Volkswagen Jetta Hybrid

El Toyota Prius puede ver su reinado híbrido comprometido con la llegada en la próxima primavera de un fuerte rival, el Jetta Hybrid. Nosotros ya lo hemos podido conducir y las sensaciones han sido más que satisfactorias.
-
Volkswagen Jetta Hybrid
Volkswagen Jetta Hybrid

Siempre que hablamos de híbridos, el modelo de referencia, por lo menos en España, es el Toyota Prius. Es cierto que también contamos, en segmentos equiparables con el de las berlinas medias, con el Insight de Honda, los 508, 508 RXH y 3008 Hybrid4 de Peugeot y el DS4 Hybrid4 de Citroën, pero ninguno, ni por ventas ni por calado pueden hacer sombra al imbatible Prius.

En esta tesitura, llega la versión híbrida del Jetta. Este modelo, en sus variantes convencionales, Diesel y gasolina, no es uno de los modelos más exitosos de la marca en nuestro país, pero sí que lo es en Estados Unidos, donde es el 'bestseller' de la gama, por encima del Passat. 

El problema de la falta de un éxito similar en España puede radicar en su posicionamiento - poco más barato que un Passat y muy cerca de un Golf- y en que en nuestro país los sedanes no gozan del favor del público. 

No obstante, el Jetta Hybrid puede hacer que se cambien las tornas, ya que estamos ante un coche amplio, con buen comportamiento -más excitante que el de un Prius-, con un consumo muy ajustado y con esa satisfacción -muchas veces pura apariencia- de estar contribuyendo a salvar el Planeta.

Centrándonos en el producto en sí, el Jetta Hybrid nace de la combinación de un propulsor TSi de 1,4 litros y 150 CV, un motor eléctrico de cero emisiones (de 20 kW) y unas baterías eléctricas de iones de litio.

La energía eléctrica se almacena en las citadas baterías de iones de litio, de 1,1 kWh de capacidad y 35,8 kg de peso, ubicadas tras la banqueta trasera -con una pequeña pérdida de espacio en el maletero no confirmada-. Éstas garantizan hasta dos kilómetros en modo cien por cien eléctrico a una velocidad máxima de 70 km/h, cuando el motor TSI se desconecta del tren propulsor mediante un acoplamiento de desembrague, reduciendo de esta manera el consumo de energía y aumentando la autonomía eléctrica. El modo de recarga de las baterías se basa en el sistema de recuperación de energía en las frenadas. 

Al volante, las diferencias respecto a un Jetta convencional no son demasiadas. La más palpable es la retención a la hora de dejar de acelerar o frenar, ya que se nota más que en un modelo de combustión convencional. El Jetta Hybrid no echa de menos la potencia. Como decimos, cuenta 'de base' con un propulsor de gasolina de 150 CV que ofrece un par motor de 25,5 mkg desde las 1.400 rpm, lo que le permite no ser nada perezoso a bajas vueltas y que no echemos de menos entrega en la mayoría del rango de revoluciones -evidentemente, no es un coche deportivo, por lo que no esperes unas prestaciones desaforadas-. A este cometido ayuda una caja de cambios automática DSG de 7 velocidades de suave funcionamiento 

Ahorro y potencia

Su interacción con el motor eléctrico tiene un doble objetivo. El primero, más lógico, es que es capaz de 'apagarse' para que funcione sólo el modo eléctrico y no gastemos en combustible. Esto se realiza, de manera automática, en deceleraciones y frenadas y en recorridos a baja velocidad -hasta 60 km/h-, como un atasco o la búsqueda de aparcamiento y con un límite de dos kilómetros -dependiendo del nivel de carga de batería-. Nosotros, pulsando el botón 'E-mode', también podemos elegir circular en modo eléctrico. Eso sí, con esta opción hasta 70 km/h. En ambos casos, el sistema automáticamente volverá a conectar el motor TSi. 

Al mismo tiempo, mecánica TSi y motor eléctrico pueden actuar conjuntamente y por tiempo limitado para ofrecer hasta 170 CV. Esto se consigue cuando pisemos a fondo el acelerador o cuando necesitemos de ese extra de potencia y tengamos seleccionado el modo sport en el modo automático o el modo manual de la caja de cambios.

Mediante el dispositivo denominado ‘Powemeter’, se informa al conductor sobre los modos de funcionamiento del Jetta Hybrid: ‘Ready’, el modo de conducción convencional; ‘Charge’, recuperación de energía de frenado; ‘Eco’, conducción económica; ‘Boost’, conducción combinada de motor eléctrico y combustión; y modo ‘Off’, conducción únicamente con el motor de combustión TSI.

El Jetta Hybrid promete un consumo medio de 4,1 l/100 km -95 g/km CO2-, algo que, en nuestra toma de contacto no pudimos igualar. Conduciendo de manera convencional, mayoritariamente por autopistas, aunque no a ritmos elevados, logramos un consumo de 6,3 l/100 km, que tampoco está nada mal, y que coincide, casualmente, con el gasto oficial del Jetta 1.4 TSi de 160 CV. 

El Jetta Hybrid llegará en primavera a España con unos precios aún no confirmados. Dependiendo de cómo se posicione respecto al Prius (entre 25.600 y 32.300 euros), le auguramos mayor o menor éxito.

Galería relacionada

Volkswagen Jetta Hybrid

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...