Toyota Avensis D4-D 126 CV

Toyota reinventa el concepto de Diesel “básico” con su Avensis de 126 CV. Motor moderno, con prestaciones suficientes y consumo mínimo para uno de los coches más equilibrados y completos del segmento.
-
Toyota Avensis D4-D 126 CV
Toyota Avensis D4-D 126 CV

La introducción de esta mecánica de 126 CV ha venido acompañada de una serie de cambios estéticos y de equipamiento que Toyota ha denominado “minor changes” (modificaciones leves). Realmente, son cambios pequeños (parrilla más ancha y nervaduras más marcadas), pero que provocan que la imagen del Avensis gane más presencia y parezca que estamos ante un coche más grande. Al mismo tiempo, se estrenan grupos ópticos, tanto delante como detrás, nuevos reetrovisores –de mayor tamaño y con intermitente incorporado- y se añaden colores y diseños de llantas.

De puertas para adentro, se ha rediseñado la consola central, pero la sensación de calidad y buen acabado permanecen. Este acabado Sol no es el más lujoso de la gama, pero, aun así, el aspecto es muy bueno y el tacto y los materiales podrían pertenecer, sin desmerecer, a un vehículo de superior categoría. El diseño no es espectacular, resulta bastante sobrio, pero, al mismo tiempo, elegante.

Sin llegar a los extremos de ciertos monovolúmenes, el Avensis cuenta con diversos huecos para guardar objetos, en forma de guanteras, cofres, etc, lo que facilita el depósito de elementos que nos son indispensables en la vida moderna, como el teléfono móvil, las llaves, la cartera, los CDs, etc.

Los asientos delanteros son cómodos y favorecen los desplazamientos largos, pues no causan demasiada fatiga a sus ocupantes. No obstante, no sujetan lo suficiente a la altura de los riñones, aunque es un defecto menor teniendo en cuenta el enfoque de este vehículo.

Si las plazas delanteras son más que correctas por dimensiones, las traseras pueden hacer honor al mismo calificativo. A pesar de ser uno de los modelos que más centímetros dedica a las piernas de los ocupantes de las plazas posteriores y estar en la media en altura, es de los que menos anchura proporciona a los pasajeros de esta zona, lo que, traducido a la práctica significa: mejor y más cómodos dos que tres.

El maletero es bastante grande. Tiene 515 litros de capacidad, según las mediciones de nuestro Centro Técnico, y una formas muy regulares, lo que nos permite aprovechar su utilización al máximo. No obstante, la competencia es dura y varios modelos rivales ofrecen mayor capacidad: 580 litros el Kia Magentis, 550 el Mazda 6, 535 el Opel Vectra o 530 el Citroën C5, entre otros. Eso sí, supera a otros destacados representantes del segmento, como el Renault Laguna o el Peugeot 407.

Este Avensis D4-D de 126 CV, en su versión Sol, posee una tarifa muy atractiva, 24.800 euros, que se combina con un equipamiento completo. Este acabado Sol incorpora de serie, entre otros, control de estabilidad y tracción, llantas de aleación, control de crucero, ordenador de viaje, radio CD que reproduce MP3, sensor de lluvia y nueve airbags, destacando, por su novedad, el de rodilla.

En resumen, si lo que quieres es rodar a velocidades legales por carreteras en buen estado, con comodidad y gastando poco en combustible, ésta es una de las mejores elecciones del segmento. Eso sí, por un poquito más, apenas 1.000 euros, tienes la versión de 150 CV, que ofrece mejores prestaciones y un consumo similar.

LO MEJOR
LO PEOR

* Comodidad de suspensiones.
* Consumos.
* Relación precio-equipamiento.

* Distancias de frenado.
* Desarrollos del cambio algo largos
* Que el D4-D de 150 CV cuesta 1.000 euros más.

La introducción de esta mecánica de 126 CV ha venido acompañada de una serie de cambios estéticos y de equipamiento que Toyota ha denominado “minor changes” (modificaciones leves). Realmente, son cambios pequeños (parrilla más ancha y nervaduras más marcadas), pero que provocan que la imagen del Avensis gane más presencia y parezca que estamos ante un coche más grande. Al mismo tiempo, se estrenan grupos ópticos, tanto delante como detrás, nuevos reetrovisores –de mayor tamaño y con intermitente incorporado- y se añaden colores y diseños de llantas.

De puertas para adentro, se ha rediseñado la consola central, pero la sensación de calidad y buen acabado permanecen. Este acabado Sol no es el más lujoso de la gama, pero, aun así, el aspecto es muy bueno y el tacto y los materiales podrían pertenecer, sin desmerecer, a un vehículo de superior categoría. El diseño no es espectacular, resulta bastante sobrio, pero, al mismo tiempo, elegante.

Sin llegar a los extremos de ciertos monovolúmenes, el Avensis cuenta con diversos huecos para guardar objetos, en forma de guanteras, cofres, etc, lo que facilita el depósito de elementos que nos son indispensables en la vida moderna, como el teléfono móvil, las llaves, la cartera, los CDs, etc.

Los asientos delanteros son cómodos y favorecen los desplazamientos largos, pues no causan demasiada fatiga a sus ocupantes. No obstante, no sujetan lo suficiente a la altura de los riñones, aunque es un defecto menor teniendo en cuenta el enfoque de este vehículo.

Si las plazas delanteras son más que correctas por dimensiones, las traseras pueden hacer honor al mismo calificativo. A pesar de ser uno de los modelos que más centímetros dedica a las piernas de los ocupantes de las plazas posteriores y estar en la media en altura, es de los que menos anchura proporciona a los pasajeros de esta zona, lo que, traducido a la práctica significa: mejor y más cómodos dos que tres.

El maletero es bastante grande. Tiene 515 litros de capacidad, según las mediciones de nuestro Centro Técnico, y una formas muy regulares, lo que nos permite aprovechar su utilización al máximo. No obstante, la competencia es dura y varios modelos rivales ofrecen mayor capacidad: 580 litros el Kia Magentis, 550 el Mazda 6, 535 el Opel Vectra o 530 el Citroën C5, entre otros. Eso sí, supera a otros destacados representantes del segmento, como el Renault Laguna o el Peugeot 407.

Este Avensis D4-D de 126 CV, en su versión Sol, posee una tarifa muy atractiva, 24.800 euros, que se combina con un equipamiento completo. Este acabado Sol incorpora de serie, entre otros, control de estabilidad y tracción, llantas de aleación, control de crucero, ordenador de viaje, radio CD que reproduce MP3, sensor de lluvia y nueve airbags, destacando, por su novedad, el de rodilla.

En resumen, si lo que quieres es rodar a velocidades legales por carreteras en buen estado, con comodidad y gastando poco en combustible, ésta es una de las mejores elecciones del segmento. Eso sí, por un poquito más, apenas 1.000 euros, tienes la versión de 150 CV, que ofrece mejores prestaciones y un consumo similar.

LO MEJOR
LO PEOR

* Comodidad de suspensiones.
* Consumos.
* Relación precio-equipamiento.

* Distancias de frenado.
* Desarrollos del cambio algo largos
* Que el D4-D de 150 CV cuesta 1.000 euros más.

Galería relacionada

Toyota Avensis D4D 126 CV Ext

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...