Publicidad

Volkswagen Passat CC

Atractivo y sugerente. Así es el nuevo modelo que Volkswagen pondrá a la venta a principios del próximo verano, un falso coupé basado en la estructura del Passat berlina, con motores de gasolina y Diesel y precios mucho más asequibles que sus posibles rivales.
-
Volkswagen Passat CC
Volkswagen Passat CC

El nombre no le hace mucha justicia, pues estamos acostumbrados a que los CC sean Coupé Cabriolet, es decir, descapotables con techo duro que se convierten en coupés o en convertibles con solo apretar un botón. Nada de eso, ni siquiera es un Coupé, pues dispone de cuatro puertas –con las ventanillas sin marco-, aunque los responsables de volkswagen han elegido para este modelo la denominación Passat CC, que es la abreviatura de Comfort Coupé.

Con este nuevo modelo pretenden atraer a un gran número de potenciales clientes (300.000 durante su ciclo de vida) en Estados Unidos, Canadá, Europa y Japón. La base del modelo ya es muy sólida, pues se argumenta sobre el Passat berlina con la misma distancia entre ejes y unas dimensiones ligeramente superiores en longitud (+31 mm), en anchura (+36 mm) y, lógicamente, inferior altura (-50 mm). Estas nuevas cotas de carrocería le otorgan unas proporciones muy deportivas y elegantes que confieren fuerte personalidad, realzadas por las líneas descendentes que se prolongan hasta los nuevos grupos ópticos posteriores. Todos los ángulos tienen un fuerte componente de diseño, con perfiles que recorren el coche, formas curvas y sugerentes, un frontal diferenciado del mostrado en la berlina, unos grupos ópticos posteriores también muy diferentes a los de sus hermanos de gama, etc.

Para tratarse de una carrocería de aspecto coupé, con el techo arqueado y más bajo que el de la berlina, no merman en gran medida las condiciones de utilización, pues sólo pierde una plaza útil en el asiento posterior respecto a la berlina y sigue gozando de un maletero de excelentes dimensiones que supera los 530 litros de capacidad y que dispone de formas muy regulares y aprovechables. Únicamente la boca de carga, limitada a 63 cm de altura y 100 cm de anchura, resta un poco de practicidad al maletero a la hora de cargar bultos de grandes dimensiones, aunque existe la posibilidad de abatir los respaldos posteriores –en proporción 40/60- e introducir los objetos a través de las puertas traseras.

Precisamente las plazas traseras y en concreto, el acceso a las mismas, es uno de los puntos más débiles del nuevo modelo. La anchura es más que destacable, pues 138 cm para sólo dos ocupantes es un auténtico lujo; 78 cm para las piernas no es un derroche de espacio, pero es muy aceptable. Donde se queda algo justo es en la altura, con 88,5 cm desde el asiento, una medida adecuada para un coupé, pero escasa para una berlina, con la limitación del acceso que proporciona la forma del techo arqueado en su parte final y que obliga a inclinar bastante la cabeza para entrar o salir del coche. Algo similar ocurre en las plazas delanteras, aunque aquí los ingenieros de la marca han optado por bajar los asientos delanteros al máximo, permitiendo un recorrido de 10 cm entre la posición más baja y la más elevada (87-97 cm). Una vez sentados en el puesto de conducción no hay ningún inconveniente, pues el habitáculo es muy amplio en esta zona, que ofrece más de 141 cm de ancho a la altura de los hombros.

En general, el interior no se diferencia en gran medida del conocido en la berlina, excepto en la postura más baja de conducción, aunque para darle un toque más exclusivo se ha instalado un cuadro de instrumentos con iluminación en color blanco, nuevo volante de tres radios, más deportivo, un climatizador mejorado y diversas inserciones ornamentales en el salpicadero realizadas en símil madera y aluminio cepillado. También se ha recurrido a una nueva combinación de colores entre la parte alta del salpicadero, la zona de la guantera y los paneles de las puertas, que proporciona un aspecto de mayor calidad y mucho más elegante.

Tecnología innovadora

El nombre no le hace mucha justicia, pues estamos acostumbrados a que los CC sean Coupé Cabriolet, es decir, descapotables con techo duro que se convierten en coupés o en convertibles con solo apretar un botón. Nada de eso, ni siquiera es un Coupé, pues dispone de cuatro puertas –con las ventanillas sin marco-, aunque los responsables de volkswagen han elegido para este modelo la denominación Passat CC, que es la abreviatura de Comfort Coupé.

Con este nuevo modelo pretenden atraer a un gran número de potenciales clientes (300.000 durante su ciclo de vida) en Estados Unidos, Canadá, Europa y Japón. La base del modelo ya es muy sólida, pues se argumenta sobre el Passat berlina con la misma distancia entre ejes y unas dimensiones ligeramente superiores en longitud (+31 mm), en anchura (+36 mm) y, lógicamente, inferior altura (-50 mm). Estas nuevas cotas de carrocería le otorgan unas proporciones muy deportivas y elegantes que confieren fuerte personalidad, realzadas por las líneas descendentes que se prolongan hasta los nuevos grupos ópticos posteriores. Todos los ángulos tienen un fuerte componente de diseño, con perfiles que recorren el coche, formas curvas y sugerentes, un frontal diferenciado del mostrado en la berlina, unos grupos ópticos posteriores también muy diferentes a los de sus hermanos de gama, etc.

Para tratarse de una carrocería de aspecto coupé, con el techo arqueado y más bajo que el de la berlina, no merman en gran medida las condiciones de utilización, pues sólo pierde una plaza útil en el asiento posterior respecto a la berlina y sigue gozando de un maletero de excelentes dimensiones que supera los 530 litros de capacidad y que dispone de formas muy regulares y aprovechables. Únicamente la boca de carga, limitada a 63 cm de altura y 100 cm de anchura, resta un poco de practicidad al maletero a la hora de cargar bultos de grandes dimensiones, aunque existe la posibilidad de abatir los respaldos posteriores –en proporción 40/60- e introducir los objetos a través de las puertas traseras.

Precisamente las plazas traseras y en concreto, el acceso a las mismas, es uno de los puntos más débiles del nuevo modelo. La anchura es más que destacable, pues 138 cm para sólo dos ocupantes es un auténtico lujo; 78 cm para las piernas no es un derroche de espacio, pero es muy aceptable. Donde se queda algo justo es en la altura, con 88,5 cm desde el asiento, una medida adecuada para un coupé, pero escasa para una berlina, con la limitación del acceso que proporciona la forma del techo arqueado en su parte final y que obliga a inclinar bastante la cabeza para entrar o salir del coche. Algo similar ocurre en las plazas delanteras, aunque aquí los ingenieros de la marca han optado por bajar los asientos delanteros al máximo, permitiendo un recorrido de 10 cm entre la posición más baja y la más elevada (87-97 cm). Una vez sentados en el puesto de conducción no hay ningún inconveniente, pues el habitáculo es muy amplio en esta zona, que ofrece más de 141 cm de ancho a la altura de los hombros.

En general, el interior no se diferencia en gran medida del conocido en la berlina, excepto en la postura más baja de conducción, aunque para darle un toque más exclusivo se ha instalado un cuadro de instrumentos con iluminación en color blanco, nuevo volante de tres radios, más deportivo, un climatizador mejorado y diversas inserciones ornamentales en el salpicadero realizadas en símil madera y aluminio cepillado. También se ha recurrido a una nueva combinación de colores entre la parte alta del salpicadero, la zona de la guantera y los paneles de las puertas, que proporciona un aspecto de mayor calidad y mucho más elegante.

Tecnología innovadora

El nombre no le hace mucha justicia, pues estamos acostumbrados a que los CC sean Coupé Cabriolet, es decir, descapotables con techo duro que se convierten en coupés o en convertibles con solo apretar un botón. Nada de eso, ni siquiera es un Coupé, pues dispone de cuatro puertas –con las ventanillas sin marco-, aunque los responsables de volkswagen han elegido para este modelo la denominación Passat CC, que es la abreviatura de Comfort Coupé.

Con este nuevo modelo pretenden atraer a un gran número de potenciales clientes (300.000 durante su ciclo de vida) en Estados Unidos, Canadá, Europa y Japón. La base del modelo ya es muy sólida, pues se argumenta sobre el Passat berlina con la misma distancia entre ejes y unas dimensiones ligeramente superiores en longitud (+31 mm), en anchura (+36 mm) y, lógicamente, inferior altura (-50 mm). Estas nuevas cotas de carrocería le otorgan unas proporciones muy deportivas y elegantes que confieren fuerte personalidad, realzadas por las líneas descendentes que se prolongan hasta los nuevos grupos ópticos posteriores. Todos los ángulos tienen un fuerte componente de diseño, con perfiles que recorren el coche, formas curvas y sugerentes, un frontal diferenciado del mostrado en la berlina, unos grupos ópticos posteriores también muy diferentes a los de sus hermanos de gama, etc.

Para tratarse de una carrocería de aspecto coupé, con el techo arqueado y más bajo que el de la berlina, no merman en gran medida las condiciones de utilización, pues sólo pierde una plaza útil en el asiento posterior respecto a la berlina y sigue gozando de un maletero de excelentes dimensiones que supera los 530 litros de capacidad y que dispone de formas muy regulares y aprovechables. Únicamente la boca de carga, limitada a 63 cm de altura y 100 cm de anchura, resta un poco de practicidad al maletero a la hora de cargar bultos de grandes dimensiones, aunque existe la posibilidad de abatir los respaldos posteriores –en proporción 40/60- e introducir los objetos a través de las puertas traseras.

Precisamente las plazas traseras y en concreto, el acceso a las mismas, es uno de los puntos más débiles del nuevo modelo. La anchura es más que destacable, pues 138 cm para sólo dos ocupantes es un auténtico lujo; 78 cm para las piernas no es un derroche de espacio, pero es muy aceptable. Donde se queda algo justo es en la altura, con 88,5 cm desde el asiento, una medida adecuada para un coupé, pero escasa para una berlina, con la limitación del acceso que proporciona la forma del techo arqueado en su parte final y que obliga a inclinar bastante la cabeza para entrar o salir del coche. Algo similar ocurre en las plazas delanteras, aunque aquí los ingenieros de la marca han optado por bajar los asientos delanteros al máximo, permitiendo un recorrido de 10 cm entre la posición más baja y la más elevada (87-97 cm). Una vez sentados en el puesto de conducción no hay ningún inconveniente, pues el habitáculo es muy amplio en esta zona, que ofrece más de 141 cm de ancho a la altura de los hombros.

En general, el interior no se diferencia en gran medida del conocido en la berlina, excepto en la postura más baja de conducción, aunque para darle un toque más exclusivo se ha instalado un cuadro de instrumentos con iluminación en color blanco, nuevo volante de tres radios, más deportivo, un climatizador mejorado y diversas inserciones ornamentales en el salpicadero realizadas en símil madera y aluminio cepillado. También se ha recurrido a una nueva combinación de colores entre la parte alta del salpicadero, la zona de la guantera y los paneles de las puertas, que proporciona un aspecto de mayor calidad y mucho más elegante.

Tecnología innovadora

El nombre no le hace mucha justicia, pues estamos acostumbrados a que los CC sean Coupé Cabriolet, es decir, descapotables con techo duro que se convierten en coupés o en convertibles con solo apretar un botón. Nada de eso, ni siquiera es un Coupé, pues dispone de cuatro puertas –con las ventanillas sin marco-, aunque los responsables de volkswagen han elegido para este modelo la denominación Passat CC, que es la abreviatura de Comfort Coupé.

Con este nuevo modelo pretenden atraer a un gran número de potenciales clientes (300.000 durante su ciclo de vida) en Estados Unidos, Canadá, Europa y Japón. La base del modelo ya es muy sólida, pues se argumenta sobre el Passat berlina con la misma distancia entre ejes y unas dimensiones ligeramente superiores en longitud (+31 mm), en anchura (+36 mm) y, lógicamente, inferior altura (-50 mm). Estas nuevas cotas de carrocería le otorgan unas proporciones muy deportivas y elegantes que confieren fuerte personalidad, realzadas por las líneas descendentes que se prolongan hasta los nuevos grupos ópticos posteriores. Todos los ángulos tienen un fuerte componente de diseño, con perfiles que recorren el coche, formas curvas y sugerentes, un frontal diferenciado del mostrado en la berlina, unos grupos ópticos posteriores también muy diferentes a los de sus hermanos de gama, etc.

Para tratarse de una carrocería de aspecto coupé, con el techo arqueado y más bajo que el de la berlina, no merman en gran medida las condiciones de utilización, pues sólo pierde una plaza útil en el asiento posterior respecto a la berlina y sigue gozando de un maletero de excelentes dimensiones que supera los 530 litros de capacidad y que dispone de formas muy regulares y aprovechables. Únicamente la boca de carga, limitada a 63 cm de altura y 100 cm de anchura, resta un poco de practicidad al maletero a la hora de cargar bultos de grandes dimensiones, aunque existe la posibilidad de abatir los respaldos posteriores –en proporción 40/60- e introducir los objetos a través de las puertas traseras.

Precisamente las plazas traseras y en concreto, el acceso a las mismas, es uno de los puntos más débiles del nuevo modelo. La anchura es más que destacable, pues 138 cm para sólo dos ocupantes es un auténtico lujo; 78 cm para las piernas no es un derroche de espacio, pero es muy aceptable. Donde se queda algo justo es en la altura, con 88,5 cm desde el asiento, una medida adecuada para un coupé, pero escasa para una berlina, con la limitación del acceso que proporciona la forma del techo arqueado en su parte final y que obliga a inclinar bastante la cabeza para entrar o salir del coche. Algo similar ocurre en las plazas delanteras, aunque aquí los ingenieros de la marca han optado por bajar los asientos delanteros al máximo, permitiendo un recorrido de 10 cm entre la posición más baja y la más elevada (87-97 cm). Una vez sentados en el puesto de conducción no hay ningún inconveniente, pues el habitáculo es muy amplio en esta zona, que ofrece más de 141 cm de ancho a la altura de los hombros.

En general, el interior no se diferencia en gran medida del conocido en la berlina, excepto en la postura más baja de conducción, aunque para darle un toque más exclusivo se ha instalado un cuadro de instrumentos con iluminación en color blanco, nuevo volante de tres radios, más deportivo, un climatizador mejorado y diversas inserciones ornamentales en el salpicadero realizadas en símil madera y aluminio cepillado. También se ha recurrido a una nueva combinación de colores entre la parte alta del salpicadero, la zona de la guantera y los paneles de las puertas, que proporciona un aspecto de mayor calidad y mucho más elegante.

Tecnología innovadora

El nombre no le hace mucha justicia, pues estamos acostumbrados a que los CC sean Coupé Cabriolet, es decir, descapotables con techo duro que se convierten en coupés o en convertibles con solo apretar un botón. Nada de eso, ni siquiera es un Coupé, pues dispone de cuatro puertas –con las ventanillas sin marco-, aunque los responsables de volkswagen han elegido para este modelo la denominación Passat CC, que es la abreviatura de Comfort Coupé.

Con este nuevo modelo pretenden atraer a un gran número de potenciales clientes (300.000 durante su ciclo de vida) en Estados Unidos, Canadá, Europa y Japón. La base del modelo ya es muy sólida, pues se argumenta sobre el Passat berlina con la misma distancia entre ejes y unas dimensiones ligeramente superiores en longitud (+31 mm), en anchura (+36 mm) y, lógicamente, inferior altura (-50 mm). Estas nuevas cotas de carrocería le otorgan unas proporciones muy deportivas y elegantes que confieren fuerte personalidad, realzadas por las líneas descendentes que se prolongan hasta los nuevos grupos ópticos posteriores. Todos los ángulos tienen un fuerte componente de diseño, con perfiles que recorren el coche, formas curvas y sugerentes, un frontal diferenciado del mostrado en la berlina, unos grupos ópticos posteriores también muy diferentes a los de sus hermanos de gama, etc.

Para tratarse de una carrocería de aspecto coupé, con el techo arqueado y más bajo que el de la berlina, no merman en gran medida las condiciones de utilización, pues sólo pierde una plaza útil en el asiento posterior respecto a la berlina y sigue gozando de un maletero de excelentes dimensiones que supera los 530 litros de capacidad y que dispone de formas muy regulares y aprovechables. Únicamente la boca de carga, limitada a 63 cm de altura y 100 cm de anchura, resta un poco de practicidad al maletero a la hora de cargar bultos de grandes dimensiones, aunque existe la posibilidad de abatir los respaldos posteriores –en proporción 40/60- e introducir los objetos a través de las puertas traseras.

Precisamente las plazas traseras y en concreto, el acceso a las mismas, es uno de los puntos más débiles del nuevo modelo. La anchura es más que destacable, pues 138 cm para sólo dos ocupantes es un auténtico lujo; 78 cm para las piernas no es un derroche de espacio, pero es muy aceptable. Donde se queda algo justo es en la altura, con 88,5 cm desde el asiento, una medida adecuada para un coupé, pero escasa para una berlina, con la limitación del acceso que proporciona la forma del techo arqueado en su parte final y que obliga a inclinar bastante la cabeza para entrar o salir del coche. Algo similar ocurre en las plazas delanteras, aunque aquí los ingenieros de la marca han optado por bajar los asientos delanteros al máximo, permitiendo un recorrido de 10 cm entre la posición más baja y la más elevada (87-97 cm). Una vez sentados en el puesto de conducción no hay ningún inconveniente, pues el habitáculo es muy amplio en esta zona, que ofrece más de 141 cm de ancho a la altura de los hombros.

En general, el interior no se diferencia en gran medida del conocido en la berlina, excepto en la postura más baja de conducción, aunque para darle un toque más exclusivo se ha instalado un cuadro de instrumentos con iluminación en color blanco, nuevo volante de tres radios, más deportivo, un climatizador mejorado y diversas inserciones ornamentales en el salpicadero realizadas en símil madera y aluminio cepillado. También se ha recurrido a una nueva combinación de colores entre la parte alta del salpicadero, la zona de la guantera y los paneles de las puertas, que proporciona un aspecto de mayor calidad y mucho más elegante.

Tecnología innovadora

El nombre no le hace mucha justicia, pues estamos acostumbrados a que los CC sean Coupé Cabriolet, es decir, descapotables con techo duro que se convierten en coupés o en convertibles con solo apretar un botón. Nada de eso, ni siquiera es un Coupé, pues dispone de cuatro puertas –con las ventanillas sin marco-, aunque los responsables de volkswagen han elegido para este modelo la denominación Passat CC, que es la abreviatura de Comfort Coupé.

Con este nuevo modelo pretenden atraer a un gran número de potenciales clientes (300.000 durante su ciclo de vida) en Estados Unidos, Canadá, Europa y Japón. La base del modelo ya es muy sólida, pues se argumenta sobre el Passat berlina con la misma distancia entre ejes y unas dimensiones ligeramente superiores en longitud (+31 mm), en anchura (+36 mm) y, lógicamente, inferior altura (-50 mm). Estas nuevas cotas de carrocería le otorgan unas proporciones muy deportivas y elegantes que confieren fuerte personalidad, realzadas por las líneas descendentes que se prolongan hasta los nuevos grupos ópticos posteriores. Todos los ángulos tienen un fuerte componente de diseño, con perfiles que recorren el coche, formas curvas y sugerentes, un frontal diferenciado del mostrado en la berlina, unos grupos ópticos posteriores también muy diferentes a los de sus hermanos de gama, etc.

Para tratarse de una carrocería de aspecto coupé, con el techo arqueado y más bajo que el de la berlina, no merman en gran medida las condiciones de utilización, pues sólo pierde una plaza útil en el asiento posterior respecto a la berlina y sigue gozando de un maletero de excelentes dimensiones que supera los 530 litros de capacidad y que dispone de formas muy regulares y aprovechables. Únicamente la boca de carga, limitada a 63 cm de altura y 100 cm de anchura, resta un poco de practicidad al maletero a la hora de cargar bultos de grandes dimensiones, aunque existe la posibilidad de abatir los respaldos posteriores –en proporción 40/60- e introducir los objetos a través de las puertas traseras.

Precisamente las plazas traseras y en concreto, el acceso a las mismas, es uno de los puntos más débiles del nuevo modelo. La anchura es más que destacable, pues 138 cm para sólo dos ocupantes es un auténtico lujo; 78 cm para las piernas no es un derroche de espacio, pero es muy aceptable. Donde se queda algo justo es en la altura, con 88,5 cm desde el asiento, una medida adecuada para un coupé, pero escasa para una berlina, con la limitación del acceso que proporciona la forma del techo arqueado en su parte final y que obliga a inclinar bastante la cabeza para entrar o salir del coche. Algo similar ocurre en las plazas delanteras, aunque aquí los ingenieros de la marca han optado por bajar los asientos delanteros al máximo, permitiendo un recorrido de 10 cm entre la posición más baja y la más elevada (87-97 cm). Una vez sentados en el puesto de conducción no hay ningún inconveniente, pues el habitáculo es muy amplio en esta zona, que ofrece más de 141 cm de ancho a la altura de los hombros.

En general, el interior no se diferencia en gran medida del conocido en la berlina, excepto en la postura más baja de conducción, aunque para darle un toque más exclusivo se ha instalado un cuadro de instrumentos con iluminación en color blanco, nuevo volante de tres radios, más deportivo, un climatizador mejorado y diversas inserciones ornamentales en el salpicadero realizadas en símil madera y aluminio cepillado. También se ha recurrido a una nueva combinación de colores entre la parte alta del salpicadero, la zona de la guantera y los paneles de las puertas, que proporciona un aspecto de mayor calidad y mucho más elegante.

Tecnología innovadora