Toyota C-HR: prueba y precios para España

Desde 24.250 euros está a la venta el nuevo Toyota C-HR, un SUV compacto, con motor híbrido tomado del Prius, que impacta por su espectacular diseño. Ya lo hemos probado.
Lorenzo Alcocer -
Toyota C-HR: prueba y precios para España
Toyota C-HR: prueba y precios para España

El nuevo Toyota C-HR parece llegado de un cómic manga. De hecho, el diseño del nuevo SUV compacto de Toyota no difiere mucho de los primeros conceptos de Salón (París 2014 y Francfort 2015) que prefiguraban al hoy definitivo C-HR. Dicen los responsables de Toyota que no querían que el C-HR fuera un "yo también" o un "yo más" en el concurrido segmento de los SUV compactos. Querían proponer algo completamente diferente, un modelo, según sus palabras, "que cambiara las reglas del juego". Y sí parece que no pasará inadvertido.

Toyota C-HR: el SUV compacto hecho coupé

El diseño del C-HR es rompedor. Mide 4,36 metros de largo, como un Nissan Qashqai, tiene similar anchura, pero es 4 centímetros más bajo (1,56 m) que el propio Qashqai. El Toyota C-HR insinúa ser un coupé, por su silueta, como también por disimular las puertas traseras escondiendo los tiradores (quedan muy altos para niños) en el pilar C de la carrocería. Por dentro, es equilibradamente amplio respecto a sus medidas, aunque en las plazas traseras, por sensaciones (poca luminosidad), quizá no lo parezca. El maletero cubica 377 litros con kit reparapinchazos, por debajo de la media entre los SUV compactos (430 litros el popular Qashqai).

Al volante, el Toyota C-HR es tan espectacular como por fuera. Como conductor te sientes integrado para tu tarea en un ambiente que más de un genuino modelo coupé quisiera. Asientos, volante, palanca, pedalier, todo de gran presencia y tacto. El diseño es muy atrevido y la calidad percibida muy elevada. Salpicadero, puertas y consola central presentan un acabado bitono, entre tres combinaciones posibles. El ambiente interior es muy sofisticado, también por el equipamiento disponible y por la mecánica que lleva dentro. Preside el salpicadero una pantalla táctil central de 8 pulgadas que aglutina prácticamente todo el manejo del equipamiento del coche. Por presentación, materiales y acabados parece un producto premium.

Toyota C-HR

Toyota C-HR: mecánica de Prius

El Toyota C-HR está desarrollado sobre la plataforma TNGA utilizada por primera vez por el nuevo Toyota Prius. Aunque la flexibilidad que permite dicha plataforma, ha dado lugar a una variante que se adapta a las características de un C-HR dinámicamente muy diferente a un Prius. De hecho, el Toyota C-HR se venderá en algunos mercados con un motor 1.2 Turbo de 116 CV (también en Ucrania con un 2.0 de 144 CV), pero la versión central y que se venderá en España será la que utilice el motor híbrido de 122 CV combinados que ya conocemos en el Prius. Solo se ofrece como tracción delantera y no se prevé una versión de tracción integral, como sí sucede en el otro SUV híbrido de Toyota, el RAV4 (éel RAV4 4x4 cuenta con dos motores eléctricos).

Desde el punto de vista de la eficiencia, el Toyota C-HR Hybrid resulta un modelo que en ciudad sorprende por sus consumos de gasolina y agrado general de conducción. Combina un motor 1.8 VVT-i de 98 CV de ciclo Atkinson (tiempos de distribución diferentes a los de un motor convencional) y otro eléctrico de 72 CV, alimentado por una batería de hidruro de níquel. Con dicha mecánica, el C-HR por muchos momentos es capaz de rodar exclusivamente en modo eléctrico por ciudad (y también puntualmente en carretera). Homologa un consumo urbano de 3,3 l/100 km y nosotros nos hemos movidos por Madrid capital en hora punta viendo en su ordenador de viaje medias de 4,3 l/100 km. En carretera, sus prestaciones están sujetas a sus 122 CV combinados (de 0 a 100 km/h en 11 segundos), por lo que su dinamismo pueda no estar a la altura de lo que su deportiva imagen quizá te pudiera sugerir. Además, está el condicionante del tipo de cambio que utiliza Toyota en sus híbridos, un engranaje planetario que, como si de un cambio tipo variador continuo se tratara (CVT), transmite cierto efecto resbalamiento cuando aceleramos medianamente fuerte (no parece corresponderselo que se revoluciona el motor de gasolina con la aceleración obtenida) que empaña la respuesta y el agrado de conducción.   

Toyota C-HR

Toyota C-HR: un deportivo tranquilo

El funcionamiento de este tipo de transmisión ha mejorado y se adapta, en general, muy bien a la conducción suave y constante y a las velocidades moderadas, una conducción seguramente intrínseca en un coche de la filosofía del Prius. Y también en el C-HR en muchos de los momentos cotidianos, pero no tanto en otros muchos momentos, esos en los que C-HR despierta otros estímulos. De hecho, su tacto dinámico invita a ser conducido, cuando toque, decididamente más rápido que como lo harías en un Prius o Auris y hasta te propone un modo de conducción Sport, además del Eco, Normal y Eléctrico. El Toyota C-HR tiene una pisada firme, un tacto de dirección rápido, reacciones ágiles y gran calidad de bacheo. Lo sientes inicialmente un cómodo deportivo y centrado en su chasis, un coche sólido y riguroso en curvas que trazas de una vez. Llevándolo rápido, lleva peor correcciones en curva o segundas trazadas que te lleven a cerrar un poco más la dirección, momentos que sientes inercias diferentes y la participación del control de estabilidad. Su tacto de frenada también se ha normalizado muchísimo respectos al Prius anterior, aunque también resulta más normal cuanto más suave seamos conduciendo.

Toyota C-HR: equipamiento y precios

Toyota ha articulado la gama del C-HR en tres acabados: Active (24.250 €), Advance (24.990 €) y Dinamic Plus (28.500 €). A finales de este mes de noviembre se entregarán las 200 unidades Launch Edition que se pusieron a la venta por internet y a partir de enero las unidades normales.

El Toyota C-HR está dotado con todo el equipamiento  que está estandarizando el segmento. En materia de seguridad, cuenta con un sistema de precolisión capaz de frenar por si solo el coche si prevé un choque o atropello, que bien lo evita o reduce los daños. El control de crucero es de tipo adaptativo, que frena y acelera para adaptarse al coche que nos precede. Puede disponer de un sistema de reconocimiento de señales, cambio automatizado de luces cortas/largas o avisador y corrección de salida de carril.  Por ultimo, Toyota ofrece un equipo de sonido de altísima calidad, con 9 altavoces y 576 vatios. Fue desarrollado con JBL y adaptado a las formas, los materiales y el tamaño del C-HR. 

También te puede interesar:

Toyota Yaris Hybrid: 24 horas de conducción

Toyota Prius Plug-in: híbrido enchufable

Toyota Mirai: probamos el coche de hidrógeno

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...