Volkswagen Golf Sport 2.0 TDi 110 CV

Es un Golf, como siempre. La sexta generación del compacto de Volkswagen mejora en todos los aspectos y, además, ahora cuenta con un motor 2.0 TDi de 110 CV que aporta una respuesta más suave y constante, con la ventaja de que no paga impuesto de matriculación.
-
Volkswagen Golf Sport 2.0 TDi 110 CV
Volkswagen Golf Sport 2.0 TDi 110 CV

El nuevo Volkswagen Golf estrena un motor 2.0 TDi de 110 CV que dispone de common rail y filtro de partículas y está basado en la variante de 140 CV. Una de las ventajas de este Volkswagen Golf TDi-110 es que está exento de pagar impuesto de matriculación ya que emite tan sólo 119 g/km de C02. De todos modos, habrá un Volkswagen Golf Bluemotion todavía más limpio y con motor TDi 1.6 con common rail y 99 g/km de CO2.

Por suerte, esta sexta generación Volkswagen Golf conserva todas las virtudes del compacto alemán. De hecho, se puede uno subir a él con los ojos vendados y en un instante ya se sabe de qué coche se trata. Ahora bien, el Volkswagen Golf 2.0 TDi-110 aporta ciertos valores dignos de consideración, si bien la línea exterior es bastante continuista, algo que puede retraer ventas al nuevo modelo… o favorecerlas. Comparado con sus rivales, el Volkswagen Golf 2.0 TDi-110 puede presumir de una calidad superior con un diseño interior próximo al de un Volkswagen Passat.

El bastidor del Volkswagen Golf VI tiene la misma base que el V. No es tan suave de suspensión como el nuevo Renault Mégane ni tiene un tren trasero para divertirse en carretera como podrías hacerlo con el Ford Focus. Volkswagen no ha tenido que esforzarse mucho para configurar un coche que sigue siendo muy fácil de conducir y donde la seguridad de sus reacciones ha sido lo prioritario, aunque a costa de renunciar a cualquier ínfula deportiva, al menos en esta versión.

El Volkswagen Golf 2.0 Sport TDi-110 no resulta incómodo aunque lleve el chasis rebajado 10 milímetros, el aplomo en curva rápida es prácticamente de sobresaliente y sus reacciones siempre son nobles, predecibles y fáciles de asumir por un conductor medio.

La clara tendencia del Volkswagen Golf 2.0 Sport TDi-110 a irse de morro sólo se hace presente si le obligas, pero se salda de manera nada brusca con la ayuda de un bastidor muy bien afinado o —llegado el caso— con la intervención de un ESP que nunca llega a desconectarse completamente aunque pulses el botón.

Por cierto, ya que hablamos de ayudas electrónicas, cabe resaltar la considerable ventaja en motricidad del Volkswagen Golf frente a rivales como el Peugeot 308 el Seat León o el Ford Focus. Durante nuestra prueba y con sus políticamente correctos Michelin Energy, el Volkswagen Golf salía de las curvas lentas con mucha mayor facilidad que el Peugeot 308 con sus eficaces ContiSportContact 3 en llanta 17" y perfil 45.

El motor 2.0 TDi de 110 CV se sirve en el Volkswagen Golf con dos niveles de acabado, Advance y Sport, y un cambio manual de 5 relaciones. Por unos 2.500 euros te llevas la DSG de 6 marchas. El acabado Sport tiene unos neumáticos y llantas más grandes: de 195/65 R15 pasamos a 205/55 R16.

En proporción el Volkswagen Golf 2.0 TDi de 110 CV es más caro que sus rivales como ya es habitual, y el acabado Advance se deja en el tintero elementos que lleva el Sport como llantas de aleación, climatizador, control de crucero, faros antiniebla y alguna posibilidad de personalización adicional.

Si consideramos como punto de partida al actual Volkswagen Golf 1.9 TDi Bluemotion, el salto adelante del Volkswagen Golf 2.0 Sport TDi-110 ha sido considerable al analizar la sonoridad y el agrado de uso.

Asimismo, aunque en una primera medición —en circustancias atmosféricas adversas con fuerte viento— las prestaciones fueron inferiores a las del 1.9 TDi Bluemotion, la verdad es que en condiciones normales el nuevo Volkswagen Golf 2.0 TDi de 110 CV ha mejorado tanto en aceleraciones como en recuperaciones, al tiempo que reduce el consumo medio y la sonoridad, además de resultar más agradable de conducir por la forma en que empuja.

Basta con subirse a un Seat León Ecomotive 1.9 TDi de 105 CV con bomba inyector para apreciar las diferencias de carácter. De hecho, tiene el mismo cambio que el Volkswagen Golf V Bluemotion— con una 4ª y 5ª alargadas en busca de homologar un bajo consumo— pero ahora resulta menos complicado rodar en marchas largas a bajo régimen.

La clave no está en la potencia o en el par máximo —el TDi- 110 sigue dando 25,5 mkg oficiales como el TDi-105— sino en que el empuje llega antes y de manera menos brusca. En resumen, el nuevo Volkswagen Golf es fiel a sí mismo, aporta una calidad de rodadura superior en conjunto al resto y, puestos a evaluar todo aquello que aporta valor añadido en el día a día —calidad percibida y real, agrado de uso, amplitud, estabilidad, confort sonoro y de bacheo...—, el Volkswagen Golf está siempre en posiciones de cabeza.

— Sin impuesto de matriculación
— Comportamiento intachable
— Calidad de ajustes

— Rueda de emergencia
— Diseño muy continuista
— Escalonamiento del cambio

Galería relacionada

Golft TDI

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...