Toyota Hilux 2.5 D4D

Probamos el remozado Toyota Hilux, la propuesta de Toyota para el creciente mercado de los pick-up. En esta última edición, el coche gana en prestancia, estética y calidad de acabados. Sin embargo, su motor de 102 CV oficiales se nos antoja escaso. A pesar de ello, el Hilux es un magnífico trabajador, abnegado, duro y eficiente.
Autopista -
Toyota Hilux 2.5 D4D
Toyota Hilux 2.5 D4D

La segunda generación del Ranger lleva un tiempo a la venta. Heredero de una larga tradición de pick-ups en Estados Unidos, este coche propone un concepto muy similar al del Hilux, con un motor turbodiésel de 109 CV y unas características mecánicas también parecidas.
Por un precio equivalente, el Ford ofrece algo más de refinamiento en cuanto a ergonomía y acabados, si bien el coche de Toyota nos parece mejor dotado para el trabajo off-road.

Por ahora, Isuzu sólo ofrece pick-ups y caminoes en nuestro país. Sin embargo, esta especialización no ha hecho que la firma japonesa ponga en juego un coche capaz de rivalizar con el Hilux.
El veterano Rodeo, equipado con un motor de 100 CV, se empieza a quedar bastante antiguo. Su configuración mecánica hace que resulte más tosco y menos agradable que el Hilux, aunque, por un precio menor, ofrece un equipamiento más amplio.
Si se quiere un coche exclusivamente para el trabajo, es una opción que conviene contemplar. Además, si se busca más potencia, por un precio equivalente al del Hilux hay un Rodeo con motor de 130 CV.

Auténtica leyenda del 4x4, el Defender, con su aspecto antediluviano, sigue siendo el pick-up más duro, poderoso y capaz que existe. Su configuración mecánica combina elementos tradicionales, como los ejes rígidos, con la innovación de los muelles en la suspensión del tren trasero, una novedad que mejora el comportamiento sin disminuir la capacidad de carga.
Rudo y espartano, el Defender, con su motor de 122 CV, ofrece unas prestaciones mejores que las de Hilux. Si, además, sumamos que el bloqueo del diferencial trasero, estamos ante un todo terreno que llega más lejos. Claro, de comodidades, mejor no hablar, pero aquí estamos comparando coches de trabajo...

Al igual que el Hilux, el L-200 acaba de ser renovado pero, a diferencia de nuestro protagonista, ha recibido mejoras también en el apartado motriz. El nuevo motor 2.5 llega ya a los 136 CV, una potencia mucho más interesante y mejor adaptada a las necesidades del modelo. Además, su transmisión es más sofisticada y es capaz de girar en menos espacio que cualquiera de sus rivales, algo que se valora mucho en un vehículo de este tamaño.
Cuesta algo más, pero quien busque un coche capaz de viajar a ritmos más altos debería sopesar esta posibilidad. En cuanto a acabados, materiales y equipamiento, están parejos, con lo que mandan los capítulos dinámico y prestacional, que están a su favor.

Con el nuevo motor 2.5 dCi de 174 CV, el Navara es, con gran diferencia, el pick-up más potente de nuestro mercado. Gigantesco y estéticamente muy avanzado, el coche de Nissan gana en la carretera a nuestro protagonista. Y no sólo por motor, apartado en el que arrasa, sino por calidad de rodadura. El Navara, con unas suspensiones más refinadas, es de los más cómodos de la categoría. Aun así, mantiene las ballestas como elemento elástico posterior, cuando los muelles casarían mejor con su planteamiento lúdico.
En cuanto a acabados y equipamiento, está por encima del Hilux, lo mismo que su precio.

La propuesta de SsangYong es muy original: pick-up con muelles en el eje trasero y un anticuado pero solvente motor de origen Mercedes y 120 CV.
Con estos mimbres, la marca coreana confecciona un coche bastante interesante que se mueve con agilidad y trabaja muy bien en el campo. En carretera es más cómodo que el Hilux y, fuera del asfalto, gracias a sus desarrollos cortos y a su potente reductora, no tiene nada que envidiarle al japonés. Lo malo es que su motor está ya algo anticuado, lo que, unido a esos desarrollos cortos, da como resultado un consumo muy alto.
El interior es más que aceptable, lo mismo que el equipamiento, en el que casi no se echa en falta de nada.

La segunda generación del Ranger lleva un tiempo a la venta. Heredero de una larga tradición de pick-ups en Estados Unidos, este coche propone un concepto muy similar al del Hilux, con un motor turbodiésel de 109 CV y unas características mecánicas también parecidas.
Por un precio equivalente, el Ford ofrece algo más de refinamiento en cuanto a ergonomía y acabados, si bien el coche de Toyota nos parece mejor dotado para el trabajo off-road.

Por ahora, Isuzu sólo ofrece pick-ups y caminoes en nuestro país. Sin embargo, esta especialización no ha hecho que la firma japonesa ponga en juego un coche capaz de rivalizar con el Hilux.
El veterano Rodeo, equipado con un motor de 100 CV, se empieza a quedar bastante antiguo. Su configuración mecánica hace que resulte más tosco y menos agradable que el Hilux, aunque, por un precio menor, ofrece un equipamiento más amplio.
Si se quiere un coche exclusivamente para el trabajo, es una opción que conviene contemplar. Además, si se busca más potencia, por un precio equivalente al del Hilux hay un Rodeo con motor de 130 CV.

Auténtica leyenda del 4x4, el Defender, con su aspecto antediluviano, sigue siendo el pick-up más duro, poderoso y capaz que existe. Su configuración mecánica combina elementos tradicionales, como los ejes rígidos, con la innovación de los muelles en la suspensión del tren trasero, una novedad que mejora el comportamiento sin disminuir la capacidad de carga.
Rudo y espartano, el Defender, con su motor de 122 CV, ofrece unas prestaciones mejores que las de Hilux. Si, además, sumamos que el bloqueo del diferencial trasero, estamos ante un todo terreno que llega más lejos. Claro, de comodidades, mejor no hablar, pero aquí estamos comparando coches de trabajo...

Al igual que el Hilux, el L-200 acaba de ser renovado pero, a diferencia de nuestro protagonista, ha recibido mejoras también en el apartado motriz. El nuevo motor 2.5 llega ya a los 136 CV, una potencia mucho más interesante y mejor adaptada a las necesidades del modelo. Además, su transmisión es más sofisticada y es capaz de girar en menos espacio que cualquiera de sus rivales, algo que se valora mucho en un vehículo de este tamaño.
Cuesta algo más, pero quien busque un coche capaz de viajar a ritmos más altos debería sopesar esta posibilidad. En cuanto a acabados, materiales y equipamiento, están parejos, con lo que mandan los capítulos dinámico y prestacional, que están a su favor.

Con el nuevo motor 2.5 dCi de 174 CV, el Navara es, con gran diferencia, el pick-up más potente de nuestro mercado. Gigantesco y estéticamente muy avanzado, el coche de Nissan gana en la carretera a nuestro protagonista. Y no sólo por motor, apartado en el que arrasa, sino por calidad de rodadura. El Navara, con unas suspensiones más refinadas, es de los más cómodos de la categoría. Aun así, mantiene las ballestas como elemento elástico posterior, cuando los muelles casarían mejor con su planteamiento lúdico.
En cuanto a acabados y equipamiento, está por encima del Hilux, lo mismo que su precio.

La propuesta de SsangYong es muy original: pick-up con muelles en el eje trasero y un anticuado pero solvente motor de origen Mercedes y 120 CV.
Con estos mimbres, la marca coreana confecciona un coche bastante interesante que se mueve con agilidad y trabaja muy bien en el campo. En carretera es más cómodo que el Hilux y, fuera del asfalto, gracias a sus desarrollos cortos y a su potente reductora, no tiene nada que envidiarle al japonés. Lo malo es que su motor está ya algo anticuado, lo que, unido a esos desarrollos cortos, da como resultado un consumo muy alto.
El interior es más que aceptable, lo mismo que el equipamiento, en el que casi no se echa en falta de nada.

La segunda generación del Ranger lleva un tiempo a la venta. Heredero de una larga tradición de pick-ups en Estados Unidos, este coche propone un concepto muy similar al del Hilux, con un motor turbodiésel de 109 CV y unas características mecánicas también parecidas.
Por un precio equivalente, el Ford ofrece algo más de refinamiento en cuanto a ergonomía y acabados, si bien el coche de Toyota nos parece mejor dotado para el trabajo off-road.

Por ahora, Isuzu sólo ofrece pick-ups y caminoes en nuestro país. Sin embargo, esta especialización no ha hecho que la firma japonesa ponga en juego un coche capaz de rivalizar con el Hilux.
El veterano Rodeo, equipado con un motor de 100 CV, se empieza a quedar bastante antiguo. Su configuración mecánica hace que resulte más tosco y menos agradable que el Hilux, aunque, por un precio menor, ofrece un equipamiento más amplio.
Si se quiere un coche exclusivamente para el trabajo, es una opción que conviene contemplar. Además, si se busca más potencia, por un precio equivalente al del Hilux hay un Rodeo con motor de 130 CV.

Auténtica leyenda del 4x4, el Defender, con su aspecto antediluviano, sigue siendo el pick-up más duro, poderoso y capaz que existe. Su configuración mecánica combina elementos tradicionales, como los ejes rígidos, con la innovación de los muelles en la suspensión del tren trasero, una novedad que mejora el comportamiento sin disminuir la capacidad de carga.
Rudo y espartano, el Defender, con su motor de 122 CV, ofrece unas prestaciones mejores que las de Hilux. Si, además, sumamos que el bloqueo del diferencial trasero, estamos ante un todo terreno que llega más lejos. Claro, de comodidades, mejor no hablar, pero aquí estamos comparando coches de trabajo...

Al igual que el Hilux, el L-200 acaba de ser renovado pero, a diferencia de nuestro protagonista, ha recibido mejoras también en el apartado motriz. El nuevo motor 2.5 llega ya a los 136 CV, una potencia mucho más interesante y mejor adaptada a las necesidades del modelo. Además, su transmisión es más sofisticada y es capaz de girar en menos espacio que cualquiera de sus rivales, algo que se valora mucho en un vehículo de este tamaño.
Cuesta algo más, pero quien busque un coche capaz de viajar a ritmos más altos debería sopesar esta posibilidad. En cuanto a acabados, materiales y equipamiento, están parejos, con lo que mandan los capítulos dinámico y prestacional, que están a su favor.

Con el nuevo motor 2.5 dCi de 174 CV, el Navara es, con gran diferencia, el pick-up más potente de nuestro mercado. Gigantesco y estéticamente muy avanzado, el coche de Nissan gana en la carretera a nuestro protagonista. Y no sólo por motor, apartado en el que arrasa, sino por calidad de rodadura. El Navara, con unas suspensiones más refinadas, es de los más cómodos de la categoría. Aun así, mantiene las ballestas como elemento elástico posterior, cuando los muelles casarían mejor con su planteamiento lúdico.
En cuanto a acabados y equipamiento, está por encima del Hilux, lo mismo que su precio.

La propuesta de SsangYong es muy original: pick-up con muelles en el eje trasero y un anticuado pero solvente motor de origen Mercedes y 120 CV.
Con estos mimbres, la marca coreana confecciona un coche bastante interesante que se mueve con agilidad y trabaja muy bien en el campo. En carretera es más cómodo que el Hilux y, fuera del asfalto, gracias a sus desarrollos cortos y a su potente reductora, no tiene nada que envidiarle al japonés. Lo malo es que su motor está ya algo anticuado, lo que, unido a esos desarrollos cortos, da como resultado un consumo muy alto.
El interior es más que aceptable, lo mismo que el equipamiento, en el que casi no se echa en falta de nada.

La segunda generación del Ranger lleva un tiempo a la venta. Heredero de una larga tradición de pick-ups en Estados Unidos, este coche propone un concepto muy similar al del Hilux, con un motor turbodiésel de 109 CV y unas características mecánicas también parecidas.
Por un precio equivalente, el Ford ofrece algo más de refinamiento en cuanto a ergonomía y acabados, si bien el coche de Toyota nos parece mejor dotado para el trabajo off-road.

Por ahora, Isuzu sólo ofrece pick-ups y caminoes en nuestro país. Sin embargo, esta especialización no ha hecho que la firma japonesa ponga en juego un coche capaz de rivalizar con el Hilux.
El veterano Rodeo, equipado con un motor de 100 CV, se empieza a quedar bastante antiguo. Su configuración mecánica hace que resulte más tosco y menos agradable que el Hilux, aunque, por un precio menor, ofrece un equipamiento más amplio.
Si se quiere un coche exclusivamente para el trabajo, es una opción que conviene contemplar. Además, si se busca más potencia, por un precio equivalente al del Hilux hay un Rodeo con motor de 130 CV.

Auténtica leyenda del 4x4, el Defender, con su aspecto antediluviano, sigue siendo el pick-up más duro, poderoso y capaz que existe. Su configuración mecánica combina elementos tradicionales, como los ejes rígidos, con la innovación de los muelles en la suspensión del tren trasero, una novedad que mejora el comportamiento sin disminuir la capacidad de carga.
Rudo y espartano, el Defender, con su motor de 122 CV, ofrece unas prestaciones mejores que las de Hilux. Si, además, sumamos que el bloqueo del diferencial trasero, estamos ante un todo terreno que llega más lejos. Claro, de comodidades, mejor no hablar, pero aquí estamos comparando coches de trabajo...

Al igual que el Hilux, el L-200 acaba de ser renovado pero, a diferencia de nuestro protagonista, ha recibido mejoras también en el apartado motriz. El nuevo motor 2.5 llega ya a los 136 CV, una potencia mucho más interesante y mejor adaptada a las necesidades del modelo. Además, su transmisión es más sofisticada y es capaz de girar en menos espacio que cualquiera de sus rivales, algo que se valora mucho en un vehículo de este tamaño.
Cuesta algo más, pero quien busque un coche capaz de viajar a ritmos más altos debería sopesar esta posibilidad. En cuanto a acabados, materiales y equipamiento, están parejos, con lo que mandan los capítulos dinámico y prestacional, que están a su favor.

Con el nuevo motor 2.5 dCi de 174 CV, el Navara es, con gran diferencia, el pick-up más potente de nuestro mercado. Gigantesco y estéticamente muy avanzado, el coche de Nissan gana en la carretera a nuestro protagonista. Y no sólo por motor, apartado en el que arrasa, sino por calidad de rodadura. El Navara, con unas suspensiones más refinadas, es de los más cómodos de la categoría. Aun así, mantiene las ballestas como elemento elástico posterior, cuando los muelles casarían mejor con su planteamiento lúdico.
En cuanto a acabados y equipamiento, está por encima del Hilux, lo mismo que su precio.

La propuesta de SsangYong es muy original: pick-up con muelles en el eje trasero y un anticuado pero solvente motor de origen Mercedes y 120 CV.
Con estos mimbres, la marca coreana confecciona un coche bastante interesante que se mueve con agilidad y trabaja muy bien en el campo. En carretera es más cómodo que el Hilux y, fuera del asfalto, gracias a sus desarrollos cortos y a su potente reductora, no tiene nada que envidiarle al japonés. Lo malo es que su motor está ya algo anticuado, lo que, unido a esos desarrollos cortos, da como resultado un consumo muy alto.
El interior es más que aceptable, lo mismo que el equipamiento, en el que casi no se echa en falta de nada.

La segunda generación del Ranger lleva un tiempo a la venta. Heredero de una larga tradición de pick-ups en Estados Unidos, este coche propone un concepto muy similar al del Hilux, con un motor turbodiésel de 109 CV y unas características mecánicas también parecidas.
Por un precio equivalente, el Ford ofrece algo más de refinamiento en cuanto a ergonomía y acabados, si bien el coche de Toyota nos parece mejor dotado para el trabajo off-road.

Por ahora, Isuzu sólo ofrece pick-ups y caminoes en nuestro país. Sin embargo, esta especialización no ha hecho que la firma japonesa ponga en juego un coche capaz de rivalizar con el Hilux.
El veterano Rodeo, equipado con un motor de 100 CV, se empieza a quedar bastante antiguo. Su configuración mecánica hace que resulte más tosco y menos agradable que el Hilux, aunque, por un precio menor, ofrece un equipamiento más amplio.
Si se quiere un coche exclusivamente para el trabajo, es una opción que conviene contemplar. Además, si se busca más potencia, por un precio equivalente al del Hilux hay un Rodeo con motor de 130 CV.

Auténtica leyenda del 4x4, el Defender, con su aspecto antediluviano, sigue siendo el pick-up más duro, poderoso y capaz que existe. Su configuración mecánica combina elementos tradicionales, como los ejes rígidos, con la innovación de los muelles en la suspensión del tren trasero, una novedad que mejora el comportamiento sin disminuir la capacidad de carga.
Rudo y espartano, el Defender, con su motor de 122 CV, ofrece unas prestaciones mejores que las de Hilux. Si, además, sumamos que el bloqueo del diferencial trasero, estamos ante un todo terreno que llega más lejos. Claro, de comodidades, mejor no hablar, pero aquí estamos comparando coches de trabajo...

Al igual que el Hilux, el L-200 acaba de ser renovado pero, a diferencia de nuestro protagonista, ha recibido mejoras también en el apartado motriz. El nuevo motor 2.5 llega ya a los 136 CV, una potencia mucho más interesante y mejor adaptada a las necesidades del modelo. Además, su transmisión es más sofisticada y es capaz de girar en menos espacio que cualquiera de sus rivales, algo que se valora mucho en un vehículo de este tamaño.
Cuesta algo más, pero quien busque un coche capaz de viajar a ritmos más altos debería sopesar esta posibilidad. En cuanto a acabados, materiales y equipamiento, están parejos, con lo que mandan los capítulos dinámico y prestacional, que están a su favor.

Con el nuevo motor 2.5 dCi de 174 CV, el Navara es, con gran diferencia, el pick-up más potente de nuestro mercado. Gigantesco y estéticamente muy avanzado, el coche de Nissan gana en la carretera a nuestro protagonista. Y no sólo por motor, apartado en el que arrasa, sino por calidad de rodadura. El Navara, con unas suspensiones más refinadas, es de los más cómodos de la categoría. Aun así, mantiene las ballestas como elemento elástico posterior, cuando los muelles casarían mejor con su planteamiento lúdico.
En cuanto a acabados y equipamiento, está por encima del Hilux, lo mismo que su precio.

La propuesta de SsangYong es muy original: pick-up con muelles en el eje trasero y un anticuado pero solvente motor de origen Mercedes y 120 CV.
Con estos mimbres, la marca coreana confecciona un coche bastante interesante que se mueve con agilidad y trabaja muy bien en el campo. En carretera es más cómodo que el Hilux y, fuera del asfalto, gracias a sus desarrollos cortos y a su potente reductora, no tiene nada que envidiarle al japonés. Lo malo es que su motor está ya algo anticuado, lo que, unido a esos desarrollos cortos, da como resultado un consumo muy alto.
El interior es más que aceptable, lo mismo que el equipamiento, en el que casi no se echa en falta de nada.

La segunda generación del Ranger lleva un tiempo a la venta. Heredero de una larga tradición de pick-ups en Estados Unidos, este coche propone un concepto muy similar al del Hilux, con un motor turbodiésel de 109 CV y unas características mecánicas también parecidas.
Por un precio equivalente, el Ford ofrece algo más de refinamiento en cuanto a ergonomía y acabados, si bien el coche de Toyota nos parece mejor dotado para el trabajo off-road.

Por ahora, Isuzu sólo ofrece pick-ups y caminoes en nuestro país. Sin embargo, esta especialización no ha hecho que la firma japonesa ponga en juego un coche capaz de rivalizar con el Hilux.
El veterano Rodeo, equipado con un motor de 100 CV, se empieza a quedar bastante antiguo. Su configuración mecánica hace que resulte más tosco y menos agradable que el Hilux, aunque, por un precio menor, ofrece un equipamiento más amplio.
Si se quiere un coche exclusivamente para el trabajo, es una opción que conviene contemplar. Además, si se busca más potencia, por un precio equivalente al del Hilux hay un Rodeo con motor de 130 CV.

Auténtica leyenda del 4x4, el Defender, con su aspecto antediluviano, sigue siendo el pick-up más duro, poderoso y capaz que existe. Su configuración mecánica combina elementos tradicionales, como los ejes rígidos, con la innovación de los muelles en la suspensión del tren trasero, una novedad que mejora el comportamiento sin disminuir la capacidad de carga.
Rudo y espartano, el Defender, con su motor de 122 CV, ofrece unas prestaciones mejores que las de Hilux. Si, además, sumamos que el bloqueo del diferencial trasero, estamos ante un todo terreno que llega más lejos. Claro, de comodidades, mejor no hablar, pero aquí estamos comparando coches de trabajo...

Al igual que el Hilux, el L-200 acaba de ser renovado pero, a diferencia de nuestro protagonista, ha recibido mejoras también en el apartado motriz. El nuevo motor 2.5 llega ya a los 136 CV, una potencia mucho más interesante y mejor adaptada a las necesidades del modelo. Además, su transmisión es más sofisticada y es capaz de girar en menos espacio que cualquiera de sus rivales, algo que se valora mucho en un vehículo de este tamaño.
Cuesta algo más, pero quien busque un coche capaz de viajar a ritmos más altos debería sopesar esta posibilidad. En cuanto a acabados, materiales y equipamiento, están parejos, con lo que mandan los capítulos dinámico y prestacional, que están a su favor.

Con el nuevo motor 2.5 dCi de 174 CV, el Navara es, con gran diferencia, el pick-up más potente de nuestro mercado. Gigantesco y estéticamente muy avanzado, el coche de Nissan gana en la carretera a nuestro protagonista. Y no sólo por motor, apartado en el que arrasa, sino por calidad de rodadura. El Navara, con unas suspensiones más refinadas, es de los más cómodos de la categoría. Aun así, mantiene las ballestas como elemento elástico posterior, cuando los muelles casarían mejor con su planteamiento lúdico.
En cuanto a acabados y equipamiento, está por encima del Hilux, lo mismo que su precio.

La propuesta de SsangYong es muy original: pick-up con muelles en el eje trasero y un anticuado pero solvente motor de origen Mercedes y 120 CV.
Con estos mimbres, la marca coreana confecciona un coche bastante interesante que se mueve con agilidad y trabaja muy bien en el campo. En carretera es más cómodo que el Hilux y, fuera del asfalto, gracias a sus desarrollos cortos y a su potente reductora, no tiene nada que envidiarle al japonés. Lo malo es que su motor está ya algo anticuado, lo que, unido a esos desarrollos cortos, da como resultado un consumo muy alto.
El interior es más que aceptable, lo mismo que el equipamiento, en el que casi no se echa en falta de nada.

Galería relacionada

Toyota Hilux D4-D

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...