Volkswagen Polo BlueMotion

Extremadamente ahorrador y con un nivel de emisiones bajísimo, el Volkswagen Polo BlueMotion es el polivalente más eficiente del mercado. Sus 3,3 litros de consumo medio cada 100 km le confieren una autonomía de hasta 1.363 kilómetros.
-
Volkswagen Polo BlueMotion
Volkswagen Polo BlueMotion

Volkswagen ya logró que el anterior Polo BlueMotion se convirtiera en el modelo de cinco plazas de menor consumo del mercado, y lo ha vuelto a conseguir con la nueva generación, que llegará a los concesionarios a principios de 2010. Incorpora un motor turbodiésel de 1,2 litros de cilindrada, derivado del moderno 1.6 TDI con tecnología de inyección directa common-rail. Es en realidad el mismo bloque motor, pero con un cilindro menos y con 75 CV, la misma cifra que la variante menos potente del 1.6 TDI, que también se vende con potencias de 90 y 105 CV. Sin embargo, el BlueMotion homologa casi un litro menos de consumo medio respecto al 1.6 TDI de 75 CV: 3,3 l/100 km frente a 4,2 l/100 km, de modo que sus emisiones de CO2 son de 87 g/km (109 g/km el 1.6 TDI).

Para conseguir semejante reducción de consumo no ha bastado con incorporar un motor diferente, sino que se han adoptado una serie de medidas y soluciones diversas. El ya habitual indicador de cambio de marcha está enfocado, más que nunca, a la máxima reducción del consumo (en este sentido no hay mucha diferencia con el Polo convencional), y sólo nos pide reducir cuando la aguja del cuentavueltas está rozando las 1.000 rpm; de este modo, aunque estemos pisando el acelerador a fondo a pocas vueltas y no haya respuesta (el par máximo, de 18,4 mkg, llega a 2.000 rpm), no aconseja insertar una marcha inferior. Si queremos mantener un ritmo ágil hay que recurrir al cambio y estirar las marchas, aunque, incluso así, no es un coche rápido. Pese a ello, alcanza 173 km/h y acelera hasta 100 km/h en 13,6 segundos, cifras más brillantes que las de su hermano con motor 1.6 TDI de 75 CV (170 km/h y 0 a 100 km/h en 14 segundos). Esto se debe al menor peso del Polo BlueMotion, que es 86 kg más ligero, y a sus desarrollos algo más cortos.

Otras soluciones que ayudan a mejorar los niveles de consumo son una nueva gestión electrónica del motor, un régimen de ralentí más bajo, neumáticos de baja resistencia de rodadura, así como una aerodinámica muy cuidada, gracias a elementos como la altura de la carrocería rebajada 15 milímetros, bajos carenados, llantas específicas, taloneras, deflector trasero optimizado y parrilla rediseñada (casi cerrada por completo en su parte superior). Tampoco podía faltar el llamado sistema de recuperación de la energía de frenado o, en otras palabras, un alternador inteligente que varía su tensión en función de las necesidades del momento (carga más en bajadas, al frenar o al levantar el pie del acelerador, y menos a velocidad mantenida), que incluso se desacopla para no “robar” energía en plena fase de aceleración. Por último, el sistema Start/Stop se encarga de parar el motor cuando nos detenemos (en un semáforo, por ejemplo) y de volver a arrancarlo automáticamente al pisar el embrague para insertar primera.

Sobre papel todo pinta muy bien pero... ¿y en la vida real? Normalmente los coches de consumo tan reducido requieren cierta implicación del conductor, y en el caso del Volkswagen Polo BlueMotion no iba a ser diferente. Olvidarse de las gasolineras durante más de 1.300 kilómetros requiere algunos sacrificios, entre ellos tener que convivir con un menor refinamiento, pues el ruido y las vibraciones del motor de 3 cilindros nos trasladan a unos baremos a los que hemos dejado de estar habituados. Este es el mayor inconveniente de un ahorrador radical como el Polo BlueMotion, que, por otra parte, no renuncia a un equipamiento muy completo, ya sea de serie o a base de extras (las unidades de pruebas llevaban navegador con pantalla táctil, calefacción en los asientos y aire acondicionado). Aún no hay precios ni detalles disponibles para nuestro mercado, pero podemos adelantar que el interior se distingue por una tapicería azul claro y dispone, de serie, de control de velocidad de crucero, volante y pomo del cambio forrados en cuero, apoyabrazos central e indicador de pérdida de presión de los neumáticos. ¿Estás dispuesto a conseguir el récord de consumo?

Galería relacionada

Volkswagen Polo BlueMotion

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...