Toyota RAV4 2.2 D4-D Sol

A lo largo de los últimos meses hemos asistido a la renovación de casi todos los todo terrenos ligeros de gama media. El Toyota RAV4, uno de los referentes de esta pujante categoría, ha sido uno de los últimos en ponerse al día. Lo probamos con el interesante motor 2.2 D4-D para analizar los cambios y determinar en qué medida ha mejorado el coche.
-
Toyota RAV4 2.2 D4-D Sol
Toyota RAV4 2.2 D4-D Sol

Tan moderno como el Toyota en cuestiones estéticas, el Honda CRV sale por un precio muy similar al de nuestro protagonista, siempre en función de qué extras elijamos.
Igualados al máximo, ambos disfrutan de motores modernos y poderosos, en el entorno de los 140 CV y con prestaciones similares. Por tacto, quizá el de Honda resulte un poco más refinado, pero la diferencia es muy sutil.
Hay que buscar el desempate metro en mano: por tamaño, gana el Honda, con lo que ofrece una habitabilidad un poco mejor. Destaca sobre todo el maletero, bastante mayor que el del RAV-4.

Por muy poco dinero más de lo que cuesta el RAV 4 en su acabado Sol se puede acceder al Hyundai Santa Fe, otro SUV de importantes dimensiones que, además, parte con un equipamiento más completo que el de nuestro protagonista.
De tamaño bastante mayor, el Santa Fe tiene, sobre todo, mucho más maletero y una habitabilidad superior. También es más pesado, lo que hace que, a pesar de disfrutar de 150 CV, no sea mucho mejor en el apartado de prestaciones.
En el campo, su mayor volumen lastra los resultados: el RAV-4 es bastante más ágil.

Si buscamos una alternativa "lujosa", podemos irnos al Kia Sorento que, por un nivel de precio similar, propone un coche de una categoría superior.
El Sorento, algo más grande que el RAV4, es un SUV con pretensiones de ser un todo terreno de lujo. Aunque no ofrece más maletero, sí es mejor en cuanto a habitablidad interior, con lo que tiene a su favor este apartado.
En prestaciones tampoco hay grandes diferencias, pues el motor CRDI de 140 CV del Kia es equiparable en rendimiento al que luce nuestro protagonismo.
En este caso, la diferencia está en el equipamiento de serie, que es claramente mejor en el caso del Sorento. También hay que señalar que el coche de Kia tiene la tracción integral conectable, mientras que el de Toyota la lleva permanente.

Otro SUV de interesantes características es el X-Trail. Frente al RAV-4, el X-Trail presenta una estética más campera y unas cualidades off-road similares, si bien su tracción integral es conectable y no permanente.
El motor está a un nivel parecido, aunque el Toyota es levemente más rápido y algo más refinado. En cambio, hay clara desventaja en cuanto a equipamiento, pues el RAV-4 ofrece de serie elementos como el control de estabilidad, opcional en el Nissan.

Con claridad, el rival más duro para el RAV-4 es el Suzuki Grand Vitara, otro modelo que acaba de renovarse. Equipado con un motor algo menos potente, el coche de Suzuki disfruta, en cambio, de las ventajas de una caja reductora, un arma imbatible para el resto de rivales que proporciona un rendimiento mucho mejor en el campo.
Por lo demás, igualados en lo estético, pero mejor equipado el de Suzuki, que, eso sí, resulta algo más caro en este acabado superior. En habitabilidad, en cambio, gana, el RAV-4, que tiene mejor maletero.

Tan moderno como el Toyota en cuestiones estéticas, el Honda CRV sale por un precio muy similar al de nuestro protagonista, siempre en función de qué extras elijamos.
Igualados al máximo, ambos disfrutan de motores modernos y poderosos, en el entorno de los 140 CV y con prestaciones similares. Por tacto, quizá el de Honda resulte un poco más refinado, pero la diferencia es muy sutil.
Hay que buscar el desempate metro en mano: por tamaño, gana el Honda, con lo que ofrece una habitabilidad un poco mejor. Destaca sobre todo el maletero, bastante mayor que el del RAV-4.

Por muy poco dinero más de lo que cuesta el RAV 4 en su acabado Sol se puede acceder al Hyundai Santa Fe, otro SUV de importantes dimensiones que, además, parte con un equipamiento más completo que el de nuestro protagonista.
De tamaño bastante mayor, el Santa Fe tiene, sobre todo, mucho más maletero y una habitabilidad superior. También es más pesado, lo que hace que, a pesar de disfrutar de 150 CV, no sea mucho mejor en el apartado de prestaciones.
En el campo, su mayor volumen lastra los resultados: el RAV-4 es bastante más ágil.

Si buscamos una alternativa "lujosa", podemos irnos al Kia Sorento que, por un nivel de precio similar, propone un coche de una categoría superior.
El Sorento, algo más grande que el RAV4, es un SUV con pretensiones de ser un todo terreno de lujo. Aunque no ofrece más maletero, sí es mejor en cuanto a habitablidad interior, con lo que tiene a su favor este apartado.
En prestaciones tampoco hay grandes diferencias, pues el motor CRDI de 140 CV del Kia es equiparable en rendimiento al que luce nuestro protagonismo.
En este caso, la diferencia está en el equipamiento de serie, que es claramente mejor en el caso del Sorento. También hay que señalar que el coche de Kia tiene la tracción integral conectable, mientras que el de Toyota la lleva permanente.

Otro SUV de interesantes características es el X-Trail. Frente al RAV-4, el X-Trail presenta una estética más campera y unas cualidades off-road similares, si bien su tracción integral es conectable y no permanente.
El motor está a un nivel parecido, aunque el Toyota es levemente más rápido y algo más refinado. En cambio, hay clara desventaja en cuanto a equipamiento, pues el RAV-4 ofrece de serie elementos como el control de estabilidad, opcional en el Nissan.

Con claridad, el rival más duro para el RAV-4 es el Suzuki Grand Vitara, otro modelo que acaba de renovarse. Equipado con un motor algo menos potente, el coche de Suzuki disfruta, en cambio, de las ventajas de una caja reductora, un arma imbatible para el resto de rivales que proporciona un rendimiento mucho mejor en el campo.
Por lo demás, igualados en lo estético, pero mejor equipado el de Suzuki, que, eso sí, resulta algo más caro en este acabado superior. En habitabilidad, en cambio, gana, el RAV-4, que tiene mejor maletero.

Tan moderno como el Toyota en cuestiones estéticas, el Honda CRV sale por un precio muy similar al de nuestro protagonista, siempre en función de qué extras elijamos.
Igualados al máximo, ambos disfrutan de motores modernos y poderosos, en el entorno de los 140 CV y con prestaciones similares. Por tacto, quizá el de Honda resulte un poco más refinado, pero la diferencia es muy sutil.
Hay que buscar el desempate metro en mano: por tamaño, gana el Honda, con lo que ofrece una habitabilidad un poco mejor. Destaca sobre todo el maletero, bastante mayor que el del RAV-4.

Por muy poco dinero más de lo que cuesta el RAV 4 en su acabado Sol se puede acceder al Hyundai Santa Fe, otro SUV de importantes dimensiones que, además, parte con un equipamiento más completo que el de nuestro protagonista.
De tamaño bastante mayor, el Santa Fe tiene, sobre todo, mucho más maletero y una habitabilidad superior. También es más pesado, lo que hace que, a pesar de disfrutar de 150 CV, no sea mucho mejor en el apartado de prestaciones.
En el campo, su mayor volumen lastra los resultados: el RAV-4 es bastante más ágil.

Si buscamos una alternativa "lujosa", podemos irnos al Kia Sorento que, por un nivel de precio similar, propone un coche de una categoría superior.
El Sorento, algo más grande que el RAV4, es un SUV con pretensiones de ser un todo terreno de lujo. Aunque no ofrece más maletero, sí es mejor en cuanto a habitablidad interior, con lo que tiene a su favor este apartado.
En prestaciones tampoco hay grandes diferencias, pues el motor CRDI de 140 CV del Kia es equiparable en rendimiento al que luce nuestro protagonismo.
En este caso, la diferencia está en el equipamiento de serie, que es claramente mejor en el caso del Sorento. También hay que señalar que el coche de Kia tiene la tracción integral conectable, mientras que el de Toyota la lleva permanente.

Otro SUV de interesantes características es el X-Trail. Frente al RAV-4, el X-Trail presenta una estética más campera y unas cualidades off-road similares, si bien su tracción integral es conectable y no permanente.
El motor está a un nivel parecido, aunque el Toyota es levemente más rápido y algo más refinado. En cambio, hay clara desventaja en cuanto a equipamiento, pues el RAV-4 ofrece de serie elementos como el control de estabilidad, opcional en el Nissan.

Con claridad, el rival más duro para el RAV-4 es el Suzuki Grand Vitara, otro modelo que acaba de renovarse. Equipado con un motor algo menos potente, el coche de Suzuki disfruta, en cambio, de las ventajas de una caja reductora, un arma imbatible para el resto de rivales que proporciona un rendimiento mucho mejor en el campo.
Por lo demás, igualados en lo estético, pero mejor equipado el de Suzuki, que, eso sí, resulta algo más caro en este acabado superior. En habitabilidad, en cambio, gana, el RAV-4, que tiene mejor maletero.

Tan moderno como el Toyota en cuestiones estéticas, el Honda CRV sale por un precio muy similar al de nuestro protagonista, siempre en función de qué extras elijamos.
Igualados al máximo, ambos disfrutan de motores modernos y poderosos, en el entorno de los 140 CV y con prestaciones similares. Por tacto, quizá el de Honda resulte un poco más refinado, pero la diferencia es muy sutil.
Hay que buscar el desempate metro en mano: por tamaño, gana el Honda, con lo que ofrece una habitabilidad un poco mejor. Destaca sobre todo el maletero, bastante mayor que el del RAV-4.

Por muy poco dinero más de lo que cuesta el RAV 4 en su acabado Sol se puede acceder al Hyundai Santa Fe, otro SUV de importantes dimensiones que, además, parte con un equipamiento más completo que el de nuestro protagonista.
De tamaño bastante mayor, el Santa Fe tiene, sobre todo, mucho más maletero y una habitabilidad superior. También es más pesado, lo que hace que, a pesar de disfrutar de 150 CV, no sea mucho mejor en el apartado de prestaciones.
En el campo, su mayor volumen lastra los resultados: el RAV-4 es bastante más ágil.

Si buscamos una alternativa "lujosa", podemos irnos al Kia Sorento que, por un nivel de precio similar, propone un coche de una categoría superior.
El Sorento, algo más grande que el RAV4, es un SUV con pretensiones de ser un todo terreno de lujo. Aunque no ofrece más maletero, sí es mejor en cuanto a habitablidad interior, con lo que tiene a su favor este apartado.
En prestaciones tampoco hay grandes diferencias, pues el motor CRDI de 140 CV del Kia es equiparable en rendimiento al que luce nuestro protagonismo.
En este caso, la diferencia está en el equipamiento de serie, que es claramente mejor en el caso del Sorento. También hay que señalar que el coche de Kia tiene la tracción integral conectable, mientras que el de Toyota la lleva permanente.

Otro SUV de interesantes características es el X-Trail. Frente al RAV-4, el X-Trail presenta una estética más campera y unas cualidades off-road similares, si bien su tracción integral es conectable y no permanente.
El motor está a un nivel parecido, aunque el Toyota es levemente más rápido y algo más refinado. En cambio, hay clara desventaja en cuanto a equipamiento, pues el RAV-4 ofrece de serie elementos como el control de estabilidad, opcional en el Nissan.

Con claridad, el rival más duro para el RAV-4 es el Suzuki Grand Vitara, otro modelo que acaba de renovarse. Equipado con un motor algo menos potente, el coche de Suzuki disfruta, en cambio, de las ventajas de una caja reductora, un arma imbatible para el resto de rivales que proporciona un rendimiento mucho mejor en el campo.
Por lo demás, igualados en lo estético, pero mejor equipado el de Suzuki, que, eso sí, resulta algo más caro en este acabado superior. En habitabilidad, en cambio, gana, el RAV-4, que tiene mejor maletero.

Tan moderno como el Toyota en cuestiones estéticas, el Honda CRV sale por un precio muy similar al de nuestro protagonista, siempre en función de qué extras elijamos.
Igualados al máximo, ambos disfrutan de motores modernos y poderosos, en el entorno de los 140 CV y con prestaciones similares. Por tacto, quizá el de Honda resulte un poco más refinado, pero la diferencia es muy sutil.
Hay que buscar el desempate metro en mano: por tamaño, gana el Honda, con lo que ofrece una habitabilidad un poco mejor. Destaca sobre todo el maletero, bastante mayor que el del RAV-4.

Por muy poco dinero más de lo que cuesta el RAV 4 en su acabado Sol se puede acceder al Hyundai Santa Fe, otro SUV de importantes dimensiones que, además, parte con un equipamiento más completo que el de nuestro protagonista.
De tamaño bastante mayor, el Santa Fe tiene, sobre todo, mucho más maletero y una habitabilidad superior. También es más pesado, lo que hace que, a pesar de disfrutar de 150 CV, no sea mucho mejor en el apartado de prestaciones.
En el campo, su mayor volumen lastra los resultados: el RAV-4 es bastante más ágil.

Si buscamos una alternativa "lujosa", podemos irnos al Kia Sorento que, por un nivel de precio similar, propone un coche de una categoría superior.
El Sorento, algo más grande que el RAV4, es un SUV con pretensiones de ser un todo terreno de lujo. Aunque no ofrece más maletero, sí es mejor en cuanto a habitablidad interior, con lo que tiene a su favor este apartado.
En prestaciones tampoco hay grandes diferencias, pues el motor CRDI de 140 CV del Kia es equiparable en rendimiento al que luce nuestro protagonismo.
En este caso, la diferencia está en el equipamiento de serie, que es claramente mejor en el caso del Sorento. También hay que señalar que el coche de Kia tiene la tracción integral conectable, mientras que el de Toyota la lleva permanente.

Otro SUV de interesantes características es el X-Trail. Frente al RAV-4, el X-Trail presenta una estética más campera y unas cualidades off-road similares, si bien su tracción integral es conectable y no permanente.
El motor está a un nivel parecido, aunque el Toyota es levemente más rápido y algo más refinado. En cambio, hay clara desventaja en cuanto a equipamiento, pues el RAV-4 ofrece de serie elementos como el control de estabilidad, opcional en el Nissan.

Con claridad, el rival más duro para el RAV-4 es el Suzuki Grand Vitara, otro modelo que acaba de renovarse. Equipado con un motor algo menos potente, el coche de Suzuki disfruta, en cambio, de las ventajas de una caja reductora, un arma imbatible para el resto de rivales que proporciona un rendimiento mucho mejor en el campo.
Por lo demás, igualados en lo estético, pero mejor equipado el de Suzuki, que, eso sí, resulta algo más caro en este acabado superior. En habitabilidad, en cambio, gana, el RAV-4, que tiene mejor maletero.

Galería relacionada

Toyota RAV 4 Prueba

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...