Volkswagen Touareg V8 4.2 FSI

Ligeras modificaciones estéticas y un nuevo V8 de inyección directa de gasolina protagonizan el lavado de cara del Touareg, que ahora cuenta con más cualidades para circular por campo y con un nivel de seguridad aún mayor.
-
Volkswagen Touareg V8 4.2 FSI
Volkswagen Touareg V8 4.2 FSI

Está a punto de salir el nuevo X5, que supondrá un salto notable respecto al actual y será un duro rival para el Touareg y todo su segmento. Por el momento, el 4.4i es lo más parecido al protagonista de esta prueba y es un modelo que lleva más tiempo en el mercado, aunque su comportamiento en carretera se mantiene a un buen nivel. Sin embargo, merece la pena esperar a la nueva edición.

Es más barato, con peores acabados y con tecnología menos puntera, pero aun así sigue siendo una fiable referencia por su buen comportamiento en campo, gracias a un sistema de tracción muy eficaz. En carretera es cómodo, pero más aparatoso y menos ágil que el Touareg. Por prestaciones también se queda atrás.

Pesa más que el Touareg y tiene 50 CV menos, por lo que en carretera se conforma con ser muy cómodo, pero no tan rápido. Opcionalmente puede incorporar suspensión neumática y el sistema "Dynamic Response", que permite elegir fácilmente entre varias configuraciones para circular por campo, donde se posiciona entre los mejores todo terreno.

Es más caro que el Touareg, e incluso que el Cayenne S, y encima es menos potente que ambos. Lo bueno es que su caja de cambios automática es de siete marchas, aunque para que lleve reductora hay que equipar un paquete opcional denominado "Off-Road Pro", que también modifica la suspensión neumática y aumenta la altura al suelo. Es algo más corto y estrecho que el Touareg.

Comparte muchos elementos con el Touareg, aunque despunta ligeramente en carretera respecto a éste. En campo está ligeramente por debajo, aunque las diferencias son mínimas. El mayor problema será tener extremo cuidado para no arañar la carrocería. Es un verdadero Porsche, con toda la exclusividad que ello representa. Es algo más potente y caro que el Touareg.

Está a punto de salir el nuevo X5, que supondrá un salto notable respecto al actual y será un duro rival para el Touareg y todo su segmento. Por el momento, el 4.4i es lo más parecido al protagonista de esta prueba y es un modelo que lleva más tiempo en el mercado, aunque su comportamiento en carretera se mantiene a un buen nivel. Sin embargo, merece la pena esperar a la nueva edición.

Es más barato, con peores acabados y con tecnología menos puntera, pero aun así sigue siendo una fiable referencia por su buen comportamiento en campo, gracias a un sistema de tracción muy eficaz. En carretera es cómodo, pero más aparatoso y menos ágil que el Touareg. Por prestaciones también se queda atrás.

Pesa más que el Touareg y tiene 50 CV menos, por lo que en carretera se conforma con ser muy cómodo, pero no tan rápido. Opcionalmente puede incorporar suspensión neumática y el sistema "Dynamic Response", que permite elegir fácilmente entre varias configuraciones para circular por campo, donde se posiciona entre los mejores todo terreno.

Es más caro que el Touareg, e incluso que el Cayenne S, y encima es menos potente que ambos. Lo bueno es que su caja de cambios automática es de siete marchas, aunque para que lleve reductora hay que equipar un paquete opcional denominado "Off-Road Pro", que también modifica la suspensión neumática y aumenta la altura al suelo. Es algo más corto y estrecho que el Touareg.

Comparte muchos elementos con el Touareg, aunque despunta ligeramente en carretera respecto a éste. En campo está ligeramente por debajo, aunque las diferencias son mínimas. El mayor problema será tener extremo cuidado para no arañar la carrocería. Es un verdadero Porsche, con toda la exclusividad que ello representa. Es algo más potente y caro que el Touareg.

Está a punto de salir el nuevo X5, que supondrá un salto notable respecto al actual y será un duro rival para el Touareg y todo su segmento. Por el momento, el 4.4i es lo más parecido al protagonista de esta prueba y es un modelo que lleva más tiempo en el mercado, aunque su comportamiento en carretera se mantiene a un buen nivel. Sin embargo, merece la pena esperar a la nueva edición.

Es más barato, con peores acabados y con tecnología menos puntera, pero aun así sigue siendo una fiable referencia por su buen comportamiento en campo, gracias a un sistema de tracción muy eficaz. En carretera es cómodo, pero más aparatoso y menos ágil que el Touareg. Por prestaciones también se queda atrás.

Pesa más que el Touareg y tiene 50 CV menos, por lo que en carretera se conforma con ser muy cómodo, pero no tan rápido. Opcionalmente puede incorporar suspensión neumática y el sistema "Dynamic Response", que permite elegir fácilmente entre varias configuraciones para circular por campo, donde se posiciona entre los mejores todo terreno.

Es más caro que el Touareg, e incluso que el Cayenne S, y encima es menos potente que ambos. Lo bueno es que su caja de cambios automática es de siete marchas, aunque para que lleve reductora hay que equipar un paquete opcional denominado "Off-Road Pro", que también modifica la suspensión neumática y aumenta la altura al suelo. Es algo más corto y estrecho que el Touareg.

Comparte muchos elementos con el Touareg, aunque despunta ligeramente en carretera respecto a éste. En campo está ligeramente por debajo, aunque las diferencias son mínimas. El mayor problema será tener extremo cuidado para no arañar la carrocería. Es un verdadero Porsche, con toda la exclusividad que ello representa. Es algo más potente y caro que el Touareg.

Está a punto de salir el nuevo X5, que supondrá un salto notable respecto al actual y será un duro rival para el Touareg y todo su segmento. Por el momento, el 4.4i es lo más parecido al protagonista de esta prueba y es un modelo que lleva más tiempo en el mercado, aunque su comportamiento en carretera se mantiene a un buen nivel. Sin embargo, merece la pena esperar a la nueva edición.

Es más barato, con peores acabados y con tecnología menos puntera, pero aun así sigue siendo una fiable referencia por su buen comportamiento en campo, gracias a un sistema de tracción muy eficaz. En carretera es cómodo, pero más aparatoso y menos ágil que el Touareg. Por prestaciones también se queda atrás.

Pesa más que el Touareg y tiene 50 CV menos, por lo que en carretera se conforma con ser muy cómodo, pero no tan rápido. Opcionalmente puede incorporar suspensión neumática y el sistema "Dynamic Response", que permite elegir fácilmente entre varias configuraciones para circular por campo, donde se posiciona entre los mejores todo terreno.

Es más caro que el Touareg, e incluso que el Cayenne S, y encima es menos potente que ambos. Lo bueno es que su caja de cambios automática es de siete marchas, aunque para que lleve reductora hay que equipar un paquete opcional denominado "Off-Road Pro", que también modifica la suspensión neumática y aumenta la altura al suelo. Es algo más corto y estrecho que el Touareg.

Comparte muchos elementos con el Touareg, aunque despunta ligeramente en carretera respecto a éste. En campo está ligeramente por debajo, aunque las diferencias son mínimas. El mayor problema será tener extremo cuidado para no arañar la carrocería. Es un verdadero Porsche, con toda la exclusividad que ello representa. Es algo más potente y caro que el Touareg.

Está a punto de salir el nuevo X5, que supondrá un salto notable respecto al actual y será un duro rival para el Touareg y todo su segmento. Por el momento, el 4.4i es lo más parecido al protagonista de esta prueba y es un modelo que lleva más tiempo en el mercado, aunque su comportamiento en carretera se mantiene a un buen nivel. Sin embargo, merece la pena esperar a la nueva edición.

Es más barato, con peores acabados y con tecnología menos puntera, pero aun así sigue siendo una fiable referencia por su buen comportamiento en campo, gracias a un sistema de tracción muy eficaz. En carretera es cómodo, pero más aparatoso y menos ágil que el Touareg. Por prestaciones también se queda atrás.

Pesa más que el Touareg y tiene 50 CV menos, por lo que en carretera se conforma con ser muy cómodo, pero no tan rápido. Opcionalmente puede incorporar suspensión neumática y el sistema "Dynamic Response", que permite elegir fácilmente entre varias configuraciones para circular por campo, donde se posiciona entre los mejores todo terreno.

Es más caro que el Touareg, e incluso que el Cayenne S, y encima es menos potente que ambos. Lo bueno es que su caja de cambios automática es de siete marchas, aunque para que lleve reductora hay que equipar un paquete opcional denominado "Off-Road Pro", que también modifica la suspensión neumática y aumenta la altura al suelo. Es algo más corto y estrecho que el Touareg.

Comparte muchos elementos con el Touareg, aunque despunta ligeramente en carretera respecto a éste. En campo está ligeramente por debajo, aunque las diferencias son mínimas. El mayor problema será tener extremo cuidado para no arañar la carrocería. Es un verdadero Porsche, con toda la exclusividad que ello representa. Es algo más potente y caro que el Touareg.

Está a punto de salir el nuevo X5, que supondrá un salto notable respecto al actual y será un duro rival para el Touareg y todo su segmento. Por el momento, el 4.4i es lo más parecido al protagonista de esta prueba y es un modelo que lleva más tiempo en el mercado, aunque su comportamiento en carretera se mantiene a un buen nivel. Sin embargo, merece la pena esperar a la nueva edición.

Es más barato, con peores acabados y con tecnología menos puntera, pero aun así sigue siendo una fiable referencia por su buen comportamiento en campo, gracias a un sistema de tracción muy eficaz. En carretera es cómodo, pero más aparatoso y menos ágil que el Touareg. Por prestaciones también se queda atrás.

Pesa más que el Touareg y tiene 50 CV menos, por lo que en carretera se conforma con ser muy cómodo, pero no tan rápido. Opcionalmente puede incorporar suspensión neumática y el sistema "Dynamic Response", que permite elegir fácilmente entre varias configuraciones para circular por campo, donde se posiciona entre los mejores todo terreno.

Es más caro que el Touareg, e incluso que el Cayenne S, y encima es menos potente que ambos. Lo bueno es que su caja de cambios automática es de siete marchas, aunque para que lleve reductora hay que equipar un paquete opcional denominado "Off-Road Pro", que también modifica la suspensión neumática y aumenta la altura al suelo. Es algo más corto y estrecho que el Touareg.

Comparte muchos elementos con el Touareg, aunque despunta ligeramente en carretera respecto a éste. En campo está ligeramente por debajo, aunque las diferencias son mínimas. El mayor problema será tener extremo cuidado para no arañar la carrocería. Es un verdadero Porsche, con toda la exclusividad que ello representa. Es algo más potente y caro que el Touareg.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...