Toyota Avensis Wagon 2.2 D-4D 177 CV

La rápida evolución de las mecánicas Diesel de última generación había dejado al Avensis de 116 CV en una posición muy desfavorable frente a su competencia. Ahora, con la incorporación del motor 2.2 de 177 CV, el modelo se sitúa a la cabeza del mercado no sólo por potencia sino por su tecnología de vanguardia.
Autopista -
Toyota Avensis Wagon 2.2 D-4D 177 CV
Toyota Avensis Wagon 2.2 D-4D 177 CV

Los responsables de la marca japonesa han sabido reaccionar a tiempo en el cambiante y competido mercado europeo. En muy pocos años las ventas de mecánicas Diesel se han disparado hasta valores muy superiores al setenta por ciento y la escalada de potencias ha sido imparable. Hace apenas una década, una berlina media Diesel de cilindrada equivalente, podía estar entregando entre 90 y 110 CV de potencia, mientras que hoy, prácticamente, estas cifras se han duplicado. Pero, además, las prestaciones han mejorado de forma vertiginosa, los consumos se han reducido sensiblemente y las emisiones contaminantes han disminuido hasta valores prácticamente inimaginables.

La evolución conocida en las mecánicas Diesel de casi todas las berlinas medias existentes en el mercado había dejado prácticamente fuera de juego al motor de dos litros y 116 CV del Avensis.

<

p> La mayoría de los motores alimentados por gasóleo de dos litros y cuatro cilindros de la competencia, en los últimos tiempos, se movían en el entorno de los 140-150 CV, mientras que otros de cuatro cilindros, con mayor capacidad, superaban por poco estos valores de potencia (Ford 2.2 TDCI de 155 o Renault 2.2 dCi de 150 CV oficiales).

Toyota ha querido ir un poco más lejos con su nuevo motor 2.2, que lo ofrece en dos diferentes versiones, de 150 ó 177 CV de potencia, en función unas variaciones que veremos a continuación.

Uno de los principales aspectos diferenciadores del nuevo motor del Avensis es el desarrollo del bloque en aluminio, lo que ha permitido una reducción del peso del orden del 13 por ciento frente al anterior bloque de fundición que empleaba el dos litros de 116 CV. La relación de compresión de esta mecánica, de 2.231 cm3 es de 15,8:1, la más baja de los motores Diesel de esta categoría en la actualidad, mientras que la presión de alimentación en el dispositivo common rail es la más alta de las conocidas hasta la fecha, con 1.800 bares.

<

p> Dispone de unos nuevos inyectores piezoeléctricos (varían su estructura al aplicarles una corriente eléctrica y son más precisos que los mecánicos). Éstos son capaces de ofrecer cinco inyecciones por ciclo (dos pilotos, una principal y dos posteriores), lo que permite optimizar el rendimiento y reducir los niveles sonoros.

Pero no sólo esto, también cuenta con un árbol contrarrotante para minimizar el nivel de ruido y vibraciones; ha recibido un intercooler de mayores dimensiones que, según los responsables de la marca nipona, mejora en un 20 por ciento el rendimiento térmico y un nuevo turbo de geometría variable, capaz de modificar el ángulo de los álabes en continuo mediante un dispositivo electrónico.

Además, se ha modificado el apartado de la distribución, empleando ahora una cadena –en lugar de correa dentada- con tensor automático y sin necesidad de ninguna intervención técnica durante la vida útil del motor y se han instalado unos nuevos calentadores cerámicos, mucho más rápidos, que mejoran el arranque en condiciones climatológicas extremas.

Lo más significativo del nuevo motor Toyota es el empleo de un catalizador de cuatro vías D-CAT, que significa literalmente “Diesel Clean Advanced Technology”. Es decir, la tecnología Diesel limpia y avanzada. Se trata de un catalizador de cuatro vías con filtro de partículas, autolimpiable y sin mantenimiento. Éste se limpia de forma automática con el aumento de la temperatura en el filtro mediante un inyector adicional en la culata. Cuando un sensor detecta que se ha producido un elevado grado de obturación, inyecta una dosis extra de combustible para elevar la temperatura y quemar las impurezas.

En Toyota han ido por delante de la legislación y han tenido que esperar a que los diversos gobiernos reaccionaran y se impusiera la venta de gasóleo bajo en contenido de azufre (deben tener menos de 50 partes de azufre por millón). En España, este tipo de combustible se vende desde principios de año, por lo que no tendrás ningún problema a la hora de repostar en las estaciones de servicio.

Galería relacionada

Toyota Avensis Wagon D4D 177

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...