Volkswagen Polo GTI

Cada vez más, las marcas sacan al mercado una versión radical de sus utilitarios, ahí tenemos el Seat Ibiza Cupra o el Peugeot 206 RC. Volkswagen no iba a ser menos y presenta estos días en Munich (Alemania) su Polo GTI.
Autopista -
Volkswagen Polo GTI
Volkswagen Polo GTI

La segunda generación del Polo GTI llegará al mercado español el próximo mes de mayo. Antes de que ruede por nuestras carreteras, en Autopista.es hemos tomado contacto con él en Alemania. En la zona de Munich, cerca de la factoría de Audi en Ingolstadt, conducimos por primera vez el Polo más potente de la historia.

A simple vista, por fuera, comprobamos que no es un Polo común. La parrilla en forma de "V" con diseño de nido de abeja y perfilada con un hilo rojo nos indica que algo -bastante, de hecho- ha cambiado en el vehículo para recibir una potente mecánica. Incorpora un pequeño logotipo GTI en esta parrilla. No pasan inadvertidas las luces de niebla integradas en este frontal más agresivo.

<

p> Sigamos con el exterior. Llama la atención, en la trasera, la doble salida de escape cromada y el spoiler que incorpora la tercera luz de freno. Si lo vemos de perfil, nos fijaremos en que la carrocería ha sido rebajada respecto al Polo común (115 mm), lleva unas taloneras negras (sea del color que sea la carrocería) y monta unas impresionantes llantas de aleación de 16 pulgadas con cinco huecos a imagen y semejanza de las que lleva el Golf GTI.

El interior apenas nos ha sorprendido. Nadie diría que estamos ante el tope de gama y el más deportivo de los Polos conocidos hasta hoy. El diseño sobrio propio de los productos de Volkswagen hace un guiño muy "light" al rácing en este GTI.

<

p> El volante de tres radios incluye un pequeño distintivo GTI, el pomo de la palanca de cuero y los cinturones tienen unos pespuntes rojos diferentes a los que encontramos en el Polo común, pero hay pocos cambios más. La tapicería sí es única para esta versión, es la denominada "Interlagos" (con cuadros), aunque como opción se puede pedir la de cuero (por 1.635 euros más). Los asientos son bastante cómodos, con un mullido firme, y recogen el cuerpo perfectamente, aunque se echa de menos unos bacquets, dado el carácter rácing del coche. En el respaldo de los asientos delanteros se han colocado también los distintivos GTI.

<

p> Los elementos en el salpicadero aparecen correctamente ordenados; pocas diferencias, respecto a cualquier otro Polo, si acaso unos cromados nuevos. El fondo de los relojes es negro, como en el resto de la gama, y la información aparece en un relajado color azul.

El propulsor que monta el Polo GTI es el conocido gasolina 1.8 turboalimentado de 150 CV que han llevado ya el Audi A3 y A4, el Volkswagen Golf, los Seat Ibiza y León, etc. Se trata de un motor que anuncia una potencia máxima de 150 CV a 5.800 rpm y un par motor máximo de 22,4 mkg entre 1.950 y 4.500 vueltas.

<

p> El comportamiento del motor desde bajas vueltas es una delicia, pero el ruido que emite resulta, en ocasiones, algo molesto. En Volkswagen nos aseguran que no se trata de ruido, sino del "sonido GTI".

<

p> Estamos ante un motor sobrealimentado mediante un turbocompresor accionado por los gases de escape. Cuenta con un intercooler -intercambiador de aire-, que redunda en la efectividad de llenado de los cuatro cilindros (cuanto más frío está el aire, a mayor presión se le puede someter). Además, sus 20 válvulas (dos de admisión y tres de escape por cilindro) proporcionan un cambio de gases rápido y, por tanto, mayor eficacia de la mecánica.

<

p> Para exprimir al máximo este motor, se le ha acoplado una caja de cambios manual de cinco relaciones. Volkswagen explica que con una transmisión de seis marchas o con un cambio automático DSG se habría restado deportividad al conjunto. Para evitar esta pérdida de carácter, los ingenieros de la marca alemana han asegurado que las siglas GTI en el Polo no se van a asociar ni al cambio DSG, ni a los motores TDI.

El Polo GTI de tres puertas cuesta 21.650 euros, el de cinco puertas sale por 22.175 euros.

Para recibir esta mecánica, también se han cambiado elementos de la suspensión. Sobre el chasis que monta el 1.9 TDI de 130 CV (que tenía una puesta a punto específica), los ingenieros de la marca germana han hecho algunas variaciones. Por ejemplo, conserva los muelles en el eje delantero y el tarado de los amortiguadores en el trasero, pero el resto de elementos de la suspensión se "han tocado". Y se nota: las suspensiones resultan bastante firmes e incluso producen rebotes en firmes de autovía en buen estado.

<

p> En carreteras viradas, el comportamiento del chasis es destacado. Se le pueden exigir elevadas prestaciones dinámicas y el Polo GTI responde sin miramientos. Eso sí, hay que tener en cuenta que los frenos muestran síntomas de fatiga, si los sometemos a un esfuerzo intensivo.

El Polo GTI es el tope de gama. Los elementos de serie principales son: ABS, control de estabilidad, climatizador Climatronic, cuatro airbags y faros antiniebla.

<

p> Entre las opciones más destacables, encontramos los airbags de cabeza (480 euros), el cargador de seis CD's debajo del asiento del copiloto (535 euros), los cuatro elevalunas eléctricos para las carrocerías de cinco puertas (505 euros, de serie sólo lleva los delanteros) y las lunas traseras oscurecidas (por 170 euros).

<

p> En España sólo se comercializará en tres colores: blanco, negro y rojo y su precio está en 21.650 euros la versión de tres puertas, que, según Volkswagen, será la configuración con más ventas, aunque no se han atrevido a dar cifras por el momento. Lo que sí tienen claro es que se trata de un vehículo de marcado estilo juvenil y dinámico, tal y como ellos lo denominan: "un público muy GTI".

<

p> Y hablando de este carácter juvenil, los responsables de Volkswagen han incluido un equipamiento "muy jugoso" para aquellos amantes de las nuevas tecnologías, que casi siempre se encuentran en este segmento de edad. A saber: iPod Nano de 4 Gb de memoria, radio CD con mp3 y ocho altavoces.

La gama Polo en España está formada, tras la reciente incorporación del GTI, por 36 versiones. La oferta resulta de la combinación de las carrocerías de tres y cinco puertas con cinco motores de gasolina (entre 65 y 150 CV de potencia) y cuatro más de gasóleo (entre 70 y 130 CV).
El rango de precios está entre 11.500 y 22.175 euros.

L.H.D.T.

<

p>

<

p>El Volkswagen Polo es uno de mis coches preferidos. Tenía puestas "demasiadas esperanzas" en esta versión GTI y lo cierto es que me ha decepcionado un poco el resultado final. Me gusta el comportamiento, porque tanto el chasis como la mecánica sí están a la altura.
Sin embargo, echo en falta más guiños rácing en los pequeños detalles: bacquets en lugar de asientos tradicionales, fondo de los relojes en blanco en lugar de negro, incluso un pomo de la palanca redondo como su hermano el Golf.

El primer Polo deportivo se denominó G40 y salió al mercado en 1986. Montaba un propulsor de 1,3 litros capacidad, que ya en ese tiempo anunciaba 115 CV de potencia. En aquel momento aceleraba de 0 a 100 km/h en 9 segundos y tenía una velocidad punta de 195 km/h.

<

p> Pero no es el único ejemplo deportivo en la historia del Polo. El primer GTI apareció en 1998 incorporando un propulsor de 120 CV de potencia, que desarrollaba una velocidad máxima de 200 km/h. Ahora, llega la segunda generación (después de un rediseño en 1999 en el que se aumentó la potencia 5 CV y la velocidad punta hasta 205 km/h).

<

p> El nuevo Polo GTI mejora las prestaciones de las anteriores generaciones e incrementa de forma espectacular la potencia. Acelera de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y tiene una velocidad punta de 216 km/h.

La segunda generación del Polo GTI llegará al mercado español el próximo mes de mayo. Antes de que ruede por nuestras carreteras, en Autopista.es hemos tomado contacto con él en Alemania. En la zona de Munich, cerca de la factoría de Audi en Ingolstadt, conducimos por primera vez el Polo más potente de la historia.

A simple vista, por fuera, comprobamos que no es un Polo común. La parrilla en forma de "V" con diseño de nido de abeja y perfilada con un hilo rojo nos indica que algo -bastante, de hecho- ha cambiado en el vehículo para recibir una potente mecánica. Incorpora un pequeño logotipo GTI en esta parrilla. No pasan inadvertidas las luces de niebla integradas en este frontal más agresivo.

<

p> Sigamos con el exterior. Llama la atención, en la trasera, la doble salida de escape cromada y el spoiler que incorpora la tercera luz de freno. Si lo vemos de perfil, nos fijaremos en que la carrocería ha sido rebajada respecto al Polo común (115 mm), lleva unas taloneras negras (sea del color que sea la carrocería) y monta unas impresionantes llantas de aleación de 16 pulgadas con cinco huecos a imagen y semejanza de las que lleva el Golf GTI.

El interior apenas nos ha sorprendido. Nadie diría que estamos ante el tope de gama y el más deportivo de los Polos conocidos hasta hoy. El diseño sobrio propio de los productos de Volkswagen hace un guiño muy "light" al rácing en este GTI.

<

p> El volante de tres radios incluye un pequeño distintivo GTI, el pomo de la palanca de cuero y los cinturones tienen unos pespuntes rojos diferentes a los que encontramos en el Polo común, pero hay pocos cambios más. La tapicería sí es única para esta versión, es la denominada "Interlagos" (con cuadros), aunque como opción se puede pedir la de cuero (por 1.635 euros más). Los asientos son bastante cómodos, con un mullido firme, y recogen el cuerpo perfectamente, aunque se echa de menos unos bacquets, dado el carácter rácing del coche. En el respaldo de los asientos delanteros se han colocado también los distintivos GTI.

<

p> Los elementos en el salpicadero aparecen correctamente ordenados; pocas diferencias, respecto a cualquier otro Polo, si acaso unos cromados nuevos. El fondo de los relojes es negro, como en el resto de la gama, y la información aparece en un relajado color azul.

El propulsor que monta el Polo GTI es el conocido gasolina 1.8 turboalimentado de 150 CV que han llevado ya el Audi A3 y A4, el Volkswagen Golf, los Seat Ibiza y León, etc. Se trata de un motor que anuncia una potencia máxima de 150 CV a 5.800 rpm y un par motor máximo de 22,4 mkg entre 1.950 y 4.500 vueltas.

<

p> El comportamiento del motor desde bajas vueltas es una delicia, pero el ruido que emite resulta, en ocasiones, algo molesto. En Volkswagen nos aseguran que no se trata de ruido, sino del "sonido GTI".

<

p> Estamos ante un motor sobrealimentado mediante un turbocompresor accionado por los gases de escape. Cuenta con un intercooler -intercambiador de aire-, que redunda en la efectividad de llenado de los cuatro cilindros (cuanto más frío está el aire, a mayor presión se le puede someter). Además, sus 20 válvulas (dos de admisión y tres de escape por cilindro) proporcionan un cambio de gases rápido y, por tanto, mayor eficacia de la mecánica.

<

p> Para exprimir al máximo este motor, se le ha acoplado una caja de cambios manual de cinco relaciones. Volkswagen explica que con una transmisión de seis marchas o con un cambio automático DSG se habría restado deportividad al conjunto. Para evitar esta pérdida de carácter, los ingenieros de la marca alemana han asegurado que las siglas GTI en el Polo no se van a asociar ni al cambio DSG, ni a los motores TDI.

El Polo GTI de tres puertas cuesta 21.650 euros, el de cinco puertas sale por 22.175 euros.

Para recibir esta mecánica, también se han cambiado elementos de la suspensión. Sobre el chasis que monta el 1.9 TDI de 130 CV (que tenía una puesta a punto específica), los ingenieros de la marca germana han hecho algunas variaciones. Por ejemplo, conserva los muelles en el eje delantero y el tarado de los amortiguadores en el trasero, pero el resto de elementos de la suspensión se "han tocado". Y se nota: las suspensiones resultan bastante firmes e incluso producen rebotes en firmes de autovía en buen estado.

<

p> En carreteras viradas, el comportamiento del chasis es destacado. Se le pueden exigir elevadas prestaciones dinámicas y el Polo GTI responde sin miramientos. Eso sí, hay que tener en cuenta que los frenos muestran síntomas de fatiga, si los sometemos a un esfuerzo intensivo.

El Polo GTI es el tope de gama. Los elementos de serie principales son: ABS, control de estabilidad, climatizador Climatronic, cuatro airbags y faros antiniebla.

<

p> Entre las opciones más destacables, encontramos los airbags de cabeza (480 euros), el cargador de seis CD's debajo del asiento del copiloto (535 euros), los cuatro elevalunas eléctricos para las carrocerías de cinco puertas (505 euros, de serie sólo lleva los delanteros) y las lunas traseras oscurecidas (por 170 euros).

<

p> En España sólo se comercializará en tres colores: blanco, negro y rojo y su precio está en 21.650 euros la versión de tres puertas, que, según Volkswagen, será la configuración con más ventas, aunque no se han atrevido a dar cifras por el momento. Lo que sí tienen claro es que se trata de un vehículo de marcado estilo juvenil y dinámico, tal y como ellos lo denominan: "un público muy GTI".

<

p> Y hablando de este carácter juvenil, los responsables de Volkswagen han incluido un equipamiento "muy jugoso" para aquellos amantes de las nuevas tecnologías, que casi siempre se encuentran en este segmento de edad. A saber: iPod Nano de 4 Gb de memoria, radio CD con mp3 y ocho altavoces.

La gama Polo en España está formada, tras la reciente incorporación del GTI, por 36 versiones. La oferta resulta de la combinación de las carrocerías de tres y cinco puertas con cinco motores de gasolina (entre 65 y 150 CV de potencia) y cuatro más de gasóleo (entre 70 y 130 CV).
El rango de precios está entre 11.500 y 22.175 euros.

L.H.D.T.

<

p>

<

p>El Volkswagen Polo es uno de mis coches preferidos. Tenía puestas "demasiadas esperanzas" en esta versión GTI y lo cierto es que me ha decepcionado un poco el resultado final. Me gusta el comportamiento, porque tanto el chasis como la mecánica sí están a la altura.
Sin embargo, echo en falta más guiños rácing en los pequeños detalles: bacquets en lugar de asientos tradicionales, fondo de los relojes en blanco en lugar de negro, incluso un pomo de la palanca redondo como su hermano el Golf.

El primer Polo deportivo se denominó G40 y salió al mercado en 1986. Montaba un propulsor de 1,3 litros capacidad, que ya en ese tiempo anunciaba 115 CV de potencia. En aquel momento aceleraba de 0 a 100 km/h en 9 segundos y tenía una velocidad punta de 195 km/h.

<

p> Pero no es el único ejemplo deportivo en la historia del Polo. El primer GTI apareció en 1998 incorporando un propulsor de 120 CV de potencia, que desarrollaba una velocidad máxima de 200 km/h. Ahora, llega la segunda generación (después de un rediseño en 1999 en el que se aumentó la potencia 5 CV y la velocidad punta hasta 205 km/h).

<

p> El nuevo Polo GTI mejora las prestaciones de las anteriores generaciones e incrementa de forma espectacular la potencia. Acelera de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y tiene una velocidad punta de 216 km/h.

La segunda generación del Polo GTI llegará al mercado español el próximo mes de mayo. Antes de que ruede por nuestras carreteras, en Autopista.es hemos tomado contacto con él en Alemania. En la zona de Munich, cerca de la factoría de Audi en Ingolstadt, conducimos por primera vez el Polo más potente de la historia.

A simple vista, por fuera, comprobamos que no es un Polo común. La parrilla en forma de "V" con diseño de nido de abeja y perfilada con un hilo rojo nos indica que algo -bastante, de hecho- ha cambiado en el vehículo para recibir una potente mecánica. Incorpora un pequeño logotipo GTI en esta parrilla. No pasan inadvertidas las luces de niebla integradas en este frontal más agresivo.

<

p> Sigamos con el exterior. Llama la atención, en la trasera, la doble salida de escape cromada y el spoiler que incorpora la tercera luz de freno. Si lo vemos de perfil, nos fijaremos en que la carrocería ha sido rebajada respecto al Polo común (115 mm), lleva unas taloneras negras (sea del color que sea la carrocería) y monta unas impresionantes llantas de aleación de 16 pulgadas con cinco huecos a imagen y semejanza de las que lleva el Golf GTI.

El interior apenas nos ha sorprendido. Nadie diría que estamos ante el tope de gama y el más deportivo de los Polos conocidos hasta hoy. El diseño sobrio propio de los productos de Volkswagen hace un guiño muy "light" al rácing en este GTI.

<

p> El volante de tres radios incluye un pequeño distintivo GTI, el pomo de la palanca de cuero y los cinturones tienen unos pespuntes rojos diferentes a los que encontramos en el Polo común, pero hay pocos cambios más. La tapicería sí es única para esta versión, es la denominada "Interlagos" (con cuadros), aunque como opción se puede pedir la de cuero (por 1.635 euros más). Los asientos son bastante cómodos, con un mullido firme, y recogen el cuerpo perfectamente, aunque se echa de menos unos bacquets, dado el carácter rácing del coche. En el respaldo de los asientos delanteros se han colocado también los distintivos GTI.

<

p> Los elementos en el salpicadero aparecen correctamente ordenados; pocas diferencias, respecto a cualquier otro Polo, si acaso unos cromados nuevos. El fondo de los relojes es negro, como en el resto de la gama, y la información aparece en un relajado color azul.

El propulsor que monta el Polo GTI es el conocido gasolina 1.8 turboalimentado de 150 CV que han llevado ya el Audi A3 y A4, el Volkswagen Golf, los Seat Ibiza y León, etc. Se trata de un motor que anuncia una potencia máxima de 150 CV a 5.800 rpm y un par motor máximo de 22,4 mkg entre 1.950 y 4.500 vueltas.

<

p> El comportamiento del motor desde bajas vueltas es una delicia, pero el ruido que emite resulta, en ocasiones, algo molesto. En Volkswagen nos aseguran que no se trata de ruido, sino del "sonido GTI".

<

p> Estamos ante un motor sobrealimentado mediante un turbocompresor accionado por los gases de escape. Cuenta con un intercooler -intercambiador de aire-, que redunda en la efectividad de llenado de los cuatro cilindros (cuanto más frío está el aire, a mayor presión se le puede someter). Además, sus 20 válvulas (dos de admisión y tres de escape por cilindro) proporcionan un cambio de gases rápido y, por tanto, mayor eficacia de la mecánica.

<

p> Para exprimir al máximo este motor, se le ha acoplado una caja de cambios manual de cinco relaciones. Volkswagen explica que con una transmisión de seis marchas o con un cambio automático DSG se habría restado deportividad al conjunto. Para evitar esta pérdida de carácter, los ingenieros de la marca alemana han asegurado que las siglas GTI en el Polo no se van a asociar ni al cambio DSG, ni a los motores TDI.

El Polo GTI de tres puertas cuesta 21.650 euros, el de cinco puertas sale por 22.175 euros.

Para recibir esta mecánica, también se han cambiado elementos de la suspensión. Sobre el chasis que monta el 1.9 TDI de 130 CV (que tenía una puesta a punto específica), los ingenieros de la marca germana han hecho algunas variaciones. Por ejemplo, conserva los muelles en el eje delantero y el tarado de los amortiguadores en el trasero, pero el resto de elementos de la suspensión se "han tocado". Y se nota: las suspensiones resultan bastante firmes e incluso producen rebotes en firmes de autovía en buen estado.

<

p> En carreteras viradas, el comportamiento del chasis es destacado. Se le pueden exigir elevadas prestaciones dinámicas y el Polo GTI responde sin miramientos. Eso sí, hay que tener en cuenta que los frenos muestran síntomas de fatiga, si los sometemos a un esfuerzo intensivo.

El Polo GTI es el tope de gama. Los elementos de serie principales son: ABS, control de estabilidad, climatizador Climatronic, cuatro airbags y faros antiniebla.

<

p> Entre las opciones más destacables, encontramos los airbags de cabeza (480 euros), el cargador de seis CD's debajo del asiento del copiloto (535 euros), los cuatro elevalunas eléctricos para las carrocerías de cinco puertas (505 euros, de serie sólo lleva los delanteros) y las lunas traseras oscurecidas (por 170 euros).

<

p> En España sólo se comercializará en tres colores: blanco, negro y rojo y su precio está en 21.650 euros la versión de tres puertas, que, según Volkswagen, será la configuración con más ventas, aunque no se han atrevido a dar cifras por el momento. Lo que sí tienen claro es que se trata de un vehículo de marcado estilo juvenil y dinámico, tal y como ellos lo denominan: "un público muy GTI".

<

p> Y hablando de este carácter juvenil, los responsables de Volkswagen han incluido un equipamiento "muy jugoso" para aquellos amantes de las nuevas tecnologías, que casi siempre se encuentran en este segmento de edad. A saber: iPod Nano de 4 Gb de memoria, radio CD con mp3 y ocho altavoces.

La gama Polo en España está formada, tras la reciente incorporación del GTI, por 36 versiones. La oferta resulta de la combinación de las carrocerías de tres y cinco puertas con cinco motores de gasolina (entre 65 y 150 CV de potencia) y cuatro más de gasóleo (entre 70 y 130 CV).
El rango de precios está entre 11.500 y 22.175 euros.

L.H.D.T.

<

p>

<

p>El Volkswagen Polo es uno de mis coches preferidos. Tenía puestas "demasiadas esperanzas" en esta versión GTI y lo cierto es que me ha decepcionado un poco el resultado final. Me gusta el comportamiento, porque tanto el chasis como la mecánica sí están a la altura.
Sin embargo, echo en falta más guiños rácing en los pequeños detalles: bacquets en lugar de asientos tradicionales, fondo de los relojes en blanco en lugar de negro, incluso un pomo de la palanca redondo como su hermano el Golf.

El primer Polo deportivo se denominó G40 y salió al mercado en 1986. Montaba un propulsor de 1,3 litros capacidad, que ya en ese tiempo anunciaba 115 CV de potencia. En aquel momento aceleraba de 0 a 100 km/h en 9 segundos y tenía una velocidad punta de 195 km/h.

<

p> Pero no es el único ejemplo deportivo en la historia del Polo. El primer GTI apareció en 1998 incorporando un propulsor de 120 CV de potencia, que desarrollaba una velocidad máxima de 200 km/h. Ahora, llega la segunda generación (después de un rediseño en 1999 en el que se aumentó la potencia 5 CV y la velocidad punta hasta 205 km/h).

<

p> El nuevo Polo GTI mejora las prestaciones de las anteriores generaciones e incrementa de forma espectacular la potencia. Acelera de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y tiene una velocidad punta de 216 km/h.

La segunda generación del Polo GTI llegará al mercado español el próximo mes de mayo. Antes de que ruede por nuestras carreteras, en Autopista.es hemos tomado contacto con él en Alemania. En la zona de Munich, cerca de la factoría de Audi en Ingolstadt, conducimos por primera vez el Polo más potente de la historia.

A simple vista, por fuera, comprobamos que no es un Polo común. La parrilla en forma de "V" con diseño de nido de abeja y perfilada con un hilo rojo nos indica que algo -bastante, de hecho- ha cambiado en el vehículo para recibir una potente mecánica. Incorpora un pequeño logotipo GTI en esta parrilla. No pasan inadvertidas las luces de niebla integradas en este frontal más agresivo.

<

p> Sigamos con el exterior. Llama la atención, en la trasera, la doble salida de escape cromada y el spoiler que incorpora la tercera luz de freno. Si lo vemos de perfil, nos fijaremos en que la carrocería ha sido rebajada respecto al Polo común (115 mm), lleva unas taloneras negras (sea del color que sea la carrocería) y monta unas impresionantes llantas de aleación de 16 pulgadas con cinco huecos a imagen y semejanza de las que lleva el Golf GTI.

El interior apenas nos ha sorprendido. Nadie diría que estamos ante el tope de gama y el más deportivo de los Polos conocidos hasta hoy. El diseño sobrio propio de los productos de Volkswagen hace un guiño muy "light" al rácing en este GTI.

<

p> El volante de tres radios incluye un pequeño distintivo GTI, el pomo de la palanca de cuero y los cinturones tienen unos pespuntes rojos diferentes a los que encontramos en el Polo común, pero hay pocos cambios más. La tapicería sí es única para esta versión, es la denominada "Interlagos" (con cuadros), aunque como opción se puede pedir la de cuero (por 1.635 euros más). Los asientos son bastante cómodos, con un mullido firme, y recogen el cuerpo perfectamente, aunque se echa de menos unos bacquets, dado el carácter rácing del coche. En el respaldo de los asientos delanteros se han colocado también los distintivos GTI.

<

p> Los elementos en el salpicadero aparecen correctamente ordenados; pocas diferencias, respecto a cualquier otro Polo, si acaso unos cromados nuevos. El fondo de los relojes es negro, como en el resto de la gama, y la información aparece en un relajado color azul.

El propulsor que monta el Polo GTI es el conocido gasolina 1.8 turboalimentado de 150 CV que han llevado ya el Audi A3 y A4, el Volkswagen Golf, los Seat Ibiza y León, etc. Se trata de un motor que anuncia una potencia máxima de 150 CV a 5.800 rpm y un par motor máximo de 22,4 mkg entre 1.950 y 4.500 vueltas.

<

p> El comportamiento del motor desde bajas vueltas es una delicia, pero el ruido que emite resulta, en ocasiones, algo molesto. En Volkswagen nos aseguran que no se trata de ruido, sino del "sonido GTI".

<

p> Estamos ante un motor sobrealimentado mediante un turbocompresor accionado por los gases de escape. Cuenta con un intercooler -intercambiador de aire-, que redunda en la efectividad de llenado de los cuatro cilindros (cuanto más frío está el aire, a mayor presión se le puede someter). Además, sus 20 válvulas (dos de admisión y tres de escape por cilindro) proporcionan un cambio de gases rápido y, por tanto, mayor eficacia de la mecánica.

<

p> Para exprimir al máximo este motor, se le ha acoplado una caja de cambios manual de cinco relaciones. Volkswagen explica que con una transmisión de seis marchas o con un cambio automático DSG se habría restado deportividad al conjunto. Para evitar esta pérdida de carácter, los ingenieros de la marca alemana han asegurado que las siglas GTI en el Polo no se van a asociar ni al cambio DSG, ni a los motores TDI.

El Polo GTI de tres puertas cuesta 21.650 euros, el de cinco puertas sale por 22.175 euros.

Para recibir esta mecánica, también se han cambiado elementos de la suspensión. Sobre el chasis que monta el 1.9 TDI de 130 CV (que tenía una puesta a punto específica), los ingenieros de la marca germana han hecho algunas variaciones. Por ejemplo, conserva los muelles en el eje delantero y el tarado de los amortiguadores en el trasero, pero el resto de elementos de la suspensión se "han tocado". Y se nota: las suspensiones resultan bastante firmes e incluso producen rebotes en firmes de autovía en buen estado.

<

p> En carreteras viradas, el comportamiento del chasis es destacado. Se le pueden exigir elevadas prestaciones dinámicas y el Polo GTI responde sin miramientos. Eso sí, hay que tener en cuenta que los frenos muestran síntomas de fatiga, si los sometemos a un esfuerzo intensivo.

El Polo GTI es el tope de gama. Los elementos de serie principales son: ABS, control de estabilidad, climatizador Climatronic, cuatro airbags y faros antiniebla.

<

p> Entre las opciones más destacables, encontramos los airbags de cabeza (480 euros), el cargador de seis CD's debajo del asiento del copiloto (535 euros), los cuatro elevalunas eléctricos para las carrocerías de cinco puertas (505 euros, de serie sólo lleva los delanteros) y las lunas traseras oscurecidas (por 170 euros).

<

p> En España sólo se comercializará en tres colores: blanco, negro y rojo y su precio está en 21.650 euros la versión de tres puertas, que, según Volkswagen, será la configuración con más ventas, aunque no se han atrevido a dar cifras por el momento. Lo que sí tienen claro es que se trata de un vehículo de marcado estilo juvenil y dinámico, tal y como ellos lo denominan: "un público muy GTI".

<

p> Y hablando de este carácter juvenil, los responsables de Volkswagen han incluido un equipamiento "muy jugoso" para aquellos amantes de las nuevas tecnologías, que casi siempre se encuentran en este segmento de edad. A saber: iPod Nano de 4 Gb de memoria, radio CD con mp3 y ocho altavoces.

La gama Polo en España está formada, tras la reciente incorporación del GTI, por 36 versiones. La oferta resulta de la combinación de las carrocerías de tres y cinco puertas con cinco motores de gasolina (entre 65 y 150 CV de potencia) y cuatro más de gasóleo (entre 70 y 130 CV).
El rango de precios está entre 11.500 y 22.175 euros.

L.H.D.T.

<

p>

<

p>El Volkswagen Polo es uno de mis coches preferidos. Tenía puestas "demasiadas esperanzas" en esta versión GTI y lo cierto es que me ha decepcionado un poco el resultado final. Me gusta el comportamiento, porque tanto el chasis como la mecánica sí están a la altura.
Sin embargo, echo en falta más guiños rácing en los pequeños detalles: bacquets en lugar de asientos tradicionales, fondo de los relojes en blanco en lugar de negro, incluso un pomo de la palanca redondo como su hermano el Golf.

El primer Polo deportivo se denominó G40 y salió al mercado en 1986. Montaba un propulsor de 1,3 litros capacidad, que ya en ese tiempo anunciaba 115 CV de potencia. En aquel momento aceleraba de 0 a 100 km/h en 9 segundos y tenía una velocidad punta de 195 km/h.

<

p> Pero no es el único ejemplo deportivo en la historia del Polo. El primer GTI apareció en 1998 incorporando un propulsor de 120 CV de potencia, que desarrollaba una velocidad máxima de 200 km/h. Ahora, llega la segunda generación (después de un rediseño en 1999 en el que se aumentó la potencia 5 CV y la velocidad punta hasta 205 km/h).

<

p> El nuevo Polo GTI mejora las prestaciones de las anteriores generaciones e incrementa de forma espectacular la potencia. Acelera de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y tiene una velocidad punta de 216 km/h.

Galería relacionada

Volkswagen Polo GTI

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...