Toyota Prius vs VW Golf GTE: en busca del mejor híbrido

La 4ª edición del coche híbrido Toyota Prius perfecciona infinitamente el concepto inicial, mientras que el VW Golf GTE híbrido enchufable ofrece varios coches en uno. Los enfrentamos.
Pablo Mallo.

Twitter: @p__mallo Fotos: Mikael Helsing -

Toyota Prius vs VW Golf GTE: en busca del mejor híbrido
Toyota Prius vs VW Golf GTE: en busca del mejor híbrido

Hay conductores a los que un coche convencional no les resulta suficiente, y hay quienes, motivados por un espíritu ecológico, buscan soluciones de propulsión alternativas. Ya sea por la preferencia de una tecnología innovadora, de un automóvil diferente al resto o, simplemente, por tratar de ser más respetuosos con el medioambiente, tanto el Toyota Prius como el Volkswagen Golf GTE entran dentro de la ecuación.

Aun sin ser rivales directos, el Toyota Prius y el Volkswagen Golf GTE son modelos muy sofisticados, para quien sabe lo que compra y aprecia la carga tecnológica extra. Los dos son híbridos, pero totalmente diferentes en su planteamiento. Mientras que el Volkswagen Golf GTE se beneficia de las posibilidades de ser enchufable, de unas mayores prestaciones y de una cierta deportividad, el Toyota Prius sigue fiel al concepto original, perfeccionado, eso sí, hasta límites insospechados. Cada uno tiene ventajas e inconvenientes respecto al otro, y esto hace que sus públicos sean diferentes. Lo que sin duda queda patente, es que la especialización está cada vez más presente en el mercado híbrido actual, pues engloba una oferta que ya va siendo considerable —y lo será aún más—, ya que son muchas las marcas que lo consideran como una alternativa más dentro de su gama, junto con el Diesel, la gasolina y, en algunos casos, los vehículos eléctricos puros. 

Toyota Prius vs. Volkswagen Golf GTE: más batería

Dentro de las configuraciones técnicas posibles en el mundo de los coches híbridos (mild hybrid, en serie, en paralelo, enchufable, con motor o motores eléctricos en diferentes ejes, con mecánica térmica de gasolina, diésel...), el Toyota Prius y el Volkswagen Golf GTE apuestan por una relativa sencillez, ambos con tracción delantera y un único motor eléctrico. El Volkswagen Golf GTE, sin embargo, añade "complicaciones" como el turbo, más batería, mayor potencia de ambos motores y, sobre todo, una toma de corriente para poder recargarlo externamente. Con ello dispone de la capacidad para circular en modo exclusivamente eléctrico —con el agrado de uso que ello conlleva— durante más distancia que su rival, concretamente hasta 50 km (unos 35 km en uso real), alcanzando 135 km/h de velocidad máxima. De igual modo, homologa unos consumos realmente bajos (1,6 l/100 km de media), aunque para aprovechar todas sus bondades primero es necesario recargarlo, operación que requiere unas 3,5 horas en un enchufe convencional. En cualquier caso, durante la marcha se puede recargar a costa del motor de combustión, activando el modo "charge", algo que eleva el consumo medio real en algo más de un litro cada l00 km. Como es lógico, cuando la batería está llena el motor eléctrico asiste mucho más al de combustión, rebajando el consumo de combustible y mejorando las prestaciones considerablemente. Cuando se descarga por debajo de cierto umbral, por el contrario, el funcionamiento es el de un híbrido convencional, pero con el peso adicional que supone llevar una batería de mayor tamaño. 

VW Golf GTE y VW PriusToyota Prius vs. Volkswagen Golf GTE: sin cables

Llegados a este punto es donde saca pecho el Toyota Prius. Aunque sus cifras no son tan impactantes como las del Volkswagen Golf GTE, no depende de un enchufe para lograr su máxima eficiencia, ni tienes que ensuciarte las manos con un cable que, la mayoría de las veces, supone cierto engorro. Al tener menos batería, la capacidad de su maletero es mayor, además resulta más ligero. De esta manera, requiere muelles más blandos para la suspensión, junto con tarados menos firmes de amortiguación, por lo que su confort de marcha resulta superior. De hecho, esta es una de las grandes virtudes de la última generación del Toyota Prius, que ha mejorado notablemente en cuanto a calidad de rodadura y de bacheo. También resulta extremadamente suave su transmisión, cuyo funcionamiento es similar a un cambio CVT. Con la nueva generación del Toyota Prius se ha pulido la forma de entregar la potencia, que resulta más inmediata y precisa, es decir, más acorde con la actuación del pie derecho sobre el acelerador, eliminando parte del "resbalamiento" inicial y con un mejor aislamiento acústico que lo camufla en cierta medida. En el inicio de la marcha, el modo eléctrico te impulsa durante más tiempo que antes, con bastante margen antes de que arranque el motor de combustión. Por otra parte, pulsando el botón EV, se puede forzar el funcionamiento en modo eléctrico si la batería tiene carga suficiente, aunque sólo durante unos cientos de metros y a velocidades urbanas (si las condiciones son favorables se pueden superar los 2 km realizando una conducción suave). 

A pesar de su aparente mayor complicación técnica, la conducción del Volkswagen Golf GTE es bastante convencional para lo que cabría esperar, al igual que su instrumentación. Se echa de menos más información, así como mayor facilidad para acceder a algunos menús a través de la pantalla táctil, o para cambiar entre los cinco modos de conducción (eléctrico, GTE, Battery Hold, Charge e Hybrid Auto). De cara a ensalzar la deportividad, cuenta con un modo GTE que maximiza la respuesta del acelerador, la dureza de la dirección —de manera algo excesiva— y, en caso de equipar amortiguadores adaptativos opcionales, la firmeza de éstos. En línea recta es un coche muy rápido, preciso y con mucha estabilidad (el Toyota Prius no se siente tan aplomado a alta velocidad), sin embargo, si la conducción es muy deportiva, el peso acaba por dejarse notar en las curvas. Cuenta con mayores inercias, más balanceo de la carrocería y menos inmediatez de reacciones que un Volkswagen Golf normal, aunque sus maneras siempre son nobles, pero ni mucho menos resulta tan ágil como los Volkswagen Golf GTI o GTD (Volkswagen Golf GTI contra Golf GTD y Golf GTE). En cualquier caso, no decepciona, y la balanza de la diversión al volante se compensa con las posibilidades de uso que aporta la electrificación. Podría decirse que el Volkswagen Golf GTE son varios coches en uno, si bien, como eléctrico puro, tiene poca autonomía y siempre vas de enchufe a enchufe, mientras que en su faceta de deportivo pesa demasiado. Como híbrido plug-in, en cambio, pierde maletero debido a las baterías, pero responde a prácticamente cualquier exigencia de movilidad de manera eficiente y con alto agrado de conducción. En definitiva no deja de ser un coche de capricho, sobre todo por su elevado precio —la batería es el elemento más costoso en los híbridos—, pero no se puede tener todo.

Toyota Prius vs VW Golf GTEToyota Prius vs. Volkswagen Golf GTE: algunos datos de nuestro Centro Técnico

Como cabría esperar, el tipo de tecnología que emplea cada uno de ellos condiciona sus prestaciones, pero también su habitabilidad y capacidad de carga. El Toyota Prius, con menor cantidad de baterías, presume de un maletero de 440 litros, mientras que en el Volkswagen Golf GTE cubica 305 litros. En cuanto a consumos reales medidos por nuestro Centro Técnico, la media obtenida es de 5,2 l/100 km para el Toyota Prius, y 5,4 l/100 km para el Volkswagen Golf GTE (con la batería descargada, ya que de lo contrario sería muy variable en función de los kilómetros realizados, llegando incluso a 0 l/100 km en trayectos cortos).

En cuanto a aceleración de 0 a 100 km/h, sin duda la mayor potencia del Volkswagen Golf GTE se deja notar, con 7,4 segundos frente a 12,2 segundos del Toyota Prius. Todavía más notable resulta en adelantamientos, con un paso de 80 a 120 km/h de 4,6 y 9,1 segundos, respectivamente. 

Por otra parte, echando un vistazo a los equipamientos, en el Toyota Prius casi todo es de serie, ya que lo han querido posicionar como un modelo más exclusivo y sofisticado que antes. En este sentido destacan dispositivos como el Head-Up Display, junto con todo un elenco de asistentes de seguridad entre los que podemos encontrar asistente de mantenimiento de carril, supervisión de ángulo ciego, control de crucero activo, frenada automática y cámara de marcha atrás, elementos en su mayoría opcionales en el Volkswagen Golf GTE. 

Por tanto, cada uno en su estilo, estamos ante dos coches de lo más atractivo, con una avanzada tecnología que, en ambos casos, se traduce en placer de conducción, eficiencia y, ¿por qué no?, exclusividad. 

También te puede interesar:

Contacto: Volkswagen Golf GTE, el GTI híbrido enchufable (precio)

Comparativa: Audi A3 Sportback e-tron contra VW Golf GTE

Toyota Prius 2016: lo analizamos tras conducirlo

Toyota Prius, probamos el rey de los híbridos

Cómo funcionan los coches híbridos

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...