Toyota Yaris 1.4 D4-D M-MT

La nueva generación del Yaris nos ha cautivado: es más grande y ofrece mayor modularidad. Su motor Diesel de 90 CV se muestra muy capaz y poco “gastón”. No obstante, hay un pequeño pero: su cambio automático no nos termina de convencer.
-
Toyota Yaris 1.4 D4-D M-MT
Toyota Yaris 1.4 D4-D M-MT
Ver vídeosVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=45722&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Toyota Yaris

El Yaris, reconozcámoslo, se había quedado algo obsoleto. La dura competencia en el segmento de los utilitarios se había venido actualizando en los últimos años sin que se hubiera producido una reacción por parte de la casa japonesa. No obstante, ahora que ha llegado, no podemos negar que ha sido contundente. El nuevo Yaris es un coche más grande, mucho más habitable y con unas prestaciones superiores.

La tendencia actual entre los utilitarios es la de incrementar las dimensiones exteriores hasta cotas que rozan las antiguas medidas de un compacto. El Yaris no es ajeno a esta corriente, aunque lo ha hecho de manera más contenida. Así, se sitúa en los 3,75 metros, una cifra que se queda pequeña ante los cuatro metros del nuevo Renault Clio, del Fiat Grande Punto o del Peugeot 207, entre otros. Sin embargo, el aprovechamiento del espacio interior del Yaris no tiene nada que envidiar al que hace el modelo de la marca del rombo o el utilitario italiano (aún no hemos tenido la oportunidad de medir el interior del 207), sino todo lo contrario.

El Yaris aprovecha que su banqueta trasera puede desplazarse longitudinalmente 15 centímetros, para ofrecer a los pasajeros un espacio para las piernas propias de coche de superior categoría, similar al que “regalan” Mégane o Astra. En las cotas de altura y anchura, las mediciones que hemos realizado nos desvelan que las diferencias entre nuestro protagonista y los representantes de Fiat y Renault, centímetro arriba o abajo, son mínimas. A esta sensación de espacio hay que añadirle la ausencia de túnel central, lo que favorece el acomodo de las piernas de los ocupantes de la zona trasera.

Con el maletero funciona el mismo “truco”. Si con una posición convencional, el espacio de carga es de 230 litros (170 reales y 60 en forma de cofre), si echamos hacia delante la butaca ganamos 130 litros más, hasta totalizar 360 litros. Si ya queremos rizar el rizo y abatir los asientos traseros, la capacidad de transporte se eleva hasta los 737 litros. Todo esto gracias al sistema “Easy-Flat”, heredado del Corolla Verso. Basta con accionar los tiradores que existen en los respaldos traseros –una operación que puede hacerse, incluso, desde el maletero- y obtendremos una base de carga plana sin tener que quitar siquiera los reposacabezas traseros.

Esta ventaja se vuelve en nuestra contra cuando tienen que viajar pasajeros atrás y debemos llevar su equipaje en el maletero, pues todo, desgraciadamente, no cabe. Tomemos los 230 litros que cubica el maletero con los asientos "en su sitio" y veremos que el Yaris se encuentra en los puestos de cola en este apartado, superando sólo al Smart Forfour, al Mitsubishi Colt o al Mini. Para el resto de situaciones, es casi perfecto: podemos viajar cuatro adultos con una comodidad de coche superior o, por el contrario, acometer una mini-mudanza sin complejos. Eso sí, una cosa primero y luego la otra.

La gran modularidad que exhibe el Yaris se completa con la multitud de guanteras y huecos para depositar, guardar y esconder objetos. Los hay por todos los lados: alrededor de la consola central, en las puertas, bajo el asiento, encima y debajo del salpicadero, a la izquierda del volante, tras los asientos delanteros, en el maletero...

El diseño interior ha mejorado notablemente respecto a la generación anterior. Ha ganado frescura y atractivo, con una estética "vertical" y el uso de colores chillones. Preside el salpicadero una consola central en la que se agrupan, uno encima del otro, los principales mandos y elementos de confort, léase radio CD y climatizador, principalmente. Por encima de todo esto se sitúa la instrumentación, que, al igual que en su antecesor, sigue apostando por relojes digitales sobre una especie de fondo tridimensional. Llamadme clásico, pero yo me sigo quedando con los relojes analógicos.

El Yaris estrena sistema de arranque a través de botón y por mera cercanía de la llave electrónica. Nos parece el sistema más acertado, pues se hace en un movimiento (otras marcas optan por meter la llave y luego pulsar el citado botón, por ejemplo). Eso sí, hay que vigilar las pilas de la llave...

En cuanto a la calidad de acabados, está por encima de la media del segmento, pero, al mismo tiempo, está por debajo de lo que nos tiene acostumbrados Toyota. De cero a diez, notable raspado.

Ver vídeosVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=45722&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Toyota Yaris

El Yaris, reconozcámoslo, se había quedado algo obsoleto. La dura competencia en el segmento de los utilitarios se había venido actualizando en los últimos años sin que se hubiera producido una reacción por parte de la casa japonesa. No obstante, ahora que ha llegado, no podemos negar que ha sido contundente. El nuevo Yaris es un coche más grande, mucho más habitable y con unas prestaciones superiores.

La tendencia actual entre los utilitarios es la de incrementar las dimensiones exteriores hasta cotas que rozan las antiguas medidas de un compacto. El Yaris no es ajeno a esta corriente, aunque lo ha hecho de manera más contenida. Así, se sitúa en los 3,75 metros, una cifra que se queda pequeña ante los cuatro metros del nuevo Renault Clio, del Fiat Grande Punto o del Peugeot 207, entre otros. Sin embargo, el aprovechamiento del espacio interior del Yaris no tiene nada que envidiar al que hace el modelo de la marca del rombo o el utilitario italiano (aún no hemos tenido la oportunidad de medir el interior del 207), sino todo lo contrario.

El Yaris aprovecha que su banqueta trasera puede desplazarse longitudinalmente 15 centímetros, para ofrecer a los pasajeros un espacio para las piernas propias de coche de superior categoría, similar al que “regalan” Mégane o Astra. En las cotas de altura y anchura, las mediciones que hemos realizado nos desvelan que las diferencias entre nuestro protagonista y los representantes de Fiat y Renault, centímetro arriba o abajo, son mínimas. A esta sensación de espacio hay que añadirle la ausencia de túnel central, lo que favorece el acomodo de las piernas de los ocupantes de la zona trasera.

Con el maletero funciona el mismo “truco”. Si con una posición convencional, el espacio de carga es de 230 litros (170 reales y 60 en forma de cofre), si echamos hacia delante la butaca ganamos 130 litros más, hasta totalizar 360 litros. Si ya queremos rizar el rizo y abatir los asientos traseros, la capacidad de transporte se eleva hasta los 737 litros. Todo esto gracias al sistema “Easy-Flat”, heredado del Corolla Verso. Basta con accionar los tiradores que existen en los respaldos traseros –una operación que puede hacerse, incluso, desde el maletero- y obtendremos una base de carga plana sin tener que quitar siquiera los reposacabezas traseros.

Esta ventaja se vuelve en nuestra contra cuando tienen que viajar pasajeros atrás y debemos llevar su equipaje en el maletero, pues todo, desgraciadamente, no cabe. Tomemos los 230 litros que cubica el maletero con los asientos "en su sitio" y veremos que el Yaris se encuentra en los puestos de cola en este apartado, superando sólo al Smart Forfour, al Mitsubishi Colt o al Mini. Para el resto de situaciones, es casi perfecto: podemos viajar cuatro adultos con una comodidad de coche superior o, por el contrario, acometer una mini-mudanza sin complejos. Eso sí, una cosa primero y luego la otra.

La gran modularidad que exhibe el Yaris se completa con la multitud de guanteras y huecos para depositar, guardar y esconder objetos. Los hay por todos los lados: alrededor de la consola central, en las puertas, bajo el asiento, encima y debajo del salpicadero, a la izquierda del volante, tras los asientos delanteros, en el maletero...

El diseño interior ha mejorado notablemente respecto a la generación anterior. Ha ganado frescura y atractivo, con una estética "vertical" y el uso de colores chillones. Preside el salpicadero una consola central en la que se agrupan, uno encima del otro, los principales mandos y elementos de confort, léase radio CD y climatizador, principalmente. Por encima de todo esto se sitúa la instrumentación, que, al igual que en su antecesor, sigue apostando por relojes digitales sobre una especie de fondo tridimensional. Llamadme clásico, pero yo me sigo quedando con los relojes analógicos.

El Yaris estrena sistema de arranque a través de botón y por mera cercanía de la llave electrónica. Nos parece el sistema más acertado, pues se hace en un movimiento (otras marcas optan por meter la llave y luego pulsar el citado botón, por ejemplo). Eso sí, hay que vigilar las pilas de la llave...

En cuanto a la calidad de acabados, está por encima de la media del segmento, pero, al mismo tiempo, está por debajo de lo que nos tiene acostumbrados Toyota. De cero a diez, notable raspado.

Galería relacionada

Toyota Yaris D4-D

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...