Toyota Prius, probamos el rey de los híbridos

Piensas en híbrido y lo primero que te viene a la mente es un Toyota Prius. Ahora tiene nueva generación, en la que cambia hasta de plataforma. ¿Será mejor?
Daniel Cuadrado .

Twitter: @DanielCuadradoT. Fotos: AMS -

Toyota Prius, probamos el rey de los híbridos
Toyota Prius, probamos el rey de los híbridos

El Toyota Prius ya tiene 19 años. Cuando la mayoría de fabricantes no confiaban en la tecnología híbrida, Toyota sacó el Prius y desde entonces este curioso modelo de diseño tan particular ha ido evolucionando muy por delante de la mentalidad de los conductores. En los comienzos su eficiencia era discutible, ahora es innegable. Es un coche que tiene hordas de seguidores en todo el mundo y también, como era de esperar, legiones de detractores. Los primeros alaban su eficiencia, conciencia ecológica y suavidad de funcionamiento, mientras que los segundos, unas veces por desconocimiento de lo que están hablando, otras por no encontrar en él atributos de pasión, huyen de su aburrida perfección. Personalmente me encuentro entre estos últimos, no me compraría uno porque no es mi filosofía de coche ideal. Sin embargo, valoro mucho el notable aumento de calidad de esta nueva generación, que ha hecho del Toyota Prius un coche más apetecible, especialmente en ciudad donde sigue siendo el rey del agrado y la eficiencia; cuando no quieres estrés, el Toyota Prius te transporta en su aislado mundo interior.

Valoración online de tu coche usadoNo es fácil cambiar un coche icono, porque te arriesgas a perder seguidores si no lo haces bien. Por eso en Toyota, convencidos de las bondades de su tecnología híbrida, han apostado por no arriesgar y hacer el mismo coche, más moderno sin lugar a dudas, pero el mismo coche. Aunque es más largo y bajo no hay una escandalosa variación en sus proporciones exteriores y mantiene la batalla. Sin embargo la plataforma es completamente nueva (llamada TNGA, es un 60 por ciento más rígida), enfocada a mejorar aspectos como la estabilidad o el espacio, que antes eran un claro punto en contra. Ubica las baterías debajo del asiento trasero, en lugar de bajo el fondo del maletero. Con esa operación gana 60 litros de capacidad de carga, con los que se pone ya en unos interesantes 440 litros (hasta la bandeja), que equivalen al maletero de un compacto de los buenos. Esto ha sido posible gracias a la utilización de unas baterías más pequeñas aunque con mayor densidad energética; siguen siendo de níquel metal hidruro en lugar de las de iones de litio que ya llevaba el Toyota Prius+… la respuesta a esto es una pura cuestión de precio, duración y fiabilidad, tres detalles que Toyota no quiere pasar por alto para no desvirtuar su producto, al menos esa es la explicación que nos han dado. La nueva arquitectura TNGA también ha permitido bajar el centro de gravedad 2,5 cm y sustituir el semiindependiente eje trasero torsional por un independiente paralelogramo deformable.    

El interior del Toyota Prius gana algunos centímetros en todas sus cotas, especialmente en las traseras que ya eran buenas en la anterior generación. Hay más altura interior, y eso que por fuera es 2 cm más bajo que antes. Los ajustes siguen siendo tan buenos como antes pero ahora visualmente ha ganado en presentación; es cuestión de la superior calidad de los plásticos empleados. El salpicadero sigue siendo diferente al resto de los coches del mercado pero ya no transmite la sensación de estar conduciendo un coche de otro planeta, también quizá porque ya nos hayamos acostumbrado a la forma de entregar la información típica del Prius y a la evolución del resto del modelo. Ahora hay más información enfocada al consumo como gráficas, memorias, funcionamiento del sistema, recomendaciones de conducción e, incluso, un pequeño examen que nos hace para que estemos al corriente de lo eficiente que estamos haciendo las cosas, y que ayuda a bajar consumo.

Toyota Prius

La postura de conducción en el Toyota Prius 2016 es cómoda y ahora hay unos asientos que sujetan mejor el cuerpo. El volante tiene sus dos regulaciones y el selector del cambio, aunque ha cambiado su diseño por completo, que no funcionalidad, mejora en su ergonomía, esperemos que los "Priusistas" no se enfaden. El freno de mano lo sigue teniendo en el pie y si antes molestaba, ahora también. Ahora se ha ubicado más a la derecha y, si tienes el pie grande te puede llegar a incordiar; hay que acostumbrarse a su nueva ubicación. Hay más equipamiento, con detalles como un cargador de móviles por inducción y todo lo que ves en las imágenes de su interior, además del control de crucero adaptativo; sólo tiene como opción la tapicería de cuero (1.500 €) o las pinturas metalizadas (500-575 €). La visibilidad trasera sigue siendo mala debido a su luna trasera dividida en dos, precio que hay que pagar por el excelente Cx de 0,24.

El comportamiento dinámico ha mejorado en cualquier situación, especialmente en las reacciones del Toyota Prius ante los baches. Te ofrece sensación de ser más coche que antes y menos prototipo, con una superior pisada. El paso por curva es más agradable y seguro y da la impresión de haber ablandado su parte trasera, que antes era más seca en sus reacciones. El control de estabilidad funciona bien y ofrece seguridad sin intervenciones bruscas. El pedal de freno ha cambiado su tacto. Sigue siendo especial pero ya no es muy diferente del que ofrece el resto de los híbridos del mercado, que tiene más funciones que un coche de tecnología convencional. Ahora el radar de distancia delantero del control de velocidad o los sensores de parking mandan órdenes también al freno y si la distancia con el vehículos que nos precede se acorta rápidamente o nos acercamos muy rápido a una pared aparcando, lo convierten en más sensible, actuando antes y más de lo esperado, algo a lo que también hay que acostumbrarse.

Toyota Prius

El sistema híbrido del Toyota Prius 2016 ahora es menos potente por la parte térmica, que baja su potencia manteniendo la cilindrada, pasando de una combinada de 136 a 122 caballos. Es mucho más eficiente a la hora de recuperar energía, por lo que ahora se apoya más en la parte eléctrica. El coche pesa apenas 20 kilos más que antes, con el doble de equipamiento por cierto. En estas condiciones se vuelve un segundo más lento que antes en todas las prestaciones, también en parte porque a la hora de hacer la medición estamos obligados a frenar y acelerar a la vez en parado, para luego soltar el freno, y esto ahora no lo permite y deja al coche un pequeño tiempo parado; se nota que Toyota ha trabajado en mejorar el sistema de freno que algunos problemas le trajo en el pasado.  Al acelerar a fondo hay menos ruido de “resbalamiento” en su sistema del cambio, no es que lo hayan modificado, es que lo han aislado mejor y han dotado al motor térmico de un sonido más bonito que antes. Es más agradable.

Tema aparte es el consumo. En nuestras mediciones no hemos logrado bajar el gasto con respecto a la anterior generación y mucho menos llegar a los 3,3 l/100 km que homologa, a pesar de haberlo repetido tres veces. Esta misma situación se ha dado también en las publicaciones europeas más prestigiosas que miden consumos reales. La unidad de pruebas que hemos tenido ha hecho un consumo real en ciudad de 4,6 l/100 km (el ordenador marcaba 3,6 litros) y en carretera de 5,7 l/100 km (marcaba 4,4 litros). Teniendo en cuenta sus prestaciones, tamaño y la capacidad que tiene para bajar el gasto a medida que el tráfico se complica, consideramos que el consumo es muy bueno, sin embargo no logra las cifras homologadas al quedarse con un gasto medio de 5,2 l/100 km. Logra bajar el ahorro en ciudad con respecto al anterior, mientras que lo aumenta en carretera.

En definitiva: Toyota ha conseguido que el comportamiento del nuevo Prius 2016 sea algo más placentero, seguro y con tacto menos "electrodoméstico". La mayor eficiencia que ofrece hay que buscarla concentrándose en la conducción, no viene sola. Sigue gastando poco y en ciudad puedes llegar a gastar menos pero no veo una evolución clara en el consumo de todo uso. Ha mejorado en el resto pero sigue siendo un coche que tiene su público, que estará encantado con él.

También te puede interesar:

Dudas: ¿los coches híbridos requieren un rodaje especial?

Toyota Prius Plug-in II: híbrido enchufable de sólo 1,4 l/100 km

Lexus RC 300h

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...