Volkswagen Eos 2.0 TDI 140 frente a Volvo C70 D5

No es necesario esperar al verano para disfrutar de un descapotable. Estos dos modelos tienen la virtud de adaptarse al clima con sólo apretar un botón; si llueve, techo cerrado y a presumir de coupé, y si no, techo abierto, calefacción en marcha, deflector trasero, asientos “calentitos” y a ponerse moreno… ¡en invierno!
-
Volkswagen Eos 2.0 TDI 140 frente a Volvo C70 D5
Volkswagen Eos 2.0 TDI 140 frente a Volvo C70 D5

Todavía hay quien piensa que los descapotables son sólo para el verano. Es curioso pero ¿sabías que se venden más cabrios en el Reino Unido o en Alemania que en España? El frío parece que allí no es problema; hoy en día cualquier descapotable que se precie, con independencia de si lleva techo de lona o metálico, cuenta con un buen sistema de calefacción, asientos que pueden variar su temperatura a voluntad del conductor, y estudiada aerodinámica cuando están abiertos, detalles todos que hacen posible su utilización durante todo el año. Si no llueve, desde aquí te invitamos a que hagas la prueba y compruebes por ti mismo que el invierno, o una primavera rebelde no son impedimento; busca un día soleado, abre el techo, pon el deflector trasero y a disfrutar.

Para ello te proponemos dos alternativas interesantes por la calidad que ofrecen, sus cuatro plazas utilizables o la versatilidad que les permite el techo duro escamoteable: el Volkswagen Eos –que toma su nombre de la diosa del amanecer, según la mitología griega– y el Volvo C70, ambos con motores Diesel. Por concepto, calidad o mecánica son dos coches rivales, ya que pertenecen a un mismo segmento, aunque como veremos al final de esta comparativa, sus respectivas marcas tienen distintas formas de ver las cosas a la hora de establecer el precio final. No llegan a la calidad de modelos premium como el Serie 3 de BMW, el Audi cabrio o el CLK de Mercedes, pero sí se puede decir que se encuentran un pequeño paso por delante en calidad, presentación y, según versiones, precio, de sus teóricos rivales como son los coupé cabrio de Megane, 307 o Astra.

Estos dos descapotables tienen en común que comparten tanto la mecánica como los bastidores –convenientemente reforzados y adaptados a las nuevas exigencias de rigidez o espacio- con otros modelos de sus respectivas marcas. Así, el Volkswagen utiliza la plataforma del Golf con las suspensiones del Passat, de ahí que cuente con la misma batalla del primero y las mayores vías del segundo, y opta por el popular 2.0 TDI en su variante de 140 CV, presente en la mayoría de vehículos del grupo VW. El caso del Volvo no es muy diferente, puesto que recurre a la plataforma del S40 y al motor Diesel D5 de 180 CV –sólo posible con el cambio automático en este coche-, también compartido con otros modelos de la casa; eso sí, este cabrio parte con la teórica ventaja de su mayor tamaño –17 cm más largo- que, como era de esperar, se deja ver en todo lo referente a la habitabilidad.

Todavía hay quien piensa que los descapotables son sólo para el verano. Es curioso pero ¿sabías que se venden más cabrios en el Reino Unido o en Alemania que en España? El frío parece que allí no es problema; hoy en día cualquier descapotable que se precie, con independencia de si lleva techo de lona o metálico, cuenta con un buen sistema de calefacción, asientos que pueden variar su temperatura a voluntad del conductor, y estudiada aerodinámica cuando están abiertos, detalles todos que hacen posible su utilización durante todo el año. Si no llueve, desde aquí te invitamos a que hagas la prueba y compruebes por ti mismo que el invierno, o una primavera rebelde no son impedimento; busca un día soleado, abre el techo, pon el deflector trasero y a disfrutar.

Para ello te proponemos dos alternativas interesantes por la calidad que ofrecen, sus cuatro plazas utilizables o la versatilidad que les permite el techo duro escamoteable: el Volkswagen Eos –que toma su nombre de la diosa del amanecer, según la mitología griega– y el Volvo C70, ambos con motores Diesel. Por concepto, calidad o mecánica son dos coches rivales, ya que pertenecen a un mismo segmento, aunque como veremos al final de esta comparativa, sus respectivas marcas tienen distintas formas de ver las cosas a la hora de establecer el precio final. No llegan a la calidad de modelos premium como el Serie 3 de BMW, el Audi cabrio o el CLK de Mercedes, pero sí se puede decir que se encuentran un pequeño paso por delante en calidad, presentación y, según versiones, precio, de sus teóricos rivales como son los coupé cabrio de Megane, 307 o Astra.

Estos dos descapotables tienen en común que comparten tanto la mecánica como los bastidores –convenientemente reforzados y adaptados a las nuevas exigencias de rigidez o espacio- con otros modelos de sus respectivas marcas. Así, el Volkswagen utiliza la plataforma del Golf con las suspensiones del Passat, de ahí que cuente con la misma batalla del primero y las mayores vías del segundo, y opta por el popular 2.0 TDI en su variante de 140 CV, presente en la mayoría de vehículos del grupo VW. El caso del Volvo no es muy diferente, puesto que recurre a la plataforma del S40 y al motor Diesel D5 de 180 CV –sólo posible con el cambio automático en este coche-, también compartido con otros modelos de la casa; eso sí, este cabrio parte con la teórica ventaja de su mayor tamaño –17 cm más largo- que, como era de esperar, se deja ver en todo lo referente a la habitabilidad.

Galería relacionada

C70_Eos_Ext

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...