 CV, según los datos de nuestro banco y, que, si los comparamos con los 118, que el Golf ha ofrecido, podemos concluir que la diferencia a priori no es tan sustancial. Sin embargo, en prestaciones, el Mégane le gana la baza al Golf por unas décimas en aceleración y velocidad máxima. El Renault es 60 mm más largo que el alemán y ofrece 350 litros de capacidad de maletero, apenas medio centenar de litros más que el protagonista de nuestro test. Pero si en prestaciones se llevaba la palma el Renault, en consumos, el Golf se alza con la victoria en todos los apartados. En materia de seguridad siempre ha destacado la marca francesa y a la hora de equipar a su superventas no iba a ser menos, a los seis airbags del Golf, se suman también los laterales traseros en el Mégane.

”El enemigo en casa” sería la frase que mejor define la relación de nuestro protagonista con el León. Se trata de uno de los rivales más firmes del Golf, equipa el mismo propulsor que nuestro protagonista, tiene un diseño más moderno y un equipamiento similar por un precio ligeramente inferior. El León con el mismo propulsor ofrece unas cifras de prestaciones mejores que las del Golf.. Los consumos homologados se quedan por debajo, aunque, en este apartado los datos son bastante parecidos. El Seat pincha en el equipamiento de serie, que no ofrece airbag de cabeza ni como opción y en que el control de estabilidad cuesta 511 euros –en el Golf viene de serie-. El ABS y las llantas son de serie para los dos, pero el León ofrece climatizador de serie que en el Volkswagen cuesta 335 euros. La parecida estructura del conjunto de ambos, chasis y suspensiones, otorgan a los dos un comportamiento similar: seguro y fiable.

A primera vista, el diseño del modelo italiano gana bastantes puntos frente a nuestro protagonista, que peca de un diseño un tanto anticuado. La motorización que analizamos en esta ocasión tiene igual cilindrada, pero mayor potencia y par motor que el Golf, aunque las diferencias en las prestaciones no se plasman significativamente. Según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, el Golf acelera de 0 a 100 km en 9,98 segundos, apenas cinco centésimas por debajo del 147. La diferencia más significativa entre ambos modelos está en la capacidad del maletero con mucha menor capacidad que el de nuestro protagonista –275 litros frente a 325-. Los consumos registrados son similares en ambos casos. El comportamiento tanto en autovía como en vías con curvas enlazadas y ciudad es similar. El paso por curva es más rápido con el Alfa, mientras que la velocidad media más alta se consigue con nuestro Volkswagen. En cuanto a precio la diferencia a favor del Alfa se contrarresta con el equipamiento de serie presente en el VW.

Comparten ambos rivales un diseño veterano y, en esta ocasión, también un propulsor con algunos años. El Citroën presenta un propulsor un poco más grande –2 litros versus 1,9 litros- que ofrece 110 CV, que en nuestro banco de potencia no ha alcanzado más que 111, sin embargo, el Golf que anuncia 100 CV oficiales ofrece realmente 118. La mayor longitud del Xsara se plasma en un maletero bastante más grande –380 litros frente a 325- que el de nuestro protagonista y en una amplitud mayor, sobre todo en las plazas traseras. Los consumos son similares en ambos casos. El equipamiento de serie es mucho más completo en el caso del Golf, ya que los controles de estabilidad y tracción de serie en éste, no están disponibles, ni como opción, para el Xsara. El Golf incluye seis airbags de serie y el Xsara tan sólo cuatro –los delanteros de cabeza no están disponibles-. En marcha, el comportamiento del vehículo de origen alemán se nos antoja mucho más contundente, debido a unas suspensiones mucho más firmes, mientras que en el diseño del Xsara se ha primado el confort. El Golf es un poco más caro que el Xsara, pero a cambio ofrece mucho más equipamiento de serie –control de tracción y estabilidad, por ejemplo-.

Uno de los rivales más baratos –junto al Mitsubishi Space Star- de entre todos los que hemos comparado con este Golf es éste, que, además, comparte prácticamente los mismos datos –consumos, longitud, aceleración, velocidad máxima-. Una vez más en diseño encontramos un vehículo más moderno. El motor tiene un poco menos de cilindrada, aunque ofrece la misma potencia oficial.. Las dimensiones son similares en el caso de estos dos vehículos y el maletero, igual -325 litros-. El equipamiento de serie es más amplio en el caso del Golf, que incluye airbags de cabeza delanteros –en el Focus no están disponibles-, llantas de aleación –510 euros para el Ford-, control de tracción y estabilidad –el primero cuesta en este rival 210 euros y el segundo no está disponible-. El comportamiento de ambos modelos es similar y el paso por curva es rápido en los dos casos. Uno de los aspectos en los que destaca el Ford es en sonoridad, que registra los valores más bajos de entre todos los rivales al ralentí.

Con un motor de menor cilindrada, pero que ofrece prácticamente la misma potencia y algo menos de par motor, este Honda hace frente a nuestro protagonista sobre todo gracias a su ajustado precio –casi 3.000 euros más barato-. Lo cierto es que en prestaciones se lleva la palma el Golf con una aceleración de casi 2,5 segundos más rápida o una recuperaciones en torno a los 4 ó 5 segundos mejores. Sin embargo en consumos, por ejemplo, andan bastante a la par. La longitud del Civic es mayor que la del Golf y con ello le gana 45 litros de maletero al protagonista de nuestro test. Los equipamientos de serie son coincidentes, ambos tienen airbag de conductor, pasajero y laterales delanteros, aire acondicionado, llantas, ABS. El control de estabilidad y el de tracción no están disponibles en el Civic.

Se trata del modelo que más potencia ofrece, según los datos oficiales de nuestro Centro Técnico, pero a cambio ofrece cifras poco satisfactorias en frenadas y en sonoridad al ralentí y a 140 km/h. También peca este modelo por su diseño algo anticuado. En cuanto a tamaño, el Space Star es algo más corto, pero no por ello las dimensiones interiores o del maletero se ven perjudicadas, al contrario. Precisamente, el Space Star tiene uno de los maleteros más amplios: 370 litros. Los consumos son algo más altos. Es el rival con un precio más barato. La diferencia con nuestro protagonista es de más de 4.000 euros, un dato que hay que tener en cuenta. Aunque también tendremos que atender a las significativas diferencias de equipamiento: el airbag de cabeza delantero, el climatizador y los controles de tracción y estabilidad que vienen de serie con nuestro protagonista no son ni siquiera elementos opcionales en el Mitsubishi.

Con un diseño más actualizado que el del protagonista de la nuestra prueba, el Almera monta el motor Renovado con sistema common rail. El propulsor de este Almera ofrece 112 CV, una cifra de par motor similar y unas prestaciones casi calcadas a las del Golf: las diferencias en aceleración o velocidad máxima son de centésimas. Lo que sí se le escapa a Nissan con este propulsor son las cifras de consumo que se colocan en 8 litros a los 100 en ciudad frente a los 6,8 del Golf. El vehículo de origen oriental es apenas 50 mm más largo que nuestro protagonista, lo que, junto a una disposición del interior diferente otorga al maletero una capacidad de 355 litros. El equipamiento de serie del Nissan incluye airbag de conductor, acompañante y delanteros laterales, ABS, llantas y aire acondicionado. Sin embargo, queda como elemento opcional más destacable el control de estabilidad –570 euros- (el de tracción no está disponible ni como opción). Y todo ello por unos 3.000 euros menos que nuestro protagonista –2.500 si contamos con que el Golf equipa de serie el control de estabilidad-. En cuanto a comportamiento, el Almera resulta muy noble en zonas con curvas enlazadas, ofrece una buena estabilidad en autovía y permite unos cruceros elevados.

El HDI es el más lento en aceleración de 0 a 100 km/h de todos los rivales, a pesar de tener un motor con una potencia superior a Golf, Focus y Civic. El diseño del 307 es más nuevo, más largo que nuestro protagonista y ofrece un amplio maletero de 380 litros –de los más amplios del segmento-. El equipamiento de serie del 307 contempla los mismos elementos que el de nuestro Golf, pero no tiene disponible el control de tracción ni como opción. Por el contrario, el Peugeot ofrece climatizador de serie, que en el Golf sale por 335 euros. En el apartado dinámico, el 307 tiene un comportamiento más ágil, ya que dispone de un tren trasero bastante más nervioso que el de nuestro protagonista.

Una de las bazas más importantes es, sin duda alguna, el novedoso y arriesgado diseño del Mégane. Sin embargo, ocupémonos de lo que hay debajo del capó. Se trata de un motor con la misma cilindrada que el Golf, pero que ofrece 123,1 CV, según los datos de nuestro banco y, que, si los comparamos con los 118, que el Golf ha ofrecido, podemos concluir que la diferencia a priori no es tan sustancial. Sin embargo, en prestaciones, el Mégane le gana la baza al Golf por unas décimas en aceleración y velocidad máxima. El Renault es 60 mm más largo que el alemán y ofrece 350 litros de capacidad de maletero, apenas medio centenar de litros más que el protagonista de nuestro test. Pero si en prestaciones se llevaba la palma el Renault, en consumos, el Golf se alza con la victoria en todos los apartados. En materia de seguridad siempre ha destacado la marca francesa y a la hora de equipar a su superventas no iba a ser menos, a los seis airbags del Golf, se suman también los laterales traseros en el Mégane.

”El enemigo en casa” sería la frase que mejor define la relación de nuestro protagonista con el León. Se trata de uno de los rivales más firmes del Golf, equipa el mismo propulsor que nuestro protagonista, tiene un diseño más moderno y un equipamiento similar por un precio ligeramente inferior. El León con el mismo propulsor ofrece unas cifras de prestaciones mejores que las del Golf.. Los consumos homologados se quedan por debajo, aunque, en este apartado los datos son bastante parecidos. El Seat pincha en el equipamiento de serie, que no ofrece airbag de cabeza ni como opción y en que el control de estabilidad cuesta 511 euros –en el Golf viene de serie-. El ABS y las llantas son de serie para los dos, pero el León ofrece climatizador de serie que en el Volkswagen cuesta 335 euros. La parecida estructura del conjunto de ambos, chasis y suspensiones, otorgan a los dos un comportamiento similar: seguro y fiable.

A primera vista, el diseño del modelo italiano gana bastantes puntos frente a nuestro protagonista, que peca de un diseño un tanto anticuado. La motorización que analizamos en esta ocasión tiene igual cilindrada, pero mayor potencia y par motor que el Golf, aunque las diferencias en las prestaciones no se plasman significativamente. Según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, el Golf acelera de 0 a 100 km en 9,98 segundos, apenas cinco centésimas por debajo del 147. La diferencia más significativa entre ambos modelos está en la capacidad del maletero con mucha menor capacidad que el de nuestro protagonista –275 litros frente a 325-. Los consumos registrados son similares en ambos casos. El comportamiento tanto en autovía como en vías con curvas enlazadas y ciudad es similar. El paso por curva es más rápido con el Alfa, mientras que la velocidad media más alta se consigue con nuestro Volkswagen. En cuanto a precio la diferencia a favor del Alfa se contrarresta con el equipamiento de serie presente en el VW.

Comparten ambos rivales un diseño veterano y, en esta ocasión, también un propulsor con algunos años. El Citroën presenta un propulsor un poco más grande –2 litros versus 1,9 litros- que ofrece 110 CV, que en nuestro banco de potencia no ha alcanzado más que 111, sin embargo, el Golf que anuncia 100 CV oficiales ofrece realmente 118. La mayor longitud del Xsara se plasma en un maletero bastante más grande –380 litros frente a 325- que el de nuestro protagonista y en una amplitud mayor, sobre todo en las plazas traseras. Los consumos son similares en ambos casos. El equipamiento de serie es mucho más completo en el caso del Golf, ya que los controles de estabilidad y tracción de serie en éste, no están disponibles, ni como opción, para el Xsara. El Golf incluye seis airbags de serie y el Xsara tan sólo cuatro –los delanteros de cabeza no están disponibles-. En marcha, el comportamiento del vehículo de origen alemán se nos antoja mucho más contundente, debido a unas suspensiones mucho más firmes, mientras que en el diseño del Xsara se ha primado el confort. El Golf es un poco más caro que el Xsara, pero a cambio ofrece mucho más equipamiento de serie –control de tracción y estabilidad, por ejemplo-.

Uno de los rivales más baratos –junto al Mitsubishi Space Star- de entre todos los que hemos comparado con este Golf es éste, que, además, comparte prácticamente los mismos datos –consumos, longitud, aceleración, velocidad máxima-. Una vez más en diseño encontramos un vehículo más moderno. El motor tiene un poco menos de cilindrada, aunque ofrece la misma potencia oficial.. Las dimensiones son similares en el caso de estos dos vehículos y el maletero, igual -325 litros-. El equipamiento de serie es más amplio en el caso del Golf, que incluye airbags de cabeza delanteros –en el Focus no están disponibles-, llantas de aleación –510 euros para el Ford-, control de tracción y estabilidad –el primero cuesta en este rival 210 euros y el segundo no está disponible-. El comportamiento de ambos modelos es similar y el paso por curva es rápido en los dos casos. Uno de los aspectos en los que destaca el Ford es en sonoridad, que registra los valores más bajos de entre todos los rivales al ralentí.

Con un motor de menor cilindrada, pero que ofrece prácticamente la misma potencia y algo menos de par motor, este Honda hace frente a nuestro protagonista sobre todo gracias a su ajustado precio –casi 3.000 euros más barato-. Lo cierto es que en prestaciones se lleva la palma el Golf con una aceleración de casi 2,5 segundos más rápida o una recuperaciones en torno a los 4 ó 5 segundos mejores. Sin embargo en consumos, por ejemplo, andan bastante a la par. La longitud del Civic es mayor que la del Golf y con ello le gana 45 litros de maletero al protagonista de nuestro test. Los equipamientos de serie son coincidentes, ambos tienen airbag de conductor, pasajero y laterales delanteros, aire acondicionado, llantas, ABS. El control de estabilidad y el de tracción no están disponibles en el Civic.

Se trata del modelo que más potencia ofrece, según los datos oficiales de nuestro Centro Técnico, pero a cambio ofrece cifras poco satisfactorias en frenadas y en sonoridad al ralentí y a 140 km/h. También peca este modelo por su diseño algo anticuado. En cuanto a tamaño, el Space Star es algo más corto, pero no por ello las dimensiones interiores o del maletero se ven perjudicadas, al contrario. Precisamente, el Space Star tiene uno de los maleteros más amplios: 370 litros. Los consumos son algo más altos. Es el rival con un precio más barato. La diferencia con nuestro protagonista es de más de 4.000 euros, un dato que hay que tener en cuenta. Aunque también tendremos que atender a las significativas diferencias de equipamiento: el airbag de cabeza delantero, el climatizador y los controles de tracción y estabilidad que vienen de serie con nuestro protagonista no son ni siquiera elementos opcionales en el Mitsubishi.

Con un diseño más actualizado que el del protagonista de la nuestra prueba, el Almera monta el motor Renovado con sistema common rail. El propulsor de este Almera ofrece 112 CV, una cifra de par motor similar y unas prestaciones casi calcadas a las del Golf: las diferencias en aceleración o velocidad máxima son de centésimas. Lo que sí se le escapa a Nissan con este propulsor son las cifras de consumo que se colocan en 8 litros a los 100 en ciudad frente a los 6,8 del Golf. El vehículo de origen oriental es apenas 50 mm más largo que nuestro protagonista, lo que, junto a una disposición del interior diferente otorga al maletero una capacidad de 355 litros. El equipamiento de serie del Nissan incluye airbag de conductor, acompañante y delanteros laterales, ABS, llantas y aire acondicionado. Sin embargo, queda como elemento opcional más destacable el control de estabilidad –570 euros- (el de tracción no está disponible ni como opción). Y todo ello por unos 3.000 euros menos que nuestro protagonista –2.500 si contamos con que el Golf equipa de serie el control de estabilidad-. En cuanto a comportamiento, el Almera resulta muy noble en zonas con curvas enlazadas, ofrece una buena estabilidad en autovía y permite unos cruceros elevados.

El HDI es el más lento en aceleración de 0 a 100 km/h de todos los rivales, a pesar de tener un motor con una potencia superior a Golf, Focus y Civic. El diseño del 307 es más nuevo, más largo que nuestro protagonista y ofrece un amplio maletero de 380 litros –de los más amplios del segmento-. El equipamiento de serie del 307 contempla los mismos elementos que el de nuestro Golf, pero no tiene disponible el control de tracción ni como opción. Por el contrario, el Peugeot ofrece climatizador de serie, que en el Golf sale por 335 euros. En el apartado dinámico, el 307 tiene un comportamiento más ágil, ya que dispone de un tren trasero bastante más nervioso que el de nuestro protagonista.

Una de las bazas más importantes es, sin duda alguna, el novedoso y arriesgado diseño del Mégane. Sin embargo, ocupémonos de lo que hay debajo del capó. Se trata de un motor con la misma cilindrada que el Golf, pero que ofrece 123,1 CV, según los datos de nuestro banco y, que, si los comparamos con los 118, que el Golf ha ofrecido, podemos concluir que la diferencia a priori no es tan sustancial. Sin embargo, en prestaciones, el Mégane le gana la baza al Golf por unas décimas en aceleración y velocidad máxima. El Renault es 60 mm más largo que el alemán y ofrece 350 litros de capacidad de maletero, apenas medio centenar de litros más que el protagonista de nuestro test. Pero si en prestaciones se llevaba la palma el Renault, en consumos, el Golf se alza con la victoria en todos los apartados. En materia de seguridad siempre ha destacado la marca francesa y a la hora de equipar a su superventas no iba a ser menos, a los seis airbags del Golf, se suman también los laterales traseros en el Mégane.

”El enemigo en casa” sería la frase que mejor define la relación de nuestro protagonista con el León. Se trata de uno de los rivales más firmes del Golf, equipa el mismo propulsor que nuestro protagonista, tiene un diseño más moderno y un equipamiento similar por un precio ligeramente inferior. El León con el mismo propulsor ofrece unas cifras de prestaciones mejores que las del Golf.. Los consumos homologados se quedan por debajo, aunque, en este apartado los datos son bastante parecidos. El Seat pincha en el equipamiento de serie, que no ofrece airbag de cabeza ni como opción y en que el control de estabilidad cuesta 511 euros –en el Golf viene de serie-. El ABS y las llantas son de serie para los dos, pero el León ofrece climatizador de serie que en el Volkswagen cuesta 335 euros. La parecida estructura del conjunto de ambos, chasis y suspensiones, otorgan a los dos un comportamiento similar: seguro y fiable.

A primera vista, el diseño del modelo italiano gana bastantes puntos frente a nuestro protagonista, que peca de un diseño un tanto anticuado. La motorización que analizamos en esta ocasión tiene igual cilindrada, pero mayor potencia y par motor que el Golf, aunque las diferencias en las prestaciones no se plasman significativamente. Según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, el Golf acelera de 0 a 100 km en 9,98 segundos, apenas cinco centésimas por debajo del 147. La diferencia más significativa entre ambos modelos está en la capacidad del maletero con mucha menor capacidad que el de nuestro protagonista –275 litros frente a 325-. Los consumos registrados son similares en ambos casos. El comportamiento tanto en autovía como en vías con curvas enlazadas y ciudad es similar. El paso por curva es más rápido con el Alfa, mientras que la velocidad media más alta se consigue con nuestro Volkswagen. En cuanto a precio la diferencia a favor del Alfa se contrarresta con el equipamiento de serie presente en el VW.

Comparten ambos rivales un diseño veterano y, en esta ocasión, también un propulsor con algunos años. El Citroën presenta un propulsor un poco más grande –2 litros versus 1,9 litros- que ofrece 110 CV, que en nuestro banco de potencia no ha alcanzado más que 111, sin embargo, el Golf que anuncia 100 CV oficiales ofrece realmente 118. La mayor longitud del Xsara se plasma en un maletero bastante más grande –380 litros frente a 325- que el de nuestro protagonista y en una amplitud mayor, sobre todo en las plazas traseras. Los consumos son similares en ambos casos. El equipamiento de serie es mucho más completo en el caso del Golf, ya que los controles de estabilidad y tracción de serie en éste, no están disponibles, ni como opción, para el Xsara. El Golf incluye seis airbags de serie y el Xsara tan sólo cuatro –los delanteros de cabeza no están disponibles-. En marcha, el comportamiento del vehículo de origen alemán se nos antoja mucho más contundente, debido a unas suspensiones mucho más firmes, mientras que en el diseño del Xsara se ha primado el confort. El Golf es un poco más caro que el Xsara, pero a cambio ofrece mucho más equipamiento de serie –control de tracción y estabilidad, por ejemplo-.

Uno de los rivales más baratos –junto al Mitsubishi Space Star- de entre todos los que hemos comparado con este Golf es éste, que, además, comparte prácticamente los mismos datos –consumos, longitud, aceleración, velocidad máxima-. Una vez más en diseño encontramos un vehículo más moderno. El motor tiene un poco menos de cilindrada, aunque ofrece la misma potencia oficial.. Las dimensiones son similares en el caso de estos dos vehículos y el maletero, igual -325 litros-. El equipamiento de serie es más amplio en el caso del Golf, que incluye airbags de cabeza delanteros –en el Focus no están disponibles-, llantas de aleación –510 euros para el Ford-, control de tracción y estabilidad –el primero cuesta en este rival 210 euros y el segundo no está disponible-. El comportamiento de ambos modelos es similar y el paso por curva es rápido en los dos casos. Uno de los aspectos en los que destaca el Ford es en sonoridad, que registra los valores más bajos de entre todos los rivales al ralentí.

Con un motor de menor cilindrada, pero que ofrece prácticamente la misma potencia y algo menos de par motor, este Honda hace frente a nuestro protagonista sobre todo gracias a su ajustado precio –casi 3.000 euros más barato-. Lo cierto es que en prestaciones se lleva la palma el Golf con una aceleración de casi 2,5 segundos más rápida o una recuperaciones en torno a los 4 ó 5 segundos mejores. Sin embargo en consumos, por ejemplo, andan bastante a la par. La longitud del Civic es mayor que la del Golf y con ello le gana 45 litros de maletero al protagonista de nuestro test. Los equipamientos de serie son coincidentes, ambos tienen airbag de conductor, pasajero y laterales delanteros, aire acondicionado, llantas, ABS. El control de estabilidad y el de tracción no están disponibles en el Civic.

Se trata del modelo que más potencia ofrece, según los datos oficiales de nuestro Centro Técnico, pero a cambio ofrece cifras poco satisfactorias en frenadas y en sonoridad al ralentí y a 140 km/h. También peca este modelo por su diseño algo anticuado. En cuanto a tamaño, el Space Star es algo más corto, pero no por ello las dimensiones interiores o del maletero se ven perjudicadas, al contrario. Precisamente, el Space Star tiene uno de los maleteros más amplios: 370 litros. Los consumos son algo más altos. Es el rival con un precio más barato. La diferencia con nuestro protagonista es de más de 4.000 euros, un dato que hay que tener en cuenta. Aunque también tendremos que atender a las significativas diferencias de equipamiento: el airbag de cabeza delantero, el climatizador y los controles de tracción y estabilidad que vienen de serie con nuestro protagonista no son ni siquiera elementos opcionales en el Mitsubishi.

Con un diseño más actualizado que el del protagonista de la nuestra prueba, el Almera monta el motor Renovado con sistema common rail. El propulsor de este Almera ofrece 112 CV, una cifra de par motor similar y unas prestaciones casi calcadas a las del Golf: las diferencias en aceleración o velocidad máxima son de centésimas. Lo que sí se le escapa a Nissan con este propulsor son las cifras de consumo que se colocan en 8 litros a los 100 en ciudad frente a los 6,8 del Golf. El vehículo de origen oriental es apenas 50 mm más largo que nuestro protagonista, lo que, junto a una disposición del interior diferente otorga al maletero una capacidad de 355 litros. El equipamiento de serie del Nissan incluye airbag de conductor, acompañante y delanteros laterales, ABS, llantas y aire acondicionado. Sin embargo, queda como elemento opcional más destacable el control de estabilidad –570 euros- (el de tracción no está disponible ni como opción). Y todo ello por unos 3.000 euros menos que nuestro protagonista –2.500 si contamos con que el Golf equipa de serie el control de estabilidad-. En cuanto a comportamiento, el Almera resulta muy noble en zonas con curvas enlazadas, ofrece una buena estabilidad en autovía y permite unos cruceros elevados.

El HDI es el más lento en aceleración de 0 a 100 km/h de todos los rivales, a pesar de tener un motor con una potencia superior a Golf, Focus y Civic. El diseño del 307 es más nuevo, más largo que nuestro protagonista y ofrece un amplio maletero de 380 litros –de los más amplios del segmento-. El equipamiento de serie del 307 contempla los mismos elementos que el de nuestro Golf, pero no tiene disponible el control de tracción ni como opción. Por el contrario, el Peugeot ofrece climatizador de serie, que en el Golf sale por 335 euros. En el apartado dinámico, el 307 tiene un comportamiento más ágil, ya que dispone de un tren trasero bastante más nervioso que el de nuestro protagonista.

Una de las bazas más importantes es, sin duda alguna, el novedoso y arriesgado diseño del Mégane. Sin embargo, ocupémonos de lo que hay debajo del capó. Se trata de un motor con la misma cilindrada que el Golf, pero que ofrece 123,1 CV, según los datos de nuestro banco y, que, si los comparamos con los 118, que el Golf ha ofrecido, podemos concluir que la diferencia a priori no es tan sustancial. Sin embargo, en prestaciones, el Mégane le gana la baza al Golf por unas décimas en aceleración y velocidad máxima. El Renault es 60 mm más largo que el alemán y ofrece 350 litros de capacidad de maletero, apenas medio centenar de litros más que el protagonista de nuestro test. Pero si en prestaciones se llevaba la palma el Renault, en consumos, el Golf se alza con la victoria en todos los apartados. En materia de seguridad siempre ha destacado la marca francesa y a la hora de equipar a su superventas no iba a ser menos, a los seis airbags del Golf, se suman también los laterales traseros en el Mégane.

”El enemigo en casa” sería la frase que mejor define la relación de nuestro protagonista con el León. Se trata de uno de los rivales más firmes del Golf, equipa el mismo propulsor que nuestro protagonista, tiene un diseño más moderno y un equipamiento similar por un precio ligeramente inferior. El León con el mismo propulsor ofrece unas cifras de prestaciones mejores que las del Golf.. Los consumos homologados se quedan por debajo, aunque, en este apartado los datos son bastante parecidos. El Seat pincha en el equipamiento de serie, que no ofrece airbag de cabeza ni como opción y en que el control de estabilidad cuesta 511 euros –en el Golf viene de serie-. El ABS y las llantas son de serie para los dos, pero el León ofrece climatizador de serie que en el Volkswagen cuesta 335 euros. La parecida estructura del conjunto de ambos, chasis y suspensiones, otorgan a los dos un comportamiento similar: seguro y fiable.

A primera vista, el diseño del modelo italiano gana bastantes puntos frente a nuestro protagonista, que peca de un diseño un tanto anticuado. La motorización que analizamos en esta ocasión tiene igual cilindrada, pero mayor potencia y par motor que el Golf, aunque las diferencias en las prestaciones no se plasman significativamente. Según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, el Golf acelera de 0 a 100 km en 9,98 segundos, apenas cinco centésimas por debajo del 147. La diferencia más significativa entre ambos modelos está en la capacidad del maletero con mucha menor capacidad que el de nuestro protagonista –275 litros frente a 325-. Los consumos registrados son similares en ambos casos. El comportamiento tanto en autovía como en vías con curvas enlazadas y ciudad es similar. El paso por curva es más rápido con el Alfa, mientras que la velocidad media más alta se consigue con nuestro Volkswagen. En cuanto a precio la diferencia a favor del Alfa se contrarresta con el equipamiento de serie presente en el VW.

Comparten ambos rivales un diseño veterano y, en esta ocasión, también un propulsor con algunos años. El Citroën presenta un propulsor un poco más grande –2 litros versus 1,9 litros- que ofrece 110 CV, que en nuestro banco de potencia no ha alcanzado más que 111, sin embargo, el Golf que anuncia 100 CV oficiales ofrece realmente 118. La mayor longitud del Xsara se plasma en un maletero bastante más grande –380 litros frente a 325- que el de nuestro protagonista y en una amplitud mayor, sobre todo en las plazas traseras. Los consumos son similares en ambos casos. El equipamiento de serie es mucho más completo en el caso del Golf, ya que los controles de estabilidad y tracción de serie en éste, no están disponibles, ni como opción, para el Xsara. El Golf incluye seis airbags de serie y el Xsara tan sólo cuatro –los delanteros de cabeza no están disponibles-. En marcha, el comportamiento del vehículo de origen alemán se nos antoja mucho más contundente, debido a unas suspensiones mucho más firmes, mientras que en el diseño del Xsara se ha primado el confort. El Golf es un poco más caro que el Xsara, pero a cambio ofrece mucho más equipamiento de serie –control de tracción y estabilidad, por ejemplo-.

Uno de los rivales más baratos –junto al Mitsubishi Space Star- de entre todos los que hemos comparado con este Golf es éste, que, además, comparte prácticamente los mismos datos –consumos, longitud, aceleración, velocidad máxima-. Una vez más en diseño encontramos un vehículo más moderno. El motor tiene un poco menos de cilindrada, aunque ofrece la misma potencia oficial.. Las dimensiones son similares en el caso de estos dos vehículos y el maletero, igual -325 litros-. El equipamiento de serie es más amplio en el caso del Golf, que incluye airbags de cabeza delanteros –en el Focus no están disponibles-, llantas de aleación –510 euros para el Ford-, control de tracción y estabilidad –el primero cuesta en este rival 210 euros y el segundo no está disponible-. El comportamiento de ambos modelos es similar y el paso por curva es rápido en los dos casos. Uno de los aspectos en los que destaca el Ford es en sonoridad, que registra los valores más bajos de entre todos los rivales al ralentí.

Con un motor de menor cilindrada, pero que ofrece prácticamente la misma potencia y algo menos de par motor, este Honda hace frente a nuestro protagonista sobre todo gracias a su ajustado precio –casi 3.000 euros más barato-. Lo cierto es que en prestaciones se lleva la palma el Golf con una aceleración de casi 2,5 segundos más rápida o una recuperaciones en torno a los 4 ó 5 segundos mejores. Sin embargo en consumos, por ejemplo, andan bastante a la par. La longitud del Civic es mayor que la del Golf y con ello le gana 45 litros de maletero al protagonista de nuestro test. Los equipamientos de serie son coincidentes, ambos tienen airbag de conductor, pasajero y laterales delanteros, aire acondicionado, llantas, ABS. El control de estabilidad y el de tracción no están disponibles en el Civic.

Se trata del modelo que más potencia ofrece, según los datos oficiales de nuestro Centro Técnico, pero a cambio ofrece cifras poco satisfactorias en frenadas y en sonoridad al ralentí y a 140 km/h. También peca este modelo por su diseño algo anticuado. En cuanto a tamaño, el Space Star es algo más corto, pero no por ello las dimensiones interiores o del maletero se ven perjudicadas, al contrario. Precisamente, el Space Star tiene uno de los maleteros más amplios: 370 litros. Los consumos son algo más altos. Es el rival con un precio más barato. La diferencia con nuestro protagonista es de más de 4.000 euros, un dato que hay que tener en cuenta. Aunque también tendremos que atender a las significativas diferencias de equipamiento: el airbag de cabeza delantero, el climatizador y los controles de tracción y estabilidad que vienen de serie con nuestro protagonista no son ni siquiera elementos opcionales en el Mitsubishi.

Con un diseño más actualizado que el del protagonista de la nuestra prueba, el Almera monta el motor Renovado con sistema common rail. El propulsor de este Almera ofrece 112 CV, una cifra de par motor similar y unas prestaciones casi calcadas a las del Golf: las diferencias en aceleración o velocidad máxima son de centésimas. Lo que sí se le escapa a Nissan con este propulsor son las cifras de consumo que se colocan en 8 litros a los 100 en ciudad frente a los 6,8 del Golf. El vehículo de origen oriental es apenas 50 mm más largo que nuestro protagonista, lo que, junto a una disposición del interior diferente otorga al maletero una capacidad de 355 litros. El equipamiento de serie del Nissan incluye airbag de conductor, acompañante y delanteros laterales, ABS, llantas y aire acondicionado. Sin embargo, queda como elemento opcional más destacable el control de estabilidad –570 euros- (el de tracción no está disponible ni como opción). Y todo ello por unos 3.000 euros menos que nuestro protagonista –2.500 si contamos con que el Golf equipa de serie el control de estabilidad-. En cuanto a comportamiento, el Almera resulta muy noble en zonas con curvas enlazadas, ofrece una buena estabilidad en autovía y permite unos cruceros elevados.

El HDI es el más lento en aceleración de 0 a 100 km/h de todos los rivales, a pesar de tener un motor con una potencia superior a Golf, Focus y Civic. El diseño del 307 es más nuevo, más largo que nuestro protagonista y ofrece un amplio maletero de 380 litros –de los más amplios del segmento-. El equipamiento de serie del 307 contempla los mismos elementos que el de nuestro Golf, pero no tiene disponible el control de tracción ni como opción. Por el contrario, el Peugeot ofrece climatizador de serie, que en el Golf sale por 335 euros. En el apartado dinámico, el 307 tiene un comportamiento más ágil, ya que dispone de un tren trasero bastante más nervioso que el de nuestro protagonista.

Una de las bazas más importantes es, sin duda alguna, el novedoso y arriesgado diseño del Mégane. Sin embargo, ocupémonos de lo que hay debajo del capó. Se trata de un motor con la misma cilindrada que el Golf, pero que ofrece 123,1 CV, según los datos de nuestro banco y, que, si los comparamos con los 118, que el Golf ha ofrecido, podemos concluir que la diferencia a priori no es tan sustancial. Sin embargo, en prestaciones, el Mégane le gana la baza al Golf por unas décimas en aceleración y velocidad máxima. El Renault es 60 mm más largo que el alemán y ofrece 350 litros de capacidad de maletero, apenas medio centenar de litros más que el protagonista de nuestro test. Pero si en prestaciones se llevaba la palma el Renault, en consumos, el Golf se alza con la victoria en todos los apartados. En materia de seguridad siempre ha destacado la marca francesa y a la hora de equipar a su superventas no iba a ser menos, a los seis airbags del Golf, se suman también los laterales traseros en el Mégane.

”El enemigo en casa” sería la frase que mejor define la relación de nuestro protagonista con el León. Se trata de uno de los rivales más firmes del Golf, equipa el mismo propulsor que nuestro protagonista, tiene un diseño más moderno y un equipamiento similar por un precio ligeramente inferior. El León con el mismo propulsor ofrece unas cifras de prestaciones mejores que las del Golf.. Los consumos homologados se quedan por debajo, aunque, en este apartado los datos son bastante parecidos. El Seat pincha en el equipamiento de serie, que no ofrece airbag de cabeza ni como opción y en que el control de estabilidad cuesta 511 euros –en el Golf viene de serie-. El ABS y las llantas son de serie para los dos, pero el León ofrece climatizador de serie que en el Volkswagen cuesta 335 euros. La parecida estructura del conjunto de ambos, chasis y suspensiones, otorgan a los dos un comportamiento similar: seguro y fiable.

A primera vista, el diseño del modelo italiano gana bastantes puntos frente a nuestro protagonista, que peca de un diseño un tanto anticuado. La motorización que analizamos en esta ocasión tiene igual cilindrada, pero mayor potencia y par motor que el Golf, aunque las diferencias en las prestaciones no se plasman significativamente. Según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, el Golf acelera de 0 a 100 km en 9,98 segundos, apenas cinco centésimas por debajo del 147. La diferencia más significativa entre ambos modelos está en la capacidad del maletero con mucha menor capacidad que el de nuestro protagonista –275 litros frente a 325-. Los consumos registrados son similares en ambos casos. El comportamiento tanto en autovía como en vías con curvas enlazadas y ciudad es similar. El paso por curva es más rápido con el Alfa, mientras que la velocidad media más alta se consigue con nuestro Volkswagen. En cuanto a precio la diferencia a favor del Alfa se contrarresta con el equipamiento de serie presente en el VW.

Comparten ambos rivales un diseño veterano y, en esta ocasión, también un propulsor con algunos años. El Citroën presenta un propulsor un poco más grande –2 litros versus 1,9 litros- que ofrece 110 CV, que en nuestro banco de potencia no ha alcanzado más que 111, sin embargo, el Golf que anuncia 100 CV oficiales ofrece realmente 118. La mayor longitud del Xsara se plasma en un maletero bastante más grande –380 litros frente a 325- que el de nuestro protagonista y en una amplitud mayor, sobre todo en las plazas traseras. Los consumos son similares en ambos casos. El equipamiento de serie es mucho más completo en el caso del Golf, ya que los controles de estabilidad y tracción de serie en éste, no están disponibles, ni como opción, para el Xsara. El Golf incluye seis airbags de serie y el Xsara tan sólo cuatro –los delanteros de cabeza no están disponibles-. En marcha, el comportamiento del vehículo de origen alemán se nos antoja mucho más contundente, debido a unas suspensiones mucho más firmes, mientras que en el diseño del Xsara se ha primado el confort. El Golf es un poco más caro que el Xsara, pero a cambio ofrece mucho más equipamiento de serie –control de tracción y estabilidad, por ejemplo-.

Uno de los rivales más baratos –junto al Mitsubishi Space Star- de entre todos los que hemos comparado con este Golf es éste, que, además, comparte prácticamente los mismos datos –consumos, longitud, aceleración, velocidad máxima-. Una vez más en diseño encontramos un vehículo más moderno. El motor tiene un poco menos de cilindrada, aunque ofrece la misma potencia oficial.. Las dimensiones son similares en el caso de estos dos vehículos y el maletero, igual -325 litros-. El equipamiento de serie es más amplio en el caso del Golf, que incluye airbags de cabeza delanteros –en el Focus no están disponibles-, llantas de aleación –510 euros para el Ford-, control de tracción y estabilidad –el primero cuesta en este rival 210 euros y el segundo no está disponible-. El comportamiento de ambos modelos es similar y el paso por curva es rápido en los dos casos. Uno de los aspectos en los que destaca el Ford es en sonoridad, que registra los valores más bajos de entre todos los rivales al ralentí.

Con un motor de menor cilindrada, pero que ofrece prácticamente la misma potencia y algo menos de par motor, este Honda hace frente a nuestro protagonista sobre todo gracias a su ajustado precio –casi 3.000 euros más barato-. Lo cierto es que en prestaciones se lleva la palma el Golf con una aceleración de casi 2,5 segundos más rápida o una recuperaciones en torno a los 4 ó 5 segundos mejores. Sin embargo en consumos, por ejemplo, andan bastante a la par. La longitud del Civic es mayor que la del Golf y con ello le gana 45 litros de maletero al protagonista de nuestro test. Los equipamientos de serie son coincidentes, ambos tienen airbag de conductor, pasajero y laterales delanteros, aire acondicionado, llantas, ABS. El control de estabilidad y el de tracción no están disponibles en el Civic.

Se trata del modelo que más potencia ofrece, según los datos oficiales de nuestro Centro Técnico, pero a cambio ofrece cifras poco satisfactorias en frenadas y en sonoridad al ralentí y a 140 km/h. También peca este modelo por su diseño algo anticuado. En cuanto a tamaño, el Space Star es algo más corto, pero no por ello las dimensiones interiores o del maletero se ven perjudicadas, al contrario. Precisamente, el Space Star tiene uno de los maleteros más amplios: 370 litros. Los consumos son algo más altos. Es el rival con un precio más barato. La diferencia con nuestro protagonista es de más de 4.000 euros, un dato que hay que tener en cuenta. Aunque también tendremos que atender a las significativas diferencias de equipamiento: el airbag de cabeza delantero, el climatizador y los controles de tracción y estabilidad que vienen de serie con nuestro protagonista no son ni siquiera elementos opcionales en el Mitsubishi.

Con un diseño más actualizado que el del protagonista de la nuestra prueba, el Almera monta el motor Renovado con sistema common rail. El propulsor de este Almera ofrece 112 CV, una cifra de par motor similar y unas prestaciones casi calcadas a las del Golf: las diferencias en aceleración o velocidad máxima son de centésimas. Lo que sí se le escapa a Nissan con este propulsor son las cifras de consumo que se colocan en 8 litros a los 100 en ciudad frente a los 6,8 del Golf. El vehículo de origen oriental es apenas 50 mm más largo que nuestro protagonista, lo que, junto a una disposición del interior diferente otorga al maletero una capacidad de 355 litros. El equipamiento de serie del Nissan incluye airbag de conductor, acompañante y delanteros laterales, ABS, llantas y aire acondicionado. Sin embargo, queda como elemento opcional más destacable el control de estabilidad –570 euros- (el de tracción no está disponible ni como opción). Y todo ello por unos 3.000 euros menos que nuestro protagonista –2.500 si contamos con que el Golf equipa de serie el control de estabilidad-. En cuanto a comportamiento, el Almera resulta muy noble en zonas con curvas enlazadas, ofrece una buena estabilidad en autovía y permite unos cruceros elevados.

El HDI es el más lento en aceleración de 0 a 100 km/h de todos los rivales, a pesar de tener un motor con una potencia superior a Golf, Focus y Civic. El diseño del 307 es más nuevo, más largo que nuestro protagonista y ofrece un amplio maletero de 380 litros –de los más amplios del segmento-. El equipamiento de serie del 307 contempla los mismos elementos que el de nuestro Golf, pero no tiene disponible el control de tracción ni como opción. Por el contrario, el Peugeot ofrece climatizador de serie, que en el Golf sale por 335 euros. En el apartado dinámico, el 307 tiene un comportamiento más ágil, ya que dispone de un tren trasero bastante más nervioso que el de nuestro protagonista.

Una de las bazas más importantes es, sin duda alguna, el novedoso y arriesgado diseño del Mégane. Sin embargo, ocupémonos de lo que hay debajo del capó. Se trata de un motor con la misma cilindrada que el Golf, pero que ofrece 123,1 CV, según los datos de nuestro banco y, que, si los comparamos con los 118, que el Golf ha ofrecido, podemos concluir que la diferencia a priori no es tan sustancial. Sin embargo, en prestaciones, el Mégane le gana la baza al Golf por unas décimas en aceleración y velocidad máxima. El Renault es 60 mm más largo que el alemán y ofrece 350 litros de capacidad de maletero, apenas medio centenar de litros más que el protagonista de nuestro test. Pero si en prestaciones se llevaba la palma el Renault, en consumos, el Golf se alza con la victoria en todos los apartados. En materia de seguridad siempre ha destacado la marca francesa y a la hora de equipar a su superventas no iba a ser menos, a los seis airbags del Golf, se suman también los laterales traseros en el Mégane.

”El enemigo en casa” sería la frase que mejor define la relación de nuestro protagonista con el León. Se trata de uno de los rivales más firmes del Golf, equipa el mismo propulsor que nuestro protagonista, tiene un diseño más moderno y un equipamiento similar por un precio ligeramente inferior. El León con el mismo propulsor ofrece unas cifras de prestaciones mejores que las del Golf.. Los consumos homologados se quedan por debajo, aunque, en este apartado los datos son bastante parecidos. El Seat pincha en el equipamiento de serie, que no ofrece airbag de cabeza ni como opción y en que el control de estabilidad cuesta 511 euros –en el Golf viene de serie-. El ABS y las llantas son de serie para los dos, pero el León ofrece climatizador de serie que en el Volkswagen cuesta 335 euros. La parecida estructura del conjunto de ambos, chasis y suspensiones, otorgan a los dos un comportamiento similar: seguro y fiable.

A primera vista, el diseño del modelo italiano gana bastantes puntos frente a nuestro protagonista, que peca de un diseño un tanto anticuado. La motorización que analizamos en esta ocasión tiene igual cilindrada, pero mayor potencia y par motor que el Golf, aunque las diferencias en las prestaciones no se plasman significativamente. Según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, el Golf acelera de 0 a 100 km en 9,98 segundos, apenas cinco centésimas por debajo del 147. La diferencia más significativa entre ambos modelos está en la capacidad del maletero con mucha menor capacidad que el de nuestro protagonista –275 litros frente a 325-. Los consumos registrados son similares en ambos casos. El comportamiento tanto en autovía como en vías con curvas enlazadas y ciudad es similar. El paso por curva es más rápido con el Alfa, mientras que la velocidad media más alta se consigue con nuestro Volkswagen. En cuanto a precio la diferencia a favor del Alfa se contrarresta con el equipamiento de serie presente en el VW.

Comparten ambos rivales un diseño veterano y, en esta ocasión, también un propulsor con algunos años. El Citroën presenta un propulsor un poco más grande –2 litros versus 1,9 litros- que ofrece 110 CV, que en nuestro banco de potencia no ha alcanzado más que 111, sin embargo, el Golf que anuncia 100 CV oficiales ofrece realmente 118. La mayor longitud del Xsara se plasma en un maletero bastante más grande –380 litros frente a 325- que el de nuestro protagonista y en una amplitud mayor, sobre todo en las plazas traseras. Los consumos son similares en ambos casos. El equipamiento de serie es mucho más completo en el caso del Golf, ya que los controles de estabilidad y tracción de serie en éste, no están disponibles, ni como opción, para el Xsara. El Golf incluye seis airbags de serie y el Xsara tan sólo cuatro –los delanteros de cabeza no están disponibles-. En marcha, el comportamiento del vehículo de origen alemán se nos antoja mucho más contundente, debido a unas suspensiones mucho más firmes, mientras que en el diseño del Xsara se ha primado el confort. El Golf es un poco más caro que el Xsara, pero a cambio ofrece mucho más equipamiento de serie –control de tracción y estabilidad, por ejemplo-.

Uno de los rivales más baratos –junto al Mitsubishi Space Star- de entre todos los que hemos comparado con este Golf es éste, que, además, comparte prácticamente los mismos datos –consumos, longitud, aceleración, velocidad máxima-. Una vez más en diseño encontramos un vehículo más moderno. El motor tiene un poco menos de cilindrada, aunque ofrece la misma potencia oficial.. Las dimensiones son similares en el caso de estos dos vehículos y el maletero, igual -325 litros-. El equipamiento de serie es más amplio en el caso del Golf, que incluye airbags de cabeza delanteros –en el Focus no están disponibles-, llantas de aleación –510 euros para el Ford-, control de tracción y estabilidad –el primero cuesta en este rival 210 euros y el segundo no está disponible-. El comportamiento de ambos modelos es similar y el paso por curva es rápido en los dos casos. Uno de los aspectos en los que destaca el Ford es en sonoridad, que registra los valores más bajos de entre todos los rivales al ralentí.

Con un motor de menor cilindrada, pero que ofrece prácticamente la misma potencia y algo menos de par motor, este Honda hace frente a nuestro protagonista sobre todo gracias a su ajustado precio –casi 3.000 euros más barato-. Lo cierto es que en prestaciones se lleva la palma el Golf con una aceleración de casi 2,5 segundos más rápida o una recuperaciones en torno a los 4 ó 5 segundos mejores. Sin embargo en consumos, por ejemplo, andan bastante a la par. La longitud del Civic es mayor que la del Golf y con ello le gana 45 litros de maletero al protagonista de nuestro test. Los equipamientos de serie son coincidentes, ambos tienen airbag de conductor, pasajero y laterales delanteros, aire acondicionado, llantas, ABS. El control de estabilidad y el de tracción no están disponibles en el Civic.

Se trata del modelo que más potencia ofrece, según los datos oficiales de nuestro Centro Técnico, pero a cambio ofrece cifras poco satisfactorias en frenadas y en sonoridad al ralentí y a 140 km/h. También peca este modelo por su diseño algo anticuado. En cuanto a tamaño, el Space Star es algo más corto, pero no por ello las dimensiones interiores o del maletero se ven perjudicadas, al contrario. Precisamente, el Space Star tiene uno de los maleteros más amplios: 370 litros. Los consumos son algo más altos. Es el rival con un precio más barato. La diferencia con nuestro protagonista es de más de 4.000 euros, un dato que hay que tener en cuenta. Aunque también tendremos que atender a las significativas diferencias de equipamiento: el airbag de cabeza delantero, el climatizador y los controles de tracción y estabilidad que vienen de serie con nuestro protagonista no son ni siquiera elementos opcionales en el Mitsubishi.

Con un diseño más actualizado que el del protagonista de la nuestra prueba, el Almera monta el motor Renovado con sistema common rail. El propulsor de este Almera ofrece 112 CV, una cifra de par motor similar y unas prestaciones casi calcadas a las del Golf: las diferencias en aceleración o velocidad máxima son de centésimas. Lo que sí se le escapa a Nissan con este propulsor son las cifras de consumo que se colocan en 8 litros a los 100 en ciudad frente a los 6,8 del Golf. El vehículo de origen oriental es apenas 50 mm más largo que nuestro protagonista, lo que, junto a una disposición del interior diferente otorga al maletero una capacidad de 355 litros. El equipamiento de serie del Nissan incluye airbag de conductor, acompañante y delanteros laterales, ABS, llantas y aire acondicionado. Sin embargo, queda como elemento opcional más destacable el control de estabilidad –570 euros- (el de tracción no está disponible ni como opción). Y todo ello por unos 3.000 euros menos que nuestro protagonista –2.500 si contamos con que el Golf equipa de serie el control de estabilidad-. En cuanto a comportamiento, el Almera resulta muy noble en zonas con curvas enlazadas, ofrece una buena estabilidad en autovía y permite unos cruceros elevados.

El HDI es el más lento en aceleración de 0 a 100 km/h de todos los rivales, a pesar de tener un motor con una potencia superior a Golf, Focus y Civic. El diseño del 307 es más nuevo, más largo que nuestro protagonista y ofrece un amplio maletero de 380 litros –de los más amplios del segmento-. El equipamiento de serie del 307 contempla los mismos elementos que el de nuestro Golf, pero no tiene disponible el control de tracción ni como opción. Por el contrario, el Peugeot ofrece climatizador de serie, que en el Golf sale por 335 euros. En el apartado dinámico, el 307 tiene un comportamiento más ágil, ya que dispone de un tren trasero bastante más nervioso que el de nuestro protagonista.

Una de las bazas más importantes es, sin duda alguna, el novedoso y arriesgado diseño del Mégane. Sin embargo, ocupémonos de lo que hay debajo del capó. Se trata de un motor con la misma cilindrada que el Golf, pero que ofrece 123,1 CV, según los datos de nuestro banco y, que, si los comparamos con los 118, que el Golf ha ofrecido, podemos concluir que la diferencia a priori no es tan sustancial. Sin embargo, en prestaciones, el Mégane le gana la baza al Golf por unas décimas en aceleración y velocidad máxima. El Renault es 60 mm más largo que el alemán y ofrece 350 litros de capacidad de maletero, apenas medio centenar de litros más que el protagonista de nuestro test. Pero si en prestaciones se llevaba la palma el Renault, en consumos, el Golf se alza con la victoria en todos los apartados. En materia de seguridad siempre ha destacado la marca francesa y a la hora de equipar a su superventas no iba a ser menos, a los seis airbags del Golf, se suman también los laterales traseros en el Mégane.

”El enemigo en casa” sería la frase que mejor define la relación de nuestro protagonista con el León. Se trata de uno de los rivales más firmes del Golf, equipa el mismo propulsor que nuestro protagonista, tiene un diseño más moderno y un equipamiento similar por un precio ligeramente inferior. El León con el mismo propulsor ofrece unas cifras de prestaciones mejores que las del Golf.. Los consumos homologados se quedan por debajo, aunque, en este apartado los datos son bastante parecidos. El Seat pincha en el equipamiento de serie, que no ofrece airbag de cabeza ni como opción y en que el control de estabilidad cuesta 511 euros –en el Golf viene de serie-. El ABS y las llantas son de serie para los dos, pero el León ofrece climatizador de serie que en el Volkswagen cuesta 335 euros. La parecida estructura del conjunto de ambos, chasis y suspensiones, otorgan a los dos un comportamiento similar: seguro y fiable.

A primera vista, el diseño del modelo italiano gana bastantes puntos frente a nuestro protagonista, que peca de un diseño un tanto anticuado. La motorización que analizamos en esta ocasión tiene igual cilindrada, pero mayor potencia y par motor que el Golf, aunque las diferencias en las prestaciones no se plasman significativamente. Según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, el Golf acelera de 0 a 100 km en 9,98 segundos, apenas cinco centésimas por debajo del 147. La diferencia más significativa entre ambos modelos está en la capacidad del maletero con mucha menor capacidad que el de nuestro protagonista –275 litros frente a 325-. Los consumos registrados son similares en ambos casos. El comportamiento tanto en autovía como en vías con curvas enlazadas y ciudad es similar. El paso por curva es más rápido con el Alfa, mientras que la velocidad media más alta se consigue con nuestro Volkswagen. En cuanto a precio la diferencia a favor del Alfa se contrarresta con el equipamiento de serie presente en el VW.

Comparten ambos rivales un diseño veterano y, en esta ocasión, también un propulsor con algunos años. El Citroën presenta un propulsor un poco más grande –2 litros versus 1,9 litros- que ofrece 110 CV, que en nuestro banco de potencia no ha alcanzado más que 111, sin embargo, el Golf que anuncia 100 CV oficiales ofrece realmente 118. La mayor longitud del Xsara se plasma en un maletero bastante más grande –380 litros frente a 325- que el de nuestro protagonista y en una amplitud mayor, sobre todo en las plazas traseras. Los consumos son similares en ambos casos. El equipamiento de serie es mucho más completo en el caso del Golf, ya que los controles de estabilidad y tracción de serie en éste, no están disponibles, ni como opción, para el Xsara. El Golf incluye seis airbags de serie y el Xsara tan sólo cuatro –los delanteros de cabeza no están disponibles-. En marcha, el comportamiento del vehículo de origen alemán se nos antoja mucho más contundente, debido a unas suspensiones mucho más firmes, mientras que en el diseño del Xsara se ha primado el confort. El Golf es un poco más caro que el Xsara, pero a cambio ofrece mucho más equipamiento de serie –control de tracción y estabilidad, por ejemplo-.

Uno de los rivales más baratos –junto al Mitsubishi Space Star- de entre todos los que hemos comparado con este Golf es éste, que, además, comparte prácticamente los mismos datos –consumos, longitud, aceleración, velocidad máxima-. Una vez más en diseño encontramos un vehículo más moderno. El motor tiene un poco menos de cilindrada, aunque ofrece la misma potencia oficial.. Las dimensiones son similares en el caso de estos dos vehículos y el maletero, igual -325 litros-. El equipamiento de serie es más amplio en el caso del Golf, que incluye airbags de cabeza delanteros –en el Focus no están disponibles-, llantas de aleación –510 euros para el Ford-, control de tracción y estabilidad –el primero cuesta en este rival 210 euros y el segundo no está disponible-. El comportamiento de ambos modelos es similar y el paso por curva es rápido en los dos casos. Uno de los aspectos en los que destaca el Ford es en sonoridad, que registra los valores más bajos de entre todos los rivales al ralentí.

Con un motor de menor cilindrada, pero que ofrece prácticamente la misma potencia y algo menos de par motor, este Honda hace frente a nuestro protagonista sobre todo gracias a su ajustado precio –casi 3.000 euros más barato-. Lo cierto es que en prestaciones se lleva la palma el Golf con una aceleración de casi 2,5 segundos más rápida o una recuperaciones en torno a los 4 ó 5 segundos mejores. Sin embargo en consumos, por ejemplo, andan bastante a la par. La longitud del Civic es mayor que la del Golf y con ello le gana 45 litros de maletero al protagonista de nuestro test. Los equipamientos de serie son coincidentes, ambos tienen airbag de conductor, pasajero y laterales delanteros, aire acondicionado, llantas, ABS. El control de estabilidad y el de tracción no están disponibles en el Civic.

Se trata del modelo que más potencia ofrece, según los datos oficiales de nuestro Centro Técnico, pero a cambio ofrece cifras poco satisfactorias en frenadas y en sonoridad al ralentí y a 140 km/h. También peca este modelo por su diseño algo anticuado. En cuanto a tamaño, el Space Star es algo más corto, pero no por ello las dimensiones interiores o del maletero se ven perjudicadas, al contrario. Precisamente, el Space Star tiene uno de los maleteros más amplios: 370 litros. Los consumos son algo más altos. Es el rival con un precio más barato. La diferencia con nuestro protagonista es de más de 4.000 euros, un dato que hay que tener en cuenta. Aunque también tendremos que atender a las significativas diferencias de equipamiento: el airbag de cabeza delantero, el climatizador y los controles de tracción y estabilidad que vienen de serie con nuestro protagonista no son ni siquiera elementos opcionales en el Mitsubishi.

Con un diseño más actualizado que el del protagonista de la nuestra prueba, el Almera monta el motor Renovado con sistema common rail. El propulsor de este Almera ofrece 112 CV, una cifra de par motor similar y unas prestaciones casi calcadas a las del Golf: las diferencias en aceleración o velocidad máxima son de centésimas. Lo que sí se le escapa a Nissan con este propulsor son las cifras de consumo que se colocan en 8 litros a los 100 en ciudad frente a los 6,8 del Golf. El vehículo de origen oriental es apenas 50 mm más largo que nuestro protagonista, lo que, junto a una disposición del interior diferente otorga al maletero una capacidad de 355 litros. El equipamiento de serie del Nissan incluye airbag de conductor, acompañante y delanteros laterales, ABS, llantas y aire acondicionado. Sin embargo, queda como elemento opcional más destacable el control de estabilidad –570 euros- (el de tracción no está disponible ni como opción). Y todo ello por unos 3.000 euros menos que nuestro protagonista –2.500 si contamos con que el Golf equipa de serie el control de estabilidad-. En cuanto a comportamiento, el Almera resulta muy noble en zonas con curvas enlazadas, ofrece una buena estabilidad en autovía y permite unos cruceros elevados.

El HDI es el más lento en aceleración de 0 a 100 km/h de todos los rivales, a pesar de tener un motor con una potencia superior a Golf, Focus y Civic. El diseño del 307 es más nuevo, más largo que nuestro protagonista y ofrece un amplio maletero de 380 litros –de los más amplios del segmento-. El equipamiento de serie del 307 contempla los mismos elementos que el de nuestro Golf, pero no tiene disponible el control de tracción ni como opción. Por el contrario, el Peugeot ofrece climatizador de serie, que en el Golf sale por 335 euros. En el apartado dinámico, el 307 tiene un comportamiento más ágil, ya que dispone de un tren trasero bastante más nervioso que el de nuestro protagonista.

Una de las bazas más importantes es, sin duda alguna, el novedoso y arriesgado diseño del Mégane. Sin embargo, ocupémonos de lo que hay debajo del capó. Se trata de un motor con la misma cilindrada que el Golf, pero que ofrece 123,1 CV, según los datos de nuestro banco y, que, si los comparamos con los 118, que el Golf ha ofrecido, podemos concluir que la diferencia a priori no es tan sustancial. Sin embargo, en prestaciones, el Mégane le gana la baza al Golf por unas décimas en aceleración y velocidad máxima. El Renault es 60 mm más largo que el alemán y ofrece 350 litros de capacidad de maletero, apenas medio centenar de litros más que el protagonista de nuestro test. Pero si en prestaciones se llevaba la palma el Renault, en consumos, el Golf se alza con la victoria en todos los apartados. En materia de seguridad siempre ha destacado la marca francesa y a la hora de equipar a su superventas no iba a ser menos, a los seis airbags del Golf, se suman también los laterales traseros en el Mégane.

”El enemigo en casa” sería la frase que mejor define la relación de nuestro protagonista con el León. Se trata de uno de los rivales más firmes del Golf, equipa el mismo propulsor que nuestro protagonista, tiene un diseño más moderno y un equipamiento similar por un precio ligeramente inferior. El León con el mismo propulsor ofrece unas cifras de prestaciones mejores que las del Golf.. Los consumos homologados se quedan por debajo, aunque, en este apartado los datos son bastante parecidos. El Seat pincha en el equipamiento de serie, que no ofrece airbag de cabeza ni como opción y en que el control de estabilidad cuesta 511 euros –en el Golf viene de serie-. El ABS y las llantas son de serie para los dos, pero el León ofrece climatizador de serie que en el Volkswagen cuesta 335 euros. La parecida estructura del conjunto de ambos, chasis y suspensiones, otorgan a los dos un comportamiento similar: seguro y fiable.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...