Toyota Urban Cruiser

Con el Urban Cruiser Toyota aborda un segmento en el que aún no había entrado, el de los monovolúmenes pequeños. En él se enfrentará a rivales como el Suzuki SX4, el Opel Meriva, el Ford Fusión o el recién llegado Kia Soul con tres armas: imagen robusta, espacio y versatilidad y bajas emisiones. Llega a España el 1 de junio.
-
Toyota Urban Cruiser
Toyota Urban Cruiser

El mercado de los monovolúmenes pequeños se divide grosso modo en tres grupos: los que ofrecen sobre todo espacio y modularidad (Opel Meriva), los que intentan parecer pequeños todoterrenos urbanos (Suzuki SX4) y los que sobre todo buscan una imagen premium (Mercedes Clase A). En España, estamos hablando de poco más de 21.000 coches vendidos al año.

Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

A esa porción es a la que, en conjunto, declara enfrentarse la nueva apuesta de Toyota: el Urban Cruiser. Y declaran que su juego es atacar a la vez a los tres subgrupos ofreciendo espacio y versatilidad, diseño robusto, calidad percibida y bajas emisiones. Con esas virtudes se dirige a clientes urbanitas solteros y a parejas más allá de los treinta, capaces de pagar por su vehículo entre 16.200 y 19.400 euros, que es lo que cuestan, respectivamente, la versión más barata y la más cara del Toyota Urban Cruiser. Dadas las características de este nuevo Toyota, el coste será uno de los elementos que posiblemente les garantice una clientela selecta.

El rival más claro del Urban Cruiser en el actual mercado es el Suzuki SX4, que vendió 1.505 unidades en 2008

Por fuera, nos encontramos un diseño compacto, con poco voladizo delantero y una zaga casi vertical. A esa imagen algo “cuadrada” contribuye la línea de cintura, muy alta, que maximiza los paneles de las puertas, además de cierta musculatura en toda la carrocería, con especial énfasis en morro y pasos de rueda. Para clientes más extremos en este punto, existe un pack opcional que exagera esa robustez y apunta hacia un uso offroad del Urban Cruiser.

Cinco puertas dan acceso al interior del Urban Cruiser, de buenas calidades y un diseño cuidado, con estilo. El puesto de conducción destaca en este punto con una instrumentación de original silueta, dividida en tres pantallas y en cuya zona central un solo reloj contiene a la vez cuentarrevoluciones y velocímetro. La consola central (con navegador en la unidad de pruebas que pudimos conducir) presenta un diseño limpio y ordenado, con mandos que impiden cualquier confusión de manejo. Nada que reprochar a la ergonomía general destinada al piloto del vehículo.

Huecos de variado uso y tamaño y una doble guantera (refrigerada en la parte superior) revelan la practicidad inherente a este tipo de vehículos, en los que el espacio no sólo ha de ser amplio, sino además modulable, para permitir múltiples usos de pasaje y carga. A este respecto, el Urban Cruiser ofrece en las versiones no 4x4 banqueta posterior corredera, lo que permite aumentar la capacidad del maletero, que de serie es de 314 litros y, con los asientos traseros abatidos, llega a los 749.

Motores y conducción

El mercado de los monovolúmenes pequeños se divide grosso modo en tres grupos: los que ofrecen sobre todo espacio y modularidad (Opel Meriva), los que intentan parecer pequeños todoterrenos urbanos (Suzuki SX4) y los que sobre todo buscan una imagen premium (Mercedes Clase A). En España, estamos hablando de poco más de 21.000 coches vendidos al año.

Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

A esa porción es a la que, en conjunto, declara enfrentarse la nueva apuesta de Toyota: el Urban Cruiser. Y declaran que su juego es atacar a la vez a los tres subgrupos ofreciendo espacio y versatilidad, diseño robusto, calidad percibida y bajas emisiones. Con esas virtudes se dirige a clientes urbanitas solteros y a parejas más allá de los treinta, capaces de pagar por su vehículo entre 16.200 y 19.400 euros, que es lo que cuestan, respectivamente, la versión más barata y la más cara del Toyota Urban Cruiser. Dadas las características de este nuevo Toyota, el coste será uno de los elementos que posiblemente les garantice una clientela selecta.

El rival más claro del Urban Cruiser en el actual mercado es el Suzuki SX4, que vendió 1.505 unidades en 2008

Por fuera, nos encontramos un diseño compacto, con poco voladizo delantero y una zaga casi vertical. A esa imagen algo “cuadrada” contribuye la línea de cintura, muy alta, que maximiza los paneles de las puertas, además de cierta musculatura en toda la carrocería, con especial énfasis en morro y pasos de rueda. Para clientes más extremos en este punto, existe un pack opcional que exagera esa robustez y apunta hacia un uso offroad del Urban Cruiser.

Cinco puertas dan acceso al interior del Urban Cruiser, de buenas calidades y un diseño cuidado, con estilo. El puesto de conducción destaca en este punto con una instrumentación de original silueta, dividida en tres pantallas y en cuya zona central un solo reloj contiene a la vez cuentarrevoluciones y velocímetro. La consola central (con navegador en la unidad de pruebas que pudimos conducir) presenta un diseño limpio y ordenado, con mandos que impiden cualquier confusión de manejo. Nada que reprochar a la ergonomía general destinada al piloto del vehículo.

Huecos de variado uso y tamaño y una doble guantera (refrigerada en la parte superior) revelan la practicidad inherente a este tipo de vehículos, en los que el espacio no sólo ha de ser amplio, sino además modulable, para permitir múltiples usos de pasaje y carga. A este respecto, el Urban Cruiser ofrece en las versiones no 4x4 banqueta posterior corredera, lo que permite aumentar la capacidad del maletero, que de serie es de 314 litros y, con los asientos traseros abatidos, llega a los 749.

Motores y conducción

El mercado de los monovolúmenes pequeños se divide grosso modo en tres grupos: los que ofrecen sobre todo espacio y modularidad (Opel Meriva), los que intentan parecer pequeños todoterrenos urbanos (Suzuki SX4) y los que sobre todo buscan una imagen premium (Mercedes Clase A). En España, estamos hablando de poco más de 21.000 coches vendidos al año.

Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

A esa porción es a la que, en conjunto, declara enfrentarse la nueva apuesta de Toyota: el Urban Cruiser. Y declaran que su juego es atacar a la vez a los tres subgrupos ofreciendo espacio y versatilidad, diseño robusto, calidad percibida y bajas emisiones. Con esas virtudes se dirige a clientes urbanitas solteros y a parejas más allá de los treinta, capaces de pagar por su vehículo entre 16.200 y 19.400 euros, que es lo que cuestan, respectivamente, la versión más barata y la más cara del Toyota Urban Cruiser. Dadas las características de este nuevo Toyota, el coste será uno de los elementos que posiblemente les garantice una clientela selecta.

El rival más claro del Urban Cruiser en el actual mercado es el Suzuki SX4, que vendió 1.505 unidades en 2008

Por fuera, nos encontramos un diseño compacto, con poco voladizo delantero y una zaga casi vertical. A esa imagen algo “cuadrada” contribuye la línea de cintura, muy alta, que maximiza los paneles de las puertas, además de cierta musculatura en toda la carrocería, con especial énfasis en morro y pasos de rueda. Para clientes más extremos en este punto, existe un pack opcional que exagera esa robustez y apunta hacia un uso offroad del Urban Cruiser.

Cinco puertas dan acceso al interior del Urban Cruiser, de buenas calidades y un diseño cuidado, con estilo. El puesto de conducción destaca en este punto con una instrumentación de original silueta, dividida en tres pantallas y en cuya zona central un solo reloj contiene a la vez cuentarrevoluciones y velocímetro. La consola central (con navegador en la unidad de pruebas que pudimos conducir) presenta un diseño limpio y ordenado, con mandos que impiden cualquier confusión de manejo. Nada que reprochar a la ergonomía general destinada al piloto del vehículo.

Huecos de variado uso y tamaño y una doble guantera (refrigerada en la parte superior) revelan la practicidad inherente a este tipo de vehículos, en los que el espacio no sólo ha de ser amplio, sino además modulable, para permitir múltiples usos de pasaje y carga. A este respecto, el Urban Cruiser ofrece en las versiones no 4x4 banqueta posterior corredera, lo que permite aumentar la capacidad del maletero, que de serie es de 314 litros y, con los asientos traseros abatidos, llega a los 749.

Motores y conducción

El mercado de los monovolúmenes pequeños se divide grosso modo en tres grupos: los que ofrecen sobre todo espacio y modularidad (Opel Meriva), los que intentan parecer pequeños todoterrenos urbanos (Suzuki SX4) y los que sobre todo buscan una imagen premium (Mercedes Clase A). En España, estamos hablando de poco más de 21.000 coches vendidos al año.

Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

A esa porción es a la que, en conjunto, declara enfrentarse la nueva apuesta de Toyota: el Urban Cruiser. Y declaran que su juego es atacar a la vez a los tres subgrupos ofreciendo espacio y versatilidad, diseño robusto, calidad percibida y bajas emisiones. Con esas virtudes se dirige a clientes urbanitas solteros y a parejas más allá de los treinta, capaces de pagar por su vehículo entre 16.200 y 19.400 euros, que es lo que cuestan, respectivamente, la versión más barata y la más cara del Toyota Urban Cruiser. Dadas las características de este nuevo Toyota, el coste será uno de los elementos que posiblemente les garantice una clientela selecta.

El rival más claro del Urban Cruiser en el actual mercado es el Suzuki SX4, que vendió 1.505 unidades en 2008

Por fuera, nos encontramos un diseño compacto, con poco voladizo delantero y una zaga casi vertical. A esa imagen algo “cuadrada” contribuye la línea de cintura, muy alta, que maximiza los paneles de las puertas, además de cierta musculatura en toda la carrocería, con especial énfasis en morro y pasos de rueda. Para clientes más extremos en este punto, existe un pack opcional que exagera esa robustez y apunta hacia un uso offroad del Urban Cruiser.

Cinco puertas dan acceso al interior del Urban Cruiser, de buenas calidades y un diseño cuidado, con estilo. El puesto de conducción destaca en este punto con una instrumentación de original silueta, dividida en tres pantallas y en cuya zona central un solo reloj contiene a la vez cuentarrevoluciones y velocímetro. La consola central (con navegador en la unidad de pruebas que pudimos conducir) presenta un diseño limpio y ordenado, con mandos que impiden cualquier confusión de manejo. Nada que reprochar a la ergonomía general destinada al piloto del vehículo.

Huecos de variado uso y tamaño y una doble guantera (refrigerada en la parte superior) revelan la practicidad inherente a este tipo de vehículos, en los que el espacio no sólo ha de ser amplio, sino además modulable, para permitir múltiples usos de pasaje y carga. A este respecto, el Urban Cruiser ofrece en las versiones no 4x4 banqueta posterior corredera, lo que permite aumentar la capacidad del maletero, que de serie es de 314 litros y, con los asientos traseros abatidos, llega a los 749.

Motores y conducción

Galería relacionada

Toyota Urban Cruiser, al detalle

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...