Volkswagen Golf GTI Cabriolet

Han tenido que pasar 36 años para asistir al nacimiento del primer VW Golf GTI Cabriolet de la historia. Nuestra primera toma de contacto nos ha dejado un gran sabor de boca, que no es otro que el del auténtico espíritu GTI, ahora, con el cielo por montera.
-
Volkswagen Golf GTI Cabriolet
Volkswagen Golf GTI Cabriolet

2012 es un año muy especial para Volkswagen por tres grandes motivos: se cumple el 75 aniversario de la marca, se estrenará a lo largo del año la séptima generación del Golf y se vende el primer Golf GTI descapotable de la historia. La llegada de esta atractiva versión Cabriolet se producirá en el mes de junio.

Antes de poder verlo por nuestras carreteras, Autopista.es ya ha podido realizar un buen puñado de kilómetros a sus mandos. A pesar de que la mayor parte de nuestro recorrido transcurrió por autopistas y autovías, te podemos asegurar que esta nueva variante Cabriolet del Golf es digna de llevar consigo las mágicas siglas GTI.

Como buen miembro de la saga GTI, este Golf Cabriolet presenta las pinturas de guerra propias de un buen atleta del asfalto. Entre ellas, destacan la parrilla delantera de nido de abeja y con pequeños perfiles en color rojo, un paragolpes delantero ligeramente sobredimensionado, difusor de aire posterior, tubos de escape cromados, faldones laterales y las típicas llantas de aleación de 17 pulgadas en diseño de cinco radios. En el interior, el ambiente deportivo también se respira de forma muy clara con los asientos especiales con tapicería a cuadros –de forma opcional, en cuero-, inserciones cromadas por doquier, pedales de aluminio y el característico volante achatado con el emblema GTI en su parte inferior.

Ese es el tiempo –de forma concreta, las pruebas que realizamos no superaron los 9,5 segundos- que tarda en plegarse o desplegarse la capota de lona de accionamiento eléctrico. Fiel a las anteriores generaciones del Golf Cabriolet, esta nueva versión GTI hereda la capota textil que le aporta cierto aire retro. Para abrirla o cerrarla, basta con pulsar un botón situado justo al lado de la palanca del freno de mano. Esta maniobra se puede realizar con el coche en marcha, siempre y cuando no superemos los 30 km/h. Sorprende gratamente el trabajo de insonorización realizado en el interior, ya que con la capota puesta, el ruido percibido en el habitáculo no es nada molesto para los cuatro ocupantes.

Una particularidad al plegar la capota es que podemos incorporar opcionalmente un cortavientos de manipulación manual detrás de los asientos delanteros. De esta forma, sólo podremos utilizar dos de los cuatro asientos disponibles en esta variante convertible. A la hora de fabricar un coche de estas características, el espacio disponible en el maletero siempre se ve mermado. En este caso, y según datos oficiales, la capacidad se cifra en los 250 litros, mientras que la boca de acceso al maletero es extremadamente estrecha. No es esta la función natural de este vehículo, un coche que apuesta más por la pasión, la deportividad y la exclusividad.

Esta versión Cabriolet del Golf GTI monta el conocido motor 2.0 TSI de gasolina de 210 CV entre 5.300 rpm y 6.200 rpm. Este propulsor de cuatro cilindros, turboalimentado y de inyección directa anuncia un par máximo de 280 Nm entre 1.700 y 5.200 rpm. De serie, esta mecánica se puede combinar con un cambio manual de seis marchas, aunque opcionalmente se puede elegir el cambio automático de doble embrague DSG de seis relaciones. Es esta última elección la que tuvimos oportunidad de probar por tierras alemanas y austriacas.

Encendido del motor y éste nos da la bienvenida con un agradable bramido. El Golf Cabriolet GTI gana velocidad con suma facilidad, todo ello aderezado por la rapidez y efectividad del cambio DSG. Su funcionamiento invita a que lo manipulemos en modo secuencial-manual a través de las levas situadas en el volante. Cada una de las reducciones de marcha se ve acompañada por una pequeña explosión que se deja sentir por las salidas de escape, sensación que nos pone los pelos de punta, sobre todo si vamos con la capota plegada.

En caso de accidente, el Golf GTI Cabriolet equipa de serie un sistema de protección antivuelco, que se activa automáticamente en 0,25 segundos. Este dispositivo está colocado detrás de los reposacabezas posteriores y está formado por varios sensores que se adelantan incluso en los momentos previos ante un peligro inminente de posible vuelco de la carrocería.

La respuesta de la dirección es rápida y precisa en todo momento, mientras que la agilidad y el dinamismo siempre nos acompañan en cualquier tipo de trazado. Al igual que la versión GTI con techo cerrado, la variante Cabriolet también monta un chasis deportivo rebajado en la parte delantera en 22 milímetros y en 15 milímetros en la parte trasera.

El Golf Cabriolet también cuenta con el diferencial electrónico de deslizamiento limitado XDS, un dispositivo que mejora la motricidad y el dinamismo en determinados momentos de pérdida de adherencia. Este sistema XDS es una evolución del conocido EDS (sistema de bloqueo de diferencial electrónico) que trabaja conjuntamente con el control de estabilidad ESP. Por otro lado, el GTI Cabriolet puede montar opcionalmente el sistema de suspensión adaptativa electrónica DCC con tres programas de funcionamiento: Normal, Sport y Confort. Dependiendo de la elección, se actúa sobre la mayor o menor firmeza (dureza) de los amortiguadores. En el caso del modo Sport, la dirección se vuelve incluso más rápida, precisa e instantánea.

En nuestro recorrido, echamos en falta mayor número de tramos virados y asfalto en peores condiciones para comprobar el nivel de rigidez de la carrocería. Como todo descapotable si se compara con su variante de techo cerrado metálico, es de prever que esta versión Cabriolet penalice levemente. Pero para comprobarlo, tendremos que esperar para poder probar cada una de las dos versiones y poner en conjunto sus puntos a favor y en contra. Ya contamos las horas, los minutos y los segundos para poder hacerlo, aunque no tendremos que esperar mucho porque junio está a la vuelta de la esquina.

En definitiva, los 36 años de vida del mito deportivo Golf GTI han tenido como gran regalo de cumpleaños la versión más glamourosa y ‘chic’, la Cabriolet. La leyenda GTI continúa.

¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.


MOTOR
Tipo: cuatro cilindros en línea sobrealimentado con turbocompresor
Cilindrada: 1.984 cm3
Potencia: 210 CV entre 5.300 rpm y 6.200 rpm
Par motor: 280 Nm entre 1.700 y 5.200 pm
TRANSMISIÓN
Tracción: delantera
Cambio: manual 6 marchas / automático DSG 6 marchas
DIMENSIONES, PESO Y CAPACIDADES
Largo/ancho/alto (mm): 4.246/1.782/1.423
Peso: 1.533 / 1.555 kg
Maletero: 250 litros
PRESTACIONES Y CONSUMOS
Velocidad máxima: 237 / 235 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 7,3 segundos
Consumo medio (l/100 km): 7,6 / 7,7
Emisiones CO2: 177 g/km a 180 g/km

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...