Volkswagen Golf GTI

Treinta años después de su aparición, no sólo es toda una leyenda… también uno de los modelos aún más deseados. Deportivo por naturaleza, el nuevo Volkswagen Golf GTI llega mejorado, pero sin cambios de guión: más potencia –su motor 2.0 turbo rinde 210 CV-, nuevo diferencial electrónico y suspensión adaptativa opcional para sumar eficacia sin perder racionalidad. A la venta desde 28.900 euros.
-
Volkswagen Golf GTI
Volkswagen Golf GTI

Una vez más, y por derecho propio, el VW Golf GTI se convierte en la versión más extrema, potente y eficaz del popular compacto alemán. Al menos, hasta que en menos de un año llegue el sucesor del R32 y sus más de 270 CV -¿motor Audi S3?-. Sin embargo, ni siquiera él puede eclipsar al “juguete” que hemos tenido ya entre manos: un gran heredero del inventor del deportivo medio y popular.

Convertido durante más de 30 años en un auténtico fenómeno, el VW Golf GTI ha conseguido superarse tras cada evolución sin desprenderse de ese difícil equilibrio que reúne deportividad y agrado de uso. Nuevamente, en su sexta generación no se aleja de él. “Un GTI es un GTI”, afirman sus responsables. Y, a pesar de tomar la carrocería del nuevo Golf VI, la parrilla de nido de abeja con ribete rojo, las estriberas negras, las pinzas de freno rojas o las llantas de diseño clásico (17 pulgadas de serie, 18 en opción) nos recuerdan a quién nos enfrentamos. Mientras que en la trasera, el difusor inferior, los nuevos dos tubos de escape cromados y el alerón de techo rediseñado parecen retarnos. Allá vamos.

Puesto a punto sobre la perfeccionada plataforma del nuevo Golf, la última entrega GTI no modifica dimensiones, pero sí reajusta suspensión, amortiguadores y estabilizadora trasera. En total, rebaja la altura de carrocería en 22 mm delante y 15 mm detrás en busca de una mayor agilidad. Sin embargo, una de las grandes novedades radica en la mecánica. Si su anterior 2.0 TFSi ya era bueno, este rebautizado TSI es superior. Arrancar para creer.

También con dos litros de cilindrada, pero con importantes cambios internos (pistones y segmentos modificados, bomba de aceite regulada por centralita, nueva bombas de vacío y de carburante a presión…), aumenta la potencia a 210 CV, 10 más que antes, con un par máximo de 28,6 mkg ¡entre 1.700 y 5.200 rpm! Impresionante la fuerza y empuje que ofrece en toda su banda de régimen –corta a unas 6.800 vueltas- y, casi más importante aún, la suavidad y progresividad con la que sube de vueltas… como si no tuviera turbo. Eso sí, sensaciones no faltan: el sistema de escape se ha regulado para ofrecer una bonita acústica en aceleración para no olvidar que estamos en un VW Golf GTI.

Con el nuevo motor 2.0 TSI de 210 CV, el Golf GTI gana metros a velocidad de vértigo. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h. Y todo, según VW, con un consumo medio de sólo 7,3 l/100 km, 0,7 litros menos al anterior GTI. Milagros de la técnica.

Junto a esta mecánica, el nuevo VW Golf GTI seguirá ofreciendo dos cajas de cambios: una manual de 6 velocidades o la automática DSG de doble embrague, también de 6 relaciones. Creemos que merece la pena pagar los 1.770 € de sobrecoste esta última pues, aunque la transmisión manual ofrece cortos recorridos y un tacto preciso, la velocidad del DSG resulta definitiva no sólo por comodidad en modo automático, sino también en busca de la máxima deportividad: es instantánea en los pasos de marchas y con un divertido modo secuencial manual a través de levas tras el volante.

A este espectacular conjunto motor/cambio sólo le faltaba un excepcional bastidor. Y el del nuevo VW Golf GTI lo es. Durante nuestros recorridos hemos vuelto a disfrutar de su facilidad de conducción, de la precisión del tren delantero (muy incisivo y predispuesto a cualquier cambio de dirección, como curvas que de repente se cierran) y de una trasera que, perfectamente sujeta, acompaña en la trazada cuando se requiere de su participación. Pero, también por primera vez, de un nuevo diferencial electrónico de serie –denominado XDS-, exclusivo en VW en esta versión GTI y estrenado también en el nuevo Seat León FR.

Partiendo del sistema hidráulico ESP –podría considerarse una función más del control de estabilidad-, el diferencial XDS no envía más par a la rueda de mejor adherencia (por tanto no añade dirección como los autoblocantes mecánicos), sino que proporciona presión de frenado a la rueda interior de la curva (entre 5 y 15 bar) para evitar que patine. El resultado en el VW Golf GTI es una magnífica motricidad, con muy leves pérdidas de tracción. Además siempre está activo, como un ESP que, aunque puede desconectarse, guarda siempre un modo de seguridad para terminar actuando en caso de necesidad.

El nuevo GTI, como el resto de versiones del VW Golf de última generación, añade otra importante novedad. Ahora, en opción y por 880 euros, podrá disponer de la suspensión adaptativa DCC con sus tres modos de amortiguación: Normal, Deportivo y Confort. En realidad, como valor extra aporta esta última posición. Con suspensión deportiva de serie –tampoco excesivamente dura-, el DCC proporciona una respuesta más suave en posición Confort para viajar con comodidad. Que quieres guerra, la tienes; que no, el nuevo Golf GTI puede convertirse en una criatura muy racional.

Desde luego, si hay una palabra con la que puede calificarse al nuevo VW Golf GTI es de completo… además de emocional. El ambiente interior sigue siendo extraordinario en ergonomía y presencia, con un grueso e impecable volante al tacto, pedales y asientos deportivos (preferibles los de tela frente a los de piel por sujeción) e inserciones de aluminio.

Nada cambia en habitabilidad, pero sí en equipamiento. Magnífico de serie con climatizador bizona, faros Bixenón autodireccionales, reposacabezas activos, ESP o 7 airbags –incluido el de rodilla para conductor-. Ahora, además, se unen sofisticadas opciones como el control de crucero adaptativo por sensor láser (disponible a finales de verano) o el sistema de aparcamiento automático Park Assist.

El nuevo VW Golf GTI puede adquirirse ya desde 28.900 euros en versión manual o 30.670 € con cambio DSG, un incremento de 800 euros frente al modelo saliente. Más barato sale apostar por un Ford Focus ST (27.190 €) ó un Honda Civic Type R (26.800 €).

Historia Golf GTI

Una vez más, y por derecho propio, el VW Golf GTI se convierte en la versión más extrema, potente y eficaz del popular compacto alemán. Al menos, hasta que en menos de un año llegue el sucesor del R32 y sus más de 270 CV -¿motor Audi S3?-. Sin embargo, ni siquiera él puede eclipsar al “juguete” que hemos tenido ya entre manos: un gran heredero del inventor del deportivo medio y popular.

Convertido durante más de 30 años en un auténtico fenómeno, el VW Golf GTI ha conseguido superarse tras cada evolución sin desprenderse de ese difícil equilibrio que reúne deportividad y agrado de uso. Nuevamente, en su sexta generación no se aleja de él. “Un GTI es un GTI”, afirman sus responsables. Y, a pesar de tomar la carrocería del nuevo Golf VI, la parrilla de nido de abeja con ribete rojo, las estriberas negras, las pinzas de freno rojas o las llantas de diseño clásico (17 pulgadas de serie, 18 en opción) nos recuerdan a quién nos enfrentamos. Mientras que en la trasera, el difusor inferior, los nuevos dos tubos de escape cromados y el alerón de techo rediseñado parecen retarnos. Allá vamos.

Puesto a punto sobre la perfeccionada plataforma del nuevo Golf, la última entrega GTI no modifica dimensiones, pero sí reajusta suspensión, amortiguadores y estabilizadora trasera. En total, rebaja la altura de carrocería en 22 mm delante y 15 mm detrás en busca de una mayor agilidad. Sin embargo, una de las grandes novedades radica en la mecánica. Si su anterior 2.0 TFSi ya era bueno, este rebautizado TSI es superior. Arrancar para creer.

También con dos litros de cilindrada, pero con importantes cambios internos (pistones y segmentos modificados, bomba de aceite regulada por centralita, nueva bombas de vacío y de carburante a presión…), aumenta la potencia a 210 CV, 10 más que antes, con un par máximo de 28,6 mkg ¡entre 1.700 y 5.200 rpm! Impresionante la fuerza y empuje que ofrece en toda su banda de régimen –corta a unas 6.800 vueltas- y, casi más importante aún, la suavidad y progresividad con la que sube de vueltas… como si no tuviera turbo. Eso sí, sensaciones no faltan: el sistema de escape se ha regulado para ofrecer una bonita acústica en aceleración para no olvidar que estamos en un VW Golf GTI.

Con el nuevo motor 2.0 TSI de 210 CV, el Golf GTI gana metros a velocidad de vértigo. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h. Y todo, según VW, con un consumo medio de sólo 7,3 l/100 km, 0,7 litros menos al anterior GTI. Milagros de la técnica.

Junto a esta mecánica, el nuevo VW Golf GTI seguirá ofreciendo dos cajas de cambios: una manual de 6 velocidades o la automática DSG de doble embrague, también de 6 relaciones. Creemos que merece la pena pagar los 1.770 € de sobrecoste esta última pues, aunque la transmisión manual ofrece cortos recorridos y un tacto preciso, la velocidad del DSG resulta definitiva no sólo por comodidad en modo automático, sino también en busca de la máxima deportividad: es instantánea en los pasos de marchas y con un divertido modo secuencial manual a través de levas tras el volante.

A este espectacular conjunto motor/cambio sólo le faltaba un excepcional bastidor. Y el del nuevo VW Golf GTI lo es. Durante nuestros recorridos hemos vuelto a disfrutar de su facilidad de conducción, de la precisión del tren delantero (muy incisivo y predispuesto a cualquier cambio de dirección, como curvas que de repente se cierran) y de una trasera que, perfectamente sujeta, acompaña en la trazada cuando se requiere de su participación. Pero, también por primera vez, de un nuevo diferencial electrónico de serie –denominado XDS-, exclusivo en VW en esta versión GTI y estrenado también en el nuevo Seat León FR.

Partiendo del sistema hidráulico ESP –podría considerarse una función más del control de estabilidad-, el diferencial XDS no envía más par a la rueda de mejor adherencia (por tanto no añade dirección como los autoblocantes mecánicos), sino que proporciona presión de frenado a la rueda interior de la curva (entre 5 y 15 bar) para evitar que patine. El resultado en el VW Golf GTI es una magnífica motricidad, con muy leves pérdidas de tracción. Además siempre está activo, como un ESP que, aunque puede desconectarse, guarda siempre un modo de seguridad para terminar actuando en caso de necesidad.

El nuevo GTI, como el resto de versiones del VW Golf de última generación, añade otra importante novedad. Ahora, en opción y por 880 euros, podrá disponer de la suspensión adaptativa DCC con sus tres modos de amortiguación: Normal, Deportivo y Confort. En realidad, como valor extra aporta esta última posición. Con suspensión deportiva de serie –tampoco excesivamente dura-, el DCC proporciona una respuesta más suave en posición Confort para viajar con comodidad. Que quieres guerra, la tienes; que no, el nuevo Golf GTI puede convertirse en una criatura muy racional.

Desde luego, si hay una palabra con la que puede calificarse al nuevo VW Golf GTI es de completo… además de emocional. El ambiente interior sigue siendo extraordinario en ergonomía y presencia, con un grueso e impecable volante al tacto, pedales y asientos deportivos (preferibles los de tela frente a los de piel por sujeción) e inserciones de aluminio.

Nada cambia en habitabilidad, pero sí en equipamiento. Magnífico de serie con climatizador bizona, faros Bixenón autodireccionales, reposacabezas activos, ESP o 7 airbags –incluido el de rodilla para conductor-. Ahora, además, se unen sofisticadas opciones como el control de crucero adaptativo por sensor láser (disponible a finales de verano) o el sistema de aparcamiento automático Park Assist.

El nuevo VW Golf GTI puede adquirirse ya desde 28.900 euros en versión manual o 30.670 € con cambio DSG, un incremento de 800 euros frente al modelo saliente. Más barato sale apostar por un Ford Focus ST (27.190 €) ó un Honda Civic Type R (26.800 €).

Historia Golf GTI

Galería relacionada

Volkswagen Golf GTI

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...