Volkswagen Polo GTI

El espíritu del GTI, siglas de Gran Turismo Inyección, ya no está en el Volkswagen Golf, sino en el Polo. El pequeño utilitario de la marca alemana recupera la filosofía de aquel clásico, nacido hace justo 30 años, con el objetivo de poner al alcance de cualquier bolsillo sensaciones intensas y placer de conducción deportiva.
-
Volkswagen Polo GTI
Volkswagen Polo GTI

Pese a que sus prestaciones son levemente inferiores a las del GTI, resulta más radical y deportivo. La razón se debe a unas suspensiones mucho más firmes y un bastidor orientado hacia la eficacia en curvas, mediante el sacrificio del confort. Cuesta bastante menos, es más divertido si se quiere, pero es menos “utilizable” en otra situación que no sea la conducción dinámica. Aun así, es una gran opción –por su comportamiento y su precio- para aquellos que quieran sensaciones deportivas.

Hasta la llegada de la versión S, a finales de año, y de la GT, ya para 2007, el RS resulta la única alternativa al Polo GTI en la gama Clio. Sus 50 CV de más, sus detalles estéticos deportivos y su carácter dinámico, le confieren una radicalidad muy superior a la del modelo de Volkswagen. Sus prestaciones son similares, pero la existencia de una sexta relación en la caja de cambios proporcionan un abanico de utilización mayor. El precio es similar, 150 euros de más, para el Clio.

Sin duda alguna, la mejor alternativa al Polo GTI. Misma plataforma, , mismo motor y prestaciones similares, pero con un precio netamente inferior, casi 3.600 euros menos. Las diferencias entre ambos modelos radican en las siglas: éste es un FR y el otro es un GTI, y esas tres letras llevan aparejadas otros argumentos, abstractos como nostalgia, espíritu, pasado, pero al fin y al cabo argumentos. Quien no sienta la llamada GTI, y quiera un deportivo de bolsillo, tiene en el Ibiza FR una gran opción, aunque con un equipamiento inferior, ya que no incluye, por ejemplo, control de estabilidad o sensor de lluvia. Añadirlos incrementaría su precio en 679 euros, todavía muy inferior al del Polo GTI.

Pese a que sus prestaciones son levemente inferiores a las del GTI, resulta más radical y deportivo. La razón se debe a unas suspensiones mucho más firmes y un bastidor orientado hacia la eficacia en curvas, mediante el sacrificio del confort. Cuesta bastante menos, es más divertido si se quiere, pero es menos “utilizable” en otra situación que no sea la conducción dinámica. Aun así, es una gran opción –por su comportamiento y su precio- para aquellos que quieran sensaciones deportivas.

Hasta la llegada de la versión S, a finales de año, y de la GT, ya para 2007, el RS resulta la única alternativa al Polo GTI en la gama Clio. Sus 50 CV de más, sus detalles estéticos deportivos y su carácter dinámico, le confieren una radicalidad muy superior a la del modelo de Volkswagen. Sus prestaciones son similares, pero la existencia de una sexta relación en la caja de cambios proporcionan un abanico de utilización mayor. El precio es similar, 150 euros de más, para el Clio.

Sin duda alguna, la mejor alternativa al Polo GTI. Misma plataforma, , mismo motor y prestaciones similares, pero con un precio netamente inferior, casi 3.600 euros menos. Las diferencias entre ambos modelos radican en las siglas: éste es un FR y el otro es un GTI, y esas tres letras llevan aparejadas otros argumentos, abstractos como nostalgia, espíritu, pasado, pero al fin y al cabo argumentos. Quien no sienta la llamada GTI, y quiera un deportivo de bolsillo, tiene en el Ibiza FR una gran opción, aunque con un equipamiento inferior, ya que no incluye, por ejemplo, control de estabilidad o sensor de lluvia. Añadirlos incrementaría su precio en 679 euros, todavía muy inferior al del Polo GTI.

Pese a que sus prestaciones son levemente inferiores a las del GTI, resulta más radical y deportivo. La razón se debe a unas suspensiones mucho más firmes y un bastidor orientado hacia la eficacia en curvas, mediante el sacrificio del confort. Cuesta bastante menos, es más divertido si se quiere, pero es menos “utilizable” en otra situación que no sea la conducción dinámica. Aun así, es una gran opción –por su comportamiento y su precio- para aquellos que quieran sensaciones deportivas.

Hasta la llegada de la versión S, a finales de año, y de la GT, ya para 2007, el RS resulta la única alternativa al Polo GTI en la gama Clio. Sus 50 CV de más, sus detalles estéticos deportivos y su carácter dinámico, le confieren una radicalidad muy superior a la del modelo de Volkswagen. Sus prestaciones son similares, pero la existencia de una sexta relación en la caja de cambios proporcionan un abanico de utilización mayor. El precio es similar, 150 euros de más, para el Clio.

Sin duda alguna, la mejor alternativa al Polo GTI. Misma plataforma, , mismo motor y prestaciones similares, pero con un precio netamente inferior, casi 3.600 euros menos. Las diferencias entre ambos modelos radican en las siglas: éste es un FR y el otro es un GTI, y esas tres letras llevan aparejadas otros argumentos, abstractos como nostalgia, espíritu, pasado, pero al fin y al cabo argumentos. Quien no sienta la llamada GTI, y quiera un deportivo de bolsillo, tiene en el Ibiza FR una gran opción, aunque con un equipamiento inferior, ya que no incluye, por ejemplo, control de estabilidad o sensor de lluvia. Añadirlos incrementaría su precio en 679 euros, todavía muy inferior al del Polo GTI.

Pese a que sus prestaciones son levemente inferiores a las del GTI, resulta más radical y deportivo. La razón se debe a unas suspensiones mucho más firmes y un bastidor orientado hacia la eficacia en curvas, mediante el sacrificio del confort. Cuesta bastante menos, es más divertido si se quiere, pero es menos “utilizable” en otra situación que no sea la conducción dinámica. Aun así, es una gran opción –por su comportamiento y su precio- para aquellos que quieran sensaciones deportivas.

Hasta la llegada de la versión S, a finales de año, y de la GT, ya para 2007, el RS resulta la única alternativa al Polo GTI en la gama Clio. Sus 50 CV de más, sus detalles estéticos deportivos y su carácter dinámico, le confieren una radicalidad muy superior a la del modelo de Volkswagen. Sus prestaciones son similares, pero la existencia de una sexta relación en la caja de cambios proporcionan un abanico de utilización mayor. El precio es similar, 150 euros de más, para el Clio.

Sin duda alguna, la mejor alternativa al Polo GTI. Misma plataforma, , mismo motor y prestaciones similares, pero con un precio netamente inferior, casi 3.600 euros menos. Las diferencias entre ambos modelos radican en las siglas: éste es un FR y el otro es un GTI, y esas tres letras llevan aparejadas otros argumentos, abstractos como nostalgia, espíritu, pasado, pero al fin y al cabo argumentos. Quien no sienta la llamada GTI, y quiera un deportivo de bolsillo, tiene en el Ibiza FR una gran opción, aunque con un equipamiento inferior, ya que no incluye, por ejemplo, control de estabilidad o sensor de lluvia. Añadirlos incrementaría su precio en 679 euros, todavía muy inferior al del Polo GTI.

Galería relacionada

VW_Polo_GTI

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...