Volkswagen Sharan

Lo tenía fácil. Hacía mucho tiempo que VW no movía ficha en el segmento de los monovolúmenes grandes y cualquier renovación supondría una revolución dentro de su casa… Pero también lo es de puertas hacia fuera. El Sharan encierra modularidad, espacio, ingenio y calidad, convirtiéndose en una pieza clave en su categoría.
-
Volkswagen Sharan
Volkswagen Sharan

Puertas traseras correderas, versiones de 6 ó 7 plazas, luces dinámicas, sistema de aparcamiento autónomo, suspensión pilotada, motores de entre 150 y 200 CV, cambio de doble embrague, tracción total (para 2011), espacio y funcionalidad a prueba de ingenio Es sólo un breve resumen del Sharan, pero hay mucho más. De momento, es Ford quien viene llevando la voz cantante en esta categoría. Su también renovado Galaxy y, más en particular, el S-Max, arrasa en nuestro mercado, y seguro que mucho tiene que ver el diseño, el deportivo comportamiento, el inmenso espacio interior o las excelentes —también renovadas— opciones turbodiesel, entre ellas, los 2.0 TDCi más potentes de la gama, ahora potenciados con un cambio doble embrague clónico —en cinemática— al DSG. Con su antiguo socio en la mente —acuérdense de la ya rota colaboración Ford/VW en este segmento—, Volkswagen se ha visto obligado a rizar el rizo si lo que quiere, al menos, es convertir al Sharan en un coche de referencia. De momento no hay precios; Se comunicarán próximo al lanzamiento, tras el verano. Será entonces cuando podamos valorar si todas sus virtudes están realmente en equilibrio.

Las estructuras y materiales han cambiado bastante desde que VW lanzara la segunda generación —año 2000, seguido de un ligero restyling en 2003— y eso ha permitido fabricar un coche considerablemente más grande —nada menos que 22 cm más largo y 9,2 cm más ancho— pero a la vez más seguro por activa y pasiva, más lujoso y también más ligero. La nueva carrocería del Volkswagen Sharan —aislada— pesa un 10 por ciento menos que antes, la nueva versión de acceso en gasolina pesa 30 kilos menos que la versión saliente equivalente. Y la rigidez torsional estática es nada menos que un 63 por ciento superior —22.400 Nm—. Eso no se ve, pero se siente. Hasta el último tornillo es absolutamente nuevo, aunque lo realmente revolucionario —no en la categoría— en este nuevo Volkswagen Sharan son sus dos accesos laterales traseros mediante puertas correderas y la nueva estrategia de asientos interior que ahora permite modular el habitáculo sin necesidad de “pegarse” literalmente con los asientos —quien lo haya sufrido sabrá lo que pesa cada butaca de la anterior generación, y sobre todo, lo que cuesta volver a dejar las cosas “en su sitio”—.

Ahora, liberando un simple pestillo podremos ir “eliminando” plazas a voluntad, enrasando cada una de las banquetas —independientes todas ellas y de idéntico tamaño en cada fila— en el suelo hasta configurar una base totalmente plana de 2,1 metros de longitud y 2.430 litros de carga. Esa es la configuración más extrema, tal vez también muy ocasional. Son las intermedias las que nos tienen que dar ese “juego” que hace de los monovolúmenes coches ejemplarmente versátiles. Y ahí, el Sharan “se sale”. Son varias sus ventajas respecto a otros “semejantes” con la misma disposición de puertas: es mucho más amplio que un Mazda5; Y bastante más bajo —no hay que llegar a “subirse”, sino que basta con “tirarse”— que, por ejemplo, el Carnival de Kia.

El sistema EasyFold garantiza la mejor relación facilidad/suavidad/tiempo para ir eliminando asientos. Es, concretamente, en la tercera fila donde más partido se saca de este “invento”: al liberar el correspondiente pestillo el efecto de un muelle invierte la base del asiento. Basta soltar el respaldo y tendemos un asiento menos, cuando en otros coches, por norma general, hay que poderse de rodillas en el maletero o manipular los asientos desde dentro. El proceso inverso, eso sí, requiere entrar al habitáculo para dar la vuelta al asiento. Esta tercera fila, como casi siempre, es más recomendable para un uso eventual que intenso, pero hay que reconocer que el Sharan ofrecer más espacio y confort que la media. El EeasyEntry, por su parte, garantiza el máximo espacio posible para acceder a la tercera fila: la banqueta pivota y se adelanta al mismo tiempo, dejando un enorme hueco y la posibilidad de acceder al habitáculo en perpendicular, no necesariamente sesgado como en coches de puertas convencionales.

Los tres asientos de la segunda fila —dos, en posición más centrada en caso de un 6 plazas,— cuentan con respaldos reclinables en 20 grados y 16 cm de desplazamiento longitudinal. En opción, las puertas laterales pueden ser automáticas, mediante un sistema eléctrico que, además, cuenta con mecanismo antiatrapamiento que funciona con una sensibilidad total: a la más mínima resistencia en su avance invierten la dirección o se detienen. Espacio y amplitud, garantizado. Pero seguro que espera otros datos. Un 7 plazas tiene un maletero testimonial, pero con la tercera fila plegada el Sharan ofrece hasta 711 litros y 1,3 metros de superficie de carga. Opcionalmente, también ofrece un sistema de railes telescópicos para distribuir la carga, así como redes de sujeción y división. El maletero también puede tener un sistema de apertura eléctrica. Los 6/7 plazas viene con climatizador de tres zonas en origen y únicamente la configuración 2+2+2 puede ampliar los 7 airbag de serie —el impar es el de rodilla— a 9, sumando los laterales de la segunda fila.

Pasemos delante. Lo que más llama la atención es lo bajo que se puede situar el asientos del conductor. Tanto que la línea de cintura puede llegar a agobiar. Los estrictos estándares de la casa vuelven a ser santo y seña. Los ajustes, materiales y tacto de todo lo que queda a la vista o se puede tocar rezuma calidad “made in VW” y, al mismo tiempo, un diseño bastante sobrio. El freno de mano eléctrico despeja la zona entre los dos asientos delanteros; la zona inferior de la consola central puede tener infinidad de botones, tantos como opciones hayamos ido añadiendo —además del de los botones ESP, de serie, los del Pack Assist, las puertas eléctricas, la suspensión DCC o el botón de arranque sin llave… entre otros—. La también sobria línea exterior con la nueva identidad la marca no está reñida, sin embargo, con la eficacia, anunciado el mejor CX en el segmento, 0,29, algo que repercute positivamente en al sonoridad. El aislamiento de rodadura está altamente conseguido, pero no tanto el de los motores, que se escuchan con cierta nitidez cuando se demanda con exigencia de ellos. Mientras que el comportamiento es el otro gran plato fuerte del Sharan. Sólo hemos conducido versiones con suspensión adaptativa —hay amortiguación normal y deportiva, ésta opcional o de serie, según versión, con 15 cm menos de altura de carrocería—, un filtro para sentir su aptitud y comportamiento en toda su extensión, aunque dado el perfil y planteamiento de este tipo de carrocerías, las posibilidades de sus chasis está, de largo, muy por encima del potencial de sus motores . Por su agrado general de uso, mandos, dirección o tacto de freno y cambio, el Sharan es, hoy por hoy, un buen ejemplo de refinamiento y confort en formato grande.

TSi y TDi de reciente factura se encarga de recortar los consumos de la actual generación un 21 por ciento. Y en pleno siglo de recorte al CO2, el Sharan también se apunta a la moda Autostop&Start y los alternadores inteligentes, eso sí, bajo pedido, pagando el sobrecoste que implicará el paquete BlueMotionTechnology, sólo compatible con motores de hasta 170 CV. El 1.4 TSi fue el primer motor con el que “nos estrenamos” en el nuevo Sharan, un propulsor excepcional de forma aislada que, aquí, acusa el peso y largos desarrollos de cambios elegidos, siendo tal vez menos interesante que en otras combinaciones de carrocería más favorables. Suave, pero con algo más de retraso en la sobrealimentación de lo habitual, se lleva mejor con las largas rutas a ritmo estable que sobre exigentes trazados con cambios de ritmo, aunque su fondo físico a medio y alto régimen —a costa de trabajar con el cambio— es excepcional, sacándonos de apuro con eficacia. Pero el punto de equilibrio, y así lo creemos incluso sin haber tenido oportunidad de probar el exótico —y testimonial— 2.0 TSi DSG de 200 CV ni el 2.0 TDi de 170 CV, es el 2.0 TDi-140, versión que roza la perfección si además se asocia al cambio DSG de 6 marchas. Respuesta instantánea, elasticidad, progresividad y contundencia si, por necesidad, nos vemos obligados a explorar más allá del medio régimen se combinan con unos consumos reales ajustadísimos.

MECÁNICA

1.4 TSi-150

2.0 TSi-200 DSG

2.0 TDi-140 - (DSG)

2.0 TDi-170

Tipo motor

4 cilindros en línea – 1.390 cm3. Inyección directa de gasolina con turbo, compresor e intercambiador térmico.

4 cilindros en línea – 1.984 cm4. Inyección directa de gasolina con turbocompresor e intercambiador térmico.

4 cilindros en línea – 1.968 cm3. Inyección Diesel directa por conducto común, turbo variable e intercambiador térmico

4 cilindros en línea – 1.968 cm3. Inyección Diesel directa por conducto común, turbo variable e intercambiador térmico

Potencia máxima

150 CV a 5.800 rpm

200 CV entre 5.100 y 6.000 rpm

140 CV a 4.200 rpm

170 CV a 4.200 rpm

Par máximo

24,5 mmkg entre 1.750 y 4.000 rpm

28,6 mkg entre 1.700 y 5.000 rpm

32,6 mkg entre 1.750 y 2.500 rpm

35,7 mkg a 1.750  rpm

Transmisión

Tracción delantera. Caja de cambios manual de 6 Vel.

Tracción delantera. Caja de cambios automática doble embrague (DSG) de 6 vel.

Tracción delantera. Caja de cambios manual de 6 vel. O automática DSG doble embrague de 6 vel en opción

Tracción delantera. Caja de cambios manual de 6 vel.

BASTIDOR-CARROCERÍA

Suspensión del/tras

McPherson/multibrazo

McPherson/multibrazo

McPherson/multibrazo

McPherson/multibrazo

Frenos del./tras.

Disco ventilado de 312 mm /Disco ventilado de 282 mm

Disco ventilado de 312 mm /Disco ventilado de 282 mm

Disco ventilado de 312 mm /Disco ventilado de 282 mm

Disco ventilado de 312 mm /Disco ventilado de 282 mm

Neumáticos-llantas

205/60 R16

225/50 R17

205/60 R16

225/50 R17

Depósito combustible

70 litros

70 litros

70 litros

70 litros

Dimensiones ext.

4,85 x 1,90  x 1,72 m

4,85 x 1,90  x 1,72 m

4,85 x 1,90  x 1,72 m

4,85 x 1,90  x 1,72 m

2,92-1,57/1,62 m

2,92-1,57/1,62 m

2,92-1,57/1,62 m

2,92-1,57/1,62 m

2,92-1,57/1,62 m

Peso oficial

1.648 kg

N.D.

1.699-(1.728) kg

N.D.

Maletero

711 dm3

711 dm3

711 dm3

711 dm3

RENDIMIENTO OFICIAL

Velocidad máxima

197 Km/h

218 km/h

194 – (191) km/h

207 km/h

Acel. 0-100 km/h

10,7 s

N.D.

10,9 s

N.D.

Consumo urbano/extraurbano/mixto

9,2/6,1/7,2 l/100 km

N.D./N.D./8,6 l/100 km

6,8-(6,9)/4,8-(5,0)/5,5-(5,7) l/100 km

N.D./N.D./5,7 l/100 km

Emisiones CO2

167 g/km

201 g/km

143-(149) g/km

152 g/km

Galería relacionada

VW Sharan, al volante

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...