Publicidad

Think City

No contamina nada, puede recorrer hasta 200 kilómetros con las baterías a plena carga, operación para la que sólo necesita 10 horas, y llega a alcanzar los 110 km/h. Es el primer vehículo cien por cien eléctrico que se comercializa en España, se llama Think City y mide poco más de tres metros.
-
Think City
Think City

La presentación de la Estrategia Integral para el Impulso del Vehículo Eléctrico por parte del Gobierno ha sido la excusa perfecta para acudir a la llamada del fabricante noruego Think a probar su vehículo eléctrico City en tierras finlandesas. Aquí, cerca de la capital Helsinki, se encuentra la factoría de Valmet Automotive, donde el pequeño City convive en las líneas de montaje con los Porsche Boxster y Cayman, y próximamente lo hará también con el Fisker Karma.

El Think City es un pequeño modelo, claramente orientado al uso urbano, que lleva fabricándose desde principios de los años noventa y que ha ido evolucionando hasta esta quinta versión. Su carrocería está compuesta por paneles de resina ABS reciclados coloreados, muy resistentes a los impactos, a prueba de arañazos o los golpes típicos del tráfico urbano, como nos comentan sus responsables. Las baterías se encuentran situadas debajo de los asientos para favorecer un adecuado reparto de pesos y un centro de gravedad muy bajo. El City se mueve gracias a un motor eléctrico asincrónico de tres fases de corriente alterna que se mueve con la energía que proporcionan las baterías. Puede equipar baterías de niquel-sodio de 28, 24 y 21 kWh o baterías de ión-litio de 24 y 21 kWh, éstas últimas suministradas por el fabricante americano EnerDel que permiten una recarga completa en sólo 10 horas. Para esta operación sólo es necesario disponer de un enchufe de 220 voltios.

Dentro pueden acomodarse cómodamente dos personas en su configuración de serie, a lo que se suma un amplio espacio trasero para cargar todo tipo de bultos. En opción nos anticipan que a partir de finales de este año existirá una versión de 2+2 plazas. Al volante prácticamente nada nos recuerda que nos encontramos ante un vehículo eléctrico y no echamos en falta el equipamiento de serie típico de cualquier otro coche. Dispone de doble airbag, frenos ABS y cinturones con pretensor y limitador de presión. Al arrancar, y debido al poco ruido que emite el City, un testigo verde en el cuadro de instrumentos nos recuerda que el coche está en marcha. El problema vendrá cuando haya que avisar a los viandantes que haya alrededor…

Al acelerar, un pequeño ruido, similar a un zumbido, nos acompaña siempre. La entrega de par es total desde el principio y sólo hay que dosificar la potencia con el pedal del acelerador. La posición al volante es bastante elevada, debido a que las baterías se encuentran debajo del asiento. Sorprende la buena aceleración que tiene y la rapidez con la que la aguja del cuentakilómetros alcanza los 100 km/h. La dirección es otro cantar, cuesta habituarse a su mayor dureza con respecto a un coche convencional.

En nuestro país la empresa encargada de su comercialización es GoingGreen. Su precio es de 33.000 euros, al que habría que restar los 6.962 euros de subvención del Plan Movele con ayudas para la compra de vehículos eléctricos. Es decir que su precio final se quedaría en 26.038 euros.

Galería relacionada

Think City