Volkswagen Golf 1.6 FSI Soul 3p

Con la gama Golf 2003, Volkswagen ha hecho una decidida apuesta por el ahorro: su modelo estrella cuenta ahora con precios más competitivos y, sobre todo, con un motor FSI que, según afirma la marca, permite ahorrar hasta un 20 por ciento de gasolina. En la práctica, esta cifra se queda algo más corta, pero sí es cierto que la suavidad de funcionamiento del propulsor acabará arrastrando a tantos compradores como los que ya ha “conquistado” en Alemania.
-
Volkswagen Golf 1.6 FSI Soul 3p
Volkswagen Golf 1.6 FSI Soul 3p

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Para encontrar un Focus que ofrezca la misma potencia que el motor FSI de Volkswagen tenemos que recurrir a la versión 1.8, con 115 CV. A pesar de que el Ford cuenta con una cilindrada superior, no se traduce en un gasto de combustible mayor que el del Golf. De hecho, sus prestaciones son mejores que las del germano –por poco, eso sí-. Ambos cuentan con un comportamiento intachable (la plataforma del Focus es una de las que otorga mayor estabilidad en su segmento) y precios similares -algo menor el del Ford, al que hay que añadir el coste del pack del ESP-, por lo que será difícil pronunciarse a favor de uno u otro.

El Civic es un duro rival para el Golf, pues, a pesar de ser un modelo menos conocido, ofrece un comportamiento muy bueno y un precio razonable. El “contra” es un equipamiento de serie bastante limitado, en el que el ESP ni siquiera está disponible como opción.

El precio es el mejor argumento del Almera frente al Golf, pues, con una cilindrada mayor –y, eso sí, menos exprimida- consigue la misma potencia y prestaciones que su rival germano. De nuevo el equipamiento es su punto débil, pues cuenta con menos opciones que el modelo de Volkswagen.

Si no nos importa contar con un equipamiento menor, este Opel es una buena opción: más barato que el Golf (hay pocos rivales que no lo sean), con prestaciones similares y unos acabados bastante correctos. Sin embargo, es conveniente saber que existe una versión con 2.200 cm3 y 147 CV que, aún añadiendo el ESP (opcional) tiene un precio más asequible que el del modelo germano y unas prestaciones, lógicamente, mejores.

El modelo francés puede ofrecer a sus potenciales compradores un comportamiento tranquilo, unas prestaciones muy parecidas a las del Golf y un espacio interior bastante aprovechable. Sin embargo, las suspensiones del 307, comprometidas con la comodidad de los ocupantes, restan aplomo al vehículo, que puede ser una buena opción para aquellos que quieran destinar el coche, principalmente, a un uso familiar.

Con su diseño vanguardista, el nuevo Mégane se ha hecho con un buen puñado de seguidores (aunque también de detractores, pues se trata de un vehículo que no deja indiferente a nadie). Sin embargo, estas formas son las culpables de un peso mayor y todo ello propicia que el gasto de combustible se dispare cuando pisamos el acelerador más de lo debido.

Aunque comparten muchos elementos, el León no ha conseguido la buena fama de su “primo” del Grupo VAG. Y, la verdad, no entendemos por qué, pues el modelo de Seat tiene un comportamiento similar al del Golf, unas cifras de aceleración y consumos muy parecidas y un precio mucho más ajustado. Tanto, que, sin salirnos del presupuesto, podemos elegir la versión superior (un 1.8 20V Sport con 125 CV) y, por un poco más de lo que cuesta el Volkswagen, optaremos al respetable Turbo Sport FR, que encandilará, sin duda, a los compradores más “racing” del Golf.

Cuenta con una potencia ligeramente inferior a la del Golf, lo que influye en las prestaciones por la mínima, pues son muy parecidas en ambos modelos. La mejor arma del Corolla es, como era de esperar, su precio (tendríamos que ir a la versión superior, con 135 CV, para igualar el importe de ambos vehículos), aunque hay que tener en cuenta que su equipamiento no es tan completo como el del alemán.

Las líneas del Alfa también atraen muchos seguidores y, aunque es difícil encontrar un rival que posea el “halo” creado alrededor del Golf, lo cierto es que el modelo italiano cuenta con muy buenos argumentos a su favor: un precio asequible (por 19.400 euros podemos obtener la versión con 120 CV y, pagando 1.300 euros más de los que cuesta el Golf, contaremos con 150 CV), prestaciones similares y acabados de calidad.

Los posibles compradores del Golf también lo serán de este Audi, pues sus prestaciones, dimensiones y precio son similares. La potencia del A3 es algo menor, pero el comportamiento de ambos vehículos es muy parecido en cualquier tipo de terreno (no en vano, ambos pertenecen al grupo VAG y comparten gran cantidad de elementos).

Con la misma cilindrada, el Xsara obtiene mejores prestaciones (incluso en el apartado de consumos). Además, el modelo francés tiene un precio más ajustado, si bien el equipamiento de este Citroën no es tan completo como el del Golf y sus acabados transmiten una impresión visual de menor calidad.

Un precio 4.000 euros menor que el del Golf, un diseño más actual y un buen comportamiento son las mejores armas del Stilo frente a su contrincante. Sin embargo, el modelo italiano tiene en su contra un equipamiento básico menos completo, pues hay que pagar aparte el ESP. Así, quizá no sea una mala opción echar un vistazo a la cilindrada superior (la 1.8), con los mismos elementos de serie que ofrece el Golf, 133 CV, mejores prestaciones –al menos, sobre el papel- y más barato que el alemán.

Galería relacionada

Volkswagen Golf FSI

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...